Tips de cocina: Chocolates rellenos
Recetas Fáciles

Tips de cocina: Chocolates rellenos

Por Kiwilimón - October 2011
  Los chocolates pueden ser de colores y el detalle diferente estará dado por el relleno de un color contrastante. Para poder colorearlos debe utilizarse como base siempre chocolate blanco. Se puede derretir a baño de María o en microondas. El templado del chocolate es algo delicado de hacer por eso lo mejor es realizarlo por etapas y no de una sola vez, evitando así el riesgo de quemarlo. Una vez templado el chocolate se divide en dos recipientes para darle a cada uno el color que se desea, utilizar los colorantes en crema ya que los líquidos malogran el cuerpo del chocolate. Para rellenarlos las opciones son diversas, frutas confitadas rojas y verdes, cerezas confitadas, mermeladas de frutas, chocolate blanco mezclado con nueces molidas. Existen en el mercado moldes para bombones de diversas formas y tamaños y dependerá siempre del relleno que se colocará dentro del chocolate. Los moldes más profundos son ideales para rellenos con frutas en tanto que los que tienen formatos por ejemplo de estrellas, flores, árboles navideños y son de poca profundidad pueden servir para crear chocolates rellenos con cremas por ejemplo crema de menta, frambuesa, nueces. Los moldes deben estar bien secos y se aplica el chocolate por capas, dejando secar entre una y otra aplicación, lo ideal son tres capas de chocolate, luego se añade el relleno y se cubre con otras tres capas de chocolate templado. Una vez completos los moldes se llevan al refrigerador. Para rellenar chocolates con algún licor las capas de chocolate deben ser gruesas para evitar que el licor pueda salirse. Una vez bien firmes y para servirlos se colocan en una bonita fuente o plato de presentación, si son para regalo pueden colocarse en un caja de presentación. Recetas de postres recomendadas:Mousse de chocolate individualLas Mejores Galletas de Chispas de ChocolateCheesecake sin HornearTorta de Elote
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Todos llegamos a un punto en nuestras vidas en el que tenemos que pensar en nuestra salud y muchas veces esto lleva a la gente a creer que tiene que hacer una elección difícil entre una alimentación saludable o una deliciosa, sobre todo cuando se trata de tener un corazón sano. Sin embargo, no tiene por qué ser una cosa o la otra. Podemos comer una alimentación saludable y balanceada mientras disfrutamos de los ricos platillos. Los Aguacates de México nos ofrecen una manera perfecta de tener la salud en cuenta sin sacrificar el sabor. Sabor y nutrición a la vezSiempre se ha dicho que una alimentación rica en frutas y verduras es buena para la salud, pero los Aguacates de México desempeñan un papel único ya que contienen grasas insaturadas que se consideran grasas buenas, que pueden actuar como un potenciador de nutrientes, ya que ayudan al cuerpo a absorber los nutrientes solubles en grasa. Esta fruta suave y cremosa aporta casi 20 vitaminas y minerales y un número muy bajo de calorías por porción. Un tercio de un aguacate mediano (50 g) tiene 80 calorías. Aguacates saludables para tu corazónAl comerlos como parte de una dieta saludable, los aguacates son buenos para la salud general de tu corazón por muchos motivos. Primero, contienen las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas (las “grasas buenas”) que necesitamos. Además, son bajos en grasas saturadas. También son reconocidos por ser libres de colesterol y sodio y una buena fuente de fibra. El consumo de alimentos ricos en fibra puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes tipo 2. Otro nutriente importante que se encuentra en los aguacates es el potasio, que ayuda a combatir algunos de los efectos dañinos del sodio en la presión arterial y los aguacates contienen 250 mg de potasio (6% del VD) por porción (50 gramos, o un tercio de un aguacate mediano).Son muchos los datos que demuestran que agregar Aguacates de México a tu dieta puede ayudarte a tomar un paso hacia tener un corazón sano y ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, y ya que los aguacates son deliciosos, ¡no hay por qué sacrificar el sabor!
Si estás embarazada por primera vez, seguramente te has de preguntar qué comer durante tu embarazo. Quédate tranquila, saber cuál es la dieta ideal según el trimestre de tu embarazo, qué alimentos puedes consumir, cuáles es mejor evitar, de qué manera tus hábitos pueden afectar o beneficiar a tu bebé, no es complicado y aquí te contamos lo que necesitas saber. Qué comer en el primer trimestre (semana 1-12) En muchos aspectos, este es el trimestre más importante. Aunque el bebé aún es muy pequeñito, su esqueleto y órganos comienzan a formarse. Por esta razón, es necesario que ingieras suficientes nutrientes. Sin embargo, esto puede complicarse si experimentas las odiosas nauseas matutinas. Para aminorar las molestias y asegurarte de que consumes las vitaminas y minerales que tu bebé necesita para crecer sanamente, te recomendamos comer frutas, verduras, lácteos y cereales. Las frutas y las verduras son alimentos ricos en nutrientes, pero tienen la gran ventaja de ser muy ligeras, por lo que no te provocarán mayores problemas estomacales. Por otra parte, los lácteos aportan calcio y proteína, necesarios para que el bebé desarrolle su sistema óseo y muscular. Finalmente, los cereales enteros ayudan a evitar el estreñimiento (tan común en el embarazo) gracias a sus altos niveles de fibra. Qué comer en el segundo trimestre (semana 13-26) Esta segunda etapa suele ser más sencilla para la mayoría de las embarazadas. De hecho, algunos doctores la llaman “la luna de miel del embarazo”. Las molestias típicas de las primeras semanas (nauseas, malestar general, cansancio y mareos) suelen desaparecer y, debido a que el bebé aún no pesa mucho, las mujeres pueden reanudar muchas de sus actividades. En el segundo trimestre puedes aprovechar para ampliar tu dieta e incluir alimentos más variados. Recuerda que en estos meses los minerales como el calcio, el hierro, el magnesio, así como la vitamina D y los ácidos omega 3, ayudan a que el bebé se desarrolle sin problemas. Algunos alimentos que debes ingerir en esta etapa son aguacate, brócoli, yogur (de preferencia del tipo griego), frutos secos, zanahorias, leguminosas, vegetales de hoja verde, entre otros. Qué comer en el tercer trimestre (semana 27-finalización) Las últimas semanas del embarazo pueden ser muy pesadas. Entre el tamaño del bebé, la hinchazón, las agruras y los problemas de circulación (entre ellos, las hemorroides), las futuras mamás pueden estar agotadas y hasta un poco fastidiadas. Otra cosa que también puede afectar el estado de ánimo de las mamás es el peso. Mientras que en el primer trimestre sólo se aumenta entre uno o dos kilogramos, a partir del tercer trimestre se gana aproximadamente medio kilo por semana. Algo que pueden hacer las mamás para aligerar las molestias durante la última etapa del embarazo es consumir alimentos con altos niveles de vitamina C, K, B1 y fibra. Estos ayudarán a controlar los malestares de la acidez estomacal y evitarán que surjan episodios de estreñimiento, los cuales pueden llevar a la aparición de hemorroides. Lo más importante es que siempre recuerdes seguir los consejos de tu doctor. Recetas que puedes preparar durante tu embarazo: [url=https://www.kiwilimon.com/receta/saludables/tacos-de-jicama-con-ensalada-de-jamon-y-queso]Tacos de jícama con ensalada de jamón y queso[/url] [url=https://www.kiwilimon.com/receta/saludables/enchiladas-de-nopales-bajas-en-carbohidratos]Enchiladas de nopales bajas en carbohidratos[/url] [url=https://www.kiwilimon.com/receta/postres/rosca-de-frutos-secos-sin-gluten]Rosca de frutos secos sin gluten[/url] [url=https://www.kiwilimon.com/receta/desayunos/coliflor-rostizada-con-huevo-y-aguacate]Coliflor rostizada con huevo y aguacate[/url]
El desperdicio de alimentos es una situación grave en el mundo y no sólo es muy triste que todos los días, toneladas de alimentos terminen en la basura, sino que además, hacemos un daño directo a los bolsillos. Para evitar que la comida termine por ser desechada, te damos algunos pasos sencillos para ser más consciente y poder aprovechar mejor nuestros recursos.Todo empieza desde las comprasEl primer paso, y quizá el más importante, es que planees correctamente las compras. Antes de hacer tu lista para el súper, revisa lo que tienes en el refrigerador. A veces hay tesoros en el fondo del cajón de las verduras que se pueden convertir en una deliciosa sopa antes de que pase demasiado tiempo. Aprovecha ese jamón de la semana pasada para unas croquetas y si te sobró demasiado, piensa comprar un poco menos la siguiente vez.Te recomendamos intentar esta receta de Croquetas de Papa con Jamón Nada de distraccionesRecuerda, si vas de compras con hambre o sed, pondrás en tu carrito mucho más de lo que necesitas. Apégate a tu lista y a la planeación que hayas hecho para la semana. Una vez que llegas a casa, empaca y almacena todo correctamente y así tendrá más vida de anaquel.Aprovecha los ingredientesMuchas veces al preparar una receta, usamos sólo una parte de las frutas y verduras que compramos. Por ejemplo, con el apio: si usas los tallos para una ensalada, aprovecha las hojas en una sopa y la parte blanca de la base para dar más sabor a tu caldo. También puedes hacerlo con los tallos de los champiñones o los tallos gruesos del brócoli, que hacen una rica sopa o ensalada. Los plátanos que ya están muy negritos son perfectos para hacer panqué o agregarlos a la masa de hotcakes. Si no tienes tiempo de prepararlo pronto o no tienes suficiente cantidad, no te preocupes, congélalos hasta que estés lista.Si tienes pedacitos de diferentes quesos, es el momento de hacer una salsa deliciosa para tu pasta favorita. Y en la alacena, revisa mensualmente las fechas de latas y salsas, y úsalas en tiempo.Cuida las porcionesPara evitar tener desperdicios, es mucho mejor servir porciones pequeñas y si alguien quiere más, entonces que se sirva después. Si sobra comida, recuerda enfriarla rápido y conservarla adecuadamente para que dure más tiempo.Administra inteligentemente las sobrasCon frecuencia, nuestro refrigerador se convierte en un paso previo al basurero por tener cantidades pequeñas de sobras que no se aprovechan. Si preparaste comida de más, recuerda conservar lo que quede en recipientes adecuados, siempre marcando el contenido y la fecha de empaque, para que estés consciente de cuándo debes consumirlo.Por otra parte, también puedes darle nueva vida a las sobras. Por ejemplo, si hubo pollo al horno, deshebra el sobrante para unos taquitos; las verduras cocidas picadas se pueden mezclar con pasta fría y vinagreta, o con atún y mayonesa para una ensalada; los frijoles refritos con salsa de jitomate y caldo toman un nuevo aire en una sopa. O simplemente fríe ese arroz blanco con verduras picadas, cubitos de carne o camarón, y salsa de soya para una cena oriental ligera... Usa tu imaginación y dales giros distintos a esos recipientes con sobras. Al final de mes, se sentirá la mejora en tu cartera.
Si hay algo que todos anhelamos y queremos alcanzar es la felicidad y pese a que es un concepto ambiguo, todos tenemos nuestra idea de lo que significa.Hoy en día vivimos en un estrés constante, las preocupaciones, la carga de trabajo, deudas, cansancio y demás, que nos pueden consumir y evitar que disfrutemos de los pequeños momentos de la vida.Para que los momentos negativos no abarquen una parte importante de tu día a día, es importante celebrar todas las conquistas que hacemos y todos los retos que conseguimos. Festejar los logros, por más pequeños que sean, mejora la capacidad de crear buenos hábitos, te ayudará a mejorar tus relaciones, a aumentar tu seguridad y autoestima, y te impulsará a alcanzar tus objetivos personales. Conocer la importancia de celebrar los logros es lo que diferencia a las personas que disfrutan la vida, que son aventureras, de las personas que se sienten estancadas en la rutina o en resentimientos por decisiones que tomaron en el pasado.Celebrar implica tomarnos un momento, ponerle una pausa a la rutina y realizar actividades en festejo por algo que sucedió. Es dejar a un lado lo que estamos haciendo para organizar algunas actividades especiales para recordar o aplaudir algo que pasó.Además, hacerlo no tiene por qué implicar un gasto, pues se trata de darte un momento para reflexionar en lo que has logrado. Por ejemplo, puedes celebrar simple y sencillamente preparándote tu comida favorita, leyendo un buen libro, escribiéndote una carta, o hasta arreglándote sin motivo particular.La importancia de celebrar los logros es que nos recuerda que tenemos la capacidad de superarnos, y de que si trabajamos duro por nuestros objetivos llegan cosas buenas. A partir de ahora, festeja todos los logros y explota tu felicidad.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD