Recetas de pollo que no pueden faltar en la cocina
Recetas Fáciles

Recetas de pollo que no pueden faltar en la cocina

Por Kiwilimón - January 2012
  El pollo es uno de los más consumidos por su sabor, valores nutrimentales y además porque la cantidad de recetas que se pueden preparar es muy vasta. No dejes de considerar la siguiente lista de recetas con pollo para tus futuros platillos, ya sea del día a día o para alfuna reunión u ocasión especial.
  • Entomatadas de Pollo. Las entomatadas de pollo son un platillo delicioso para desayunos o cenas ligeras. Se preparan con una salsa de tomate y se rellenan con pollo deshebrado. Tambien se pueden hacer de huevo revuelto en lugar de pollo.
  • Scaloppine de pollo al limón. Receta fácil de pollo con un poco de limón y enharinado con toques de paprika.
  • Pollo a la Kiev. El pollo kiev es un clásico, consiste de pechuga de pollo empanizada enrollada con mantequilla y especies.
  • Milanesa de Pollo. La milanesa de pollo es un platillo clásico de México que se sirve a los niños. El pollo está cubierto con pan molido y ligeramente dorado en aceite.
  • Pollo Horneado al Limón. Una rica receta de pollo horneado al limón con cebollitas y orégano. Se puede preparar un gravy con los jugos que solto el pollo al hornearse.
  • Pollo al Limón y Alcaparras. Este pollo es delicioso e ideal para una rica comida o cena. La receta tiene limón y alcaparras que le dan un sabor muy rico al pollo.
  • Pollo en Escabeche. Exquisito, facil y rápido pollo.
  • Ensalada de Pollo en Manzanas. Esta rica ensalada de pollo está hecha con pollo hervido, pimiento, cebolla y nuez. El aderezo cremosa lleva limón, mayonesa, yogurt y mostaza.
  • Pollo Salteado. El pollo peruano salteado con papas.
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Últimamente escuchamos noticias catastróficas, que nos hacen angustiarnos y no sabemos ni cómo empezar a cuidar el medio ambiente. Uno de los asuntos más problemáticos es el tema de la basura. Según la BBC, a nivel mundial se producen más de 2.100 millones de toneladas de desechos cada año, lo que podría llenar más de 800 mil albercas olímpicas.Es urgente que hagamos algo radical y definitivo al respecto. ¿Has escuchado sobre el Zero Waste?En el movimiento Zero Waste (Residuos Cero), el objetivo es reducir al máximo los residuos y la basura que generamos todos los días. Así, el fin del zero waste no sólo es reducir el impacto ambiental, sino que además busca que la gente viva con menos cosas materiales y llevar una vida más rica en momentos y experiencias, que nos hacen sentir lo verdaderamente importante.Para empezar a ser parte del Zero Waste es importante que tengas en mente estos puntos:Rechazar lo que no necesitamos. Se trata de cambiar hábitos diarios y de forma mecánica, por ejemplo: al ir al súper y en lugar de usar las bolsas de plástico, lleva tus bolsas reutilizables; elige productos que vengan en envases de vidrio para que puedas usarlos con otro propósito; descarta artículos que tengan envolturas innecesarias; siempre prefiere vidrio, cartón o papel en lugar de plástico. Antes de consumir algo, piensa dos veces si realmente lo necesitas y si es algo que a largo plazo vas a usar en repetidas ocasiones; si no es así, prescinde de ello. Reducir lo que necesitamos. Hay productos básicos de la cocina, baño o higiene personal con los que simplemente no podríamos vivir; sin embargo, podemos sustituir los artículos tradicionales que ya conocemos para evitar los desechos. Hoy en día existen muchas alternativas zero waste, por ejemplo, podrías empezar sustituyendo productos de higiene como la pasta de dientes comercial por pastillas masticables de pasta dental, fabricar tu propio desodorante con bicarbonato, sustituir toallas y tampones por una copa menstrual que te va a durar aproximadamente 10 años, usar un rastrillo de acero con navajas intercambiables, usar shampoo, acondicionador y hasta crema corporal sólidas y sin empaque de plástico. Admás, cargar siempre con un termo para tomar agua y evitar a toda costa comprar agua embotellada, también tener a la mano un recipiente para comprar comida en la calle y un juego de cubiertos para evitar los desechables. No es necesario que gastes de más para tener estos artículos, basta con que busques en tu casa utensilios que te puedan servir para este propósito. Reciclar aquello que no podemos rechazar, reducir o reutilizar. Sobre todas las cosas, se trata de reducir el consumo de plástico, en especial el de un solo uso. Por ejemplo, si decides comprar un frasco de mayonesa, en lugar de una botella de plástico que terminaría en la basura, puedes usar el frasco para poner semillas o alimentos que compres a granel, o puedes hacer manualidades con él. El cartón en el que vienen los huevos puede servir como recipiente para germinar plantas, o para mejorar la acústica de un cuarto; mientras que los cartoncitos del papel de baño los puedes usar para hacer actividades manuales con tus hijos, las latas de chocolate o leche en polvo también las puedes usar para almacenar productos. El punto es seguirle dando uso a las cosas y así evitar crear desechos. Compostar, descomponer. En un nivel más avanzado de Zero Waste, podemos crear una composta para descomponer restos orgánicos y productos biodegradables para convertirlos de nuevo en materia prima. El movimiento Zero Waste es una manera de vivir de manera más consciente, simplificando la vida, practicando el desapego a lo material, vivir con menos e invertir dinero y tiempo en lo que verdaderamente importa. Y lo más importante, estás contrarrestando el impacto de tus decisiones, creando conciencia para ayudar al planeta a detener el daño ambiental y realizando acciones concretas que permitan sumar.
La rutina facial coreana se ha convertido en toda una tendencia de belleza. El objetivo de hacerla es conseguir una piel limpia e hidratada, como las perfectas pieles asiáticas. Si aún no conoces esta rutina, aquí te enseñamos los 10 pasos que debes tener en cuenta si quieres ponerla en práctica. Desmaquillante. Para poder empezar a preparar la piel es necesario que esté limpia. Hay varios desmaquillantes, hay algunas cremas o aceites, pero debes escoger el que mejor le vaya a tu tipo de piel. Limpiador. Luego de quitarte el maquillaje, es importante estar seguras que no quedan ningún rastro ni de maquillaje, ni de desmaquillante, ni de suciedad, por eso tenemos que limpiarnos con un producto espumoso. Exfoliante. Este paso es muy importante para tener una piel impecable pues el exfoliante nos permitirá remover las células muertas y a eliminar las impurezas que se incrustan en nuestra cara y que son las que ocasionan puntos negros. Tónico. El tónico empieza a preparar la piel para lo que viene, balancea el PH, además empiezas a hidratarte a nivel celular y ayuda a prevenir las imperfecciones. Esencia. Muchas personas dicen que este paso es el más importante para las asiáticas pues tiene muchas propiedades que otorgan elasticidad y firmeza al rostro. Serum. El suero es un concentrado de activos que ayudan con problemas específicos de la piel, arrugas, acné, resequedad, opacidad. Mascarilla. Las sheet masks son las reinas de la hidratación, por sus ingredientes y formatos, sus componentes hacen que la piel se hidrate profundamente. Contorno de ojos. La piel de los ojos es muy delicada, es por eso que necesita productos especiales. El contorno de ojos le otorgará hidratación y será preventivo ante el envejecimiento. Hidratante. La hidratación es vital para lucir una piel perfecta, este producto ayudará a sellar y mantener la humectación para reflejar salud y vitalidad.Protector Solar. No hay nada más potente para prevenir el envejecimiento que usar protector solar. Procura que sea de un factor de protección alto y recuerda estarlo retocando varias horas al día. Vitaminas para la piel en los alimentosLos alimentos ricos en vitamina C como los cítricos, guayabas o los kiwis, aportan colágeno que le dará a tu piel firmeza.Las zanahorias, que tienen vitamina A, contienen fotoprotectores los cuales además de darte un color increíble (junto a un buen protector solar), te ayudarán a mantener a raya el envejecimiento prematuro. El jitomate es rico en licopeno, por lo que te ayudará a proteger la piel contra los radicales libre y, al igual que los frutos rojos, que son ricos en antioxidantes y los frutos secos, como nueces y almendras, que están llenos de vitamina E, te brindarán los beneficios para tener una piel saludable.Además de la constancia y disciplina con esta rutina, procura llevar una alimentación balanceada. Recuerda que lo que comemos se refleja en nosotros. Por otra parte, la hidratación también es primordial, no sólo por fuera, sino también por dentro, así que debes tomar al menos dos litros de agua al día para reflejar salud y bienestar en tu semblante.
Llegó tu mejor amiga con mucho que platicar o tus hijos invitaron compañeritos porque tienen un trabajo de la escuela… No importa la ocasión, siempre hay buenas razones para tener galletas caseras recién hechas, pero no siempre hay tiempo para prepararlas.Por eso tu congelador puede ser un gran aliado para estar listo y llenar en unos minutos tu casa con un dulce aroma.Ya que no todas las masas de galleta se congelan de la misma manera, pues no siempre obtienes resultados ideales, aquí te damos unos tips para que la próxima vez que prepares galletas, hagas el doble de masa y la conserves para una de esas tardes especiales.Qué tipos de masa congelarLas mejores masas para congelar son las que tienen mucha mantequilla y no llevan tanto huevo batido, como madeleines, o mucho polvo para hornear. Tampoco es buena idea congelar galletas con base de merengue.Galletas de mantequillaSon las mejores para reservar en el congelador. Generalmente sus ingredientes son mantequilla, harina, azúcar, vainilla o chocolate en polvo, y a veces, huevo o yema. Para guardar esta masa, forma troncos y envuélvelos cuidadosamente, primero con plástico y después con aluminio. Deben quedar herméticos para que no absorban olores o se afecte su textura. Puedes cubrir los troncos con azúcar y canela. Para prepararlas, corta rebanadas de poco menos de un centímetro de grosor y se verán lindas una vez horneadas. Te recomendamos esta receta de PastisetasMasas para cortadoresSi te encanta usar todos esos cortadores de figuritas que has coleccionado, cuando esté lista la masa, forma un rectángulo de unos 4 cm de espesor y envuélvelo igualmente con plástico y aluminio. Cuando vayas a usar la masa, colócala en el refrigerador antes y cuando esté lista, la puedes extender y cortar. Esto es ideal para los muñequitos de jengibre navideños.BolitasLa mayoría de las recetas de galletas de chispas de chocolate requieren porcionar la masa en bolitas o con una cuchara para helado, al igual que los polvoroncitos de nuez, o las galletas de avena. Forma las galletas como acostumbras y congélalas en charolas una media hora o suficiente tiempo para que se sientan firmes. Esta misma técnica es muy útil para las galletas de duya.Una vez que estén listas, empácalas en bolsas, procurando sacar la mayor cantidad de aire posible. Así será más fácil usar sólo la cantidad justa.Te recomendamos estas Galletas Tipo BrownieLista para hornearColoca las bolitas o rebanadas de masa en una charola antiadherente cubierta con papel siliconado o engrasada y enharinada. El tiempo que toma tu horno en llegar a la temperatura adecuada generalmente es lo que necesitas para que estén listas para cocinarse.Calcula un par de minutos más al tiempo habitual ya que partas la masa parcialmente congelada o muy fría.Si prefieres, puedes congelar galletas horneadasDéjalas enfriar completamente y empácalas en un contenedor hermético con papel encerado entre capas. Esto también funciona muy bien para brownies o barritas de galleta cortadas en piezas individuales.En cualquiera de los casos, no es buena idea tener masa o galletas cocidas congeladas por más de tres a cuatro meses. Disfrútalas lo más pronto posible, siempre puedes preparar más.
El desperdicio de alimentos es una situación grave en el mundo y no sólo es muy triste que todos los días, toneladas de alimentos terminen en la basura, sino que además, hacemos un daño directo a los bolsillos. Para evitar que la comida termine por ser desechada, te damos algunos pasos sencillos para ser más consciente y poder aprovechar mejor nuestros recursos.Todo empieza desde las comprasEl primer paso, y quizá el más importante, es que planees correctamente las compras. Antes de hacer tu lista para el súper, revisa lo que tienes en el refrigerador. A veces hay tesoros en el fondo del cajón de las verduras que se pueden convertir en una deliciosa sopa antes de que pase demasiado tiempo. Aprovecha ese jamón de la semana pasada para unas croquetas y si te sobró demasiado, piensa comprar un poco menos la siguiente vez.Te recomendamos intentar esta receta de Croquetas de Papa con Jamón Nada de distraccionesRecuerda, si vas de compras con hambre o sed, pondrás en tu carrito mucho más de lo que necesitas. Apégate a tu lista y a la planeación que hayas hecho para la semana. Una vez que llegas a casa, empaca y almacena todo correctamente y así tendrá más vida de anaquel.Aprovecha los ingredientesMuchas veces al preparar una receta, usamos sólo una parte de las frutas y verduras que compramos. Por ejemplo, con el apio: si usas los tallos para una ensalada, aprovecha las hojas en una sopa y la parte blanca de la base para dar más sabor a tu caldo. También puedes hacerlo con los tallos de los champiñones o los tallos gruesos del brócoli, que hacen una rica sopa o ensalada. Los plátanos que ya están muy negritos son perfectos para hacer panqué o agregarlos a la masa de hotcakes. Si no tienes tiempo de prepararlo pronto o no tienes suficiente cantidad, no te preocupes, congélalos hasta que estés lista.Si tienes pedacitos de diferentes quesos, es el momento de hacer una salsa deliciosa para tu pasta favorita. Y en la alacena, revisa mensualmente las fechas de latas y salsas, y úsalas en tiempo.Cuida las porcionesPara evitar tener desperdicios, es mucho mejor servir porciones pequeñas y si alguien quiere más, entonces que se sirva después. Si sobra comida, recuerda enfriarla rápido y conservarla adecuadamente para que dure más tiempo.Administra inteligentemente las sobrasCon frecuencia, nuestro refrigerador se convierte en un paso previo al basurero por tener cantidades pequeñas de sobras que no se aprovechan. Si preparaste comida de más, recuerda conservar lo que quede en recipientes adecuados, siempre marcando el contenido y la fecha de empaque, para que estés consciente de cuándo debes consumirlo.Por otra parte, también puedes darle nueva vida a las sobras. Por ejemplo, si hubo pollo al horno, deshebra el sobrante para unos taquitos; las verduras cocidas picadas se pueden mezclar con pasta fría y vinagreta, o con atún y mayonesa para una ensalada; los frijoles refritos con salsa de jitomate y caldo toman un nuevo aire en una sopa. O simplemente fríe ese arroz blanco con verduras picadas, cubitos de carne o camarón, y salsa de soya para una cena oriental ligera... Usa tu imaginación y dales giros distintos a esos recipientes con sobras. Al final de mes, se sentirá la mejora en tu cartera.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD