Recetas mexicanas: Mole de olla
Recetas Fáciles

Recetas mexicanas: Mole de olla

Por Kiwilimón - Noviembre 2011
Una receta muy mexicana es el mole de olla, la cual se prepara desde hace muchos años y varia sus ingredientes de acuerdo a algunas zonas del país. No obstante su sabor y aportaciones nutritivas son ideales para los tiempos de frío. El mole de olla es una sopa tradicional mexicana de Oaxaca. La base de la receta es un caldo de res, jitomate y verduras. Disfruta esta sopa en un día de frio. Aquí te dejamos la receta para preparar este delicioso platillo, gracias a nuestra chef Deborah Dana Beyda

Ingredientes

  • 1/2 Kilo de Carne de res (cecina o falda)
  • 4 Piezas de Chambarete con hueso
  • 1/4 Kilo de Calabazitas
  • 4 Chiles anchos
  • 2 Chiles pasilla
  • 1/2 Cebolla picada
  • 4 Zanahorias peladas y cortadas
  • 1/2 Kilo de Elotes cortados a la mita
  • 8 Tazas de Agua
  • 2 Jitomates
  • 2 Dientes de Ajo picados
  • Sal y pimienta al gusto

Modo de preparación

  1. En una olla grande fría las carnes con 3 cucharadas de aceite y los ajos por 5-10 minutos.
  2. Cubra las carnes con las 8 tazas de agua y hierva por 30-40 minutos o hasta que la carne esté cosida. Agregue las verduras y cotinue cocinando por 15 minutos mas.
  3. Ase los chiles, límpielos en agua fría y retire las semillas y las venas.
  4. Muelas los chiles, y la cebolla hasta que obtengan una salsa. Agregue la salsa colada al caldo de carne.
  5. Tape el caldo y continúe cociendo hasta que las verduras estén tiernas.
  6. En el momento de servir retire los Chamberetes y sirva muy caliente.
Presentación Sirva en un platón de sopa y ponga pequeños recipientes con chile y limones para condimentar la sopa. Recetas similares al mole de olla
Califica esta Receta.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El elote es delicioso en cualquiera de sus presentaciones, pero sin duda los esquites se llevan el premio a la botana más versátil y rica. Además de agregar la tradicional dupla de chile y limón, los esquites pueden prepararse de muchas maneras. Conoce algunas de las nuevas formas de comer esquites.Con tuétano. Le estarás dando un extra proteína, porque un vasito de esquites con chile y epazote es una exquisitez, pero si además le añades a la fórmula un tuétano, la cosa cambia increíblemente. Esta botana típicamente callejera se ha convertido en la favorita de esos foodies que buscan una cena un poco más contundente.Frituras y más frituras Los esquites son una botana tan adaptable que pueden combinarse con muchos ingredientes. En este caso, las frituras de maíz se mezclan con los granos de elote, crema, salsa, cueritos, verduras y un largo etcétera. Aunque las posibilidades de preparación son casi infinitas, aquí lo más importante comienza por elegir las papitas de tu preferencia.Comida completa Los esquites son, hasta cierto punto, una sopa de elote muy básica. Por eso, no es extraño encontrarnos con variedades que incluyen algún tipo de carne. Los esquites con mollejas, carne molida o patas de pollo se parecen más al caldito que te preparaba tu mamá, por lo que podrían considerarse más una comida que una botana. Si no comes carne, no te preocupes. También hay opciones veganas con champiñones.Versión ecológica El vasito de unicel en el que te sirven tus esquites tarda, por lo menos, 100 años en degradarse. Por esta razón, servir los esquites sobre una hoja de elote es una opción más ecológica que no afecta en absoluto el sabor del platillo. La próxima vez que vayas a comprar un esquite, pide que te lo sirvan sobre una hoja de elote. Así estarás disfrutando una deliciosa botana mientras cuidas el medio ambiente.A pesar de ser súper tradicionales, los esquites siempre están evolucionando. ¿Conoces alguna otra forma de preparar esta rica botana? Compártenos tus ideas.
La Navidad es una de las fechas más importantes para los niños, y no solo por los regalos. Los colores, la decoración, los postres y el ambiente general que se vive en esta época hacen que la Navidad sea una fiesta muy especial para los pequeños. Sin embargo, al momento de organizar las celebraciones navideñas, muchas de estas reuniones parecen estar hechas pensando solo en los adultos. ¡Gran error! Asegúrate de que todos tus comensales, incluyendo tus hijos y los de tus invitados, disfruten por igual la cena de Navidad siguiendo estas recomendaciones:Haz un ambiente agradable para ellos.Las fiestas en las que la decoración está tan perfecta que los invitados no deben moverse de su lugar para no arruinar nada son una verdadera pesadilla para los chiquitos. Si sabes que vas a recibir niños en tu cena de Navidad, prepara un espacio especial para ellos. Una mesa en la que no importa si tiran el refresco o donde los centros de mesa no pueden romperse. Con este pequeño detalle tú estarás más a gusto y ellos más tranquilos.Déjalos que participen.A los niños no les gusta llegar a un lugar, sentarse y solo ser observadores. Dales la oportunidad de participar y disfrutar del espíritu navideño. Antes de que lleguen, hornea unas galletas con formas variadas y haz betún de diferentes colores. Cuando los niños estén en tu casa, pídeles que te ayuden a decorar las galletas. Probablemente no queden tan bien como las tuyas, pero ellos estarán encantados de colaborar.Ofrece comida especial para los pequeños.Otro gran error de las fiestas navideñas es la comida. Sí, por supuesto el foie gras, el caviar, los ostiones o el queso azul son alimentos delicatesen, pero sus sabores son demasiado fuertes para el paladar de un niño. Cuando vayas a tener invitados infantiles prepara un menú más ad hoc con sus gustos. No tiene que ser una comida súper elaborada, solo algo con lo que están familiarizados.Organiza actividades que les gusten.Es ingenuo pretender que un niño puede llegar a una reunión, sentarse, platicar y convivir con el resto de los invitados como lo haría un adulto. A los niños les gusta estar haciendo algo. Y si no quieres que se entretengan con las esferas de tu árbol de Navidad, mejor organiza alguna actividad. Tal vez alguna manualidad o un juego.Recetas especiales para niños:Pasta de coditos con jamón fríaQuiche de jamón y queso Galletas de azúcar navideñas Galletitas de mantequilla
Al partir un huevo te habrás dado cuenta de que la yema no es siempre del mismo color. Tanto la consistencia como la tonalidad pueden variar de un huevo a otro. Esto se debe a diferentes factores. Descubre todo lo que el color de la yema de huevo puede revelarte.Alimentación de la gallinaEl color de la yema de un huevo está determinado principalmente por la alimentación de la gallina. Esto significa que, si una gallina consume maíz, la yema será un poco más anaranjada. Por el contrario, cuando las gallinas son alimentadas con trigo o cebada, el resultado es una yema con un tono pálido más cercano al amarillo.Calidad del huevoHace tiempo se creía que el color de la yema determinaba la calidad de un huevo. Por esto se consideraba que las yemas pálidas eran indicadores de una mala alimentación, mientras que las yemas con tonos naranjas más intensos suponían una garantía de calidad. Ahora sabemos que el color de la yema depende del tipo de alimentación que recibe la gallina y no tiene que ver necesariamente con la calidad del huevo.Indicadores de frescuraAl momento de elegir un huevo hay otros factores, aparte del color de la yema, que pueden ayudarte a identificar uno de buena calidad. Por ejemplo, la consistencia de la clara debe ser densa, y su color prácticamente transparente. Si te encuentras con un huevo que tiene una clara muy fluida o con tonalidades cafés, verdes o negras, esto significa que no es fresco o que está contaminado. Antes de partir un huevo puedes conocer qué tan fresco está. Solo tienes que meter el huevo en un vaso con agua. Si el huevo se hunde, esto quiere decir que está fresco. Entre más flote, más viejo será.No te dejes llevar por el color de la yema. Muchos productores usan colorantes (naturales y artificiales) para modificar el color, por lo que esto ya no es un factor determinante de calidad o frescura. Si te interesa consumir huevos frescos y de calidad, acércate a los productores locales. En estas granjas las gallinas suelen alimentarse de manera natural bajo condiciones más óptimas que garantizan la calidad del producto.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD