10 recetas de pollo deliciosas para preparar
Recetas Fáciles

10 recetas de pollo deliciosas para preparar

Por Kiwilimón - Octubre 2011
  No cabe duda que el pollo es uno de los alimentos más recurridos en la cocina. Su sabor y aportes nutricionales son un elemento clave para hacer del pollo un producto que siempre es utilizado en muchas recetas de cocina. Aquí te dejamos las 10 recetas más deliciosas que puedes preparar en casa: - Taquitos de lechuga con jicama y pollo. Hojas de lechuga con pollo, jicama, aguacate y mango. Servidos como taquitos. - Pechugas de pollo "empanizadas". Pechugas de pollo empanizadas con cereal alto en fibra, y con Pam. - Pollo en Salsa de Curry. Una receta de pollo al curry muy rápida de preparar, servida con coco rallado, almendras, pasitas y chutney de mango. - Pollo en Vino Tinto. Este pollo lleva vino tinto, tocino y champiñones, queda delicioso. - Pollo con Aceitunas. Esta receta es una herencia de mamá. Se trata de una deliciosa composición a base de pollo y verduras con ese toque de hogar y calidez que uno siempre busca en un platillo. - Muslitos de Pollo en Salsa de Cítricos. Los muslos de pollo se marinan en una salsa de cítricos y se cocinan en el horno con una salsa deliciosa. Queda super jugoso. - Brochetas de Pollo con Salsa de Cacahuate. Las brochetas yakitori de pollo están marinadas en una salsa oriental y acompañadas de una salsa de cacahuate. - Pollo al Queso Brie. Unas deliciosas pechugas de pollo con queso brie, ajo y crema. - Pollo con Uvas. receta rica y elegante, uvas le dan un toque especial. - Pollo Horneado al Limón. Una rica receta de pollo horneado al limón con cebollitas y orégano. Se puede preparar un gravy con los jugos que soltó el pollo al hornearse.
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El plato del buen comer es una guía propuesta para que todos sepamos cómo deberían estar compuestas nuestras comidas del día, es decir, qué deben llevar de entre los 3 grupos de alimentos que engloba.Cereales, frutas y verduras y leguminosas y alimentos de origen animal son los tres grupos que se muestran en el plato del buen comer y a partir de ellos puedes hacer varias combinaciones deliciosas y muy nutritivas para ti y toda tu familia.Para saber cómo hacer combinaciones del plato del buen comer, lo mejor es guiarte por los colores que usan para señalar qué debes consumir en mayor o menor porción. Por ejemplo, las frutas y verduras se encuentran representadas en la zona verde, la cual indica que las debes incluir y consumir en mayor porción.En color amarillo se clasifican los cereales y tubérculos, y estos deben ser comidos en una porción menor, de acuerdo con el plato del buen comer, deben abarcar un cuarto de un plato y lo mejor es que incluyas cereales integrales combinados con leguminosas.Finalmente, el plato del buen comer resalta en color naranja las leguminosas y en rojo, los alimentos de origen animal. Este grupo completa el plato y debe abarcar el otro cuarto para así conformar la mitad de frutas y verduras, mientras que la otra mitad debe ir compuesta por una porción de cereal combinada con leguminosas y una porción de origen animal.Ya que conoces la cantidad aproximada de la porción, estas son algunas opciones de la comida que puedes incluir en cada grupo. Primero, dentro de frutas y verduras, aprovecha las de temporada e incluye las siguientes:FrutasDurazno o melocotónFresaGuayabaJícamaLimónMangoManzana o peraMelón o sandíaNaranja o mandarinaPapayaPiñaPlátanoToronjaUvasVerdurasAguacateBrócoli o coliflorCalabacitaCebollaChayoteChile poblanoChiles secos como el morita o pasillaColEjotesEloteHojas verdes (acelgas, espinacas, quelites)JitomateLechugaNopalesPepinoVerduras congeladas como chícharo, zanahoria, brócoli, coliflor, ejotesVerduras envasadas como chícharo, zanahoria, champiñones y ejotesZanahoriaDentro del grupo de cereales y tubérculos se encuentran la tortilla, que está compuesta por maíz, la pasta, que se hace con trigo, el arroz, el amaranto, la avena, y entre los tubérculos están la yuca, la papa y el camote, por ejemplo.Por último, las leguminosas son los frijoles (no importa si los preparas de la olla o refritos), las lentejas, el garbanzo, las habas amarillas o las alubias; mientras que en los alimentos de origen animal entran las carnes, ya sea de pollo, de res o de cerdo, por ejemplo, el pescado, pero también los lácteos, como el yogurt, el queso y la leche, además de el huevo y los embutidos.Así, una buena combinación del plato del buen comer se formaría llenando la mitad de tu plato con una ensalada que incluya frutas y verduras en abundancia, por ejemplo, una ensalada de jícama con zanahorias, pepino y piña.Como guarnición, podrías incluir un puré de papa o de papa o de camote, el cual podrías mezclar e incluir dentro del plato fuerte, como un pastel de carne, por ejemplo. Y como entrada, frijoles de la olla o una sopa de habas, así no sólo tendrías una comida de dos o tres tiempos, sino que sería una buena combinación del plato del buen comer.Otra combinación siguendo el plato del buen podría ser preparar fajitas de pollo acompañadas de una ensalda de nopales tatemados, que incluye frijoles y más verduras.No olvides hidratarte con agua simple, principalmente, y una vez que conozcas qué alimentos puedes incluir, hacer tus propias combinaciones siguiendo el plato del buen comer será fácil y tendrás como resultado comidas completas y nutritivas.
La diosa del chile era Tlatlauhqui cihuatl ichilzintli o ‘Señora roja del respetable chile’. A nadie le cabía duda: al chile había qué rendirle respeto. El chile, originario de la zona andina o de la selva amazónica, ha sido el alma de muchas cocinas del mundo y sin duda, el fuego artificial de la cocina mexicana. ¿Qué sería de nosotros si faltara este fruto que lastima lo mismo que entretiene la lengua? Los españoles lo llevaron a Europa como souvenir. Allá se declararon sensibles a su picor. En cambio, los paladares árabes, asiáticos y africanos lo recibieron como revelación. Muy pronto lo incorporaron a sus cocinas y comenzaron a producirlo. Ahora el extranjero que se declare intolerante a él, padecerá su influjo en más de un tercio del mundo. En Asia se perdería de cremosos currys de la cocina india, del pad thai de la cocina tailandesa, de las barbacoas de la cocina coreana con kimchi fermentado y guindillas o de las sopas agripicantes de la cocina sichuanesa. Ni qué decir del taco mexicano. El no iniciado se llevará a la boca un sencillo amasijo de carne y maíz sin su bendición de salsa verde. Que momento tan anticlimático tendrá al comer una torta de milanesa sin una mordida intermitente a un chile en escabeche. No hay platillo local donde no se le pueda hacer un huequito. Ya Cristóbal Colón hablaba de él como “una planta tan picante como la pimienta que los nativos consumen en todas las comidas”. Al chile sólo se le deja cuando el estómago lo pide o cuando se emprende ruta a tierras más occidentalizadas. En cada ocasión se le extraña. Todo es culpa de la capsaicina, una sustancia que responde al dolor y que libera opioides y endorfinas que lo neutralizan. Por ella, el chile es motor de placer y adicción.El uso del chile es antiguo. Se cree que las culturas mesoamericanas lo comenzaron a cultivar tan pronto se volvieron sedentarias. La altura y el clima favorecieron su esparcimiento. En las culturas nacionales fue alimento sagrado y leyenda. Aún hoy es signo que aleja el “mal de ojo” a penas se pone un collar vigilante en la puerta. Es sinónimo de fiesta cuando armoniza los alimentos; es suspiro, lágrima y silencio para los que toma desprevenidos.En Perú, la otra gran gastronomía latinoamericana, es una constante. Está presente en la sazón del ceviche, en el rocoto relleno arequipeño. En el sudeste asiático aporta balance a los guisos junto a la lima kafir y el coco. En los restaurantes mexicanos –los finos, los de calle– es cortesía y el centro de mesa más bello junto a un par de bolillos o totopos.Marea porque para mitigar su calor dan ganas de inspirar y con ello se sobre oxigena el cuerpo. Calienta la garganta lo mismo que la mente, por eso es albur y jolgorio del lenguaje –un deambular entre el respeto y la burla–. El o la que aguanta mucho es ‘macho’. El o la que aguanta poco es ‘gallina’. El chile se convierte en dulce cuando se le añade azúcar; en mole, cuando se le añade magia. Hace algunos siglos era correctivo para los niños maleducados y hoy es correctivo cuando se quiere tapar una mala técnica culinaria. El chile es el éxito de muchos negocios, un objeto del deseo en la cultura pop mexicana y erotismo en la poesía urbana. Está presente en rimas leyendas y canciones, como aquella que asegura que es picante pero sabroso. ¡Gracias, chile, por existir!Para terminar de rendirle un homenaje como se debe, te dejamos este compilatorio de salsas que, sin importar del país que seas, le darán alegría a tu comida.
“¿Qué hago de comer hoy?” es una de las preguntas más comunes entre las personas y es que no hay nada más pesado que tener hambre y no saber qué cocinar porque hacerlo requiere mucho tiempo y esfuerzo; pero no te preocupes, porque a continuación te presentamos 7 recetas fáciles y rápidas que puedes preparar con poco dinero. Milanesa Rellena de Rajas con Queso Comienza la semana con una rica milanesa rellena de rajas con queso, un guisado fácil de preparar que no te tomará más de 20 minutos. Pescado en Salsa Morita Si buscas un platillo delicioso y saludable, este pescado en salsa morita te encantará. Te tomará 5 minutos preparar la salsa y 10 más cocinar el pescado. Tacos de Nopales con Salsa Martajada Para una comida o cena ligera, prueba estos sabrosos tacos de nopales con salsa martajada. Además de ser fáciles de preparar, son súper rendidores. Gratín de Calabacita a la Mexicana Ya sea como guarnición o plato fuerte, déjate sorprender por este suculento gratín de calabacitas a la mexicana. La mezcla de verduras, queso gratinado y puré de tomate es increíble y muy sencilla de hacer. Tacos Dorados de Atún con Guacamole Dale un giro a los típicos tacos dorados con esta opción crujiente y rellena de atún, acompañada de una salsa de guacamole. En 20 minutos tendrás un plato digno de reyes, Sandwichón de Jamón y Queso Este delicioso sandwichón de jamón y queso cubierto con aderezo de chipotle será una opción increíble que no necesita cocción y rendirá para toda la familia. Rollos de Ensalada de Atún Estos ricos rollos de ensalada de atún son el paquete completo, un platillo saludable, fácil y rápido de hacer que además de todo, es súper económico. ¿Qué esperas para probarlo? ¡Esperamos que estas 7 recetas fáciles y rápidas de preparar te ayuden con tu menú semanal!
Este ciclo escolar tuvo un regreso a clases excepcional, pues debido a la pandemia que aún enfrentamos, las clases se quedaron en casa, junto con los niños, así que buscar cómo ayudarlos a mantenerse atentos en las clases virtuales es una gran forma de apoyarlos.En especial, si eres mamá o papá y tienes a los pequeños tomando clases desde casa, puedes ayudarlos con su alimentación para que puedan mantener su atención en lo que están aprendiendo por medio de ciertos alimentos con beneficios para su cerebro.Por ejemplo, hay evidencia de que los niños que tienen hambre no pueden concentrarse, por lo que tienen poca capacidad de atención e incluso problemas de comportamiento, de acuerdo con Sibylle Kranz, profesora asociada de kinesiología y nutricionista dietista registrada en Curry School.Según Drew Ramsey, medico psiquiatra coautor de “La dieta de la felicidad”, existen ciertos alimentos que pueden ayudar a los niños a mantenerse alerta y ayudar al desarrollo de sus cerebros en el futuro.A grandes rasgos, los niños deben tener una alimentación que incluya alimentos altos en proteína, grasas saludables, frutas y verduras, y productos de trigo o cereales integrales. Consumir una dieta alta en proteínas es saludable para el cerebro porque contienen aminoácidos que se utilizan para crear neurotransmisores como la dopamina y la serotonina. La serotonina está asociada con sentimientos de bienestar y felicidad, mientras que los aminoácidos pueden convertirse en antioxidantes que protegen las células cerebrales del daño. Algunos alimentos ricos en proteínas son los huevos, las carnes magras como el pollo y el pavo, las legumbres, las nueces y el queso.Por su parte, las grasas saludables como el omega-3 y el omega-6 se encuentran en los aceites de pescado, nueces y semillas, aguacates y verduras de hoja verde oscura. Estas tienen beneficios para el cerebro, pues este está compuesto principalmente de grasa, y consumir este tipo de grasas ayuda a producir energía y a mantener las membranas flexibles para que la comunicación entre las neuronas funcione sin problemas.Las frutas y verduras son vitales en la alimentación de cualquier persona, pero tienen beneficios en especial con los niños, pues están repletas de micronutrientes necesarios para la salud del cerebro. Por ejemplo, vitaminas y minerales como el zinc, el hierro y la vitamina B que se pueden encontrar en frutas y verduras llevan a cabo un papel en la producción de energía y aumentan la velocidad de comunicación entre neuronas. De hecho, el zinc ayuda específicamente a producir el neurotransmisor GABA, que ayuda con la concentración y el enfoque, y se encuentra principalmente en el hipocampo, el área del cerebro responsable de la memoria.Finalmente, los cereales integrales proveen los carbohidratos complejos que después se convierten en el azúcar que le da al cerebro un impulso de energía instantáneo. Sin embargo, el exceso de azúcar puede provocar somnolencia en los estudiantes. Es por eso que el tipo de carbohidratos que los niños deben comer son carbohidratos complejos, en forma de panes integrales, nueces y legumbres y frutas y verduras.Para que tengas ideas concretas, te dejamos esta recetas que beneficiarán el aprendizaje de los niños en casa:Rollo de huevo relleno de frijoles refritosBrochetas de frutas con yogurt caseroTostadas de tinga de pescadoAvena con puré de manzana
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD