Receta del Pastel de Tres Leches
Recomendaciones de Cocina

Receta del Pastel de Tres Leches

Por Kiwilimón - Enero 2012
  Tres leches es un postre creado en Latinoamérica aunque su origen se desconoce consiste en un bizcocho, bañado de tres tipos de leche: crema de leche, leche condensada y leche evaporada, de ahí su nombre, se acompaña con un merengue de claras de huevo y con cerezas al marrachino y espolvoreado con canela en polvo. Usualmente la receta no lleva mantequilla y es por eso que tiene una textura esponjosa. La decoración puede variar dependiendo de la región o del gusto del comensal. (Fuente: Wikipedia)      

Tips para hacer el mejor pastel de tres leches:

  • Haz los hoyitos con un tenedor estratégicamente, no hagas hoyos de más.
  • Vierte las leches sobre el pan cuando todavía esté muy caliente
  • Deja el pastel en su molde toda la noche para que absorba toda la leche
  • Desmolda y decora con un delicioso merengue de claras, puedes utilizar una duya para hacer un decorado más bonito
  • Decora a tu pastel con cerezas o frutos del bosque para darle un toque más moderno
La receta que te compartimos aquí es de un rico pastel de tres leches cubierto con chocolate blanco y relleno de duraznos. Haz click aquí para ver la receta completa.

Ingredientes

  • 5 Huevos
  • 1 Taza de Azucar
  • 1 Taza de Harina
  • 2 Tazas de Chocolate Blanco
  • 7 Duraznos en almivar enteros o Rebanados
  • 1 Pizca de Sal
  • 1/4 Lata de Crema Betún
  • 1/2 Lata de Leche condensada (LA LECHERA)
  • 1/2 Lata de Leche Evaporada (CLAVEL)
  • 1/2 Taza de Ron o licor de naranja
  • 1 Lata de Crema
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Puede que la idea te parezca descabellada pero comer insectos no sólo será toda una experiencia culinaria y de sabor, además este alimento está lleno de nutrientes que son muy benéficos para la salud, por lo que no debes dudar en incorporarlo a tu dieta. Según un estudio presentado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) durante la Conferencia Internacional sobre los Bosques para la Seguridad Alimentaria y Nutricional, los insectos forman parte de las dietas tradicionales de al menos 2 mil millones de personas.Beneficios de comer insectosEntre las principales razones de por qué comer insectos es nutritivo y bueno para la salud de las personas, podrás encontrar las siguientes.Ayudan a ganar músculo. Estudios afirman que mientras que para subir 1 kilo de masa muscular se necesita consumir hasta 8 kilos de carne de ganado, sólo se requieren 2 kilos de insectos para el mismo resultado.Reducen enfermedades. A diferencia de la carne animal, los insectos no transmiten enfermedades a los humanos y no representan un riesgo para la salud.Mejoran la digestión. Gracias a la estructura rígida de sus cuerpos, los insectos aportan fibra y nutrientes que promueven la digestión, fortalecen la regeneración del tejido y flora intestinal.¿Para quiénes están recomendados?Niños en etapas de crecimiento.Gente con desnutrición y deficiencia de minerales.Deportistas de alto rendimientoPersonas que quieran ganar masa muscular.¿Qué insectos son comestibles?Aunque hasta 80 por ciento de los insectos son comestibles, los más utilizados en la cocina son escarabajos, orugas, grillos, abejas, avispas y hormigas.Se pueden comer crudos, asados o fritos cuando están enteros, o molerlos hasta formar un polvo que puede ser incluido como sazonador o formar una pasta con la que se crean desde panes, hasta leches. Las opciones son infinitas.Ahora que sabes por qué comer insectos es nutritivo y bueno para la salud de las personas, ¡atrévete a intentarlo!
Entre las distintas formas de cómo cocinar pasta, siempre podremos encontrar mezclas que jamás te hubieses imaginado, o mejor aún, algunas que sí, pero que jamás te atreverías a proponer. Por eso y sabiendo que las recetas de pasta son muchísimas, pero que en la actualidad la verdadera receta que necesitas es: económica, fácil, rendidora y rica, quisimos recopilar nuestro top de recetas, que ofrecen una gran variedad de opciones que puedes preparar en cualquier momento y para consentir a cualquier paladar, sin importar lo exigente que sea. Claro, antes tienes que saber que cada receta de pasta puede ser desde clásica, con altos estándares italianos, o con el simple toque casero que tiene cualquier hogar que cocina con recetas de las abuelitas (que, para ser honestos, a veces ganan a cualquier chef por más famoso que sea). Por lo tanto, si estás pensando que a veces no es buen momento para comer este gran manjar que combina con todo, de verdad con todo, iremos de las combinaciones más básicas, hasta la clásica forma de cómo cocinar lasaña tradicional o en sus variedades. Pasta Cremosa con PolloClaro, te preguntarás, ¿por qué esta receta de pasta tiene que venir en esta lista? Y sí, la respuesta es muy fácil y rápida: una de las mejores formas de comer pasta siempre será con dos ingredientes extra: algo cremoso y una proteína, (puede ser desde pollo, carne, res, pescado y muchas opciones más). Ensalada de Pasta con Atún y ChícharosEfectivamente, las formas de preparar pasta no siempre serán como las habías imaginado, pero te aseguramos que a veces agregar opciones como el atún en lata pueden ser de las mejores decisiones que vas a tomar cuando tengas que cocinar de forma rápida. De hecho, esta puede ser una gran jugada a la hora de cocinar para los pequeños en casa, ya que incluyes verduras sin que lo noten tan fácilmente ¿hasta ahora todo suena muy fácil con la forma de cocinar pasta, ¿verdad?Pasta de Coditos con Jamón FríaChicos, grandes, exigentes y amantes de la comida, querrán probar algo tan sencillo, pero rico y tradicional como esta receta de pasta de coditos. ¿A quién no le recuerda a una receta casera de mamá? Como decíamos, las combinaciones de pasta van de lo más complejo a lo más simple como picar cubitos de jamón y mezclar con mayonesa y crema, ¿fácil?Pasta CarbonaraSeguramente pensarás que subimos el nivel muy rápido, porque estamos hablando de cómo cocinar una pasta estilo italiano que, claramente, tiene especificaciones que se han ido modificando con los años, porque en la antigüedad se cocinaba con huevos, guanciale, queso pecorino, sal y pimienta. El guanciale es una pieza de cerdo típico del centro de Italia. Solo en el caso de que no se pueda conseguir guanciale, puedes usar tocino para preparar la salsa. El pecorino es una variedad de queso de oveja curado que aporta cremosidad a la salsa.Así que, te recomendamos no variar del todo la receta sino, tus invitados no creerán que están comiendo un platillo con un verdadero toque de Italia. Pasta Alfredo con CamaronesPor supuesto que la pasta y los mariscos son como hermanos, y si sabes elegir bien, puedes lograr opciones deliciosas. La prueba, sin duda, es esta receta de Pasta Alfredo con Camarones. Aunque suena a una receta que podría ser costosa, hoy en día todos los supermercados ofrecen variedades de camarones en tamaño y precio, así que consentir a la familia con una receta así puede ser una gran sorpresa. Sólo recuerda un pequeño detalle para que tu forma de cocinar pasta Alfredo no sea un fracaso: debe ser cremosa, espesa y con el toque ideal de queso. Coditos con Queso Es que, siendo sinceros una de las mejores formas de cocinar pasta siempre será con ese toque único que le da el queso, ¿o piensan lo contrario? Porque el queso es como la pasta, combina con todo y te hace redescubrir sabores siempre. Un claro ejemplo es cocinar los coditos en refractario con queso manchego, queso cheddar, tocino crujiente y dejar que el horno haga la magia para poder disfrutar de este rico platillo.Cuéntanos en los comentarios, cuál es la pasta que más te gusta preparar y cuál agregarías a nuestra grandiosa lista. 
¿Alguna vez te has puesto a pensar por qué comemos? ¿Cómo es el mecanismo de nuestro cuerpo que nos avisa cuando necesita comer? ¿Conoces la diferencia entre hambre y apetito? Para saber por qué comemos, es importante que tengas claro qué son el hambre y el apetito, dos conceptos diferentes y que muchas veces no sabemos diferenciar, incluso pensamos que son sinónimo y no lo son.El hambre es el instinto de supervivencia que impulsa a alimentarnos cuando el organismo lo requiere. El apetito es la sensación de comer, influenciada por aspectos psicológicos de la persona como el deseo de comer por placer, felicidad, aburrimiento, tristeza, ansiedad.Como todo en nuestro organismo, el apetito va cambiando conforme vamos creciendo y es preciso conocer sus etapas, para así aprender a comer mejor. Primer decenio, de los 0 a los 10 añosEn esta etapa es cuando se experimenta un mayor y rápido crecimiento. Es cuando los niños pueden adquirir los hábitos que, posiblemente, los acompañen toda su vida, es por eso que es muy importante que los pequeños aprendan a distinguir la comida que verdaderamente los nutre, pues lo que aprendan durante los primeros años de su vida determinará qué tan saludable será de adulto. Segundo decenio, de los 10 a los 20 añosYa en la adolescencia, con los cambios fisiológicos viene un aumento de apetito. Durante esta etapa, la relación con la comida suele ser más vulnerable, pues es cuando llega la pubertad, los jóvenes suelen estar más influenciados y son propensos a caer con comida que pueda provocar desnutrición u obesidad. Durante esta edad del apetito, las mujeres son más propensas a padecer deficiencias nutricionales por su biología reproductiva. Tercer decenio, de los 20 a los 30 añosEn la edad adulta joven, se producen cambios importantes que pueden causar un aumento de peso, por ejemplo, la vida universitaria, vivir en pareja o tener hijos; es cuando nos relajamos y no somos tan estrictos en la alimentación. También es la edad en la que podemos caer en excesos. Cuarto decenio, de los 30 a los 40 añosLa vida laboral en la edad adulta trae consigo los efectos del estrés, que según se ha demostrado, ocasiona cambios en el apetito y los hábitos alimentarios en 80% de la población. Esos efectos pueden consistir tanto en despertar un apetito voraz, como en ocasionar una pérdida de este. Quinto decenio, de los 40 a los 50 añosLa Organización Mundial de la Salud destaca que el tabaquismo, la dieta poco saludable, la falta de actividad física y el problema de la bebida son los factores del estilo de vida que más repercuten en la salud y la mortalidad. Es en estos años cuando los adultos deben cambiar su comportamiento en función de las necesidades de salud, pero con frecuencia los síntomas de la enfermedad son invisibles.Sexto decenio, de los 50 a los 60 añosEn este periodo comienza la pérdida progresiva de masa muscular y continúa de manera constante a medida que avanzamos en edad. Este fenómeno se denomina sarcopenia.Mantener una dieta saludable y variada, y practicar actividad física es fundamental para reducir los efectos del envejecimiento.Séptimo decenio, de los 60 a los 70 años y másLa vejez conlleva la falta de apetito y de hambre, lo que da lugar a una pérdida de peso involuntaria y una mayor fragilidad. La disminución del apetito también puede ser consecuencia de una afección concreta, como, por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer.La alimentación es una experiencia social, por lo que factores como la pobreza, la pérdida de la pareja o un familiar, y el hecho de comer sin compañía, afectan la sensación de placer que se obtiene al comer.Otros efectos de la vejez, como las dificultades para tragar, los problemas dentales y la pérdida de gusto y olfato también interfieren en el deseo de comer y en los beneficios que obtenemos de esa práctica.Se dice que lo que no se conoce, no se puede mejorar, así que una vez que conoces las etapas del apetito y cómo van cambiando las situaciones y requerimientos de cada edad, puedes saber cómo llevar una vida más saludable y comer mejor.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD