Lo mejor de la cocina brasileña en 6 platillos
Recomendaciones Gastronómicas

Lo mejor de la cocina brasileña en 6 platillos

Por Adriana Sánchez - Julio 2020
La gastronomía brasileña es tan amplia como la gran extensión de este país y tan maravillosa como las diversas culturas que habitan dentro de él. Recordemos que la inmensa gama de sabores que encontramos en la comida de Brasil se debe principalmente a la influencia de los ingredientes indígenas mezclados con la tradición de la cocina europea y la africana, por eso, podrás conocer lo mejor de la cocina brasileña a través de estos 6 platillos.

Vatapá

Si quieres conocer los platos típicos de Brasil, debes comenzar por probar el vatapá, un tipo de puré hecho con mariscos cocidos, pan previamente remojado en leche de coco, cacahuetes, cebolla, jengibre, sal, pimienta y cilantro. Puede servirse con arroz y pollo o puede usarse como guarnición de otros platos.

Feijoada

Una de las comidas brasileñas más conocidas en el mundo es la feijoada, preparada con frijoles que se acompañan de pies, rabos y orejas de cerdo. A esto también se le puede agregar otro tipo de carne como lomo, costilla, tocino y longaniza ahumada. La feijoada surge en la época de la colonia, cuando los esclavos le añadían frijoles a la carne que sobraba de las fiestas de los dueños de grandes plantaciones.



Acarajé

El acarajé es un plato de origen africano que tradicionalmente se come en la zona de Bahía, al noreste de Brasil. Se trata de unas fritangas rellenas de frijoles blancos, cebolla y camarón que van acompañadas de vatapá. ¡Una gran opción para cenar!

Moqueca de Peixe

Un platillo muy tradicional de Brasil es la moqueca, un guisado hecho con pescado, sal, especias y hierbas que se adoba con cebolla, pimiento, tomate y hojas de cilantro, además de leche de coco y aceite de palma. En algunas zonas lo acompañas también con camarones. ¿Te gustaría probarlo?

Pan de queso

El pão de queijo es otro favorito de la gastronomía brasileña y aunque consiste en unos sencillos pancitos de queso, su sabor es indescriptible. El pan de queso de Brasil se prepara con harina, leche, aceite, agua, almidón de yuca dulce, huevos y queso minas, una variedad de queso muy popular del estado de Minas Gerais, en Brasil.

Churrasco

Aunque también podemos encontrar churrasco argentino o boliviano, el churrasco de Brasil tiene una esencia y sabor incomparables. Se trata de un trozo de carne de res cocido a la plancha, a las brasas o directamente en el fuego; generalmente es picaña, que suele presentarse en espadas, cocinarse en ellas a la leña y se acompaña de plátano. Sin duda, las espadas brasileñas son un clásico imperdible.

¿Has probado alguno de estos platillos de comida brasileña? ¿Cuál es tu favorito?
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los postres árabes son un manjar lleno de especias, colores, olores y sabores exóticos a los que pocos se pueden resistir. Estas delicias son tan exquisitas, que te preparamos un breve listado con las más populares para que te animes a probarlas. ¡Deléitate con los postres más deliciosos de la gastronomía árabe! Baklava Quizás el postre más emblemático del Medio Oriente, el baklava es un dulce hecho con pasta de hojaldre o filo, nueces, frutos secos y miel. Normalmente se prepara una pieza grande que se corta y vende en pequeñas porciones individuales. Basbousa Este postre árabe es muy típico de en zonas como Turquía o Siria y también se conoce como hereessa o namoura. El basbousa se prepara con semolina y también va bañado con jarabe o miel, pero va decorado con almendras encima. Kunafe El kunafe es un postre utilizado para celebrar ocasiones importantes. Se trata de un pastel sumamente cremoso, elaborado con queso, miel, pistachos y pasta Katafi, un tipo de fideo seco largo y delgado de sabor neutro. Dedos de Zainab Esta golosina árabe está hecha de masa frita y va bañada con miel o azúcar. Los dedos de Zainab representan las partes de una hermosa joven con el mismo nombre. Tamr Este delicioso postre de la gastronomía árabe se trata de nada menos que de los irresistibles dátiles dulces, rellenos con queso de cabra y nueces. El tamr se come como una alabanza al profeta Mahoma. Briouats Los briouats son un clásico entre las delicias marroquíes, están hechos con pasta de hojaldre frita y se rellenan con almendras y crema de cacahuate. Al igual que otros postres, van bañados en miel templada y agua de flor de naranja. ¿Qué postres árabes se te antojan más?
El chile habanero, ese ingrediente imprescindible en la cocina mexicana, es toda una fiesta, ya que además de ser el chilito que sí pica y pica mucho, también tiene numerosas propiedades que le hacen muy bien a nuestra salud. ¡Descubre cuáles son todos los beneficios del chile habanero! Beneficios del chile habanero Conocido como el rey de los chiles debido a que quizás sí es el que más pica, el chile habanero es un abanico de colores, sabores y propiedades medicinales que se derivan de su principal componente, la capsaicina, un alcaloide que funciona como antioxidante, antiinflamatorio y antimicrobiano. De hecho, el chile habanero tiene entre 150 mil y 325 mil unidades en la escala de Scoville, la cual mide el nivel de este alcaloide en los chiles. ¡Es de los más altos! Esa es una de las razones por las que el chile habanero sea un gran aliado contra la gastritis, ya que estimulan la producción de jugos gástricos y alivian el malestar causado por problemas digestivos e intestinales. De igual manera, el chile habanero contiene una buena cantidad de vitamina C, que ayuda a estimular el sistema circulatorio y favorece la producción de glóbulos blancos. El chile habanero posee alto contenido en potasio, magnesio y hierro, los cuales refuerzan los procesos en el cuerpo y ayudan a la formación de los huesos y a nivelar el ritmo cardiaco. Gracias a sus propiedades desinflamatorias, comer chile habanero puede ayudar a disminuir dolores de cabeza como migraña y dolor en las inflamaciones, especialmente para aquellos que padecen fibromialgia. El chile habanero estimula el sistema inmunológico y ayuda a reducir las infecciones causadas por hongos, así como a disminuir los malestares causados por la gripa. El chile habanero también es un excelente aliado para combatir el mal aliento. Seguro que ya sólo pedirás de este chilito que sí pica una vez que conozcas todas los beneficios del chile habanero, ¿apoco no?
Lavar las verduras puede parecer una tarea sencilla y sin muchas complicaciones, pero limpiar adecuadamente algunas de las más complicadas es algo que nos lleva a buscar cómo lavar el brócoli para no enfermarnos.Hay muchas formas en las que las verduras pueden contaminarse, pues conforme crecen, entran en contacto con animales, suelo, agua y trabajadores agrícolas, todos los cuales pueden introducir sustancias nocivas. Además, una vez que se cosechan las verduras, pasan por varios pares de manos (a medida que se empacan, envían, compran, preparan y almacenan), lo cual también tiene el potencial de contaminar los alimentos con bacterias y gérmenes dañinos.A pesar de que muchas verduras se pueden lavar con agua fría y no es necesario usar jabones ni detergentes, hay algunas que requieren especial atención a la hora de limpiarlas, como el brócoli, por ejemplo.Cómo lavar el brócoliComo primer paso para antes de lavar brócoli (o cualquier otra verdura), lava primero tus manos con agua y jabón, antes y después de preparar verduras frescas, en general, así evitarás contaminarlas tú mismo.Otra recomendación útil es que no laves el brócoli hasta justo antes de prepararlo. Cuando estés listo para usarlos, entonces recorta la parte dura del tallo aproximadamente a dos centímetros de la parte inferior y enjuágalo con agua corriente fría. El brócoli, como la coliflor, tiene muchos lugares donde los gérmenes pueden esconderse, así que para asegurarte de eliminarlos por completo, remójalo después de enjuagarlo en un recipiente con agua fría durante dos minutos y posteriormente, enjuaga bajo el chorro de agua fría nuevamente.También puedes remojar el brócoli en una mezcla de 4 partes de agua por 1 de vinagre blanco por 20 minutos, para después enjuagarlo bajo el chorro de agua, de esta manera, puedes reducir los residuos de pesticidas en las verduras.Aunque parece complicado, lavar el brócoli correctamente tampoco tiene mucha ciencia, pero es importante que lo hagas, para evitar bacterias y gérmenes en tus comidas.
La historia del pan en San Cristóbal de las Casas inicia con las alforjas cargadas de trigo que viajaban, junto a rebaños y otros productos comestibles, con los castellanos que se asentaron en el Valle de Hueyzacatlán. Al asentamiento le siguieron consecuencias. Algunas evidentes, como la hegemonía del trigo en San Cristobal, indisputable hasta el siglo XIX y en relativa competencia con los tuxtlecos, que entraron en la escena en el XVII. Para entonces, las cartas estaban sobre la mesa: San Cristobal tenía ya una vocación panadera, una vocación imborrable, imperecedera.   Aunque de los molinos de la época quedan poco más que recuerdos —y una ruta que se puede hacer por la montañas en bicicleta—, en este destino chiapaneco la identidad sigue ligada al pan: al tradicional y al moderno, al coleto y al europeo. Así, el pan se asoma a la mesa del desayuno, se ofrece como colación a medio día o como cierre de la merienda. El pan está en las casas, en las cafeterías —que tampoco son pocas— y en los restaurantes. Mi primer encuentro con la panadería de la región fue fortuito —poco antes de enterarme que iba a escribir este artículo—. Fue en Sibactel y Aldama, dos de las 60 comunidades que producen café en Chiapas. Fue después de recorrer los cafetales, cerca del medio día. Fue en el patio de secado del beneficio comunitario de Sibactel, con una taza de pozol. Fue en casa del caficultor Pedro Vázquez, donde sus hijas disponen café de olla, horchata y una canasta copada de pan dulce como un gesto de hospitalidad. En esa primera ronda se me quedó impregnada la consistencia firme de los panes —muy distinta a la de los europeos con aire, suaves, esponjosos— y una nota de humo, siempre presente en las cocinas y los hornos de leña que, en este lado del mundo, todavía son comunes.  A mi vuelta al centro de San Cristóbal, y gracias a las recomendaciones de los chefs de Tierra y Cielo, llegué con más intención a la puerta de la panadería Fátima, un local de fachada bicolor —morado con blanco, reconocible a leguas— en la calle Benito Juárez, que tiene más de 30 años en operación.Los anaqueles de Fátima son una librería del amplio repertorio del pan coleto que además de lo ya dicho, es diverso en forma y fondo. Aquí verán montañas trigueñas de panes planos, enroscados o trenzados —mis favoritos—, con cortezas cubiertas de azúcar o ajonjolí, con migajones oscuros o amarillentos, preparados con piloncillo, canela y muchas veces con manteca. Los reconocerán también por su nombre de pila: cazuelejas —quizás las más famosas—, rosquillas, marquesotes, pan de yema o pan de manteca. Los amarán un poquito más porque son una ganga. A riesgo de parecer disco rayado —o la burra al trigo, en una analogía más pertinente—, quiero hacer hincapié en la textura de estos panes: esa que es firme, porosa, a veces arenosa, a veces crujiente. Si me preguntan, esa textura es pretexto, una provocación, un estado ideal que pide a gritos el ahogo de una bebida caliente —café, chocolate, atole, ustedes digan—.  Estudiosos del tema, como Edgar Zulca Báez, atribuyen esta característica a cuestiones más prácticas como la conservación, a que “su estructura compacta garantiza su integridad en el transporte y es resistente a la descomposición”, escribe el académico.Kievf y Marta —que en sus exploraciones panaderas preparan, entre otras cosas, panes de tascalate para el desayuno— me recomendaron complementar la expedición con las panaderías que siguen los pasos de la herencia danesa y francesa. Obediente, me dirigí a los hornos —de lugares como La Casa del Pan, Oh la lá y el Horno Mágico— que complementan, con bollería, croissants, empanadas de hojaldre, chocolatines y mantequilla, la escena panadera. Una historia que, por ahora, es harina de otro costal.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD