Snacks saludables y fáciles para la oficina
Recetas Fáciles

Snacks saludables y fáciles para la oficina

Por Kiwilimón - Abril 2017
Mantener una alimentación balanceada es complicado cuando pasas más de 9 horas al día en la oficina. Si tú también pasas la mayor parte de tu tiempo en el trabajo, seguramente has batallado para encontrar alimentos que sean prácticos, fáciles de preparar pero también saludables y ricos. Cuida tu alimentación y come deliciosamente todos los días con estas sencillas recetas de snacks.

Snack de semillas de calabaza y coco 

Estos enjambres de pepitas verdes con coco son el tentempié ideal para media mañana.

Pudding de chía y mango 

Este snack dulce es la opción ideal para los veganos que llevan su comida al trabajo.

Sándwich de manzana

Este es un lunch súper sencillo y muy práctico. Puedes agregarle toppings a tu elección.

Bruschetta de tomates y albahaca 

La combinación del tomate, albahaca y ajo nunca falla. Aumenta la dosis de proteína con un poco de jamón serrano.

Rollitos de pepino, jamón de pavo y jitomate 

Prepara en menos de media hora un snack delicioso y muy ligero.

Garbanzos tostados con aceite de oliva 

Sustituye las frituras con esta botana, y disfruta de un antojo salado sin culpas.

Chips de manzana 

Además de aportarte mucha energía, estas chips te ayudarán a mantener la línea.

Betabel con limón y sal 

Disfruta de todos los beneficios del betabel crudo con esta sencilla y exquisita receta.

Edamame con limón y chile 

Esta botana te puede quitar el hambre por más tiempo gracias a sus altos niveles de proteínas.

Pudín de tapioca 

Usa leche de coco y semillas en chía en lugar de huevo para hacer una versión más light de este riquísimo pudín. Ya no existen pretextos para no comer saludablemente en la oficina. Con un poco de tiempo e imaginación puedes preparar deliciosos platillos.

A ti, ¿qué te gusta llevar de lunch a la oficina? Compártenos tus ideas de snacks saludables para el trabajo.

 
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Entrar a la alberca después de comer siempre conlleva varias dudas, pues desde que éramos pequeños, hemos escuchado que debemos esperar después de comer para poder nadar. Durante muchísimos años, madres preocupadas por el bienestar de sus pequeños han tenido que lidiar con la impaciencia y la ansiedad de sus hijos para divertirse en el agua. Pero, ¿en realidad es necesario esperar? ¿Qué tan cierto es eso de que te puede dar un calambre después de comer? ¿Es solo un mito o debemos seguir siempre esta recomendación?Te invitamos a seguir leyendo para descubrir si efectivamente hay que dejar pasar tiempo después de comer para poder nadar o si simplemente se trata de una leyenda urbana.La explicación La razón que dan la mayoría de los padres a sus hijos para tener que esperar antes de regresar a la alberca es la digestión. Básicamente, la creencia general es que después de comer, la sangre de todo el cuerpo (incluyendo la de las extremidades) se concentra en el aparato digestivo, lo que hace que los brazos y piernas sean un poco menos ágiles. De igual manera, los calambres y las punzadas son mencionados como motivos para evitar entrar al agua justo después de comer. La explicación es que si una persona comienza a nadar cuando su estómago aún está haciendo digestión, esto le puede provocar un calambre o una punzada severa en las costillas, lo que podría imposibilitarla de nadar, y entonces correr el riesgo de ahogarse. La realidadSi bien es cierto que durante el proceso de digestión la sangre se dirige al estómago para procesar los alimentos, esto no significa que el resto del cuerpo se quede sin sangre o que sea incapaz de funcionar adecuadamente. Pensar que una persona puede sufrir un accidente por entrar a nadar después de comer es, en este caso, simplemente absurdo. Tus piernas y brazos van a funcionar como siempre, aunque tu estómago esté trabajando.En cuanto a los calambres y punzadas hay varias explicaciones. Los calambres son movimientos espasmódicos involuntarios que surgen durante el ejercicio. La mayoría de los casos se deben a la falta de hidratación y electrólitos, o simplemente a la fatiga. En cuanto a las punzadas, que son dolores muy intensos debajo de las costillas, aún no se sabe con exactitud qué puede provocarlas. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que los nadadores son más propensos a sufrir estas molestias que los corredores. Pero ojo, esto solo se ha registrado entre atletas profesionales de alto impacto. La conclusiónNo existe información científica ni estudios que relacionen directamente el consumo de alimentos con el riesgo de sufrir un accidente mientras se nada. Los niños en realidad no tienen que esperar 30 minutos o una hora después de comer para regresar al agua. Solamente hay que tomar en cuenta algunas consideraciones:El ingerir alimentos grasosos puede provocar una sensación de pesadez. Si vas a ir a la alberca con tus hijos, mejor lleva comida ligera, como ensalada o frutas.Es poco recomendable hacer alguna actividad física después de comer demasiado, ya que se pueden experimentar nauseas. Esto aplica tanto para nadar como para correr.Ni la Cruz Roja ni otras asociaciones de salvavidas o pediatras han registrado la pérdida de vidas en niños por nadar después de comer. Así que relájate y disfruta de la alberca con tus pequeños.Estos platillos son ideales para llevarlos a la piscina:Croquetas de papa con jamónRollitos de ensalada de polloMini hamburguesas rellenas de queso Banderillas espirales de salchicha
Saber cuáles son las porciones adecuadas de comida para un niño de cierta edad no es tan complicado como parece.Aunque estamos acostumbrados a ver por todos lados porciones enormes de comida y, a veces, cuando llegamos a casa, la hora de comer se puede convertir en una batalla campal, especialmente con niños pequeños, es posible lograrlo. Como papás, es importante incentivar que los niños asocien la comida con momentos placenteros, de compartir y convivir, no con guerras de poder o sentir que tengan que acabar montañas de comida para estar satisfechos. Los niños deben aprender a escuchar su apetito y una gran manera de lograrlo es servir las porciones adecuadas. También hay que tomar en consideración el nivel de actividad y requerimientos especiales de cada pequeño.En casa podemos realizar el ejercicio de medir qué tanto cabe en los platos que usamos siempre y así comprender que el estómago de un chiquito no tiene la misma capacidad que el nuestro. ¿Has medido cuántas tazas de sopa caben en tus soperos? Te sorprenderás al constatarlo.Por ejemplo, en el caso de las frutas, una porción adecuada para un niño es media manzana, o naranja. Si lo vemos en una taza de medir es entre un cuarto a media taza. Te recomendamos estas Ideas de Lunch para NiñosDe la misma manera, hay que cuidar la porción correcta de jugo, que es media taza. Los vasos comunes tienen capacidad de 1 a 1 ½ tazas, a veces más. No es buena idea servirles vasos enormes de jugo, porque pueden quitarles la capacidad para comer alimentos con mayor concentración de proteínas, vitaminas y minerales, los cuales son más necesarios para su desarrollo.Si se trata de granos o cereales, media rebanada de pan es suficiente para niños de hasta 5 años, y la porción adecuada de pasta, arroz o cereal es media taza. Hay que tener cuidado con los tazones enormes de cereales azucarados que no dejan espacio para mucho más. En total, los niños necesitan 4 a 6 porciones al día de granos y cereales. Un sándwich hecho con una rebanada de pan, media taza de pasta en la comida y una tortilla en la cena completarían sus requerimientos de granos y cereales del día. Como ves, no es tanto.En el caso de las proteínas como carnes, pescado o pollo, para chiquitos de hasta 5 años, 60 gramos es más que suficiente por porción, por ejemplo, un huevo durante el desayuno. Al acercarse a los 10 años puede subir hasta 100 gramos, según la actividad.No olvides incluir nueces, almendras o mantequilla de cacahuate, de la cual dos cucharadas equivalen a una porción adecuada. Considera también leguminosas, como lentejas y frijoles, y media taza de ellas es más que suficiente. En total necesitan entre 3 a 4 porciones de ese tamaño al día.Te recomendamos estos Coditos con Chayote, Kale y Quesito Para complementar su dieta, los lácteos son importantes. Calcula unos 100 g de queso en total para todo el día, o tres cuartos de taza de yogurt. Si toman leche, no necesitan más de media taza por porción. Dos porciones al día son suficientes para su desarrollo.Finalmente, las temidas verduras no tienen que ser motivo de pleito. Procura darles varias opciones y piensa que sus porciones no deben ser las mismas que las tuyas. Por ejemplo, en el caso de chícharos, brócoli y otras verduras cocidas, media taza por porción es suficiente. Si es ensalada, calcula una taza. Donde se complica un poco es con las frutas, pues necesitan en total al menos cinco porciones de frutas y verduras por día; lo mejor es si son más verduras que frutas, así que divídelas entre las tres comidas y lunch para que tengan todo lo que necesitan para crecer sanos.
Seguramente te has fijado que al cortar un aguacate, este se empieza a poner café después de un rato. Esto no significa que el aguacate esté echado a perder o que ya no sirva, simplemente es una reacción natural de los componentes presentes en este alimento.Como ya sabrás, los Aguacates de México son una comida muy saludable, ya que aportan alrededor de 20 vitaminas, minerales, antioxidantes y fitonutrientes. Entre todos esos componentes se encuentran los fenoles y las enzimas, los cuales adquieren una tonalidad café cuando son expuestos al oxígeno.Para evitar que el aguacate se torne oscuro, lo que debes hacer es impedir que ocurra el proceso de oxidación. Pero no te preocupes, evitar que un aguacate se oxide es mucho más sencillo de lo que parece. Sigue estos tips para mantener tu aguacate fresco por más tiempo:LimónEl jugo de limón es un fuerte antioxidante, por lo que agregar unas gotas a tu preparación con aguacate puede ayudar a que el proceso de oxidación se ralentice. Si añades el jugo de limón justo después de cortar el aguacate, este puede conservar su color natural por más tiempo.PlásticoUna opción bastante sencilla que mantendrá en buen estado tanto a los aguacates cortados, como a las preparaciones con aguacate, es el plástico. Lo único que tienes que hacer es cubrir suavemente la superficie con plástico de cocina. Asegúrate de que no queden burbujas de aire para evitar que se oxiden algunas partes.AceiteEn el caso de que vayas a preparar unos aguacates horneados o asados, hay otra manera de impedir que se pongan cafés. Inmediatamente después de partirlos, pasa una brocha con aceite vegetal sobre la superficie del aguacate. Esta delgada capa de protección evitará que el aguacate comience a oxidarse.Pon en práctica estas recomendaciones y haz que tus aguacates luzcan perfectos por más tiempo. Recuerda que los Aguacates de México son prácticamente la única fruta que contiene grasa monoinsaturada, y no contiene sodio, colesterol ni grasas trans. Reemplazar las grasas saturadas o trans con grasas insaturadas se asocia a un riesgo reducido de enfermedades cardiovasculares. Esto hace que los Aguacates de México sean una alternativa saludable para los snacks entre comidas y en un gran aliado para cuidar la salud del corazón.
Seguramente te has fijado que al cortar un aguacate, este se empieza a poner café después de un rato. Esto no significa que el aguacate esté echado a perder o que ya no sirva, simplemente es una reacción natural de los componentes presentes en este alimento.Como ya sabrás, los Aguacates de México son una comida muy saludable, ya que aportan alrededor de 20 vitaminas, minerales, antioxidantes y fitonutrientes. Entre todos esos componentes se encuentran los fenoles y las enzimas, los cuales adquieren una tonalidad café cuando son expuestos al oxígeno.Para evitar que el aguacate se torne oscuro, lo que debes hacer es impedir que ocurra el proceso de oxidación. Pero no te preocupes, evitar que un aguacate se oxide es mucho más sencillo de lo que parece. Sigue estos tips para mantener tu aguacate fresco por más tiempo:LimónEl jugo de limón es un fuerte antioxidante, por lo que agregar unas gotas a tu preparación con aguacate puede ayudar a que el proceso de oxidación se ralentice. Si añades el jugo de limón justo después de cortar el aguacate, este puede conservar su color natural por más tiempo.PlásticoUna opción bastante sencilla que mantendrá en buen estado tanto a los aguacates cortados, como a las preparaciones con aguacate, es el plástico. Lo único que tienes que hacer es cubrir suavemente la superficie con plástico de cocina. Asegúrate de que no queden burbujas de aire para evitar que se oxiden algunas partes.AceiteEn el caso de que vayas a preparar unos aguacates horneados o asados, hay otra manera de impedir que se pongan cafés. Inmediatamente después de partirlos, pasa una brocha con aceite vegetal sobre la superficie del aguacate. Esta delgada capa de protección evitará que el aguacate comience a oxidarse.Pon en práctica estas recomendaciones y haz que tus aguacates luzcan perfectos por más tiempo. Recuerda que los Aguacates de México son prácticamente la única fruta que contiene grasa monoinsaturada, y no contiene sodio, colesterol ni grasas trans. Reemplazar las grasas saturadas o trans con grasas insaturadas se asocia a un riesgo reducido de enfermedades cardiovasculares. Esto hace que los Aguacates de México sean una alternativa saludable para los snacks entre comidas y en un gran aliado para cuidar la salud del corazón.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD