Aromatiza los huevos con vainilla
Recetas Fáciles

Aromatiza los huevos con vainilla

Por Kiwilimón - Agosto 2012
¿Huevos con aroma de vainilla? Muchas se harán esta pregunta. La respuesta es un rotundo sí. Aquí les diremos cómo aromatizar los huevos, aún en cascarón, con vainilla, pero antes vayamos un poco a la descripción del por qué la vainilla, así como otras especias puedes ser parte de esta labor culinaria interesante. Como sabemos, el huevo presenta en su estructura un cascarón completamente poroso, mismo que permite el paso de aromas. Con esta sencilla y práctica explicación ahora pasemos al punto en donde practicaremos el aromatizado. Requeriremos de un frasco de tamaño mediano-alto en el cual colocaremos los huevos cuidadosamente para que éstos no se rompan. Posteriormente, colocamos unas ramas de vainilla. Se cierra el frasco y se coloca en el refrigerador. Dejamos reposar durante 48 horas y después sacamos los huevos. La preparación de nuestros huevos puede ser de diversas formas: fritos, revueltos, cocidos, y hasta para usarse en postres (ver más abajo recetas recomendadas). Cabe destacar qye gracias al intenso aroma de la vainilla obtendremos huevos aromatizados que les aportan un sabor diferente y delicioso. Estos huevos pueden usarse en cualquier tipo de receta. Fuente: gastronomiaycia.com

Recetas de cocina

Ahora que ya tienes tus huevos aromatizados con vainilla, deberás poner en práctica algunas recetas para conocer el delicioso sabor que aportan. (te recomendamos hacer click en el título de la receta para ver más detalles) Flan de Huevo El flan de huevo es uno de los postres españoles mas clásicos. Esta es la forma tradicional de prepararlo. Omelet de Claras con Espinacas Esta receta es rica y saludable e ideal para una dieta. El desayunar claras de huevo proporciona un desayuno llenador, lleno de proteínas. Ensalada de Papa con Huevo Deliciosa receta de la ensalada de papa tradicional, preparada con mayonesa, crema agria, mostaza y pepinillos. Huevos Mentirosos Gelatina hecha dentro de cascarones de huevo con durazno en almibar. Huevos Rotos Un delicioso desayuno / comida española en donde los huevos semi-cocidos son mezclados con papas fritas y jamón serrano. Huevitos en Jamon Esta forma de preparar los huevos es ideal para cuando tienes un desayuno con muchas personas ya que los cocinas en el horno. Se ven muy bonitos en los "vasitos" de jamón. Huevos Benedictinos Los huevos benedictinos son un desayuno clásico francés. Se sirven huevos poche sobre pan y jamón, bañados en una salsa cremosa holandesa.  

Para más recetas de cocina con huevos, haz click aquí.

   
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Hablar de mermelada puede ser un tema que te cause gran felicidad, porque quién no le quiere poner un poco de sabor a un pan tostado, a la fruta, a los hotcakes, o simplemente comer una cucharada de dulce sabor para levantar el ánimo en un día complicado. ¡Claro, sin pensar en que estás fallándole a tu tan comprometida misión con la dieta!Por lo tanto, cuando elijas la mermelada adecuada, no sólo debes pensar en calidad, sino en que esa mermelada se convertirá en el mejor complemento para cualquier hora del día, ya sea desayunar, el snack de media tarde o la cena. Y es que hoy por hoy, lo que más se necesita en casa es tener productos prácticos, que te solucionen un día acelerado o con poco tiempo para complementar tus alimentos. Así que, cuando pienses en cómo saber cuál es la mejor mermelada, no necesitarás recorrer todo el pasillo del súper, sólo ten en la mente que el producto que coloques en tu carrito de compras debe estar elaborado con ingredientes naturales, sin conservadores, sin azúcares añadidas y que dentro del frasco encuentres la cantidad adecuada de fruta 100% natural, pero sobre todo, que la puedas tener en una variedad de sabores para ti o las personas especiales con quienes la compartes. ¿Cuál es la mejor opción? Aquellas que tienen una selecta variedad de sabores, como las Mermeladas Smucker’s, que ofrecen todo lo que necesitas en un solo frasco y que además podrás combinar perfecto con tus demás alimentos guardados en la alacena. ¡Entre más colores, más sabores!Así que, en tu próxima visita al súper, no olvides comprar alguno de los sabores de Smucker’s, que pueden ser desde fresa, mora azul, naranja, chabacano, zarzamora, cereza o frambuesa. ¿Sabías que, comprometidos con todos los estilos de vida, también tienen productos bajos en azúcar y totalmente sin azúcar? Además, asegurarte de la calidad de tus productos será fácil, pues estarás comprando una mermelada con más de 30 años de tradición.
La pasta es uno de los alimentos más ricos, versátiles y variados: espagueti, macarrones, tallarines, fusilli y otras formas de pasta son parte de la dieta cotidiana de muchos hogares alrededor del mundo. Este producto básico de la dieta mediterránea se puede combinar con una gran cantidad de salsas, así como también suele ser gran acompañante de ensaladas y carnes. Se trata de un alimento que se ha incorporado a la dieta de la mayoría de países del mundo.Debido a sus numerosas variables, existen varios trucos, así como también varios mitos para prepararla, y aunque no existe una manera incorrecta de cocinar la pasta, aquí te vamos a dar unos excelentes tips para que te quede perfecta. Cantidad de aguaLa pasta se debe cocer en abundante agua, la relación debe ser el peso de la pasta multiplicado por 10. Por ejemplo: si vas a cocer 100 g de pasta, entonces lo ideal será usar un litro de agua como mínimo. El agua es primordil porque durante su cocción, la pasta pierde almidón y el que esté bien hidratada evitará que se se pegue. Aceite, ¿sí o no?Uno de los errores más comunes es echarle aceite o mantequilla, sin embargo hacerlo es algo que debes evitar, pues no añade sabor y el aceite provocará que la pasta adquiera una capa que la hará escurridiza. Si no quieres que se pegue, lo único que hay que hacer es calcular bien la cantidad de agua a utilizar para la cocción.Sal, ¿en qué momento se le añade?La sal la debes echar después que el agua haya empezado a hervir, porque si lo haces antes retrasarías la ebullición. Para saber cuánta sal es la correcta, ten en cuenta esta regla: la proporción de sal y agua debe ser de aproximadamente una cucharada sopera de sal por litro de agua, puede sonar demasiado pero la mayoría de la sal se quedará en el agua cuando la escurras. Otro de los consejos que te podemos dar es que uses sal de grano en lugar de sal fina, ya que la sal de grano es más fácil de dosificar. PastaLa pasta se debe agregar al agua una vez que haya hervido y después de la sal; manten el fuego lo suficientemente alto como para garantizar que el agua no deje de hervir en ningún momento. No es necesario tapar la olla ni tampoco remover más de una vez la pasta, pues si pusiste agua abundante, el movimiento de las burbujas será suficiente para mantener la pasta en movimiento sin necesidad de remover.Tiempo de cocciónEl tiempo de cocción depende del tipo de pasta, la temperatura del agua, el tipo de pasta, pero de manera general se recomienda de 5 a 7 minutos. Si vas a mezclarla con salsa y cocinarla un poco más, basta con 5 minutos. Si en el paquete de la pasta se recomienda cocer por 10 minutos, de 5 a 7 ya estará al dente. En caso de usar la pasta para una ensalada, lo recomendable es cocerla de 6 a 7 minutos y enfriarla para cortar la cocción. SalsaUn par de minutos antes que finalice la cocción, calienta la salsa en una olla o sartén. Si tú preparaste la salsa, puede ser en el mismo recipiente de la preparación, en caso de salsas calientes.Pasos finalesEscurre la pasta en un colador y viértela en la sartén o la olla con la salsa previamente calentada. Saltea la pasta a fuego vivo durante unos 30 segundos, removiendo continuamente para garantizar una distribución uniforme de salsa. Si notas que la pasta está un poco seca, puedes agregar unas cucharadas de agua. Quita del fuego la sartén pasados los 30 segundos para evitar que la pasta se pase.Si sigues estos consejos, te garantizamos que tendrás una pasta perfecta, aunque a la hora de cocinar en gustos se rompen géneros y la creatividad será tu mejor aliada.
La pasta es uno de los platillos más comunes y fáciles de cocinar que existe, un ingrediente que siempre tenemos en nuestra despensa y que puede transformar una comida o cena perfecta. Son tantas las posibilidades que nos ofrece la pasta en sus más de 300 variedades, que merece la pena que exploremos con las diferentes salsas que podemos preparar.Aunque no hay reglas escritas respecto a las salsas y la pasta, hay algunas combinaciones que funcionan mejor, por ejemplo:-El espagueti por lo regular es acompañados de salsas ligeras con tomate, aceite y ajo.-Las pastas largas y gruesas o macarrones son bañadas con salsas espesas y condimentadas. -A los tallarines y cintas se les vierten salsas verdes o blancas y pueden estar acompañadas de vegetales como brócoli o champiñones.Luego de estos tips, te enseñaremos los básicos para las salsas más comunes y exquisitas, para que acompañes tus pastas y dejes boquiabiertos a tus invitados.Salsa AlfredoEl creador de esta salsa es el chef Alfredo di Leilo, quien picó finamente un diente de ajo y lo frió en mantequilla. Antes de dorarse agregó nata líquida, la cual dejó cocinar a fuego lento por tres minutos. Al cumplirse el tiempo agregó queso parmesano rallado para darle un último hervor.Recetas con salsa AlfredoCarbonaraEsta salsa es la más utilizada a la hora de preparar el espagueti, ya que es muy fácil y sencilla. Su preparación incluye bañar la pasta cocida con seis yemas de huevo y queso parmesano y a la hora de servir en el plato, se incorpora el tocino (previamente cocinado), pimienta negra molida y más queso.Pesto Esta salsa la podemos preparar en el molcajete. Para lograr el sabor característico del pesto necesitarás dientes de ajo junto, un puñado de piñones y un manojo de albahaca para crear una pasta. Luego se le añade queso de cabra seco rallado y aceite de oliva poco a poco hasta conseguir una crema espesa, además de un chorro de agua con la que herviste la pasta para que quede un poco más liquida y añadirla a la pasta una vez que esté en el plato. Este Pesto también puede ser rojo, únicamente cambia la albahaca por jitomates secos.En caso de que tus salsas queden muy aguadas, puedes aplicar los siguientes consejos para espesarlas.- Cuando estés hirviéndola, déjala a fuego lento sin taparla, esto estimulará la evaporación del agua adicional. Este método no cambiará el sabor.- En caso de que no quieras evaporar el agua, podrías agregarle una cucharadita de maicena para espaguetis y cambiará la consistencia.- Otra forma de espesar es terminar de cocinar la pasta con la salsa. El almidón de la pasta hará que la salsa espese y de paso, tu espagueti esté bien cubierto.Seguramente en más de una ocasión has recurrido a las pastas, así que esperamos que estos tips te hayan servido para prepararlas como toda una experta.
¿Alguna vez te has puesto a pensar por qué comemos? ¿Cómo es el mecanismo de nuestro cuerpo que nos avisa cuando necesita comer? ¿Conoces la diferencia entre hambre y apetito? Para saber por qué comemos, es importante que tengas claro qué son el hambre y el apetito, dos conceptos diferentes y que muchas veces no sabemos diferenciar, incluso pensamos que son sinónimo y no lo son.El hambre es el instinto de supervivencia que impulsa a alimentarnos cuando el organismo lo requiere. El apetito es la sensación de comer, influenciada por aspectos psicológicos de la persona como el deseo de comer por placer, felicidad, aburrimiento, tristeza, ansiedad.Como todo en nuestro organismo, el apetito va cambiando conforme vamos creciendo y es preciso conocer sus etapas, para así aprender a comer mejor. Primer decenio, de los 0 a los 10 añosEn esta etapa es cuando se experimenta un mayor y rápido crecimiento. Es cuando los niños pueden adquirir los hábitos que, posiblemente, los acompañen toda su vida, es por eso que es muy importante que los pequeños aprendan a distinguir la comida que verdaderamente los nutre, pues lo que aprendan durante los primeros años de su vida determinará qué tan saludable será de adulto. Segundo decenio, de los 10 a los 20 añosYa en la adolescencia, con los cambios fisiológicos viene un aumento de apetito. Durante esta etapa, la relación con la comida suele ser más vulnerable, pues es cuando llega la pubertad, los jóvenes suelen estar más influenciados y son propensos a caer con comida que pueda provocar desnutrición u obesidad. Durante esta edad del apetito, las mujeres son más propensas a padecer deficiencias nutricionales por su biología reproductiva. Tercer decenio, de los 20 a los 30 añosEn la edad adulta joven, se producen cambios importantes que pueden causar un aumento de peso, por ejemplo, la vida universitaria, vivir en pareja o tener hijos; es cuando nos relajamos y no somos tan estrictos en la alimentación. También es la edad en la que podemos caer en excesos. Cuarto decenio, de los 30 a los 40 añosLa vida laboral en la edad adulta trae consigo los efectos del estrés, que según se ha demostrado, ocasiona cambios en el apetito y los hábitos alimentarios en 80% de la población. Esos efectos pueden consistir tanto en despertar un apetito voraz, como en ocasionar una pérdida de este. Quinto decenio, de los 40 a los 50 añosLa Organización Mundial de la Salud destaca que el tabaquismo, la dieta poco saludable, la falta de actividad física y el problema de la bebida son los factores del estilo de vida que más repercuten en la salud y la mortalidad. Es en estos años cuando los adultos deben cambiar su comportamiento en función de las necesidades de salud, pero con frecuencia los síntomas de la enfermedad son invisibles.Sexto decenio, de los 50 a los 60 añosEn este periodo comienza la pérdida progresiva de masa muscular y continúa de manera constante a medida que avanzamos en edad. Este fenómeno se denomina sarcopenia.Mantener una dieta saludable y variada, y practicar actividad física es fundamental para reducir los efectos del envejecimiento.Séptimo decenio, de los 60 a los 70 años y másLa vejez conlleva la falta de apetito y de hambre, lo que da lugar a una pérdida de peso involuntaria y una mayor fragilidad. La disminución del apetito también puede ser consecuencia de una afección concreta, como, por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer.La alimentación es una experiencia social, por lo que factores como la pobreza, la pérdida de la pareja o un familiar, y el hecho de comer sin compañía, afectan la sensación de placer que se obtiene al comer.Otros efectos de la vejez, como las dificultades para tragar, los problemas dentales y la pérdida de gusto y olfato también interfieren en el deseo de comer y en los beneficios que obtenemos de esa práctica.Se dice que lo que no se conoce, no se puede mejorar, así que una vez que conoces las etapas del apetito y cómo van cambiando las situaciones y requerimientos de cada edad, puedes saber cómo llevar una vida más saludable y comer mejor.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD