Aprende a Preparar Mantequilla Casera
Recetas Fáciles

Aprende a Preparar Mantequilla Casera

Por Kiwilimón - Abril 2012
Hacer mantequilla en tu casa es muy sencillo, sólo basta con colocar nata en un recipiente y batirla perfectamente, después de un tiempo de batido se deja reposar y de inmediato se podrá ver cómo se genera la separación del suero de la grasa. Cuando el suero se separa de la grasa (mantequilla) se coloca todo el contenido en un colador para eliminar completamente el suero, además se lava bien la mantequilla con el colador hasta que el agua salga completamente limpia. Así, la mantequilla estará completamente lista para consumir y puede guardarse en el refrigerador en un recipiente hermético. Ingredientes
  1. Nata líquida (de al menos 30% grasa)
  2. Batidora con varillas
  3. Colador
Recetas de cocina recomendadas Algunas recetas de cocina con mantequilla te dejamos aquí para que hagas platillos deliciosos. (Te recomendamos hacer click en el título de la receta para más detalles) Langosta al Vapor con Mantequilla La langosta es un platillo exquisito y muy elegante. Esta receta es simple pero deliciosa ya que resalta los verdaderos sabores de la langosta al acompañarla con una salsa de mantequilla. Papas a la Mantequilla y Limón Deliciosa Botana de papas cambray con un toque de limón, mantequilla y chile. Fettuccini con Trufas Una pasta sencilla pero muy especial dado el sabor de la mantequilla de trufas. Si no se encuentra la mantequilla de trufas se puede substituir por aceite de trufas mezclado con un poco de mantequilla. Pollo en Salsa de Mantequilla con Hierbas Una sencilla receta para hacer las pechugas de pollo. En esta receta van preparadas con una salsa de mantequilla con perejil y menta. Spaghetti con Calabacitas Esta combinación de crema, vino blanco, ajo, mantequilla y calabazas va muy bien con el spaghetti.
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La hoja santa es uno de los ingredientes más populares dentro de la cocina mexicana, ya que se puede utilizar para preparar tamales, salsas, caldos, pescados y muchos otros guisados tradicionales. Sin embargo, esta maravillosa hierba también tiene algunas propiedades medicinales que la hacen muy valiosa, por lo que debes conocer cuáles son los beneficios del té de hoja santa. ¿Qué es la hoja santa? Para entender los beneficios del té de hoja santa, primero debemos conocer el origen de esta increíble planta. La hoja santa, también conocida como acuyo o hierba santa, es una planta aromática que crece en zonas tropicales y se utiliza mucho en la gastronomía mexicana, especialmente en la cocina oaxaqueña y veracruzana. La hoja santa, cuyas hojas tienen forma de corazón y un fuerte olor penetrante, se destacó como planta medicinal entre diferentes quelites y otras hierbas aromáticas desde la época prehispánica gracias a que los sacerdotes españoles la usaban para tratar diversos malestares. Beneficios del té de hoja santa Los beneficios de la hoja santa han sido comprobados a lo largo del tiempo y la forma más común de consumirla es a través de una infusión. De hecho, la Secretaría de Agricultura afirma que dentro de los usos y beneficios del té de hoja santa, es un excelente aliado contra los siguientes malestares.El té de hoja santa ayuda a disminuir la fiebre.Ayuda a combatir los nervios frente a situaciones complejas.Funciona como relajante natural, por lo que alivia el insomnio.Regula el sistema digestivo y ayuda a mantenerlo sano.Combate el dolor estomacal, estreñimiento y diarrea.Puede aliviar los síntomas de asma y hasta bronquitis.Tiene alto contenido en safrol, un buen aliado para disminuir el dolor de cabeza.Como mencionamos anteriormente, puedes preparar un té de hoja santa al hervir las hojas limpias en un pocillo y exprimir hasta la última gota. De igual manera, las puedes utilizar en licuados o jugos verdes. Recuerda que a pesar de que el té de hoja santa ayuda a aliviar los síntomas de algunas enfermedades respiratorias, éste NO cura el covid-19.Su uso excesivo puede traer efectos contraproducentes para la salud, así que asegúrate de consultar con un experto cuál es la medida recomendable para que puedas aprovechar todos los beneficios del té de hoja santa.
Porque el 14 de febrero es la ocasión perfecta para sorprender a tu pareja, no te pierdas la oportunidad para consentirla y cocinar la cena de sus sueños. Para facilitarte el proceso, te ayudamos con estas 3 fáciles pero deliciosas opciones para preparar el menú ideal de una cena romántica de San Valentín. Menú romántico con platillos del mar Las recetas con mariscos son un verdadero manjar, así que si te quieres lucir con tu pareja, prepárale este delicioso menú romántico con platillos del mar. ¡Sin duda lo dejará más que enamorado!Entrada: Pasta a la crema con mariscos Plato fuerte: Salmón a la naranja Bebida: Mojito sin alcohol de té verde con piña rostizada Postre: Cheesecake Red Velvet con FresasMenú elegante con cordero Si tú y tu pareja son de los que prefieren un buen pedazo de carne, entonces este menú elegante es la opción ideal para tu cena romántica. ¡Día de San Valentín jamás sabrá tan bien!Entrada: Farfalle con espinacas, champiñones y cebolla caramelizada Plato fuerte: Cordero en reducción de vinagre balsámicoBebida: Raspado de fresa con vino espumoso Postre: Pastelitos de lava con chocolateMenú ligero del amor Porque el amor y la dieta no están peleados, atrévete a probar esta deliciosa opción de menú ligero que te hará sentir más enamorados que nunca.Entrada: Ensalada de frutos rojos con queso de cabra y vinagreta de romero Plato fuerte: Chimichurri de aguacate con atún sellado Bebida: Mojito de fresa najo en calorías Postre: Peras al vino tinto sin azúcar ¿Qué menú completo para una cena romántica de San Valentín elegirás?
En esta era en la que todo debe llevar la etiqueta de orgánico o entonces algo está mal con nuestros alimentos, comprar vegetales congelados podría traernos un poco de remordimiento, pues no son frescos, ni los pelamos ni cortamos en pedacitos por nosotros mismos.Sin embargo, puede que comprar y cocinar con vegetales congelados no sea tan terrible como podríamos pensar, pues de acuerdo con información de Muy Interesante, hay estudios que demuestran que incluso sin congelar, algunos alimentos pierden nutrientes.Por su parte, los vegetales suelen ser congelados inmediatamente después de ser cosechados, así que retienen la mayoría de sus nutrientes. Algunos estudios incluso han demostrado que ciertos alimentos, como el brócoli o la col rizada, tienen niveles más altos de riboflavina y antioxidantes, respectivamente, cuando están congelados que cuando están frescos.Beneficios de comprar vegetales congeladosTal vez no necesitas convencerte de comprarlos, pero los vegetales congelados no sólo te ahorran tiempo, también te evitan tirar tomates o zanahorias viejas que compraste, nunca usaste y dejaste olvidadas al fondo del cajón de las verduras.Otra ventaja de comprar una bolsita de vegetales congelados es que están disponibles todo el año, incluso si no está en temporada. Sin embargo, es importante saber exactamente qué verduras congeladas compras, porque si bien muchas de ellas no contienen conservantes agregados, algunas pueden perder algo de valor nutricional con la adición de sal, salsas o condimentos que deben ir indicados en el empaque del producto.Por otra parte, la forma en la que los descongelas también es importante. Cuando este proceso se lleva a cabo, hay una “reactivación de los microorganismos y esporas presentes”, además de una “liberación de líquido de exudado”, que puede conllevar a un riesgo de contaminación, dice la doctora Elena Aguilar, para Muy Interesante.Ella refiere que la mejor forma de hacerlo es pasarlos la noche antes al refrigerador, o hacerlo directamente en el microondas, pero tratar de evitar dejarlos descongelarse a temperatura ambiente. Finalmente, aunque los alimentos congelados tienen una vida útil más larga, mantener las verduras en el congelador después de dos años podría reducir potencialmente su valor nutricional. Así que ahora ya tienes un panorama mucho más completo de usar vegetales congelados, sus pros y sus contras.
En México tenemos una gran diversidad de pescados y mariscos. Sin embargo, es de vital importancia conocer los productos y, sobre todo, respetar sus ciclos y temporadas para mantener las poblaciones de las especies y tener pesquerías a un nivel saludable.La veda consiste en la prohibición de la pesca de una especie en un periodo o en una zona específica. Existen tres tipos de vedas: Permanente: No se puede aprovechar el recurso en ningún momento del año de forma indefinida como la vaquita marina, la totoaba, las ballenas, los caracoles, el delfín, la mantaraya, el pepino de mar, el tiburón blanco y las tortugas de agua dulce y marinas. Temporal fija: Se establece por un periodo definido, el cual se repite anualmente. En este tipo de veda se encuentran el abulón,  el atún, el cangrejo, el erizo, la langosta, el langostino, el ostión, el pulpo, el róbalo y la tilapia. Temporal Variable. Se establece por un periodo definido el cual se actualiza anualmente como el caso del camarón del Golfo de México y mar Caribe, así como el del Pacífico. En esta temporada de Cuaresma te invitamos a consumir pescados y mariscos de temporada. Elige las especies frescas, con escamas brillantes, carne con consistencia, ojos firmes y transparentes y con olor fresco. En caso de percibir un olor desagradable, no lo compres, pues es probable que se encuentre en descomposición. Procura consumirlo el mismo día que lo compres y aventúrate a crear diferentes recetas, como las que recopilamos aquí en nuestra sección de Cuaresma.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD