Aprende a Preparar Mantequilla Casera
Recetas Fáciles

Aprende a Preparar Mantequilla Casera

Por Kiwilimón - Abril 2012
Hacer mantequilla en tu casa es muy sencillo, sólo basta con colocar nata en un recipiente y batirla perfectamente, después de un tiempo de batido se deja reposar y de inmediato se podrá ver cómo se genera la separación del suero de la grasa. Cuando el suero se separa de la grasa (mantequilla) se coloca todo el contenido en un colador para eliminar completamente el suero, además se lava bien la mantequilla con el colador hasta que el agua salga completamente limpia. Así, la mantequilla estará completamente lista para consumir y puede guardarse en el refrigerador en un recipiente hermético. Ingredientes
  1. Nata líquida (de al menos 30% grasa)
  2. Batidora con varillas
  3. Colador
Recetas de cocina recomendadas Algunas recetas de cocina con mantequilla te dejamos aquí para que hagas platillos deliciosos. (Te recomendamos hacer click en el título de la receta para más detalles) Langosta al Vapor con Mantequilla La langosta es un platillo exquisito y muy elegante. Esta receta es simple pero deliciosa ya que resalta los verdaderos sabores de la langosta al acompañarla con una salsa de mantequilla. Papas a la Mantequilla y Limón Deliciosa Botana de papas cambray con un toque de limón, mantequilla y chile. Fettuccini con Trufas Una pasta sencilla pero muy especial dado el sabor de la mantequilla de trufas. Si no se encuentra la mantequilla de trufas se puede substituir por aceite de trufas mezclado con un poco de mantequilla. Pollo en Salsa de Mantequilla con Hierbas Una sencilla receta para hacer las pechugas de pollo. En esta receta van preparadas con una salsa de mantequilla con perejil y menta. Spaghetti con Calabacitas Esta combinación de crema, vino blanco, ajo, mantequilla y calabazas va muy bien con el spaghetti.
Califica esta Receta.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Al partir un huevo te habrás dado cuenta de que la yema no es siempre del mismo color. Tanto la consistencia como la tonalidad pueden variar de un huevo a otro. Esto se debe a diferentes factores. Descubre todo lo que el color de la yema de huevo puede revelarte.Alimentación de la gallinaEl color de la yema de un huevo está determinado principalmente por la alimentación de la gallina. Esto significa que, si una gallina consume maíz, la yema será un poco más anaranjada. Por el contrario, cuando las gallinas son alimentadas con trigo o cebada, el resultado es una yema con un tono pálido más cercano al amarillo.Calidad del huevoHace tiempo se creía que el color de la yema determinaba la calidad de un huevo. Por esto se consideraba que las yemas pálidas eran indicadores de una mala alimentación, mientras que las yemas con tonos naranjas más intensos suponían una garantía de calidad. Ahora sabemos que el color de la yema depende del tipo de alimentación que recibe la gallina y no tiene que ver necesariamente con la calidad del huevo.Indicadores de frescuraAl momento de elegir un huevo hay otros factores, aparte del color de la yema, que pueden ayudarte a identificar uno de buena calidad. Por ejemplo, la consistencia de la clara debe ser densa, y su color prácticamente transparente. Si te encuentras con un huevo que tiene una clara muy fluida o con tonalidades cafés, verdes o negras, esto significa que no es fresco o que está contaminado. Antes de partir un huevo puedes conocer qué tan fresco está. Solo tienes que meter el huevo en un vaso con agua. Si el huevo se hunde, esto quiere decir que está fresco. Entre más flote, más viejo será.No te dejes llevar por el color de la yema. Muchos productores usan colorantes (naturales y artificiales) para modificar el color, por lo que esto ya no es un factor determinante de calidad o frescura. Si te interesa consumir huevos frescos y de calidad, acércate a los productores locales. En estas granjas las gallinas suelen alimentarse de manera natural bajo condiciones más óptimas que garantizan la calidad del producto.
Admítelo: algunos de tus utensilios de cocina ya pasaron por su mejor momento y es la hora de buscar un reemplazo. Piensa que ahora que comienza un nuevo año es la oportunidad de hacer renovaciones en todos los aspectos, incluyendo tu cocina.Aunque algunos utensilios de cocina están destinados a durar para siempre (como los de acero inoxidable) hay otros que necesitan ser cambiados regularmente, pero ¿cómo saber si es el momento de cambiar tus utensilios? Fácil, nosotros te decimos cómo.Las toallas para la cocina. Cuando por más lavadas que les hayas dado siguen teniendo un olor desagradable, o ahora la textura no es tan suave y se ha vuelto un poco acartonada, es el momento de remplazarlas. Sobre todo, si las toallas ya están deshilachadas, rasgadas o muy maltratadas. Recuerda que los trapos y toallas de cocina guardan una cantidad considerable de gérmenes, sin importar cómo las laves o cuántas horas las dejes expuestas al sol. Las esponjas. Mientras sigan lavando, las seguimos usando, pero ojo, las esponjas son el utensilio que se tiene que cambiar con más frecuencia y sin necesidad de que se parta en dos o le falte un cachito. Cuando huele mal o ya está rota piensa en todas las bacterias que puede guardar. Además, toma en cuenta que estar casi todo el tiempo mojada, ocasiona que garde gran cantidad de gérmenes y bacterias que estarás pasando a tus trastes "limpios" o recién lavados.Las cucharas de madera. ¿Cómo saber cuándo debes cambiar tu cuchara? Muy fácil: porque ya es casi imposible servir la comida de lo roto que está. Una cuchara de madera cuida mucho tus sartenes antiadherentes, pero si está rota deberás desecharla. Una de las razones principales es que podría desprender algún residuo de madera y quedarse en la comida o en el sartén. El pelador de papas. Los mejores son los de acero, pero son lo que se oxidan más rápido. Si pierdes más tiempo peleando con tu pelador que con un cuchillo es hora de cambiarlo. Por lo general hay que cambiarlos porque se rompen, se doblan o simplemente están muy oxidados.Los contenedores de plástico. Los famosos tuppers son otros de los utensilios que deberás cambiar en algún punto. Cuando tengan manchas imposibles de quitar, estén rallados o tengan un olor penetrante, es hora de mandarlos al bote de basura. De preferencia, es mejor que utilices recipientes de vidrio para conservar mejor la comida y para que cuando la guardes, no se contaminen por el plástico. Aprovecha esta temporada para hacer un cambio en los utensilios de tu cocina y estrénalos con estas recetas:Volovanes de champiñones cremososCheesecake de elote con rompopeTrufas de leche condensadaRollo de tamal relleno de cochinita
No dejes que la etiqueta de un vino te intimide. Ahora te explicaremos cómo elegir un vino, para que al entrar a una licorería o al caminar por el pasillo de vinos en el súper mercado no te sientas con estrés con tantas opciones. Entre los nombres de los vinos, los tipos de uva y, por supuesto, los precios puede ser difícil tomar una decisión. Pero, no te preocupes, no necesitas ser un sommelier experimentado para escoger una botella. Aquí te decimos cómo puedes elegir un buen vino:Identifica los principales tipos de vino. Lo primero que debes saber es que hay cuatro tipos de vinos: tinto, blanco, rosado y espumoso. Dentro de estas categorías hay más clasificaciones, dependiendo del grado de azúcar, taninos o edad del vino. Si no estás muy familiarizado con las variedades del vino, tal vez el factor que más te interese saber es el nivel de azúcar que contiene. Para saber qué tan dulce es un vino fíjate en la etiqueta: seco, semiseco, abocado, semidulce y dulce.Considera el objetivo de la botella. Obviamente no es lo mismo comprar un vino para preparar un platillo que para brindar. Los vinos de cocina suelen ser mucho más económicos y no requieren mucha complejidad en cuerpo o sabor. Para mezclar o preparar bebidas como el clericot, tampoco se necesita una botella muy sofisticada. Un Cabernet es más que suficiente. Pero si estás pensando en comprar una botella para un evento especial, vale la pena que inviertas en un vino gran reserva (añejado) o un espumoso. Toma en cuenta la comida de la reunión. La manera más sencilla de maridar los alimentos con el vino es mediante las similitudes de sabor. Por ejemplo, los platillos ácidos van mejor con vinos con toques ácidos, mientras que los platillos o las preparaciones dulces (por ejemplo, un pastel de chocolate relleno de crema pastelera se acompañan con vinos dulces. En cuanto a los ingredientes principales de la comida puedes guiarte por la ley de toda la vida: las carnes rojas se sirven con vino tinto, y las carneas blancas, con vino blanco.Recuerda que el precio es solo orientativo. Un vino barato no es necesariamente malo, y un vino caro tampoco es garantía de que sea la mejor elección para tu comida. Por lo general, las botellas de origen chileno o argentino suelen ser de las más económicas, mientras que las que vienen de Europa (Francia o Italia, sobre todo) tienen mayores precios. No te dejes llevar por el precio de la botella y anímate a probar nuevas opciones. Recuerda que hay vinos mexicanos del Valle de Guadalupe (Baja California) y del Valle de Parras (Coahuila) de muy buena calidad que seguramente se encuentran dentro de tu presupuesto.Déjate llevar por tus gustos. No te preocupes si no logras distinguir el retrogusto al probar un vino. Lo importante es que disfrutes cada copa. Para orientarte al momento de elegir el vino que más se ajuste a tus gustos, puedes tomar en cuenta esto:Vinos blancosChardonnay: afrutado, pero seco.Riesling: muy dulce, con intenso sabor a frutas. Más ligero que el Chardonnay.Sauvignon blanc: seco y ácido con sabores tanto herbales como afrutados.Vinos tintosCabernet Sauvignon: vino con mucho cuerpo con notas herbales.Merlot: afrutado, muy suave, con menos taninos que el Cabernet.Pinot noir: delicado y fresco, con aromas afrutados.Sigue estos pasos para elegir la botella y disfruta tu vino. ¡Salud!
Las personas que tienen perro saben lo importantes que son estos peludos para la familia, por eso les gusta incluirlos en todas las fiestas, y la Navidad no es la excepción. Disfruta tu cena navideña en compañía de tus seres queridos y, por supuesto, de tu adorado perro. Aquí te contamos lo que puede cenar un perro en Navidad.Pierna de cerdoSi  vas a preparar Pierna para la cena, reserva una pequeña parte para tu perro. No es necesario que la condimentes. Solo córtala en trozos pequeños y cocínala muy bien. Antes de servirla a tu perro, checa la temperatura de la pierna. ¡Nunca le des comida caliente a tu mascota!Carne de resLa Carne de Res siempre es una buena opción para los perros. Lo único en lo que te debes fijar es que no tenga mucha grasa ni huesos, y obviamente, que esté en buen estado. Recuerda que entre más pequeño sea el perro, deben ser chicos los trozos de comida. Así que, si tienes un perro petit, corta la carne en pedazos chiquitos.PolloLa  solución más sencilla para que tu perro pueda cenar en Navidad, es  darle Pollo. Pero, ten cuidado. No le vayas a dar las piezas enteras, ya que los huesos del Pollo pueden ser peligrosos. Lo mejor es que limpies el pollo para que le quites la  piel y los trozos de grasa, así como los huesos para que tu perro coma tranquilamente.Vísceras Aprovecha  las vísceras del pavo o el pollo para la cena de tu perro. Los órganos de las aves, como el corazón o el hígado, son excelentes fuentes de nutrientes y  aportan muchísimas vitaminas a los perros. Aunque puedes darle a tu mascota  estos alimentos crudos, te sugerimos que para que tu perro cene en Navidad, cocines cada pieza esto ayudará a eliminar cualquier bacteria.Pavo A los  perros les encanta la carne magra de Pavo. Puedes guardar una  parte si vas a preparar pavo o comprar unos gramos de Pechuga de Pavo exclusivamente para tu perro. Es muy importante que cocines aparte la carne  para tu perro, ya que los condimentos y otros ingredientes que usas en la cocina pueden sentarle mal.TE RECOMENDAMOS: VIDEO: Pastel de cumpleaños para perroNOTA: ¿Amas a tu perro? Debes darle de comer esto en NavidadVIDEO: Guisado de Pavo Navideño para tu perro
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD