Trucos para usar correctamente el horno en la cocina

Por Kiwilimón - Septiembre 2012

Entre los pasos adecuados para elaborar correctamente nuestras recetas preferidas, será muy importante el aprovechamiento del horno al máximo.

De entrada debemos saber que la parte más alta del horno es la que concentra mayor cantidad de calor. Para gratinar o dorar sólo una superficie, debemos ubicar el anaquel en la parte superior. Cuando sólo queremos calentar o entibiar una comida se llevará el estante a la parte más baja. Para cocinar cualquier plato, especialmente si horneamos una sola comida, habrá que ubicar la fuente sobre el anaquel que está justo a la mitad. Esta altura generalmente es la que corresponde para cualquier comida que necesite una cocción pareja y en tiempo prudencial.

Cualquiera sea la cocina que esté empleando, jamás se debe abrir la puerta del horno antes de que se cumplan los 15 ó 20 minutos de cocción, salvo que estemos gratinando. Sabido es que los golpes de aire dañan y perjudican todas las cocciones: las carnes se desangran, los pays se achatan y el interior del horno transforma su temperatura.

Utilizar ingredientes de buena calidad es un punto clave para que un simple plato se convierta en un excelente manjar. La buena calidad radica no solamente en adquirir los mejores cortes de carnes o determinada fruta exótica o verdura, sino que la frescura, textura, color y presentación del producto sean por sí mismo un indicativo para su compra.

Recordemos también que el vino que a veces incluimos en la elaboración de un plato tiene que ser de muy buena calidad, no debemos emplear entonces para ello un vino que no serviría para beber.

Recetas de cocina

(te recomendamos hacer click en el título de la receta para ver más detalles de preparación de la misma)

Pollo Rostizado con al Horno. Una receta deliciosa y saludable. Además fácil de preparar.

Pasta al Horno con Berenjena y Mozzarella. Rica pasta con berenjena llena de nutrientes para tu cuerpo.

El Pavo al Horno Mas Facil. Para aquellos platillos de cenas especiales. Esta receta es perfecta.

Pasta Gratinada al Horno. Muy rica pasta para cuando tengas invitados en casa.

Califica esta Receta.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Para mantener una alimentación saludable y buenos hábitos alimenticios, es necesario llevar una dieta balanceada, pero si además quieres echarte una mano consumiendo alimentos bajos en calorías, esto te interesa. Conoce cuáles son las verduras que tienen menos calorías.ChampiñonesSin importar el tipo de champiñón que decidas usar en tus recetas, puedes tener la certeza de que estará lleno de nutrientes con muy pocas calorías (15 por taza).CalabacitasEste es un alimento básico para perder peso, ya que te satisface rápidamente y por más tiempo, y solo aporta 20 calorías por taza.ArúgulaEste vegetal es buenísimo para preparar ensaladas y lo mejor es que en 10 gramos solo consumirás 3 calorías.BrócoliEl brócoli no solo tiene pocas calorías, sino que además aporta grandes cantidades de vitamina C. 91 gramos de brócoli equivalen a 31 calorías.ColAdemás de ser un ingrediente súper versátil que puedes usar en ensaladas, caldos o guisos, la col solo suma 22 calorías por taza.LechugaMuy parecida a la arúgula, la lechuga aporta vitaminas y nutrientes sin añadir calorías extras a la comida. Por cada taza de lechuga solo consumes 5 calorías.KaleNo por nada el kale es considerado un súper alimento. Una taza de kale (equivalente a 5 calorías) ayuda a prevenir el cáncer y a regular los niveles de azúcar en la sangre.ChileEl chile es un vegetal bajo en calorías (alrededor de 30 por media taza), pero además sus componentes naturales ayudan a quemar más calorías después de consumirlos.EspárragosSi nunca has cocinado con espárragos, después de saber que una taza de esta verdura tiene solo 27 calorías, seguramente te animarás a incluirlos en más recetas.PepinoUna opción fresca, tanto para ensaladas, cremas o smoothies, que no aumenta tu consumo calórico. En 100 gramos de pepino solo hay 16 calorías.BetabelA pesar de tener un sabor tan dulce, los betabeles son bajos en calorías. Una taza de remolacha tiene menos de 60 calorías.Llena tu refrigerador con estas verduras y prepara recetas deliciosas bajas en calorías.
Después de comer ciertos platillos es normal que sintamos un poco de indigestión o malestar estomacal. Para disminuir estas molestias existen remedios sencillos y muy económicos. Estos son algunos tónicos caseros que te ayudarán a sentirte más ligero.Jengibre + miel + limónPrepara un té de jengibre poniendo a hervir una taza de agua con un pedacito de jengibre fresco. Quítalo del fuego y añade una cucharadita de miel y el jugo de un limón. El jengibre te quitará las náuseas provocadas por la indigestión, la miel hará que te desinflames y el limón combatirá el exceso de acidez en tu estómago.Canela + mielPon a hervir una taza de agua y coloca una raja de canela dentro. Deja que entre en ebullición por unos minutos y después deja reposar. Agrega una cucharadita de miel y bebe lentamente el té. La canela es un ingrediente muy bueno para aliviar los síntomas de la indigestión, por lo que te sentirás más ligero después de tomar esta bebida.Anís estrella + manzanillaCombina un poco de anís estrella con manzanilla y haz un té. Bébelo como agua de uso durante todo un día y después tómalo por la mañana y la noche. El anís aliviará la inflamación provocada por los gases, y la manzanilla quitará el dolor estomacal gracias a sus efectos antiespasmódicos.Hierbabuena + mielEn una olla pon medio litro de agua y un manojo de hierbabuena (las hojas con todo y los tallos). Deja que hierva unos minutos y después agrega una cucharadita de miel. La hierbabuena es un remedio natural para mejorar el proceso digestivo. Si padeces de acidez, no tomes hierbabuena, ya que puede empeorar los síntomas.Agua + bicarbonato de sodioAgrega una cucharada de bicarbonato de sodio a un vaso con agua. Disuelve bien y después bébelo. Fíjate que no se quede todo el bicarbonato en el fondo del vaso. Este tónico funciona muy bien en las personas que suelen tener digestiones pesadas o que padecen de indigestión debido a la acidez.Estos remedios caseros pueden sacarte de un apuro cuando te sientes pesado después de una comida, pero no pueden sustituir un tratamiento médico. Si presentas síntomas de indigestión en repetidas ocasiones, te recomendamos visitar a tu doctor.Puedes probar estas Recetas Ligeras y darle un giro a tus platillos diarios:Pan fácil de avenaEnfrijoladas de claras rellenas de nopalessAguacate relleno de ensalada de nopalesVasitos de yogurt con crujientes de almendras
No dejes que la etiqueta de un vino te intimide. Ahora te explicaremos cómo elegir un vino, para que al entrar a una licorería o al caminar por el pasillo de vinos en el súper mercado no te sientas con estrés con tantas opciones. Entre los nombres de los vinos, los tipos de uva y, por supuesto, los precios puede ser difícil tomar una decisión. Pero, no te preocupes, no necesitas ser un sommelier experimentado para escoger una botella. Aquí te decimos cómo puedes elegir un buen vino:Identifica los principales tipos de vino. Lo primero que debes saber es que hay cuatro tipos de vinos: tinto, blanco, rosado y espumoso. Dentro de estas categorías hay más clasificaciones, dependiendo del grado de azúcar, taninos o edad del vino. Si no estás muy familiarizado con las variedades del vino, tal vez el factor que más te interese saber es el nivel de azúcar que contiene. Para saber qué tan dulce es un vino fíjate en la etiqueta: seco, semiseco, abocado, semidulce y dulce.Considera el objetivo de la botella. Obviamente no es lo mismo comprar un vino para preparar un platillo que para brindar. Los vinos de cocina suelen ser mucho más económicos y no requieren mucha complejidad en cuerpo o sabor. Para mezclar o preparar bebidas como el clericot, tampoco se necesita una botella muy sofisticada. Un Cabernet es más que suficiente. Pero si estás pensando en comprar una botella para un evento especial, vale la pena que inviertas en un vino gran reserva (añejado) o un espumoso. Toma en cuenta la comida de la reunión. La manera más sencilla de maridar los alimentos con el vino es mediante las similitudes de sabor. Por ejemplo, los platillos ácidos van mejor con vinos con toques ácidos, mientras que los platillos o las preparaciones dulces (por ejemplo, un pastel de chocolate relleno de crema pastelera se acompañan con vinos dulces. En cuanto a los ingredientes principales de la comida puedes guiarte por la ley de toda la vida: las carnes rojas se sirven con vino tinto, y las carneas blancas, con vino blanco.Recuerda que el precio es solo orientativo. Un vino barato no es necesariamente malo, y un vino caro tampoco es garantía de que sea la mejor elección para tu comida. Por lo general, las botellas de origen chileno o argentino suelen ser de las más económicas, mientras que las que vienen de Europa (Francia o Italia, sobre todo) tienen mayores precios. No te dejes llevar por el precio de la botella y anímate a probar nuevas opciones. Recuerda que hay vinos mexicanos del Valle de Guadalupe (Baja California) y del Valle de Parras (Coahuila) de muy buena calidad que seguramente se encuentran dentro de tu presupuesto.Déjate llevar por tus gustos. No te preocupes si no logras distinguir el retrogusto al probar un vino. Lo importante es que disfrutes cada copa. Para orientarte al momento de elegir el vino que más se ajuste a tus gustos, puedes tomar en cuenta esto:Vinos blancosChardonnay: afrutado, pero seco.Riesling: muy dulce, con intenso sabor a frutas. Más ligero que el Chardonnay.Sauvignon blanc: seco y ácido con sabores tanto herbales como afrutados.Vinos tintosCabernet Sauvignon: vino con mucho cuerpo con notas herbales.Merlot: afrutado, muy suave, con menos taninos que el Cabernet.Pinot noir: delicado y fresco, con aromas afrutados.Sigue estos pasos para elegir la botella y disfruta tu vino. ¡Salud!
Para disfrutar de un delicioso y jugoso pavo en la cena de Navidad es importante que cuides la manera en que lo inyectas. Descubre paso a paso cómo inyectar un pavo para que la carne no se reseque y los jugos no se salgan cuando lo horneas. Paso 1: Coloca el pavo sobre una bandeja.En  este punto el Pavo ya debe estar listo, es decir, limpio, amarrado y con la pechuga hacia arriba.Paso 2: Llena la jeringa con el marinado.Usa líquidos que no contengan pedacitos que puedan obstruir la aguja. Si preparas una salsa con frutas o el marinado no está completamente líquido, pásalo por un colador o por una tela de algodón.PUEDES VER: VIDEO-RELLENOS PARA EL PAVOPaso 3: Inyecta el pavo.Presta  mucha atención a este paso. El marinado debe inyectarse uniformemente en la pechuga, muslos y alas.Inserta la jeringa e inyecta el líquido en la carne. Jala la jeringa sin sacarla completamente y dirige la aguja hacia otra parte del pavo. Inyecta nuevamente y continúa así hasta completar todo el pavo. Procura no hacer más de cuatro perforaciones.Paso 4: Masajea el pavo. Después de que has inyectado todo el marinado, masajea suavemente la carne del Pavo. Esto ayudará a que el  líquido se distribuya por todas las partes del ave.Paso 5: Verifica que todo esté bien.Revisa que el Pavo no se encuentre empapado por fuera.  Si ves que en la superficie en la que está el pavo hay  manchas del marinado, lo más seguro es que no hayas inyectado la carne. Recuerda que el Pavo está hueco, por lo que debes de tener cuidado de dirigir la aguja hacia la carne y no al centro que está vacío.Paso 6: Deja reposar. Dependiendo de la receta, se recomienda dejar reposar el Pavo entre 2 y 12 horas. Recuerda que entre más tiempo pase marinándose, mejor sabor tendrá. Sigue estos sencillos pasos y prepara un exquisito pavo para tu cena de Navidad.TE RECOMENDAMOS: VIDEO-PAVO ROSTIZADO A LA MANTEQUILLAVIDEO-PAVO CON MIELVIDEO-PAVO GLASEADO CON CÍTRICOS Y GRAVY DE CHIPOTLE
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD