Tips para usar trapos de cocina
Recetas Fáciles

Tips para usar trapos de cocina

Por Kiwilimón - Julio 2012
No hace mucho tiempo los trapos de cocina eran siempre de un sólo tipo: de toalla y los de algodón (algunos de ellos estampados con rayas. Actualmente existe una variedad muy amplia de trapos y servilletas con diseños más vistosos que pueden ir de la mano con el estilo de nuestra cocina, al grado de que ni usarlos queremos. Esta variedad nos permite no sólo tener trapos de calidad y que cumplen su objetivo, sino que además nos dan un toque especial a nuestra cocina, tanto en colores, imágenes y gustos. Algunos ejemplos los tenemos aquí: Dónde comprar Existen muchas tiendas departamentales que ofrecen diversos diseños, tipos o estilos de trapos o servilletas para la cocina. Recomendamos mucho aquellas que estén elaboradas con algodón, pues éstas limpian mejor y además no guardan olores y son más fáciles de lavar. Además es recomendable tener un espacio dedicado para guardar estos trapos. Muchas veces se hace uso de percheros pequeños que se montan en la pared, éstos son muy buenos. Aquí abajo un ejemplo. Para lavarlos, es recomendable que se haga aparte de otro tipo de trapos, trapeadores, etc. Es importante hacerlo, pues usualmente los trapos de cocina poseen grasas, alimentos y algún otro material que pueda dañar a los demás. Mucha gente procura lavarlos a mano, lo cual es bueno, y siempre usando algún detergente para ropa, no se debe usar el clásico detergente para lavar los trastos. Esperamos que estos consejos les sean de utilidad. Recetas de cocina Algunas recetas recomendadas les dejamos aquí para que preparen platillos deliciosos en su cocina. Tomen nota. (les recordamos que se debe hacer click en el título de la receta para ver más detalles de la misma) Fetuccini con Pollo Delicioso Fetuccini con pollo y champiñones. Pollo Relleno al Queso Cottage Un platillo lleno de proteínas y bajo en grasas. Escalopas de Ternera con Hongos y Hierbas Un platillo delicioso de escalopas de ternera en una salsa de hongos con sabores a vino, hierbas y toques de vino. Muy rica y sencilla de preparar. Wiener Schnitzel- Milanesa de Ternera El Wiener Schintzel o Milanesa de Ternera es una receta que les gusta a todos, especialmente a los niños. Consiste en rebanadas de ternera empanizadas y fritas en mantequilla. Se sirven con limón y papas a la francesa. Ternera al Limón Una receta clásica de Milán, Italia la ternera de milanesa al limón es una carne muy rica con una salsa de limón.
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Congelar tu comida puede cambiarte la vida. Eso es cierto. Sin embargo, hay algunos alimentos que no debes guardar en el congelador porque podrías afectar su consistencia. Conoce cuál es la comida que debes mantener fuera del congelador.Verduras verdesLa lechuga, kale, apio, espinaca pierden su natural textura crujiente cuando se almacenan en el congelador. Por si fuera poco, su sabor también pierde mucha intensidad cuando las hojas verdes son sometidas a temperaturas bajo cero. Además, como algunas tienen grandes cantidades de agua, pasan por el temido efecto de qudar "quemados"; que quiere decir que su consistencia se volverá un poco arrugada y escurrirán demasiado. Algunos lácteosLa leche, el queso suave, el yogurt y la crema jamás deben congelarse. Y la razón es muy sencilla. La grasa presente en estos alimentos tiende a separarse cuando se congela, entonces al entrar en temperatura ambiente el resultado es una sustancia un tanto desagradable. Aunque puedes usar los lácteos descongelados para cocinar, te aseguramos que no se te antojará comerlos solos.  Alimentos fritosLas papas a la francesa o el pollo frito jamás deben meterse al congelador. Las bajas temperaturas hacen que la textura crujiente se convierta en una consistencia suave y aguada. Además, este proceso hace que el aceite se impregne aún más en los alimentos, por lo que será más difícil quitar el exceso de grasa con toallas de papel.HuevosUn gran error que se comete muy seguido es el congelar los huevos cuando están aún dentro del cascarón. Recuerda que los líquidos se expanden al congelarse, por lo que los huevos pueden explotar y estar expuestos a las bacterias. En caso de que necesites guardar huevos en el congelador, rómpelos y ponlos dentro de recipientes herméticos.PapasAl igual que las hojas verdes, las papas pierden mucha textura cuando se congelan. Si quieres preparar papas fritas, nunca las congelen antes de hacerlas. En caso de que vayas a hacer sopas o caldos, no importa mucho el cambio en la consistencia de las papas.Frutas y verduras crudasEl alto contenido de líquido que tienen las frutas y verduras sin cocer hace que sean alimentos prácticamente prohibidos en el congelador. Solamente te recomendamos que congeles las frutas cuando vayas a preparar un licuado o un smoothie.Arroz y pasta No arruines un delicioso plato de arroz o pasta al guardarlo en el congelador. A menos que quieras recalentar un platillo de consistencia aguada, mejor mantén alejados el arroz y la pasta de esta parte del refrigerador.Estas recetas te podrían interesar:Pasta cremosa al cilantroPescado con papas a la cremaPapa al horno con champiñones Deliciosos huevos divorciados
Olvídate de los olores desagradables en tu cocina. Con estos tips puedes deshacerte del mal olor en tu refrigerador. Te decimos qué hacer si el refrigerador huele mal.Limpia cada rincón de tu refrigerador. Aunque es más que obvio, es importante recalcar en la necesidad de hacerlo, por lo menos una vez cada tres meses. Vacía todo tu refri y desconéctalo para que no gastes electricidad (porque la puerta estará abierta por un buen rato). Recuerda limpiar los cajones y la estantería, así como las paredes y las puertas.Recurre a limpiadores naturales.Aunque el desengrasante o desinfectante que usas para limpiar tu cocina puede servir, te recomendamos usar limpiadores hechos a base de ingredientes naturales en el caso del refrigerador. La combinación de bicarbonato de sodio, vinagre y jugo de limón es genial para limpiar y eliminar olores.Coloca ingredientes que absorban los olores.Si después de limpiarlo súper bien el refrigerador sigue oliendo un poco extraño, puedes recurrir a algunos de estos remedios. En una bandeja para galletas espolvorea una caja de bicarbonato de sodio y colócala dentro de tu refri. También puedes poner un bowl con café molido o pedazos de carbón vegetal.Refresca tu refrigerador de manera natural.Una manera muy sencilla de mantener tu refrigerador oliendo rico es colocar un limón (o algún otro cítrico) partido por la mitad dentro de uno de los estantes. Otra opción es colocar bolitas de algodón empapadas en esencia de vainilla. Cualquiera de las dos alternativas dejará un olor delicioso en tu refrigerador.Ajusta la temperatura de tu refrigerador.Muchas veces los malos olores son ocasionados por la descomposición temprana de los alimentos. Esto puede evitarse si se mantiene el refrigerador a una temperatura de entre 3 y 4.4° C.Para que tu refrigerador siempre huela bien, recuerda:Guardar tus alimentos preparados dentro de contenedores con tapa.Revisar frecuentemente la fecha de caducidad de tus alimentos.Limpiar inmediatamente cualquier líquido que se derrame.No dejar alimentos con olores fuertes directamente sobre los estantes.Mantener en el congelador carnes hasta que las vayas a usar. 
No es ningún secreto que una buena salsa puede transformar una preparación común en una extraordinaria creación culinaria. Y es que la elección correcta de ingredientes puede integrar texturas e intensificar al máximo las mezclas de sabores. Lo bueno es que solo basta con saber preparar ocho tipos diferentes de salsas para poder cocinar todo tipo de platillos. Estas son las salsas que debes aprender a preparar: Bechamel: esta cremosa salsa es una de las protagonistas de platillos tan famosos como los macarrones con queso o la lasaña. Para cocinarla solo tienes que mezclar “roux” (básicamente algún tipo de grasa con harina) con leche o algún otro lácteo. Su sabor es muy neutro, por lo que suele ir acompañada de ingredientes más fuertes.Tomate: un buen plato de pasta siempre debe estar bañado con una deliciosa salsa de tomate casera. El secreto de esta tradicional salsa no está precisamente en sus ingredientes (los cuales son bastante básicos: tomates, cebollas, ajo y aceite de oliva), sino en el tiempo de cocción. Tienes que dejarla a fuego medio por un largo periodo para que se reduzca lentamente hasta tener una consistencia más espesa. Holandesa: si nunca has probado esta exquisita salsa, hay una manera muy simple de describirla. La salsa holandesa es la versión gourmet de la mayonesa que usas para preparar tus sándwiches. Para prepararla solo tienes que mezclar yema de huevo con mantequilla y jugo de limón. Debido a que los huevos no entran precisamente en un proceso de cocción es muy importante que tengas cuidado al momento de conservarla.Velouté: la salsa que te ayudará a sacarle provecho hasta al caldo de tus preparaciones se llama velouté (o terciopelo, en español). Aunque su nombre suene muy sofisticado, su preparación es muy sencilla. Lo único que debes hacer es combinar mantequilla, aceite o la grasa que tú elijas con un poco de harina y el caldo de la carne, pescado o pollo que hayas cocinado. Española: otra salsa clásica es la “espagnole”. Esta salsa es de un tono café tostado y se hace mezclando zanahorias, apio y cebolla  con caldo de carne. Algunas personas añaden especias, como hojas de laurel, e incluso una copita de jerez. Barbecue: la reina de las salsas en las carnes asadas es, sin duda, la barbecue. Usualmente se usa para bañar alitas o costillas, pero en realidad puede usarse en una gran variedad de platillos. Si no tienes ni idea de cómo prepararla, aquí te decimos paso a paso cómo puedes hacer una salsa barbecue casera.Agridulce: este tipo de salsa es típica de la cocina oriental. Por lo general se prepara con un ingrediente dulce, que puede ser miel o jugo de naranja, y otros elementos salados, e incluso picantes. El jengibre, el chile rojo y la salsa de soya también son elementos comunes en estas salsas. Picante: por supuesto que no podíamos terminar esta lista sin hablar de las salsas picantes. Aunque esta variedad de salsas requiere un artículo completo para explicar todas las opciones que hay, podemos englobarlas en verdes, rojas, crudas y cocidas. Si sabes preparar una salsa verde con tomatillo o una roja, ya estás del otro lado.
Es posible que hayas escuchado acerca de la importancia de las vitaminas y minerales para tu salud, pero si no sabes dónde puedes encontrar esos nutrientes, aquí te lo contamos.  Antes de que hagas ajustes a tu alimentación, es importante que sepas que hay alimentos que son más nutritivos que otros. Por ejemplo, los Aguacates de México son considerados una opción alimenticia saludable y llena de nutrientes. Comer 50 g de aguacate aportará a tu cuerpo cerca de 20 vitaminas y minerales. Esto hace del aguacate una fruta imprescindible en la dieta diaria de cualquier persona.  ¿Conoces cuáles son los principales nutrientes que necesita tu cuerpo para trabajar correctamente? Estos son algunos de ellos:  Vitaminas Las vitaminas son el primer grupo y son esenciales para la vida, porque ayudan al cuerpo a descomponer y metabolizar las proteínas, las grasas y los carbohidratos, lo que se traduce en salud, fuerza y antienvejecimiento.  Se clasifican en dos grupos, dependiendo de su solubilidad: •Liposolubles, solubles en grasa •Hidrosolubles, solubles en agua Las primeras (liposolubles) son cuatro: A, D, K y E, y se almacenan y procesan en el cuerpo gracias a las grasas que consumes y tienes. Cada una ayuda en diferentes procesos. En el caso de las liposolubles sus funciones son esenciales, como proteger los ojos (A), coagular la sangre correctamente (K), mantener la salud de los huesos (D) y mantener en buen estado al sistema nervioso central (E).  Por su parte, las vitaminas hidrosolubles no se almacenan en el cuerpo y debes consumirlas diariamente.  ¿Qué alimentos las contienen? Una deliciosa idea para aprovecharlas y obtenerlas es comer platillos que incluyan Aguacates de México, los cuales son un ingrediente muy versátil, pues funcionan tanto para recetas saladas como dulces.  Piensa en agregar aguacate a tu huevo en el desayuno o guacamole como guarnición para un filete de pescado como salmón.  Recuerda que es muy importante consumir grasas buenas, como las del aguacate, ya que estas ayudan al cuerpo a absorber los nutrientes liposolubles sin aumentar los niveles del colesterol malo.  Minerales No olvidemos que las vitaminas se complementan con los minerales compuestos, cuya importancia radica en la formación de estructuras óseas y en la regulación de reacciones químicas en el cuerpo. También son necesarios en pocas cantidades, pero la falta de ellos puede provocar enfermedades o deficiencias.  Entre los más importantes más importantes se encuentran el cobre y el potasio. El primero es esencial para mantener saludables los vasos sanguíneos, nervios y huesos; mientras que el segundo ayuda a que los músculos regulen los fluidos y a reponer los electrolitos que se pierden al sudar.  Los Aguacates de México pueden ayudarte a conseguir estos minerales, pues una porción de 50 gramos de esta fruta te aporta 0.1 mg de cobre y 250 mg de potasio. Esto representa  10% y 6% de la ingesta diaria recomendada de cada mineral, respectivamente.  No podíamos omitir el hierro, el zinc o el magnesio, los cuales puedes encontrar en los Aguacates de México y que los hacen el ingrediente ideal para incluir en cualquier tipo de dieta.   Si necesitas algunas ideas, agrega aguacate a tu licuado; o incluso prepara un avocado toast con los toppings que más te gusten y que sean ricos en nutrientes. Los Aguacates de México son una fruta fresca que pueden aumentar la calidad nutricional de tu dieta.  
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD