¿Cómo preparar tamales?
Recetas Fáciles

¿Cómo preparar tamales?

Por Kiwilimón - Octubre 2012
El tamal es parte de la cocina mexicana. Se cocinaba desde muchos años atrás con harina de maíz, y fue evolucionando hasta el tipo de tamales que conocemos hoy en día. Tamal, proviene del Náhuatl Tamali (que significa envuelto) y se preparaba con diversos ingredientes extras como carne, pollo, chile, vegetales, frutas, entre otros. La práctica de hacer tamales lleva su tiempo y al paso de éste se puede mejorar la forma de cocinarlo y obtener un sabor delicioso. Los tamales son altos en calorías, pues gracias a uno de sus ingredientes principales, la manteca, se eleva el valor calórico de este alimento. Por ello es recomendable consumirlo moderadamente, pero nunca dejar de hacerlo, pues es realmente delicioso y es uno de los legados de nuestros antepasados. Para preparar tamales hemos elegido las siguientes recetas que sabemos te serán de mucha utilidad, además de que te ayudarán a sorprender a tu familia. (es muy recomendable que hagas click en el título de la receta para ver más detalles de preparación) Tamales de chocolate. Una rica receta de tamales de chocolate para que los disfrutes con tu familia. Tamales de Huitlacoche. Tamal significa envuelto en Náhuatl. La receta de tamal es una masa de maíz envuelta en una hoja de maíz. Esta receta que contiene huitlacoche es muy rica, muy mexicana y muy original. Comúnmente se comen los tamales en el Día de la Candelaria. Tamales en Hojas de Plátano. Esta receta de tamales de carne se envuelven en hojas de plátano y cocinan al vapor. Aunque toma su tiempo prepararlos, no hay nada como unos tamales caseros. Tamales Tolimenses. Una pasta a base de maíz rellena de gallina o pollo. Tamales de Dulce. Receta de tamales dulces con pasitas hechos en casa. Tamales Canarios. Esta es una receta diferente y deliciosa de preparar tamales para los alérgicos al maíz esta receta no lo contiene.
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
3 maneras de hacer exfoliantes caseros y sencillos
Exfoliar la piel no es algo que tengamos que hacer diario, pero de vez en cuando, el órgano que recubre nuestro cuerpo puede beneficiarse mucho de esto y qué mejor si podemos hacerlo con ingredientes naturales y de forma casera.La exfoliación puede ayudar a mejorar la salud y la apariencia de la piel de varias maneras, por ejemplo, puede darle a la piel un aspecto más brillante porque elimina la capa superior de células muertas y también puede estimular la producción de colágeno, para que la piel se mantenga firme y radiante.Otro beneficio de la exfoliación casera es que puede mejorar la eficacia de cualquier crema que uses posterior a hacerlo, así que si exfolias tu piel antes de aplicar una crema, esta penetrará profundamente en lugar de asentarse en la superficie.Por último, estas opciones para hacer exfoliantes caseros y sencillos te permitirán tener un momento de relajación, para poder masajear tu piel, cualquier día que estés cansada o estresada. La forma más fácil aplicar un exfoliante corporal es durante el baño y sólo implica masajear suavemente el exfoliante sobre la piel con movimientos circulares y enjuagar bien con agua tibia.Exfoliante casero con azúcar morena o mascabadoEl azúcar moreno o mascabado es un ingrediente económico y accesible que es más suave para la piel que la sal marina o la sal de Epsom, lo cual lo hace un ingrediente ideal para pieles sensibles. Asegúrate de enjuagarte bien después de exfoliarte, para que tu piel no se sienta pegajosa.1/2 taza de azúcar morena o mascabado1/2 taza de aceite de coco (también puedes usar aceite de oliva o de almendra)Mezcla bien el azúcar moreno con el aceite en un tazón. Si es necesario, agrega más azúcar o aceite para obtener la consistencia correcta; también puedes añadir una o dos gotas de un aceite esencial en la mezcla. Cuando estés satisfecha con la consistencia y fragancia del exfoliante, pásalo a un recipiente con tapa, para conservarlo más tiempo.Exfoliante casero de té verdeRico en propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, el té verde tiene varios beneficios para la piel, además de que se puede agregar fácilmente a un exfoliante corporal casero junto con otros ingredientes nutritivos.2 bolsas de té verde1/2 taza de agua caliente1 taza de azúcar moreno o mascabado1/4 taza de aceite de coco derretidoColoca las bolsitas de té en el agua caliente y deja reposar hasta que se enfríe. Mientras el té se enfría, coloca el azúcar moreno en un tazón y mezcla con el aceite de coco derretido. Agrega el té frío a la mezcla (es importante que el té esté frío para que el azúcar no se disuelva).Si la mezcla se desmorona demasiado, añade más aceite de coco; si está demasiado líquida, agrega más azúcar morena. Cuando hayas alcanzado la consistencia deseada, coloca el exfoliante en un frasco.Exfoliante casero de caféEl café es uno de los ingredientes más comunes entre los exfoliantes corporales caseros, pues los gránulos son suaves para la piel, pero siguen siendo eficaces para eliminar las células muertas de la superficie de la piel. 1/2 taza de posos de café2 cucharadas de agua caliente1 cucharada de aceite de coco, tibioMezcla los posos de café con el agua caliente y luego agrega el aceite de coco. Si es necesario, agrega más café molido o más aceite para obtener la consistencia correcta y finalmente, pasa la mezcla en un recipiente.Es importante mencionar que estos exfoliantes caseros sólo deben usarse en el cuerpo, no en la cara, pues esta es más sensible que la piel del resto del cuerpo. Además, evita exfoliar la piel si está quemada por el sol, agrietada o rota, enrojecida, hinchada, o recuperándose de una exfoliación química.Si decides agregar algún aceite esencial a tu exfoliante corporal casero, primero haz una prueba de parche con el aceite diluido en la piel para asegurarte de que no te hará reacción en la piel y si tienes la piel sensible o muy seca, habla con tu médico o dermatólogo para averiguar si la exfoliación con un exfoliante corporal es adecuada para ti.
El Comedor de los Milagros, el KiwiFav de la semana
Si quieres comenzar a probar sabores diferentes, El Comedor de los Milagros, el restaurante ubicado en la col. Roma Sur, es un lugar muy especial que debes conocer.Este comedor ofrece los platillos más representativos de la comida Latinoamérica. Puedes probar platillos de Argentina, Uruguay, Perú, Venezuela, Brasil, Colombia y México. Además, en el menú podrás encontrar una gran variedad de platillos de cada país, como pizzas, cortes de carne, tacos, arepas, feijoada, ceviches, postres y coctelería.Te recomiendo probar la feijoada, un cocido de frijol con carne de puerco acompañado de arroz, plátano frito y tocino o un rico lomo argentino acompañado de papas a la francesa o una cachapa de jamón y queso. Las posibilidades son infinitas, así que no dejes de probar platillos nuevos que se pueden convertir en tus nuevos favoritos.Este comedor te hará sentir en casa gracias a su ambiente relajado y a una decoración muy llamativa. En cada rincón del lugar se respira un ambiente festivo. Por si fuera poco, puedes acompañar tu comida con deliciosas cervezas artesanales y cócteles con sabores frutales. De postre no puedes dejar de probar la paleta de frutos rojos o una mandoca venezolana, una rosca de harina con plátano frito y piloncillo, mientras sigues disfrutando de la música en vivo y aprovechas para tomarte unas fotos muy instagrameables.Este lugar necesita más de una visita y te aseguro que cada vez la experiencia será diferente en todos los sentidos, pues también es un lugar muy versátil, ya que puedes asistir con tu familia, con tus amigos o con tu pareja.
Mascarillas caseras con miel para cualquier tipo de piel
El proceso único que se lleva a cabo para obtener la miel la hace especialmente beneficiosa para usos cosméticos y una mascarilla casera con este ingrediente puede ayudarte con el acné, a curar cicatrices y a emparejar el tono de la piel.La miel cruda está llena de propiedades buenas para la piel y funciona especialmente bien para personas que tienen acné o afecciones como eccema o psoriasis. También ayuda a equilibrar las bacterias de la piel y si consigues miel de Manuka, este producto ha demostrado ser significativamente más eficaz para curar heridas, tanto que ahora los médicos la utilizan en entornos clínicos. Lo que hace a la miel tan buena como mascarilla es que acelera los procesos de curación de las células de la piel. Por ejemplo, si tienes imperfecciones o un brote de eccema, la miel sin pasteurizar podría acelerar la curación y reducir la inflamación. La miel cruda también es un exfoliante natural, lo que significa que aplicarla en el rostro quita la piel seca y opaca, y permite revelar nuevas células cutáneas debajo.Cómo usar miel como mascarilla caseraPuedes usarla para lavarte la cara, hacer un exfoliante o hacer una mascarilla de miel casera semanal. La miel es un gran complemento para cualquier régimen de cuidado de la piel, sin importar el tipo de piel que tengas.Aquí te dejamos algunas mascarillas con miel efectivas que puedes hacer en casa y que son perfectas para probar un fin de semana. Recuerda aplicarlas con la piel limpia y como tip extra y muy ganador, coloca un paño húmedo y tibio sobre tu cara para abrir los poros antes de la mascarilla. Después de enjuaga, lava tu cara con agua fría o usa un tónico para cerrar los poros. Mascarilla de miel para piel grasaLas mascarillas de arcilla con miel son increíbles para la piel grasa. La miel ayuda a eliminar el exceso de ella, mientras que la arcilla es altamente absorbente y la elimina mientras exfolia suavemente.La bentonita y la arcilla roja marroquí son dos de las mejores opciones de arcilla para equilibrar los aceites naturales y ambos tienen propiedades antibacterianas para tratar la piel propensa al acné. Para hacer esta mascarilla necesitas:1 cucharadita de miel1 cucharadita de arcilla bentonita o arcilla roja marroquí1 cucharadita de vinagre de manzanaMezcla la arcilla con la miel y el vinagre de manzana en un tazón pequeño no reactivo (es decir, que no sea de metal). Aplica suavemente en la cara y el cuello, deja actuar 15 minutos y enjuaga la mascarilla primero con agua tibia y luego con agua fría.Mascarilla de miel para pieles secasLa miel y el aguacate son la combinación perfecta de ingredientes hidratantes para pieles secas, mientras que las almendras molidas exfolian suavemente y sus grasas buenas dejan la piel con una sensación súper suave. Para esta mascarilla casera necesitas:2 cucharadas de miel (o 1 cucharada de miel y 1 cucharada de aceite como jojoba o almendra dulce)1/4 de aguacate, machacado2 cucharadas de almendras finamente molidasMezcla la miel y el aguacate en un tazón pequeño, luego agrega las almendras molidas. Extiende la mezcla sobre la cara y el cuello, deja actuar de 15 a 20 minutos y enjuaga con agua tibia.Mascarilla facial de miel para piel sensible (o para la inflamación)El té verde o matcha y la miel son dos ingredientes que ejercen magia antiinflamatoria para el enrojecimiento y la inflamación de la piel. Esta combinación relajante es lo suficientemente suave para pieles sensibles, pero puedes hacer una prueba en un pedacito de piel pequeño para asegurarte. Ambos ingredientes son potentes antioxidantes que combaten los radicales libres y reparan la piel dañada. Para esta mascarilla necesitas:1 cucharadita de té verde o matcha en polvo (puedes abrir una bolsita de té verde y usar las hojas)1 cucharada de miel1 cucharadita de aceite de almendras dulces o jojobaCombina el polvo de matcha o té verde, la miel y el aceite en un tazón pequeño y mezcla bien. Aplica sobre la cara y déjalo actuar por 15 minutos antes de lavar con agua tibia.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD