Preparando un Risotto Perfecto en Casa
Recetas Fáciles

Preparando un Risotto Perfecto en Casa

Por Kiwilimón - Julio 2012
Dependiendo del gusto de cada consumidor y de quien prepara la receta, un buen risotto lleva cebolla, mantequilla, vino blanco, sal, caldo, arroz, queso parmesano reggiano rallado y aquello que le quieras añadir que le dará un sabor especial al arroz, sea foie, hongos, pescado,etc., aunque en Italia realmente lo comen sin ingredientes añadidos, con el arroz y el sabor cremoso del queso. La clave para obtener un buen risotto está en que el arroz no se pase o se ponga aguado. Para ello, tendremos muy presente los minutos del reloj y lo podemos ir probando para comprobar cómo está saliendo. El truco es sacar el arroz cuando está casi hecho, pero no del todo. Y aunque creemos que va a salir crudo, deberemos sacarlo de la olla con anticipación porque si se nos pasa, ya no hay nada que hacer. Es algo parecido a cuando cocinamos pasta y debe estar con el punto de cocción óptimo. También es imortante mezclar todo el arroz con el queso y el vino que vamos añadiendo cuidadosamente. Y, como hemos apuntado anteriormente, en caso de que queramos mezclar ingredientes es requisito saber cuándo los hemos de incorporar al arroz. Recetas de cocina Una vez que has leído los pasos para lograr un bue risotto, aquí te dejamos algunas recetas que sabemos serán perfectas para preparar y así ofrecer una comida o cena muy italiana a tus invitados. (te recomendamos hacer click en el título de la receta para ver detalles de preparación) Risotto a la Milanesa Este risotto sabe delicioso, con el sabor del azafrán y el queso parmesano. Risotto con Calabacitas y Chícharos Sigue paso a paso esta receta y tendrás un delicioso risotto italiano. Risotto de Camarones Este rico y sencillo risotto de camarones se prepara con vino blanco y un toque de chile en polvo. Queda muy rico y es ideal para una cena de pareja. Risotto de Hongos Un risotto con hongos porcini y queso parmesano. Risotto con Jitomates Deshidratados Este risotto de hermoso color tiene un sabor delicioso de los tomates puestos a secar al sol y el aroma del aceite de oliva... Risotto de Hongos Porcini Risotto con hongos porcini delicioso. Risotto de Langosta Una muy rica receta italiana de risotto (arroz italiano) con langosta. Risotto con Porcini della Nonna Sabroso arroz italiano con hongos porcini. Es muy buen primer plato, o, acompañado por una ensalada, equivale a una comida completa. Risotto de Limon con Camarones Este risoto de limón se puede servir con camarones o con un pollo. Queda cremoso y con un sabor muy rico.
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Saber cuáles son las porciones adecuadas de comida para un niño de cierta edad no es tan complicado como parece.Aunque estamos acostumbrados a ver por todos lados porciones enormes de comida y, a veces, cuando llegamos a casa, la hora de comer se puede convertir en una batalla campal, especialmente con niños pequeños, es posible lograrlo. Como papás, es importante incentivar que los niños asocien la comida con momentos placenteros, de compartir y convivir, no con guerras de poder o sentir que tengan que acabar montañas de comida para estar satisfechos. Los niños deben aprender a escuchar su apetito y una gran manera de lograrlo es servir las porciones adecuadas. También hay que tomar en consideración el nivel de actividad y requerimientos especiales de cada pequeño.En casa podemos realizar el ejercicio de medir qué tanto cabe en los platos que usamos siempre y así comprender que el estómago de un chiquito no tiene la misma capacidad que el nuestro. ¿Has medido cuántas tazas de sopa caben en tus soperos? Te sorprenderás al constatarlo.Por ejemplo, en el caso de las frutas, una porción adecuada para un niño es media manzana, o naranja. Si lo vemos en una taza de medir es entre un cuarto a media taza. Te recomendamos estas Ideas de Lunch para NiñosDe la misma manera, hay que cuidar la porción correcta de jugo, que es media taza. Los vasos comunes tienen capacidad de 1 a 1 ½ tazas, a veces más. No es buena idea servirles vasos enormes de jugo, porque pueden quitarles la capacidad para comer alimentos con mayor concentración de proteínas, vitaminas y minerales, los cuales son más necesarios para su desarrollo.Si se trata de granos o cereales, media rebanada de pan es suficiente para niños de hasta 5 años, y la porción adecuada de pasta, arroz o cereal es media taza. Hay que tener cuidado con los tazones enormes de cereales azucarados que no dejan espacio para mucho más. En total, los niños necesitan 4 a 6 porciones al día de granos y cereales. Un sándwich hecho con una rebanada de pan, media taza de pasta en la comida y una tortilla en la cena completarían sus requerimientos de granos y cereales del día. Como ves, no es tanto.En el caso de las proteínas como carnes, pescado o pollo, para chiquitos de hasta 5 años, 60 gramos es más que suficiente por porción, por ejemplo, un huevo durante el desayuno. Al acercarse a los 10 años puede subir hasta 100 gramos, según la actividad.No olvides incluir nueces, almendras o mantequilla de cacahuate, de la cual dos cucharadas equivalen a una porción adecuada. Considera también leguminosas, como lentejas y frijoles, y media taza de ellas es más que suficiente. En total necesitan entre 3 a 4 porciones de ese tamaño al día.Te recomendamos estos Coditos con Chayote, Kale y Quesito Para complementar su dieta, los lácteos son importantes. Calcula unos 100 g de queso en total para todo el día, o tres cuartos de taza de yogurt. Si toman leche, no necesitan más de media taza por porción. Dos porciones al día son suficientes para su desarrollo.Finalmente, las temidas verduras no tienen que ser motivo de pleito. Procura darles varias opciones y piensa que sus porciones no deben ser las mismas que las tuyas. Por ejemplo, en el caso de chícharos, brócoli y otras verduras cocidas, media taza por porción es suficiente. Si es ensalada, calcula una taza. Donde se complica un poco es con las frutas, pues necesitan en total al menos cinco porciones de frutas y verduras por día; lo mejor es si son más verduras que frutas, así que divídelas entre las tres comidas y lunch para que tengan todo lo que necesitan para crecer sanos.
Hace unos años, un video en el que a una tortuga le sacaban un popote de la cara hizo que muchos de nosotros nos hiciéramos más conscientes del medio ambiente y del uso de los plásticos de un solo uso. Popotes de acero y bolsas de tela se hicieron artículos habituales en nuestro día a día; sin embargo, estos pequeños esfuerzos no han tenido el impacto esperado.En todos los aspectos y en todas las industrias, desde la comida, el transporte y hasta la moda, el plástico está en todos lados y combatir este tipo de contaminación requiere un cambio de mentalidad y en la manera que usamos las cosas.Ante este problema, hay empresas que se han dedicado a investigar para tener alternativas naturales que sustituyan al plástico y aquí te tenemos las más interesantes:Semillas de aguacate En 2012, una empresa mexicana decidió poner manos a la obra y crear utensilios y popotes a partir de semillas de aguacate. Cabe recordar que México es uno de los mayores productores de esta fruta.Envolturas con cera de abeja Algodón ecológico, cera de abeja, resinas y aceites son los ingredientes que han hecho de este artículo reutilizable uno muy popular para sustituir el plástico para recubrir alimentos y conservarlos. NopalCon el jugo de nopal, un ingrediente muy común en la dieta de los mexicanos, una familia creó un plástico natural biodegradable para hacerle frente a la contaminación. Este plástico puede ser utilizado para hacer bolsas que se usan en los supermercados, recipientes para cosméticos, bisutería y juguetes.Olote de maíz Con la parte central del maíz se están creando sustitutos de plástico que, además de todo, ¡pueden ser comestibles! Con esto también se están creando bolsas de plástico que puedan detener el deterioro de la tierra. Cuando se trata de salvar al planeta, todos los esfuerzos suman, y poco a poco vamos contribuyendo a preservar el hogar de todos nosotros.
Llegó tu mejor amiga con mucho que platicar o tus hijos invitaron compañeritos porque tienen un trabajo de la escuela… No importa la ocasión, siempre hay buenas razones para tener galletas caseras recién hechas, pero no siempre hay tiempo para prepararlas.Por eso tu congelador puede ser un gran aliado para estar listo y llenar en unos minutos tu casa con un dulce aroma.Ya que no todas las masas de galleta se congelan de la misma manera, pues no siempre obtienes resultados ideales, aquí te damos unos tips para que la próxima vez que prepares galletas, hagas el doble de masa y la conserves para una de esas tardes especiales.Qué tipos de masa congelarLas mejores masas para congelar son las que tienen mucha mantequilla y no llevan tanto huevo batido, como madeleines, o mucho polvo para hornear. Tampoco es buena idea congelar galletas con base de merengue.Galletas de mantequillaSon las mejores para reservar en el congelador. Generalmente sus ingredientes son mantequilla, harina, azúcar, vainilla o chocolate en polvo, y a veces, huevo o yema. Para guardar esta masa, forma troncos y envuélvelos cuidadosamente, primero con plástico y después con aluminio. Deben quedar herméticos para que no absorban olores o se afecte su textura. Puedes cubrir los troncos con azúcar y canela. Para prepararlas, corta rebanadas de poco menos de un centímetro de grosor y se verán lindas una vez horneadas. Te recomendamos esta receta de PastisetasMasas para cortadoresSi te encanta usar todos esos cortadores de figuritas que has coleccionado, cuando esté lista la masa, forma un rectángulo de unos 4 cm de espesor y envuélvelo igualmente con plástico y aluminio. Cuando vayas a usar la masa, colócala en el refrigerador antes y cuando esté lista, la puedes extender y cortar. Esto es ideal para los muñequitos de jengibre navideños.BolitasLa mayoría de las recetas de galletas de chispas de chocolate requieren porcionar la masa en bolitas o con una cuchara para helado, al igual que los polvoroncitos de nuez, o las galletas de avena. Forma las galletas como acostumbras y congélalas en charolas una media hora o suficiente tiempo para que se sientan firmes. Esta misma técnica es muy útil para las galletas de duya.Una vez que estén listas, empácalas en bolsas, procurando sacar la mayor cantidad de aire posible. Así será más fácil usar sólo la cantidad justa.Te recomendamos estas Galletas Tipo BrownieLista para hornearColoca las bolitas o rebanadas de masa en una charola antiadherente cubierta con papel siliconado o engrasada y enharinada. El tiempo que toma tu horno en llegar a la temperatura adecuada generalmente es lo que necesitas para que estén listas para cocinarse.Calcula un par de minutos más al tiempo habitual ya que partas la masa parcialmente congelada o muy fría.Si prefieres, puedes congelar galletas horneadasDéjalas enfriar completamente y empácalas en un contenedor hermético con papel encerado entre capas. Esto también funciona muy bien para brownies o barritas de galleta cortadas en piezas individuales.En cualquiera de los casos, no es buena idea tener masa o galletas cocidas congeladas por más de tres a cuatro meses. Disfrútalas lo más pronto posible, siempre puedes preparar más.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD