¿Cómo preparar tamales?
Recetas Fáciles

¿Cómo preparar tamales?

Por Kiwilimón - Octubre 2012
El tamal es parte de la cocina mexicana. Se cocinaba desde muchos años atrás con harina de maíz, y fue evolucionando hasta el tipo de tamales que conocemos hoy en día. Tamal, proviene del Náhuatl Tamali (que significa envuelto) y se preparaba con diversos ingredientes extras como carne, pollo, chile, vegetales, frutas, entre otros. La práctica de hacer tamales lleva su tiempo y al paso de éste se puede mejorar la forma de cocinarlo y obtener un sabor delicioso. Los tamales son altos en calorías, pues gracias a uno de sus ingredientes principales, la manteca, se eleva el valor calórico de este alimento. Por ello es recomendable consumirlo moderadamente, pero nunca dejar de hacerlo, pues es realmente delicioso y es uno de los legados de nuestros antepasados. Para preparar tamales hemos elegido las siguientes recetas que sabemos te serán de mucha utilidad, además de que te ayudarán a sorprender a tu familia. (es muy recomendable que hagas click en el título de la receta para ver más detalles de preparación) Tamales de chocolate. Una rica receta de tamales de chocolate para que los disfrutes con tu familia. Tamales de Huitlacoche. Tamal significa envuelto en Náhuatl. La receta de tamal es una masa de maíz envuelta en una hoja de maíz. Esta receta que contiene huitlacoche es muy rica, muy mexicana y muy original. Comúnmente se comen los tamales en el Día de la Candelaria. Tamales en Hojas de Plátano. Esta receta de tamales de carne se envuelven en hojas de plátano y cocinan al vapor. Aunque toma su tiempo prepararlos, no hay nada como unos tamales caseros. Tamales Tolimenses. Una pasta a base de maíz rellena de gallina o pollo. Tamales de Dulce. Receta de tamales dulces con pasitas hechos en casa. Tamales Canarios. Esta es una receta diferente y deliciosa de preparar tamales para los alérgicos al maíz esta receta no lo contiene.
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los esquites con patas de pollo nunca te van a volver a saber igual cuando conozcas todos los increíbles beneficios que ese controversial ingrediente aporta a tu salud. Contrario a lo que muchos pensaban, las patas contienen propiedades muy buenas, por ejemplo, cada 100 gramos poseen 37% de proteína, imagínate lo demás. ¡Descubre para qué más sirve comer patitas de pollo!El colágeno en las patas de pollo De acuerdo a estudios de la Universidad Nove de Jhulio, de Brasil, las gelatinas producidas a partir de patitas de pollo aportan hasta cuatro veces más colágeno que las gelatinas comerciales. Recuerda que el colágeno es excelente para fortalecer la piel y darle estructura a los huesos. Patitas de pollo para el sistema respiratorio Las patitas de pollo son una gran fuente de cisteína, un importante aminoácido encargado de adelgazar el moco de los pulmones, ayudando así a combatir enfermedades como gripes y resfriados y fortaleciendo el sistema respiratorio. Patitas de pollo para la artritis Las patas de pollo están compuestas por diversos minerales como fósforo, calcio, silicio y azufre que pueden ayudar a combatir la artritis y dolor en las articulaciones. Mejora tu digestión con patas de pollo Si preparas tu caldo de pollo con patas de pollo, éstas ayudarán a generar un caloide hidrofílico, el cual ayuda a retener jugos digestivos que propician un mejor funcionamiento intestinal y por ende, una buena digestión en el cuerpo. ¿Listo para comer y aprovechar todos los beneficios de las patitas de pollo?
Conocido como “el cerezo mexicano”, el capulín es una fruta muy popular desde la época prehispánica gracias a su color rojizo, sabor agridulce y múltiples propiedades que favorecen a la salud. Si eres amante de este tipo de frutos, acompáñanos a descubrir los increíbles beneficios del capulín. Las propiedades del capulín El capulín tiene grandes cantidades de antioxidante y nutrientes como minerales y vitaminas A, B y C, que ayudan a reforzar el sistema inmunológico de cualquiera que los consume. Hojas de árbol de capulín para el sistema respiratorio Entre los beneficios del capulín, podemos encontrar que sus hojas son utilizadas para hacer infusiones que ayudan a calmar los malestares causados por tos, gripe o catarro. Capulín para mejorar la digestión Al ser un alimento de fácil digestión, los capulines son un excelente remedio para calmar los malestares estomacales como diarrea, estreñimiento y dolor abdominal. Capulines para la edad Gracias a sus grandes cantidades de antioxidantes, los capulines ayudan a formar colágeno y a regenerar los tejidos con más facilidad. Además, gracias a que combate los radicales libres, evita el envejecimiento prematuro en las personas. ¿Cómo comer capulines? Puedes disfrutar de esta deliciosa fruta en su estado natural y comerlos crudos, lavándolos y desinfectándolos previamente, o también puedes encontrarlos en mermeladas, jugos, bebidas alcohólicas y hasta tamales dulces, como sucede en el Estado de México. ¿Listo para explotar los beneficios de los capulines?
En México tenemos una gran diversidad de pescados y mariscos. Sin embargo, es de vital importancia conocer los productos y, sobre todo, respetar sus ciclos y temporadas para mantener las poblaciones de las especies y tener pesquerías a un nivel saludable.La veda consiste en la prohibición de la pesca de una especie en un periodo o en una zona específica. Existen tres tipos de vedas: Permanente: No se puede aprovechar el recurso en ningún momento del año de forma indefinida como la vaquita marina, la totoaba, las ballenas, los caracoles, el delfín, la mantaraya, el pepino de mar, el tiburón blanco y las tortugas de agua dulce y marinas. Temporal fija: Se establece por un periodo definido, el cual se repite anualmente. En este tipo de veda se encuentran el abulón,  el atún, el cangrejo, el erizo, la langosta, el langostino, el ostión, el pulpo, el róbalo y la tilapia. Temporal Variable. Se establece por un periodo definido el cual se actualiza anualmente como el caso del camarón del Golfo de México y mar Caribe, así como el del Pacífico. En esta temporada de Cuaresma te invitamos a consumir pescados y mariscos de temporada. Elige las especies frescas, con escamas brillantes, carne con consistencia, ojos firmes y transparentes y con olor fresco. En caso de percibir un olor desagradable, no lo compres, pues es probable que se encuentre en descomposición. Procura consumirlo el mismo día que lo compres y aventúrate a crear diferentes recetas, como las que recopilamos aquí en nuestra sección de Cuaresma.
Esa mañana callejoneamos por las áridas calles de la capital de Veracruz. El ambiente ya no olía a mar, o sí, pero de lejos. Erik Guerrero y yo esperamos en la mesita de lámina que por mantel llevaba el logo de una cerveza. La promesa eran los mariscos que, según uno de los chefs más importante del puerto y fundador de Nuestra Pesca, no tenían competencia. “Aquí viene hasta Enrique Olvera”, me aseguró. A los quince minutos, salió de la cocina de Ay Apá un tazón de barro grueso y humeante con arroz a la tumbada. A cada meneada de la cuchara salían las papas y los mariscos suspendidos en esa suerte de océano rojo con aromas a epazote. Recuerdo que, tras la quemada de lengua, el caldo me dio información sobre el sabor del mar, sobre la justicia que le hace a sus frutos una buena preparación. Esa no fue la única vez. Esa sensación vino con los cocteles de pulpo que me presentó Jonatán Gómez Luna en Tulum, o las almejas chinas que el chef Nico Mejía nos dio a probar en la laguna de Cuyutlán, Colima. Años antes también lo sentí frente a la Quebrada en Acapulco. No tenía ni cuatro años cuando supe que los mariscos de México son para hacerles un poema en endecasílabas. Los 1,592.77 km2 que mide el litoral mexicano son espacio suficiente para hacer una fiesta interminable de platos regionales que combinan los frutos del mar de formas únicas. El norteño, el costeño o el chilango sabe que una copa bombacha desbordada en camarones o una mesa de plástico con salcitas vinagrosas al centro, son la antesala de un placer reservado para los no novatos, para los que conocen la gastronomía nacional desde sus profundidades.Hay que sentirse plenamente mexicano y en confianza para jugarse la vida en un puesto de mariscos frente al metro en la Ciudad de México –y aún así es probable el hallazgo sea exitoso–. Y si eso sucede en el centro del país, a kilómetros del mar, el viaje por los dos flancos de las costas mexicanas amerita abrocharse los cinturones para luego desabrocharlos.La primera parada sería en Mazatlán, donde hay que pedirse un burrito de marlín tupido en frijoles frente a un chiringuito playero. En Tampico el viaje se hace corto cuando de por medio hay unas jaibas rellenas de Los Curricanes, que pueden llevarse de souvenir en su versión congelada y debidamente guardada en hielerita.Los aguachiles verdes del norte despiertan el sudor y las ganas de apagarlo a fuerza de cheves tan frías como las corrientes de Humboldt mientras que los negros de Yucatán nos cautivan con los sabores cenizos de su recado. ¿Ceviches, alguien? Hay tanta variedad como cocinas tradicionales. Ya saben, no es lo mismo el ceviche de Nayarit que uno de Jalisco o de Guerrero. ¿Un mole rojo con camarones? Hay que tocar base en el istmo oaxaqueño.De ostiones los de Sonora y mejor que tengan queso Parmesano. A Rosarito hay que llegar por las langostas al vapor que luego van fritas y arropadas en tortillas de harina recién hechas. Frijolitos, salcita y mantequilla, ¡pum! Directo al mar, y también al cielo. De ahí por almejas chocolatas a La Paz o por todo tipo de conchas a la Baja: sobre unas suculentas tostadas, a la Guerrerense; sobre platos con toques Baja-Med y técnicas pulcras a Fauna, Deckman’s o Villa Torél. Erik Guerrero dice que lo más rico del Golfo es su pescado, y del Pacífico, mariscos como el camarón, las conchas, el pulpo, el caracol, los calamares y las langostas. Nos invita a aventuramos fuera del puerto para ir por una recompensa única: los mariscos de Doña Tella en Alvarado. Sospecho que le haré caso. Después de su recomendación de Ay apá le creería que la luna es de Veracruz.Si no puedes viajar este año, no importa. La Cuaresma ya inició, y con ella una temporada gastronómica en la que no deben faltar las preparaciones frescas, las recetas picositas ni los mariscos que te van a llevar a las playas mexicanas en un par de ingredientes. ¿Listo para el tour?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD