Cocteles para recibir la primavera
Recomendaciones Gastronómicas

Cocteles para recibir la primavera

Por Marco Beteta - Marzo 2021
El calor se empieza a sentir cada vez más. La primavera ha llegado y la temporada para disfrutar del buen clima en una terraza acompañados de un coctel delicioso y refrescante.

Los cocteles preparados con fruta son la opción ideal para esta temporada. La fruta con su dulzor llena las copas de aromas frescos y exóticos. Puedes usar frutas naturales trituradas, enteras, dentro de los hielos, maceradas en licor o simplemente agitadas. No te limites sólo a las frutas, el pepino también aporta un toque suave y muy fresco, las flores y frutos de temporada como garnituras le darán un toque refrescante.

Pero si te falta todavía más sabor, los  jugos, jarabes o bitters son los indicados para darle un twist a tus cócteles favoritos. Por último como decoración puedes poner rodajas de fruta o alguna hierbas frescas como menta, albahaca, romero o hierbabuena.

Aquí les comparto 3 cocteles que puedes hacer fácilmente desde casa:
  • Royal Passion Mojito: Ron, pulpa de maracuyá, jugo de limón amarillo, almíbar, vino espumoso.
  • Inca Mai Tai: Pisco, jugo de naranja, jugo de piña, amaretto, garnitura de flores de Jamaica.
  • Cyrano: Tequila, almíbar de flor de hibisco, jugo de lychee, jugo de limón amarillo.

Califica este artículo
Calificaciones (1)
Gabriela Anaya Calderon
19/03/2021 18:53:52
qué interesante
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El tofu, ese famoso ingrediente de la tailandesa, es también uno de los alimentos más saludables de origen vegetal que podemos agregar a nuestra dieta. El tofu es una excelente fuente de proteínas, aminoácidos y minerales que debes probar. Por eso, te invitamos a conocer a profundidad las propiedades del tofu. ¿Qué es el tofu? El tofu proviene de remojar, moler y filtrar granos de soya para después presionarlo y dejarlos cuajar, muy parecido al proceso de hacer queso de leche animal. Supuestamente el tofu se originó hace 2 mil años en China, cuando un cocinero echó a perder la leche de soya al agregar accidentalmente algas, dando como resultado este nutritivo y delicioso alimento que cada vez se hace más popular. ¿Cuáles son las propiedades del tofu? Además de contener gran cantidad de proteínas, del 10 al 20%, según su firmeza, el tofu también es una gran fuente de hierro y calcio, además de manganeso, selenio y fósforo. De igual manera podemos encontrar en él magnesio, cobre, zinc y vitamina B1. Beneficios del tofu El tofu, derivado de la soya, contiene lecitina, una grasa buena que ayuda a controlar el colesterol y además ayuda a fortalecer los nervios. A la protección del corazón contribuyen también su riqueza en fibra, ácidos grasos insaturados y las isoflavonas. De hecho, las isoflavonas funcionan como estrógenos vegetales y pueden llegar a modular el estado hormonal del organismo en las mujeres, ayudando a prevenir algunos síntomas de la menopausia como sofocos, calambres y cambios de humor. De igual manera, el tofu posee fitoestrógenos que ayudan a prevenir la osteoporosis. Otro de los beneficios del tofu es que ayuda a mantener los niveles de glucosa estables. ¿No tienes ganas de probar un poco de tofu?
La historia del pan en San Cristóbal de las Casas inicia con las alforjas cargadas de trigo que viajaban, junto a rebaños y otros productos comestibles, con los castellanos que se asentaron en el Valle de Hueyzacatlán. Al asentamiento le siguieron consecuencias. Algunas evidentes, como la hegemonía del trigo en San Cristobal, indisputable hasta el siglo XIX y en relativa competencia con los tuxtlecos, que entraron en la escena en el XVII. Para entonces, las cartas estaban sobre la mesa: San Cristobal tenía ya una vocación panadera, una vocación imborrable, imperecedera.   Aunque de los molinos de la época quedan poco más que recuerdos —y una ruta que se puede hacer por la montañas en bicicleta—, en este destino chiapaneco la identidad sigue ligada al pan: al tradicional y al moderno, al coleto y al europeo. Así, el pan se asoma a la mesa del desayuno, se ofrece como colación a medio día o como cierre de la merienda. El pan está en las casas, en las cafeterías —que tampoco son pocas— y en los restaurantes. Mi primer encuentro con la panadería de la región fue fortuito —poco antes de enterarme que iba a escribir este artículo—. Fue en Sibactel y Aldama, dos de las 60 comunidades que producen café en Chiapas. Fue después de recorrer los cafetales, cerca del medio día. Fue en el patio de secado del beneficio comunitario de Sibactel, con una taza de pozol. Fue en casa del caficultor Pedro Vázquez, donde sus hijas disponen café de olla, horchata y una canasta copada de pan dulce como un gesto de hospitalidad. En esa primera ronda se me quedó impregnada la consistencia firme de los panes —muy distinta a la de los europeos con aire, suaves, esponjosos— y una nota de humo, siempre presente en las cocinas y los hornos de leña que, en este lado del mundo, todavía son comunes.  A mi vuelta al centro de San Cristóbal, y gracias a las recomendaciones de los chefs de Tierra y Cielo, llegué con más intención a la puerta de la panadería Fátima, un local de fachada bicolor —morado con blanco, reconocible a leguas— en la calle Benito Juárez, que tiene más de 30 años en operación.Los anaqueles de Fátima son una librería del amplio repertorio del pan coleto que además de lo ya dicho, es diverso en forma y fondo. Aquí verán montañas trigueñas de panes planos, enroscados o trenzados —mis favoritos—, con cortezas cubiertas de azúcar o ajonjolí, con migajones oscuros o amarillentos, preparados con piloncillo, canela y muchas veces con manteca. Los reconocerán también por su nombre de pila: cazuelejas —quizás las más famosas—, rosquillas, marquesotes, pan de yema o pan de manteca. Los amarán un poquito más porque son una ganga. A riesgo de parecer disco rayado —o la burra al trigo, en una analogía más pertinente—, quiero hacer hincapié en la textura de estos panes: esa que es firme, porosa, a veces arenosa, a veces crujiente. Si me preguntan, esa textura es pretexto, una provocación, un estado ideal que pide a gritos el ahogo de una bebida caliente —café, chocolate, atole, ustedes digan—.  Estudiosos del tema, como Edgar Zulca Báez, atribuyen esta característica a cuestiones más prácticas como la conservación, a que “su estructura compacta garantiza su integridad en el transporte y es resistente a la descomposición”, escribe el académico.Kievf y Marta —que en sus exploraciones panaderas preparan, entre otras cosas, panes de tascalate para el desayuno— me recomendaron complementar la expedición con las panaderías que siguen los pasos de la herencia danesa y francesa. Obediente, me dirigí a los hornos —de lugares como La Casa del Pan, Oh la lá y el Horno Mágico— que complementan, con bollería, croissants, empanadas de hojaldre, chocolatines y mantequilla, la escena panadera. Una historia que, por ahora, es harina de otro costal.
La pasta es uno de los platillos favoritos de muchos porque es sencilla y tiene muchas combinaciones. Su preparación puede tomarte sólo 30 minutos, aunque si se trata de una pasta clásica, como de la que hoy te vamos a contar, tal vez necesites buscar cómo se hace el espagueti a la boloñesa.El espagueti a la boloñesa es en realidad un derivado del ragù, una salsa italiana a base de carne, y la característica del ragù a la boloñesa es que lleva tomate y se prepara con pastas gruesas, como tallarines, tortellini o ñoquis, y nunca con espaguetis, pues las pastas gruesas sostienen mejor la carne.El ragù alla bolognese, o salsa boloñesa, es solo una de las muchas formas en que se puede preparar una salsa de carne, llamada ragù, en Italia, es decir, este es un término general que se utiliza para indicar cualquier salsa de carne cocinada a fuego lento durante muchas horas. Cada ragù se compone de numerosos ingredientes, que varían según cada región, de ahí que “alla Bolognese” signifique que pertenece al estilo de la ciudad de Bolonia.Historia, ingredientes y receta italianaSegún Livio Cerini, uno de los más grandes escritores de libros de cocina italianos del siglo XX, la base de este apetitoso estilo de preparar salsas con carne se la debemos a los romanos, sin embargo, el término ragù viene de la palabra francesa ragôuter, un verbo que puede traducirse en como “agregar sabor a algo”. El ragú deriva del periodo de la invasión romana, pues los galos reelaboraron la receta romana, transformándola en el ragú, muy similar a las salsas que conocemos hoy.Inicialmente, las salsas ragú eran una especie de guiso que se comía como plato principal, pero luego comenzaron a comerse untadas sobre pan tostado, y todos estos primeros platos de ragú se hicieron sin tomates, ya que los tomates no llegaron a Europa hasta el siglo XVI, por supuesto, desde el Nuevo Mundo y gracias a Hernán Cortés y los conquistadores.Se cree que el nacimiento de la receta original de Ragù alla Bolognese se remonta a finales del siglo XVIII, cuando Alberto Alvisi, el chef del Cardial de Imola, cocinó la primera auténtica salsa de carne a base de tomate, que se sirvió con un plato de pasta de macarrones.A principios del siglo XIX, las recetas de ragú a base de tomate comienzan a aparecer en algunos libros de cocina de la región de Emilia-Romagna. En esta época era un plato que, por lo general, estaba reservado para fiestas u ocasiones especiales.Fue hasta 1982 que la receta oficial fue registrada por Academia Italiana de Cocina en la Cámara de Comercio de Bolonia. En ella se encuentran el tocino y la leche entre los ingredientes habituales. Pero ya sea que ahora le pongas leche a tu boloñesa o no, sin tomates, nos referiríamos a estas salsas simplemente como ragú. Así que los tomates son uno de los ingredientes característicos del espagueti a la boloñesa.En la actualidad, existen muchas formas de hacer espagueti a la boloñesa, por ejemplo, vegano o en presentación de lasaña, ¿cuál es tu favorito?
Los pepinos son una fruta que, por su sabor —que no es dulce— suele ser clasificada como una verdura, pero que debido a que posee semillas y crece en árboles, es botánicamente una fruta, con muchos beneficios para ti.Alto en nutrientes, así como en ciertos compuestos vegetales y antioxidantes que pueden ayudar a tratar e incluso prevenir algunas afecciones, los pepinos son bajos en calorías y contienen una buena cantidad de agua y fibra soluble, lo que los hace ideales para promover la hidratación y ayudar a perder peso.Propiedades del pepinoLos pepinos son bajos en calorías, pues un pepino crudo de 300 gramos contiene alrededor de 45 calorías, pero ricos en muchas vitaminas y minerales importantes.Entre las propiedades del pepino, se encuentran los siguientes nutrientes:Carbohidratos (11 gramos)Proteína (2 gramos)Fibra (2 gramos)Vitamina C (14% de la IDR)Vitamina K (62% de la IDR)Magnesio (10% de la IDR)Potasio (13% de la IDR)Manganeso (12% de la IDR)(Todos ellos respecto de un pepino completo de 300 gramos, del cual usualmente comemos un tercio, así que obtienes un tercio de estos nutrientes al comer una porción así, más o menos.)Además, los pepinos tienen un alto contenido de agua, de hecho, los pepinos se componen aproximadamente en 96% de agua y si los comes sin quitarles la cáscara, maximizas su contenido de nutrientes, pues en ella hay una cantidad de fibra, así como ciertas vitaminas y minerales.Recetas con pepinoLos pepinos por lo general se comen crudos, frescos, tienen un sabor suave y una consistencia crujiente y refrescante, y se pueden disfrutar en ensaladas, hasta en sándwiches.Los pepinos son un excelente refrigerio (snack o colación) bajo en calorías y se pueden combinar con hummus, aceite de oliva, sal o aderezo para ensaladas para agregarles un poco más de sabor.Con solo un poco de creatividad, los pepinos se pueden disfrutar de muchas maneras, y aquí te dejamos algunas recetas con pepino para que los incluyas en tus comidas sin ningún problema.Sopa de pepino y aguacate. Esta receta de pepino es refrescante y tiene una deliciosa textura cremosa. Es perfecta para los que estan intentando consumir pocos carbohidratos ya que solo tiene 8 gramos de carbohidrato por porción.Pepinos con aguacate y camarón. Esta es una rica botana de rodajas de pepino con aguacate y camarón, que se prepara en sólo 15 minutos y consiste en un delicioso guacamole acompañado con camarones con paprika que hacen una explosión de sabor.Rollitos de pepino rellenos de ensalada de atún. Estos rollitos son perfectos para cenar, porque son ligeros, deliciosos e inclusos perfectos para quienes siguen la dieta keto.Pepinos rellenos de ensalada de pollo. Prepara estos deliciosos pepinos rellenos de ensalada cremosita de pollo con apio, cebolla morada, queso feta, elotitos amarillos, un toque acidito de limón, mostaza y curry en polvo. Un delicioso platillo frío que se prepara en 20 minutos.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD