Top 5 recetas para enamorar a tu hombre en el Mundial
Recomendaciones Gastronómicas

Top 5 recetas para enamorar a tu hombre en el Mundial

Por Kiwilimón - Junio 2014
  Si hay algo que atrae la atención de los hombres es la Copa del Mundo; sin embargo, los hombres no son muy difíciles y es de conocimiento general que se les puede enamorar por el estómago. Y aunque queda claro que en gustos se rompen géneros, te aseguramos que con este Top 5 de recetas lograrás enamorar a tu hombre y regresar la atención que quizá el fútbol haya acaparado...

Chili con carne

No hay hombre en Estados Unidos que no se precie de conocer y/o preparar el mejor chili con carne. De hecho es cuestión de egos quién aguanta el más picante. En México conocemos la receta como una especialidad del norte y quien la haya probado sabe que conjunta todo lo que les gusta: carne, frijoles, chile y especias. Aquí te dejamos esta receta para sorprender.

Prime rib a la sal

A los hombres les gusta la carne así, como viene. No es que desprecien una rica salsa, pero si el corte es de calidad, saben que un poco de sal y pimienta es todo lo que se necesita para sacarle el sabor. Te dejamos la  receta para este jugoso corte de res que también funciona perfecto para un día de carne asada.

Grilled cheese con tocino

Una cosa que aman los hombres es botanear, y ahora, con el Mundial en todo su apogeo, esta receta es perfecta para ver los partidos y regocijarse en el sabor de un ingrediente que les encanta: el tocino. Este simple sándwich de queso con tocino es crocante, suave, calientito y llenador, todo a la vez.

Camarones diabla

¿Frutos del mar picantes? ¡Sí por favor! Esta receta toma un ingrediente preferido de muchos: los camarones, y le añade un toque para que queden deliciosamente picantes. Estos camarones diabla también son perfectos para curar la resaca o para una tarde calurosa de verano acompañada de una cervecita fresca.          

Costillitas barbecue

Todo hombre, desde pequeño, sueña con ir a Texas e hincarle el diente a esas costillitas y chuletas que aparecen en la tv y las caricaturas. Para que no haya que ir más lejos, esta receta ofrece todo el sabor del BBQ, además, son perfectas para día de fútbol.

Encuentra otras deliciosas recetas y consejos mundialistas en la sección de Kiwilimón

 
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Tanto la miel como la canela tienen propiedades antimicrobianas así que esta mascarilla puede ser una gran aliada para tu rutina de belleza y como un extra en tu tratamiento para el acné, siempre y cuando tu dermatólogo esté de acuerdo.La miel puede funcionar como tratamiento para una serie de afecciones de la piel, como úlceras y quemaduras, pues la miel ayuda a prevenir las bacterias, pero también puede servir para reducir la inflamación y proporcionar un ambiente húmedo propicio para la curación.Sin embargo, el tipo de miel importa, pues la del súper no tiene todos estos efectos benéficos. El tipo de miel que necesitas conseguir es la miel de Manuka, una variedad cruda que no ha sido procesada, es la mejor opción para uso medicinal. Por su parte, la canela también se ha utilizado medicinalmente para tratar afecciones respiratorias, digestivas e incluso ginecológicas y recientemente se ha demostrado que tiene posibles beneficios antimicrobianos, antiparasitarios, antioxidantes y antiinflamatorios en animales, además de que también puede tener propiedades curativas de heridas.Al igual que con la miel, existe un tipo específico de canela que produce los mayores beneficios, llamado “canela verdadera” o Cinnamomum zeylanicum. Aunque varios beneficios de estos dos ingredientes sí tienen sustento científico, aún no existe suficiente evidencia de que realmente funcionen para tratar el acné en humanos, además de que es importante hacer una prueba en una pequeña área de la piel para asegurarse de no ser alérgico a los componentes de esta mascarilla.Cómo hacer una mascarilla de canela y miel caseraPara esta mascarilla casera necesitas 2 cucharadas de miel de Manuka y 1 cucharadita de canela verdadera. Mézclalas hasta formar una pasta con ellas. Algunas personas la aplican sólo sobre los granos o brotes, pero otras la aplican en toda la cara y la dejan actuar hasta 30 minutos antes de enjuagarla con agua tibia.Es importante que primero hagas una prueba de parche en la mano: aplica una porción de la mezcla del tamaño de una moneda en el dorso de la mano y espera al menos 10 minutos para asegurarte de que no te da reacción alérgica manifestada como picazón, enrojecimiento o hinchazón.Puedes considerar usar también mieles de grado medicinal, que puedes encontrar en tiendas naturistas. Estas mieles han sido purificadas y generalmente están libres de aditivos, como la miel de Manuka y la miel Revamil.
En febrero y marzo, o sea, al principio de la primavera, las alergias por polen suelen ser muy comunes, sin embargo, en el invierno hay mayor cantidad de sustancias que provocan reacciones alérgicas, pues también existe la polinización invernal.Además, ya que los síntomas de las alergias son muy parecidos a los de los resfriados comunes, pues estos incluyen estornudos repetitivos, obstrucción nasal, flujo abundante de mucosidad y comezón en ojos y garganta, es especialmente importante cuidarse en la temporada de frío, para evitar cuadros más complejos de infección.Las vacunas tanto de la influenza como para controlar las alergias, además de abrigarse bien, cubrir nariz y boca, evitar los cambios bruscos de temperatura, llevar una dieta balanceada y rica en vitamina C para fortalecer el sistema inmunológico son las recomendaciones principales de las instituciones de salud para la temporada de alergias invernales, pero estos remedios caseros también pueden ayudarte a aliviar los síntomas.4 remedios caseros para las alergias invernalesLas alergias son una reacción del sistema inmunológico a cosas que a otras personas no les molestan; entre los agentes que más provocan alergias podemos incluir: polenácaros del polvocaspa de mascotaesporas de mohopicaduras de insectoscomidamedicamentosLos síntomas que pueden producir las alergias van desde estornudar mucho, moqueo constante de la nariz, comezón, erupciones en la piel, hinchazón y hasta asma, y los siguientes remedios caseros pueden ayudar a aliviarlos.Lavados nasales con solución salinaUn lavado nasal consiste en enjuagar los conductos nasales con una solución salina y sirve para eliminar los alérgenos, la mucosidad y otros desechos. Esta irrigación nasal con agua con sal puede aliviar los síntomas de la congestión nasal y ayudar a prevenir las infecciones de los senos nasales. La solución salina se puede hacer con cosas que tienes en la cocina:agua del grifosal de mesa o sal marina fina (sin yodo)una olla con tapaun frasco limpiouna taza medidoraPon a hervir 2 tazas de agua en una olla tapada por 15 minutos, luego permite que se enfríe a temperatura ambiente y añade una cucharadita de sal; revuelve hasta que se disuelva. Úsala en las próximas 24 horas, puedes mantenerla refrigerada en un recipiente hermético, pero después de ese tiempo, deberás desecharla. Para una versión más estéril y duradera, puedes usar agua destilada.ProbióticosVarios estudios han indicado que los probióticos pueden ayudar a aliviar y aminorar los síntomas de la rinitis alérgica. Algunos de los alimentos en los que puedes consumir probióticos son el yogurt, el kéfir, el miso, algunos tipos de queso y el kimchi, entre otros.MielAún no hay evidencia científica que lo demuestre, pero se cree que comer miel producida orgánica y localmente ayuda a reducir con el tiempo la reacción alérgica al polen que las abejas recolectan en el área para producir su miel.EspirulinaEntre los muchos beneficios de la espirulina, estudios han demostrado que tiene efectos protectores antialérgicos frente a la rinitis alérgica. La espirulina es un alga verde azulada que por lo general se encuentra como un polvo, el cual se puede añadir a jugos, licuados y hasta en tortitas de verduras.
Llegó la temporada de otoño y con ella también arrancan las festividades de cierre del año en Norteamérica, empezando por el Día de Acción de Gracias o Thanksgiving Day.Esta celebración es una variante de los festivales que se observan alrededor del mundo con motivo de la cosecha. El primer Día de Acción de Gracias se remonta a un banquete entre peregrinos ingleses que fundaron la colonia de Plymouth—actualmente Massachusetts—y los indígenas de la tribu de los wampanoag que tuvo lugar en 1621. La tradición de expresar el agradecimiento por las buenas cosechas con un banquete se convirtió en una actividad habitual en Nueva Inglaterra, sin embargo, no fue hasta 1863 que el presidente Abraham Lincoln proclamo el Día de Acción de Gracias como feriado nacional anual.El Thanksgiving Day se celebra el cuarto jueves de noviembre en los Estados Unidos y está catalogada como la fiesta familiar más grande del país, pues moviliza un número importante de personas que ansían reunirse con familiares o amigos para disfrutar de la tradicional cena de Acción de Gracias.La cena se caracteriza por una serie de platillos reconfortantes y especiados, entre los que destacan el clásico puré de papa, el popular puré de camote, la deliciosa salsa de arándanos, el tradicional mac & cheese, el icónico pay de calabaza y el característico pavo acompañado de gravy y de su relleno. Sin lugar a dudas, el pavo es el platillo que protagoniza la cena de Acción de Gracias, pues un Thanksgiving sin un pavo al centro de la mesa es prácticamente inconcebible. Pero lo que muy pocas personas saben es que esta ave tuvo su origen en lo que hoy es México.El guajolote, el primer animal domesticado en el México PrehispánicoDe acuerdo con el artículo titulado “Origen y dispersión del guajolote doméstico en Mesoamérica. Una conjunción de factores ambientales y culturales”, el guajolote fue el primer animal que entró en un esquema de domesticación en el México prehispánico. Los académicos señalan que los bosques de pino y encino de la cuenca de México fueron el primer hábitat de la subespecie M. Gallopavo, el guajolote silvestre del que derivó la forma doméstica.Existen registros de guajolotes domésticos en la Cuenca de México—al sur de la altiplanicie mexicana y en el borde de los bosques de pino y encino—, sin embargo, los restos más antiguos de guajolotes se encontraron en ofrendas funerarias prehispánicas de 1200 y 500 A.C. Diferentes investigaciones apuntan que el pavo fue llevado a España después de la conquista y de ahí se diseminó por toda Europa. Un par de siglos más tarde—y después de haber sido seleccionado genéticamente hasta convertirlo en la especie que conocemos actualmente—los peregrinos que emigraron de Inglaterra llevaron el pavo de regreso al continente americano.Hoy en día el pavo engalana millones de mesas alrededor del mundo durante el Día de Acción de Gracias y Navidad. 
Contrario a lo que Mafalda pensaría, no hay corazón que permanezca frío con un buen tazón de caldo caliente. Mientras que el cuerpo se alimenta con el líquido traslúcido y perfumado lleno de nutrientes, el alma se reconforta. Tal vez por eso haya un libro que se llama Caldo de pollo para el alma y que, a decir verdad, no he leído. Lo que sí he hecho es comer caldos de pollo y sentirme bien después de hacerlo. Los he comido enferma de la panza, del corazón; con un nudo en la garganta o con tos; antes y después de las fiestas; en tardes frías y al calor de la casa de mi abuela. Quizás, en el séptimo día, Dios nos dio los caldos para reposar con ellos, pero sin duda los humanos fuimos quienes perfeccionamos esta receta milenaria. Hay infinidad de formas de hacerlo. Están los que se preparan con huesos de res o tuétano para darle sabor. A mí me gusta prepararlo sencillo, con muslos, pechugas y piernas, pero en cocción lenta. A la olla aviento un trozo de cebolla, unos ajos, tres trozos de apio, poro, una zanahoria. Nunca olvido el bouquet garni que te enseñan a hacer en la escuela de cocina –laurel, salvia, mejorana, orégano y romero, amarrados con hilo blanco para que el pollo no se ponga azul, como en Bridget Jones–. El pollo va adentro con piel, con todo, porque otorga textura y profundidad. Luego a quitar la espuma con una espumadera. Cuando no hay padecimientos nada mejor que los caldos de pollo que pican, los que tienen arroz y garbanzos. Al ruedo hay que llegar con tortillas calientes, más calientes que el caldo mismo. A algunos hay que ponerles x gotas de limón por y gotas de salsa, que van en proporción al amor que se le imprimió al cocinarlo (menos sabor, más gotas). Se experimenta gratitud cuando en el caldo hay un chile chipotle al fondo: provoca a partirlo con la cuchara, aunque los labios se pongan floreados. ¿Lo malo? Cuando en el caldo hay pellejos flotantes. ¿Lo bueno? Cuando el brebaje es prístino, casi cristalino, sin burbujas de grasa, pero con aromas que acarician. El romance del caldo va más allá de la vista. Es, además, sus múltiples beneficios. Según lo que me cuenta Gina Rangel, nutrióloga de Te Cuida, el caldo de pollo posee carbohidratos saludables, grasas buenas y proteínas, por lo que es un plato completo y con todos los nutrientes de una comida integral. Tiene aminoácidos con propiedades antiinflamatorias y que ayudan a prevenir el insomnio. Gracias a su gran cantidad de electrolitos, un tazón de sopa rehidrata inmediatamente. ¡Adiós cerveza del día siguiente! Para que el caldo sea súper nutritivo, Gina recomienda que contenga la mayor cantidad de vegetales posibles, que se prepare con ajo, cebolla, sal de mar y con pollo de libre pastoreo o de alimentación orgánica. “De esta manera estamos garantizando que vamos a tener vitaminas, minerales y los tres macronutrientes incluidos en el caldo”. Lo ideal es que se someta a una cocción lenta de ocho horas, pero eso sí: hay que agregar los vegetales que acompañarán la sopa solo media hora antes de la culminación para no sobre cocinarlos. A Yamilette González, coordinadora de chefs de kiwilimón, le gusta agregar huacal, hígado, molleja, alitas y la carne con más sustancia. Adicionalmente, recomienda no lavar el pollo y cocinarlo a fuego medio bajo, de 2 a 3 horas. Si el fuego es alto, las impurezas se rompen y el caldo se contamina. “Las hierbas de olor varían mucho. Hay personas que prefieren el cilantro. Mi abuelita, por ejemplo, le agregaba hierbabuena: le daba un toque súper fresco y rico. Así, si estabas malito de la panza, te caía mejor”, me relató.  Hay que incluir los huesos en la preparación pues en ellos está la magia: su gelatina es efectiva para el crecimiento del pelo y las uñas, así como para la reducción del dolor en las articulaciones.El caldo es un apacho a todas luces. Gina piensa que “a través de un plato de caldo calientito lleno de nutrientes, le das a las personas un momento de paz, de estar en el aquí y en el ahora, reconfortar en cuerpo y alma, es por eso que, cuando una persona enferma lo primero que pensamos es regalarles un caldo de pollo para que se sientan mejor”. En salud o enfermedad, hay que tomarse el tiempo de disfrutar cuando una casa huele a caldo de pollo, cuando la tapa de la olla tintineante devela que algo rico espera en el tiempo. Su vapor y su sabor tienen el súperpoder de cambiar el sustantivo “casa” por el de “hogar”. ¿Lo preparamos?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD