5 platillos populares con arroz y frijoles de América Latina
Recomendaciones Gastronómicas

5 platillos populares con arroz y frijoles de América Latina

Por Eloísa Carmona - May 2020
El arroz y los frijoles son dos de los granos que nos han acompañado por mucho tiempo y que son conocidos en todo el mundo.

Tan sólo el arroz es el tercer cereal más producido en el mundo, mientras que el frijol es nativo de México (también de Guatemala y El Salvador) y cultivado en todo el mundo.

No es raro comer cada uno como guarnición a diversos guisos, pero comerlos juntos también es una forma popular no sólo en México, sino en varias partes de América Latina.



Tan sólo de Cuba nos llegan los moros y cristianos, platillo famoso mundialmente a base de arroz con frijoles, que cuenta además con otra versión llamada Congri, aunque no son lo mismo.

De ellos, podemos saltar a México, en específico a Michoacán, donde el arroz cocido se come con frijoles refritos caldosos, acompañados de una salsa hecha con jitomate, ajo y chile verde, y se llama Morisqueta.

Si bajamos un poco, en Centroamérica tenemos el Gallo Pinto, característico en Nicaragua y Costa Rica, aunque diferente en su preparación en cada país, pues en el primero, el plato no incluye el caldo de los frijoles y su consistencia es similar a la del picadillo.

Por su parte, el arroz con habichuelas es característico del Caribe, en particular, de Puerto Rico y República Dominicana. Este consiste en arroz blanco con frijoles marrones, o habichuelas rosadas, como son conocidas allá.

En Perú existe el Tacu Tacu, un platillo que aprovecha las sobras de los alimentos por tradición y que resulta en una combinación deliciosa de los cereales con ají, y que suele servirse con huevo, carne o pollo.

Y como estos platillos, existen muchos otros más, en toda América Latina, preparados, nombrados y acompañados de maneras diversas en cada lugar, pero todos con la misma base: el arroz y los frijoles.


Si amas el arroz, puedes comerlo en todas estas versiones:

Arroz con Leche Cremoso

Arroz con Brócoli y Queso

Arroz Rojo con Vegetales

Si lo tuyo son los frijoles, pruébalos así:

Tortitas de Frijoles Negros

Ensalada de Nopal con Frijoles

Frijoles Charros con Chorizo






Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La dieta keto tiene muchos beneficios más allá de bajar de peso, pues hay evidencia de que también puede mejorar tu salud respecto a enfermedades como la diabetes, por ejemplo, pero también es un apoyo para tratar enfermedades neurológicas.Aunque aún faltan más estudios concluyentes, investigaciones científicas han demostrado que esta dieta puede tener beneficios para una amplia variedad de condiciones de salud diferentes:Cardiopatías. La dieta cetogénica puede ayudar a mejorar los factores de riesgo como la grasa corporal, los niveles de colesterol HDL (bueno), la presión arterial y el azúcar en la sangre.Enfermedad de Alzheimer. La dieta cetogénica puede ayudar a reducir los síntomas de la enfermedad de Alzheimer y ralentizar su progresión.Epilepsia. La investigación ha demostrado que la dieta cetogénica puede causar reducciones significativas en las convulsiones en los niños epilépticos.La dieta cetogénica, o keto, es una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos que generalmente contiene productos de origen animal como carne, pescado y aves, pero ¿qué pasa si la quieres integrar a tu estilo de vida vegetariano? La buena noticia es que es posible adaptarla a una dieta vegetariana.¿Cómo es una dieta keto-vegetariana?Una dieta cetogénica vegetariana consiste en un plan de alimentación que combina aspectos del vegetarianismo y la dieta cetogénica, con el fin de evitar la carne y el pescado, pero conservar el consumo alto en grasas y limitada la ingesta de carbohidratos a 20-50 gramos por día, para así provocar la cetosis, un estado metabólico en el que el cuerpo comienza a quemar grasa como combustible en lugar de glucosa.En una dieta cetogénica tradicional, alrededor de 70% de las calorías diarias totales deben provenir de grasas, cuyas fuentes pueden ser aceites, carne, pescado y productos lácteos enteros, pero la dieta cetogénica vegetariana elimina la carne y el pescado y se basa en grasas saludables, como el aceite de coco, los huevos, los aguacates, las nueces y las semillas.Ideas de comidas keto-vegetarianasUna dieta keto-vegetariana es posible, así que podrás combinarlas sin problema con platillos que incluyan huevo, nueces y semillas, como los que te proponemos a continuación.Coliflor rostizada con huevo y aguacateEste platillo puede funcionar muy bien como desayuno en una dieta keto-vegetariana y tiene una preparación sencilla. La coliflor se rostiza 15 minutos en el horno con un poco de aceite de oliva y para sazonarla, usa una pizca de ajo en polvo, sal y pimienta. Coloca encima unas rebanadas de aguacate, un huevo estrellado hecho con acete en aerosol y así tendrás un platillo con alrededor de 179.5 calorías.Chips de kale El kale es uno de los vegetales de hoja verde más nutritivos que puedes encontrar y una forma de incluirlo en tu dieta es como chips. Simplemente coloca las hojas de kale en una charola para hornear con aceite de oliva, sal y chile en polvo; hornea por 25 minutos o hasta que estén crujientes y no olvides voltearlas de vez en cuando. Para tener un snack delicioso, acompáñalas con un poco de guacamole.Espagueti de calabazaEsta receta es perfecta para la cena libre de carbohidratos, pero llena de grasas saludables, pues se trata de unos fideos de calabaza con una salsa hecha con crema de aguacate. Para hacerla, licúa o procesa 2 aguacates con 1/4 de taza de cilantro, una cucharada de jugo de limón, sazona con sal, pimienta, cebolla en polvo y un diente de ajo. Cocina los fideos y simplemente añade la salsa de aguacate para tener la cena lista.Encuentra algunas otras ideas de comidas para seguir una dieta keto y empezar el año con una alimentación balanceada en nuestro reto keto.
De 2020 queda un suspiro. Nadie lo niega, fue un ciclo de aprendizajes. En idioma culinario, un año de cambiar de moldes, de rectificar medidas, de sentirnos en congelación, de fermentar, y con ese milagro, un tiempo de crecer, de volvernos elásticos como las masas que más nos gustan. Como las cosas son un reflejo de las personas, en Kiwilimón tuvimos un año movido. Primero celebramos nuestros primeros 10 años de vida. Luego, cuando lo impensable sucedió, te acompañamos de cerquita para que la sana distancia existiera sólo fuera de la cocina. Mau Eggleton y Yolo te hablaron sobre técnicas y preparaciones novedosas, y en el sitio, escribimos con más ahínco sobre los temas culinarios que te apasionan. ¿Lo notaste? Nuestros videos de recetas se renovaron y estrenamos un formato con trucos que ayudan a sacudirse algunos minutos de encima. Al final, grabamos 537 videos con trucos y platillos pensados en hacerte más feliz en tu home office, en el home schooling o simplemente a la mitad de una serie.Como acto final de 2020, nos gustaría compartirte cómo estamos pensando recibir el año: son doce consejos –unos ricos, otros buena-onda– para ponernos el corazón alegre. Ya sabes, los rituales han sido parte de la humanidad en los ciclos de cierre y de apertura, no por superstición, sino como actos que permiten dar el salto en conciencia. Haz un recuento: no todo fue malo, ¿cierto? Agradece por el tiempo que has podido estar contigo y con tus hijos, por las pruebas que superaste, por el tiempo que tuviste para practicar esa receta.Cierra el año perdonando y perdonándote. No hay culpas, ni culpables, sólo personas con heridas no sanadas.Limpia tu refri, tu alacena, tu clóset y tu vida de eso que ya está caduco, que no sirve más y que quita espacio físico o emocional para lo nuevo.Tómate el tiempo de ir hacia adentro y regalarte todo el amor que no obtuviste de la forma que te hubiera gustado. Finalmente tú eres tu verdadera compañía y ojalá que seas la mejor. Asúmelo y 2021 será más llevadero.Barre, limpia, mueve los muebles de lugar. Prende velas e inciensos para restaurar la energía de tu hogar y para agradecerle que este año te ha acogido más que nunca.Expresa tu amor a otros que, como tú, a veces somos luz y otras veces, sombra. ¿Unas galletas, un pay, unos cupcakes hechos con mucho cariño?Aprovecha el momento de cocinar la cena de fin de año para fortalecer vínculos con tus hijos, con tu pareja, con tus padres. Son los compañeros de tu camino. Dale a cada uno su misión, respeta su forma de hacer las cosas.Manda mensajes de amor, de solidaridad o de reconciliación a las personas. Si no lo reciben como esperas, de igual forma, estás creando las causas de la paz.Llena de flores blancas tu casa. Pon música que te suba los latidos del corazón, que te emocione. Eso pondrá a todos en un estado de alegría.Planea iniciar un cambio en tu estilo de vida. Busca nuevas dietas y formas de cuidar tu cuerpo en armonía, sin sobre exigencias.Recibe el año con esperanza, pero sin expectativas. 2021 es como tiene que ser y será mil veces mejor si lo recibes abierto a todas las posibilidades.Recibe el Año Nuevo saltando, sonriendo, abrazando con el alma –o con el cuerpo, si todos viven juntos–. Celebra la vida. Un nuevo ciclo comienza y con él, una oportunidad de potencial infinito para que sea lo que quieras que sea.
Aunque su nombre refiere que los productos horneados son su forma principal de usarse, el polvo para hornear es útil en muchos otros sentidos cuando cocinas.Claro que cuando haces un panqué o un pastel lo usas para que te quede esponjoso y con la textura perfecta, pero quizá te estás perdiendo de su toque mágico en platillos que no necesariamente van al horno, como unos chiles rellenos de queso capeado, por ejemplo.El polvo para hornear es un agente leudante químico seco, es decir, es una mezcla de bicarbonato y un ácido débil que se utiliza para aumentar el volumen y aligerar la textura de tus recetas, por lo que también es perfecto para empanizar o capear.Quizá no te imaginabas que puedes obtener el rebozado perfecto para un pescado o el capeado ligero y consistente que siempre habías deseado si usas un poco de polvo para hornear, así que sigue leyendo para descubrir estos usos y sacarle todo el provecho a este ingrediente más allá de hornear.Para lograr el rebozado perfectoEl rebozado es una fritura que se aplica a carnes, pescado o verduras con la que podemos conservar el interior jugoso del alimento, pero con una textura crujiente en el exterior.Por ejemplo, para hacer unos ricos tacos de pescado rebozado perfectos, prueba hacer tu mezcla con harina, un poco de ajo en polvo y sal para darle sabor, y añade una cucharada de REXAL polvo para hornear. Luego de que agregues el líquido que prefieras, ya sea cerveza, refresco o agua mineral, notarás que tu mezcla luce espesa pero ligera y cubrirá perfectamente tu pescado, para mejores resultados, recuerda que el líquido debe estar lo más frío posible.Para capearSimilar a la técnica del rebozado, el capeado es una capa exterior crujiente que se le da a ciertos alimentos, pero esta se logra con huevo.Para que el capeado te quede muy esponjoso y cubra bien los alimentos, además de batir primero y por separado las claras de huevo, añádeles una cucharada de REXAL polvo para hornear antes de agregar una a una las yemas y te quedará más esponjoso que nunca y cubrirá a la perfección tus chiles rellenos, por ejemplo.Para freírEl polvo para hornear le da la mejor textura a platillos fritos, como unas quesadillas o unas tortitas de plátano macho. Con solo añadir una cucharadita a la masa de tus quesadillas fritas te quedarán extra crujientes y con una cucharada, tus tortitas lograrán mantener una consistencia esponjosita.También puedes aprovechar el polvo para hornear en tus recetas de pasteles al sartén, en tus hot cakes, en la masa para pizza, en la de tamales o para hacer tortillas de harina. Elige REXAL para esponjar tus platillos, un polvo para hornear que cumple 90 años en las cocinas mexicanas, lleno de historia y recetas, además de que puedes comprarlo en varios tamaños y confiar en que te dará la textura y consistencia más increíbles que puedas imaginar.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD