¿Sabes cuáles son los ingredientes mexicanos más saludables?
Recomendaciones de Cocina

¿Sabes cuáles son los ingredientes mexicanos más saludables?

Por Kiwilimón - Agosto 2015
Es cierto que la comida mexicana tiene una reputación de además de rica, engordadora y grasosa. Aunque esto puede tener un poco de verdad cuando hablamos de la comida callejera, la realidad es que muchos de nuestros ingredientes insignia son mucho más sanos de lo que parecen y por eso hoy queremos contarte sobre los más saludables que deberías aumentar en tu dieta diaria.

Frijoles

Éste ingrediente es parte de la trilogía base de toda la gastronomía azteca: frijoles, maíz, chile. No aumentan el colesterol, regulan la digestión, son excelentes para la salud mental y se ha encontrado que incluso ayudan a batallar contra ciertos tipos de cáncer. Además, los frijoles bayos ayudan a fortalecer los huesos gracias a su alto contenido de magnesio, calcio y vitamina K.

Salsa

Puede que vaya encima de otros platillos no tan saludables, pero en sí la salsa es una combinación de vegetales, cítricos y hierbas extremadamente saludable. Incluso las propiedades de los chiles ayudan al sistema circulatorio además de tener una infinidad de antioxidantes. Las salsas con mucho limón y chile tienen mucha vitamina C que te ayuda a mantener las defensas arriba.

Aguacate

No hay mejor fuente de vitamina E en el mundo que el aguacate. Además, por contener grasas no saturadas es excelente para asistir a la circualción y el sistema cardiovascular en general. También se ha descubierto que ayuda en la lucha contra el cáncer de mama por lo que siempre hay que decirle que sí a un rico guacamole o a un aguacate relleno.

Cilantro

En México usamos el cilantro para todo y eso es muy bueno. Esta hierba tan rica y aromática viene cargada de diversas vitaminas, minerales y antioxidantes en cualquiera de sus formas. Eso sí, al consumirlo en crudo sacarás lo mejor de todos sus beneficios como la prevención de enfermedades respiratorias y digestivas.

Maíz

Puede que sus variables fritas como la tortilla o la tostada no sean el mejor ejemplo pero en sí el maíz, como el que comemos en los esquites, es extremadamente nutritivo. Es un ingrediente lleno de fibra que ayuda al sistema digestivo mientras que te hace sentir satisfecho con pocas cantidades. También tiene minerales y vitaminas que funcionan mejor cuando se consume hervido.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Ayer Oaxaca estuvo de gala, pues este célebre destino gastronómico fue una de las sedes de la premiación de los Latin America's 50 Best Restaurants. En esta edición, el tan esperado ranking anual fue reemplazado por una emotiva lista que enumeró a los mejores 100 restaurantes de la última década. Latin America’s 50 Best Restaurants 2021: Pasado y Futuro también incluyó diversos galardones especiales para aquellos chefs y restaurantes que están ayudando a crear un cambio positivo y un mejor futuro para la industria restaurantera.La ceremonia se llevó a cabo en Criollo, el emblemático restaurante de los reconocidos chefs Luis Arellano y Enrique Olvera, y, cómo era de esperarse, la premiación de los mejores restaurantes tuvo lugar entre mezcales y un festín de comida oaxaqueña. México tuvo 19 entradas en la lista, siendo el segundo país de Latinoamérica con mayor número de restaurantes en la lista.Los mejores restaurantes mexicanos de la última décadaDeckman’s en el MogorDeckman’s en el Mogor, del chef estadounidense Drew Deckman y ubicado en la carretera Ensenada-Tecate en Baja California, entró por primera vez a la lista de los de los Latin America's 50 Best Restaurants ubicándose en el lugar 98.PitionaEl restaurante Pitiona, del chef José Manuel Baños y ubicado en el corazón de Oaxaca, reingresa a la lista en el lugar 95.Dulce Patria Dulce Patria, de la chef Martha Ortíz y ubicado en Polanco, Ciudad de México, también reingresa a la lista en el lugar 85.LajaEl restaurante Laja, del chef Jair Téllez y ubicado en el Valle de Guadalupe, Baja California, es otro de los restaurantes que reingresa a la lista ubicándose en el lugar 79.MerotoroMerotoro, otro de los restaurantes del chef Jair Téllez y ubicado en la colonia Condesa, en la Ciudad de México, reingresa a la lista en el lugar 73.Casa Oaxaca El restaurante Casa Oaxaca, del chef Alejandro Ruíz y ubicado en Oaxaca, también reingresa a la lista en el lugar 63.Manzanilla Manzanilla, de los chefs Benito Molina y Solange Muris y ubicado en Ensenada, Baja California, a su vez reingresa a la lista en el lugar 62.La DocenaEl restaurante La Docena, del chef Tomás Bermudez y ubicado en Guadalajara, reingresa a la lista en el lugar 57.Amaranta Amaranta, del chef Pablo Salas y ubicado en Toluca, reingresa a su vez a la lista en el lugar 44.Corazón de TierraEl restaurante Corazón de Tierra, del chef Diego Hernández-Baquedan y ubicado en Valle de Guadalupe, Baja California, reingresa a la lista en el lugar 40.Le Chique Le Chique, del chef Jonatan Gómez Luna y ubicado en Cancún, Quintana Roo, también reingresa a la lista en el lugar 38.NicosEl restaurante Nicos, del chef Gerardo Lugo y ubicado en la colonia Claveria en la Ciudad de México, baja 4 lugares y se posiciona en el número 35.Máximo BistrotMáximo Bistrot, del chef Eduardo García y ubicado en la colonia Roma en la Ciudad de México, sube 3 lugares y se posiciona en el número 33.AlcaldeEl restaurante Alcalde, del chef Francisco Ruano y ubicado en Guadalajara, baja 17 lugares y se posiciona en el número 32.RosettaEl restaurante Rosetta, de la chef Elena Reygadas y ubicado en la colonia Roma en la Ciudad de México, baja 18 lugares y se posiciona en el número 27.PangeaEl restaurante Pangea, del chef Guillermo González Beristáin y ubicado en Monterrey, Nuevo León baja 1 lugar y se posiciona en el número 15.Sud 777Sud 777, el famoso restaurante del chef Edgar Nuñez, sube 5 lugares y se posiciona en el número 12. Quintonil Quintonil, el reconocido restaurante del chef Jorge Vallejo y ubicado en Polanco, Ciudad de México, sube 3 lugares y se posiciona en el número 8. PujolPujol, el internacionalmente famoso restaurante del chef Enrique Olvera y que se ubicado en Polanco, Ciudad de México, mantiene su posición en el lugar número 5.Cabe mencionar que esta edición de los Latin America’s 50 Best Restaurants también incluyó diversos galardones especiales para aquellos individuos y restaurantes que están ayudando a crear un cambio positivo y un futuro mejor en la industria restaurantera:Estrella Damm Chefs’ Choice Award – Best ReinventionEl chef Eduardo García fue galardonado con este premio por la exitosa reinvención de su restaurante en la Ciudad de México durante la pandemia, pues Máximo Bistrot cambió su alguna vez íntima cocina y comedor a un lugar más amplio para seguridad, comodidad y tranquilidad de su personal y comensales.Salón de la FamaHaciendo un recorrido por la memoria, los Latin America’s 50 Best Restaurants reconocieron a distintos restaurantes que han sido galardonados durante la última década, pero que por desgracia hoy se encuentran cerrados. Biko Biko del chef Mikel Alonso se encuentra entre los restaurantes que ingresaron al denominado Salón de la Fama.The World's 50 Best Restaurants y la pandemiaDesde el 2013, el ranking de los Latin America's 50 Best Restaurants se había publicado año con año para celebrar la gastronomía de la región, fomentar la colaboración, inclusión y diversidad en la industria gastronómica, y ayudar a impulsar un cambio positivo en la misma. Sin embargo, los 50 Best se cancelaron el año pasado para enfocarse en la recaudación de fondos y apoyo al sector de la hospitalidad durante la emergencia sanitaria generada por la pandemia del COVID-19. A manera de reflexión, esta edición reconoce a los mejores 100 restaurantes que formaron parte de la lista en los últimos nueve años.
Agradecer es uno de los actos más elevados de la existencia. El poder que esconde esta sencilla acción es magia pura: nos conecta con las frecuencias divinas, con el don creador que manifiesta y le da boost a lo que agradecemos. Esto a colación de que estamos a una semana de la celebración más relevante para los norteamericanos, el Thanksgiving (los canadienses también la celebran, pero en otra fecha). Esta fiesta no tiene un día fijo en el calendario, sino que sucede el cuarto jueves de cada noviembre y, aunque conmemora un hecho histórico cuya veracidad sigue generando debates, agradecer es un acto universal y amoroso, cercano a todas las culturas.Según Philip David, hotelero y restaurantero americano residente en México, el Día de Acción de Gracias comenzó en Plymouth, Massachusetts, con los peregrinos llegados de Inglaterra, quienes al haber enfrentado escasez de alimento agradecieron la primera cosecha. Su fruto y la benevolencia de los indios wampanoag asentados en el área hicieron posible la supervivencia en el duro invierno. El Día de Acción de Gracias quedó como una celebración importante en la religión protestante y en la cultura anglosajona en general, pero se convirtió en una fiesta nacional en 1789, por iniciativa de George Washington. “Algo que no se tiene claro es que el Thanksgiving no es una fecha de consumismo –como la Navidad– sino de estar y permanecer en familia. La familia es lo importante en este día”. Es con ella y alrededor de la mesa que desfilan platos como el puré de camote, la ensalada con nueces y arándanos, el pay de nuez o el de manzana. El pavo es imprescindible. Sobre el porqué se celebra con esta proteína existe todo tipo de teorías. El guajolote es originario de Norteamérica y se cree que, con esta ave, otrora salvaje, y con ternera, se celebró en aquella primera ocasión. La familia, la comida y el agradecimiento, ¿acaso hay una mejor celebración?¿Por qué es tan bueno agradecer?Gabriel Ángel, facilitador de sanación cuántica, dice que “cuando agradeces, aumentas tus frecuencias y esto genera cambios celulares positivos en el organismo. Nuestros ancestros estaban conectados a la Tierra. Ellos agradecían todo lo que podían porque entendían que este acto era una especie de retribución al universo, a Dios, a la fuente creadora, por todo lo que recibían”.Mirar en conciencia lo que nos rodea nos hace desmenuzar su magnificencia. Cuando somos capaces de hacerlo, el agradecimiento viene con facilidad y valoramos a las personas con quienes compartimos camino, lo que hacemos, lo que somos, lo que tenemos, los frutos de nuestro trabajo y, claro, las cosechas. Hay un regalo en todo, si sabemos verlo. En esta sintonía muere el miedo a dejar de poseer porque no existen límites en la abundancia del universo. “El sistema divino es un sistema; tiene sus propias reglas, sus propias leyes. En el agradecimiento te conectas con esas leyes, con la divinidad y eso claro que genera resultados: te conviertes en una herramienta de manifestación”, asevera Gabriel Ángel. El agradecimiento que se comparte en la mesa, por ejemplo, como en el Thanksgiving, no se exime de dicho encanto. Gabriel Ángel explica que hay que agradecer el ser y el estar, el cómo llegaron nuestros alimentos a la mesa y por quienes la rodean; por la providencia que generó el momento en una maquinación perfecta. Luego lo que queda es conectarnos con el gozo en cada cucharada, cada bocado.Yo particularmente celebro la conexión que genera el dar gracias con la esperanza, con el aquí y el ahora, con la alegría de vivir. Para Gabriel Ángel, lo importante es ir hacia el corazón y apreciar. "Hay que pagar con amor lo que se recibe: agradecer es una faceta más de la energía del amor". En agradecer estar el recibir: el Día de Acción de Gracias es la oportunidad que tenemos para que, a través de la unión familiar, de la comida rica, de sabernos bendecidos, alegremos nuestro corazón para recibir más. Si ya se te antojó ponerte en la sintonía te dejo un menú delicioso que podrás compartir en familia:Pechuga de pavo con salsa de frutos rojos como plato fuerteRelleno de pavo para acompañarPuré de papa con jamón como guarnición clásicaPay de nuez o cheesecake de calabaza como postre
Es difícil imaginar una cena de Acción de Gracias sin el clásico puré de papa, el popular puré de camote, la deliciosa salsa de arándanos, el tradicional mac & cheese, el icónico pay de calabaza y, por supuesto, el característico pavo al centro de la mesa. Esta escena se repite múltiples veces en series de televisión, películas y anualmente en millones de hogares a lo largo y ancho de los Estados Unidos el cuarto jueves de noviembre. El Thanksgiving Day es tan importante en los Estados Unidos que está catalogado como la fiesta familiar más grande del país, pues moviliza a un número importante de personas que ansían reunirse con familiares o amigos para disfrutar de la tradicional cena de Acción de Gracias. Si bien, expresar el agradecimiento por las buenas cosechas es una actividad muy común en los distintos festivales que se celebran alrededor del mundo, el concepto de la cena del Día de Acción de Gracias se remonta a un festín entre peregrinos ingleses que fundaron la colonia de Plymouth—actualmente Massachusetts—y los indígenas de la tribu de los Wampanoag. Aunque no se sabe la fecha exacta de ese mítico festín, se considera que la primera cena de Día de Acción de Gracias de la historia tuvo lugar en 1621, pues el cronista peregrino Edward Winslow hizo mención de los preparativos previos en una carta: “Ya que aseguramos nuestra cosecha, nuestro gobernador envió a cuatro hombres a cazar aves para que podamos alegrarnos juntos una vez que hemos reunido los frutos de nuestro trabajo. Los cuatro mataron tantas aves en un día que, con un poco de ayuda, duraron para la compañía casi una semana.” Por si fuera poco, Edward Winslow describe más adelante lo que parece ser la primer cena de Acción de Gracias de la que se tiene registro: “En ese momento, entre otras actividades, usamos nuestras armas, muchos de los nativos vinieron con nosotros, y entre ellos estuvo su gran rey Massasoit, con unas noventa personas, a quienes entretuvimos y celebramos durante tres días, y ellos salieron y cazaron cinco venados, que trajeron a la plantación y los concedieron a nuestro gobernador, al capitán y a algunos otros. Y a pesar de que no siempre será tan abundante, por la gracia de Dios, estamos tan lejos de la necesidad que deseamos compartir con ustedes nuestra abundancia”. De acuerdo con distintos historiadores, es poco probable que el pavo fuera el única ave al centro de la mesa en los festines de fin de la cosecha, pues diferentes productos de la cosecha, venados, cisnes, gansos, patos, y otras aves pequeñas también pudieron haber sido parte del menú como lo indica el recuento de Edward Winslow. Con el paso de los años, la tradición de expresar el agradecimiento por las buenas cosechas con un banquete se convirtió en una actividad habitual en Nueva Inglaterra y su popularidad fue tal que en 1863 que el presidente Abraham Lincoln proclamo el Día de Acción de Gracias como feriado nacional anual que se celebra hasta nuestros días.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD