Los mejores tamales para el día de la candelaria
Recetas Fáciles

Los mejores tamales para el día de la candelaria

Por Kiwilimón - Febrero 2019

Lúcete este Día de la Candelaria con unos deliciosos tamales caseros. Aquí te compartimos las recetas para preparar los mejores tamales para el 2 de febrero. Da clic en cada título para ver la receta.

Tamales verdes con pollo

Si no eres muy fan de la carne de cerdo, estos tamales te encantarán, ya que tienen un sabor muy tradicional y son más ligeros por llevar pollo. La elaboración es muy sencilla. Solo necesitarás 90 minutos para preparar estos ricos tamales.


Tamales con rajas en hoja de plátano

Olvídate de la hoja de maíz y prueba esta receta con hoja de plátano. Los tamales tendrán un ligero sabor dulce, lo cual atenuará el picante de las rajas. Para que te sea más sencillo manipular las hojas, soásalas antes de comenzar.

Tamales caseros

Por su sencillez esta receta es perfecta para las personas que nunca han preparado tamales. Si batallas al rellenar los tamales, te recomendamos usar un pedazo de hoja para amarrarlos. Con esto evitarás que se deshagan en la vaporera.

Tamales canarios

A diferencia de los tamales clásicos, esta receta no lleva harina de maíz. Por su sabor dulce son la opción ideal para el postre de la noche. Recuerda que puedes prepararlos con anticipación y recalentarlos antes de servirlos.

Tamales de crema de avellanas

Si ya te aburrieron los tamales dulces de toda la vida, te aseguramos que estos tamales de crema de avellanas se convertirán en tus favoritos. Dales el toque final decorándolos con un poco de chocolate derretido antes de servirlos.

Tamales de nuez

Disfruta de unos tamales esponjosos preparando esta original receta. La combinación de la harina de maíz con la harina de arroz hace que los tamales tengan una consistencia más ligera, mientras que las nueces hacen que tengan una textura ligeramente crocante.

¡Ya no tienes pretextos! Elige la receta que más te guste y ponte a cocinar para deleitar a todos con unos ricos tamales este 2 de febrero.

Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La historia del pan en San Cristóbal de las Casas inicia con las alforjas cargadas de trigo que viajaban, junto a rebaños y otros productos comestibles, con los castellanos que se asentaron en el Valle de Hueyzacatlán. Al asentamiento le siguieron consecuencias. Algunas evidentes, como la hegemonía del trigo en San Cristobal, indisputable hasta el siglo XIX y en relativa competencia con los tuxtlecos, que entraron en la escena en el XVII. Para entonces, las cartas estaban sobre la mesa: San Cristobal tenía ya una vocación panadera, una vocación imborrable, imperecedera.   Aunque de los molinos de la época quedan poco más que recuerdos —y una ruta que se puede hacer por la montañas en bicicleta—, en este destino chiapaneco la identidad sigue ligada al pan: al tradicional y al moderno, al coleto y al europeo. Así, el pan se asoma a la mesa del desayuno, se ofrece como colación a medio día o como cierre de la merienda. El pan está en las casas, en las cafeterías —que tampoco son pocas— y en los restaurantes. Mi primer encuentro con la panadería de la región fue fortuito —poco antes de enterarme que iba a escribir este artículo—. Fue en Sibactel y Aldama, dos de las 60 comunidades que producen café en Chiapas. Fue después de recorrer los cafetales, cerca del medio día. Fue en el patio de secado del beneficio comunitario de Sibactel, con una taza de pozol. Fue en casa del caficultor Pedro Vázquez, donde sus hijas disponen café de olla, horchata y una canasta copada de pan dulce como un gesto de hospitalidad. En esa primera ronda se me quedó impregnada la consistencia firme de los panes —muy distinta a la de los europeos con aire, suaves, esponjosos— y una nota de humo, siempre presente en las cocinas y los hornos de leña que, en este lado del mundo, todavía son comunes.  A mi vuelta al centro de San Cristóbal, y gracias a las recomendaciones de los chefs de Tierra y Cielo, llegué con más intención a la puerta de la panadería Fátima, un local de fachada bicolor —morado con blanco, reconocible a leguas— en la calle Benito Juárez, que tiene más de 30 años en operación.Los anaqueles de Fátima son una librería del amplio repertorio del pan coleto que además de lo ya dicho, es diverso en forma y fondo. Aquí verán montañas trigueñas de panes planos, enroscados o trenzados —mis favoritos—, con cortezas cubiertas de azúcar o ajonjolí, con migajones oscuros o amarillentos, preparados con piloncillo, canela y muchas veces con manteca. Los reconocerán también por su nombre de pila: cazuelejas —quizás las más famosas—, rosquillas, marquesotes, pan de yema o pan de manteca. Los amarán un poquito más porque son una ganga. A riesgo de parecer disco rayado —o la burra al trigo, en una analogía más pertinente—, quiero hacer hincapié en la textura de estos panes: esa que es firme, porosa, a veces arenosa, a veces crujiente. Si me preguntan, esa textura es pretexto, una provocación, un estado ideal que pide a gritos el ahogo de una bebida caliente —café, chocolate, atole, ustedes digan—.  Estudiosos del tema, como Edgar Zulca Báez, atribuyen esta característica a cuestiones más prácticas como la conservación, a que “su estructura compacta garantiza su integridad en el transporte y es resistente a la descomposición”, escribe el académico.Kievf y Marta —que en sus exploraciones panaderas preparan, entre otras cosas, panes de tascalate para el desayuno— me recomendaron complementar la expedición con las panaderías que siguen los pasos de la herencia danesa y francesa. Obediente, me dirigí a los hornos —de lugares como La Casa del Pan, Oh la lá y el Horno Mágico— que complementan, con bollería, croissants, empanadas de hojaldre, chocolatines y mantequilla, la escena panadera. Una historia que, por ahora, es harina de otro costal.
El final de quincena siempre es pesado para nuestros bolsillos, así que si quieres ahorrarte unos cuantos pesos sin descuidar tu alimentación, existen siempre algunas opciones que te llenarán la barriga y te dejarán el corazón contento. Disfruta de estas recetas fáciles y económicas para saber qué hacer de comer con 50 pesos. Recetas de atún en lata El atún en lata es ese comodín que siempre nos salva cuando no tenemos mucho presupuesto para cocinar, ya que es un alimento versátil que se puede combinar con muchos otros ingredientes económicos. ¡Elige cualquiera de estas deliciosas recetas con atún! Calabacitas rellenas de atún Tostadas de salpicón de atún con kaleTortitas de papa con atún y queso fresco  Albóndigas con atún al chipotle Recetas con carne de cerdo Además de ser económica y fácil de conseguir, la carne de cerdo es un alimento delicioso y nutritivo que también puede salvarte en cualquier momento en que te falte el dinero. Por eso te sugerimos estas ricas opciones que no te tomarán mucho tiempo. Tacos de milanesa de cerdo  Chuletas de cerdo en salsa poblana  Carne de cerdo en pipián con calabazas  Recetas con papa Por supuesto no puede faltar tu tubérculo favorito, la papa, el cual es un alimento muy barato que puedes conseguir en cualquier tiendita de abarrotes o mercado y sirve para cocinar diversos platillos económicos y deliciosos. ¿Listo para las mejores recetas con papa? Papas rellenas de ensalada de polloFlautas de papa con chorizo  Croquetas de atún con papa al chipotle  ¿Ya ves que si se puede hacer de comer con 50 pesos?
La primavera se acerca y con ella la promesa de calor, flores y frutas en el paisaje y en nuestras mesas. Los cerveceros independientes en México han experimentado con los mejores productos de temporada para compartirnos una variedad de cervezas ideales para acompañar la primavera.SuculentaSuculenta es una de las marcas inspiradas en el desierto de la Baja que hacen mención a las cactáceas, como Peyote IPA, Cactus Wheat, entre otras, de Cervecería Baja Brewing Co, en Los Cabos, BCS. Porque el desierto también florece, esta primavera llega Suculenta. Una Saison de sequedad marcada, con notas sutiles a naranja y del color del sol del árido pero floreciente desierto. es de color amarillo intenso, con notas especiadas en aroma, un poco de gusto a pimienta y ligeras notas fenólicas y sutil sabor a naranja, presenta una sequedad marcada y es muy refrescante. Es perfecta para acompañar tablas de quesos, guacamole o mejillones a la mantequilla con ajo y perejil. Como postre, Suculenta y pie de limón es una mancuerna perfecta.SanctumDe Cervecería Calavera, en CDMX, llega Sanctum, una aromática cerveza de trigo para acompañar la frescura de los nuevos brotes y aromas de la primavera. Contiene hoja santa, que representa las creencias religiosas-paganas en las que se agradece a los dioses de la fertilidad por permitir que la naturaleza resurja nuevamente.Con esta cerveza, sus creadores celebran el equinoccio y el despertar de la naturaleza después del letargo de un largo y oscuro invierno. “Con esta cerveza celebramos el nuevo ciclo de la tierra, el cual se relaciona con conceptos de renacimiento, renovación y resurgimiento”, afirman sus maestros cerveceros. La etiqueta de este año es una intervención de Filogonio Naxin, artista plástico mazateco, promotor de las lenguas y culturas indígenas de México.Ave RrealProducida por la Cervecería Rrey, de Montorrey, Ave Rreal es una dunkel weissbier con Cold brew de café Tetecoloh, la acidez del café balancea perfectamente las notas caramelo propias del estilo dando como resultado una cerveza ámbar, sorprendentemente ligera. Para el maridaje, sus cerveceros recomiendan el asado de puerco, mole oaxaqueño o brisket tejano. FrambulosaDe la cervecería oaxaqueña Utopía Cervecería llega esta “fruit beer” de especialidad, elaborada con frambuesa de la mixteca oaxaqueña. El equilibrio de las maltas claras, lúpulos nobles y fruta fresca, hacen de Frambulosa una cerveza única y refrescante. Estas características, la hicieron acreedora a dos medallas de oro consecutivas; Copa Cerveza México 2019 y Copa Cervecera del Pacífico 2020, en la categoría de cervezas de frutas y especias. Esta cerveza se caracteriza por su color rojo frambuesa y su abundante espuma color rosada, la cual es fina y duradera. El aroma y sabor delicado a fruta fresca recién cortada, mezclada con el dulzor de la malta caramelo claro y balanceada con la acidez natural de la fruta de la baya, hacen que cada sorbo sea fabuloso.Pruébala con ensalada con frutas de carozo, pasta de cuatro quesos, postres con chocolate o un cheese cake de frutos rojos.
Ser pionera en la cocina no es fácil. Corrijo. Ser pionero en cualquier ámbito es una rareza. Chepina Peralta fue de aquellas señaladas para abrir brechas y lo hizo prendada de las recetas: en los años sesenta fue la primera conductora mujer en liderar un programa culinario en América Latina. En los noventa años que Lucía Josefina Sánchez Quintanar vivió, nos hizo soñar con los sabores de aquello que la mirábamos hacer del otro lado del televisor. La semana pasada partió, pero está claro: Chepina Peralta es cultura popular mexicana. Su legado no se va a ningún lado.Chepina fue la conductora de programas inolvidables como La Cocina de Chepina, Chepina en tu cocina y por supuesto, Sal y Pimienta, entre muchos otros. En cada uno, siempre la enmarcaban la barra de una cocina y unos anaqueles de set, mientras parada o sentada, pelaba ingredientes, agregaba especias y salpicaba sin reparos. En ella no había poses ni rituales histriónicos. Al contrario. En sus programas nos hacía creer que la comida rica estaba al alcance de todas las manos y que lo máximo sería probar algo que viniera de las de ella. A mí personalmente me inspiró a los siete años a fantasear con mi propio programa culinario. Muy a pesar de la cocina de mis padres, yo no agregaba espinacas ni acelgas en la licuadora cuando veía Sal y Pimienta. Lo que ella evocaba en mí era crear, divertirme: “Amigos, el día de hoy prepararemos unos deliciosos bombones con papitas… y pimienta… y cátsup… y galletas… en la tostadora. ¡Van a quedar buenísimos!”. Chepina no sólo inspiró a niños y sus madres, sino a generaciones de familias que comenzaron a comer con los ojos. Gracias a ella –la señora del mandil floreado– muchas mujeres decidieron darle descanso al microondas, comer menos guisos de congelador. La cocina y la salud de las generaciones abre-fácil conocimos la esperanza de lo hecho en casa. Pero que a nadie engañe esa dulzura de tía entrañable, de abuela consentidora. Chepina Peralta supo construir su propio emporio alrededor de las recetas. Ella no estudió para cocinera. Según su descripción era una “maestra en el arte de la palabra”, por lo que la conducción de un programa televisivo parecía irle como guante de seda.  Su facilidad de palabra y carisma le valió un espacio fijo en distintas televisoras en las que grabó casi ocho mil programas. De los libros de su autoría se cuentan trece. Hay programas de radio, entrevistas, publicaciones escritas. Todo. Chepina, antes de que la cocina mexicana fuera el orgullo nacional que es ahora, la divulgó, la reincorporó al menú diario con preparaciones fáciles y accesibles para las amas de casa. La cocina de los años setenta y ochenta estuvo marcada por sus cremas de verduras, por sus mixiotes, sus atoles, sus tortitas de papa, sus pasteles salados y sus gelatinas. Sin más, definió la cocina de todos los días en el devenir de los años. En el marco del Festival Morelia en Boca de 2017, Chepina Peralta recibió un reconocimiento por el mérito de sus cuarenta años de carrera. Aún tengo el recuerdo de la chef contando emocionada que había sido a través de la cocina que había conocido México, el mundo y, sobre todo lo demás, a sí misma. Chepina seguirá siendo la inspiración de quienes pensamos que cocinar es alegría, terapia y autoconocimiento, y que un plato a la vez se puede cambiar a otros, a uno mismo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD