Té verde para bajar de peso
Recomendaciones de Cocina

Té verde para bajar de peso

Por Kiwilimón - Enero 2015
El té verde, es considerada una de las bebidas más saludables, contiene más antioxidantes que los otros tipos de té. Originario de China y de India, se ha usado en la medicina tradicional de esos países para controlar sangrados, sanar heridas, ayudar a la digestión, mejorar la salud del corazón y de la mente y regular la temperatura del cuerpo. Otros estudios lo han asociado con una mejoría en los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre, la memoria y en el funcionamiento de la mente, y hasta en la reducción del colesterol. Pero eso no es todo: un estudio reciente muestra que también podría ayudar para bajar de peso. El estudio, dirigido por unos expertos en alimentación de Penn State University, se llevó a cabo en ratones, que ya eran obesos al empezar el experimento. Recomendamos: Cómo disminuir el mal aliento Los investigadores les suministraron la misma dieta rica en grasa a dos grupos de ratones. Los ratones de uno de los grupos recibieron además Epigallocatechin-3-gallate (EGCG), un compuesto que se encuentra en el té verde, y subieron de peso 45% más despacio que el grupo de control, que sólo se alimentó con la dieta rica en grasa (sin EGCG). “En el experimento, vemos que el ritmo en el aumento de peso disminuyó”, dice Joshua Lambert, profesor de Ciencia de la Alimentación y coautor del estudio. “Los resultados sugieren que complementar la dieta con té verde te hace engordar con más lentitud”, agrega. Los hallazgos, en detalle, se publicaron en la versión online de la revista Obesity. Sin embargo, el té verde, no parece suprimir el apetito, sino que limita la grasa que absorbe el cuerpo. Los dos grupos de ratones comieron la misma cantidad de alimentos ricos en grasa, excepto que a uno de los grupos se le administró EGCG y al otro no. Recomendamos: Cómo tener vientre plano en tres días Aparte de una tasa más baja en el aumento de peso, los ratones que recibieron EGCG mostraron un incremento de casi 30% en los lípidos (las grasas) en la materia fecal. Al parecer, el EGCG tiene dos efectos: reduce la capacidad del cuerpo de absorber la grasa, y aumenta además su capacidad de usar esa grasa. Es cierto que tendrías que beber alrededor de 10 tazas de té verde para que tu consumo fuera equivalente al que recibieron los ratones en el estudio. Pero Lambert explica que estudios recientes realizados en seres humanos indican que una o dos tazas de té verde al día muestran también efectos positivos en el control del peso corporal en comparación con las personas que no lo consumen. Recomendamos: Los mejores remedios para el dolor de estómago Según Lambert, otros experimentos han demostrado que los ratones que no eran obesos no subieron mucho de peso cuando se les añadió el té verde a una dieta alta en grasas. No obstante, el estudio con ratones que ya están pasados de peso se aplica más a los seres humanos, porque las personas suelen considerar cambios en su dieta únicamente cuando notan los problemas que acarrea la obesidad. Sólo cuando llegas a la edad madura y notas una pancita prominente, es cuando tiendes a cambiar tu estilo de vida, como hacer dieta, practicar ejercicios y tomar té verde. Una palabra de advertencia: a pesar de sus grandes beneficios para la salud y de que no se conocen efectos secundarios perjudiciales, debes tomar algunas precauciones antes de empezar a beber té verde en grandes cantidades. Recomendamos: Cómo conciliar el sueño con infusiones Por ejemplo, si eres muy sensible a la cafeína, el té verde te podría causar insomnio, ansiedad, irritabilidad, náuseas y/o problemas estomacales. Si tomas medicamentos anticoagulantes (de los que adelgazan la sangre), debes beber té verde en moderación debido a su contenido de vitamina K; y si tomas estimulantes, podría elevar tu presión arterial y tu ritmo cardíaco (tu pulso). Y, por cierto, los suplementos de té verde no son lo mismo que el té verde, pueden contener otras hierbas y sustancias y pueden ser peligrosos. En resumen, antes de empezar a beber té verde si tomas algún medicamento o tienes algún problema de salud, es mejor que hables con tu médico y le pidas su autorización para asegurarte que no te afectará de forma negativa. Y, desde luego, si quieres perder peso lo mejor es llevar una alimentación saludable prestando atención al tamaño de las porciones, haciendo ejercicio regularmente y, si no tienes contraindicaciones para beberlo, podrías probar beber té verde.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Las margaritas pueden ser un coctel internacional, pero la bebida a base de tequila es de origen mexicano. Aunque han surgido diferentes versiones sobre su historia, en todas ellas el común denominador es una mujer la protagonista: Marjorie, Daisy, Margaret o Margarita. Algunos dicen que se inventó en Ensenada y otros, en Jalisco, pero realmente esta bebida se originó en el mítico Bar Kentucky, en Ciudad Juárez, Chihuahua, a manos del Maestro Lorenzo Hernández. Es decir, muchas son las versiones y quienes quieren atribuirse la creación de este famoso coctel, pero sólo Ciudad Juárez puede hacerlo con constancia impresa.La Mejor Margarita del Mundo 2021Desde hace poco más de cinco años, la disputa por la Mejor Margarita del Mundo se ha llevado a cabo gracias a Tequila Patrón y, por supuesto, México está entre los ganadores de dos de las últimas tres ediciones.Para la edición 2021, el concurso se llevará a cabo en la cuna de las margaritas, o sea, en Ciudad Juárez, Chihuahua, del 22 de febrero al 8 de marzo, con la participación de 40 bartenders provenientes de 17 países, y para el 9 de marzo, conoceremos el nombre del país y la ciudad que ahora lleve el título de La Margarita 2021.Este certamen se llevará a cabo mediante una votación online y Difford’s Guide, referente en la industria de la coctelería mundial, será la encargada de vigilar la competencia, que además contará con la presencia del prestigiado mixólogo Oscar Olvera, considerado uno de los mejores mixólogos chihuahuenses, quien representa a México y a Ciudad Juárez en esta gran competencia internacional.Para Olvera, esta es “una gran oportunidad para demostrar al mundo el gran legado que Ciudad Juárez ha construido en la historia de la coctelería y comprobar inequívocamente que la margarita nació en Juárez”.Por su parte, Francisco Moreno Villafuerte, director del Fideicomiso de Promoción Turística Ah Chihuahua, resalta que “elementos icónicos y que confirman la base de la cultura e identidad del destino como es el caso de la Margarita, su historia y las anécdotas que se generan en torno a ésta, contribuyen a que los viajeros incrementen su listado de motivos por los cuales explorar el vasto territorio del estado grande de México: Chihuahua”.La versión creada de la Margarita por Olvera para este certamen, llamada “Wake me up Margarita”, se ha realizado gracias a un esfuerzo regional en el que diferentes establecimientos incluirán en su carta la  propuesta de la Margarita por Oscar Olvera del 22 de febrero al 9 de marzo, y podrás votar por ella aquí.
México es un país con vocación pesquera. Tiene 11 mil 122 kilómetros de litorales, 6 mil 500 km2 de aguas interiores y un total de 68 puertos. Actualmente, el volumen de producción pesquera es de 2.1 millones de toneladas, que se traducen en un valor de producción nacional equivalente a 38 mil millones de pesos. De esta manera, el sector pesquero y acuícola en México genera más de 300 mil empleos directos y 2 millones de empleos indirectos. El 25% de la producción nacional pesquera y acuícola está certificada como sustentable, lo que coloca a México a la cabeza de América Latina en esta materia y en el número 12 a nivel mundial. Además, existen más de 54 normas oficiales mexicanas relacionadas con la pesca responsable, la inocuidad, la sanidad y el medio ambiente.México tiene vocación pesquera, reglamentación y una comunidad bien consolidada y organizada alrededor de nuestros litorales, sin embargo, nuestro consumo de productos pesqueros está por debajo del promedio mundial, entre 13 y 14 kilos per cápita por año. Esta temporada de Cuaresma, que va del 17 de febrero al 3 de abril, consumamos pescados y mariscos mexicanos. Conozcamos las especies de nuestras aguas, sus vedas, las cooperativas o empresas que trabajan de forma responsable y promovamos la #PescaConFuturo en México. Las principales especies de pescados y mariscos producidas en el país son la sardina, el camarón, la mojarra, el pulpo, la anchoveta y el atún, pero tenemos 589 especies comerciales en México. Como afirma Luis Bourillón, Vicepresidente de sustentabilidad de COMEPESCA, “si queremos tener un futuro para el planeta debemos preocuparnos no sólo de los valores nutricionales, sino de cómo tener este sector vivo en los siguientes años. Es esencial cumplir en la pesca con las tallas, vedas, los volúmenes que se pueden capturar, y que el consumidor tenga información real, validada por entidades independientes, que les indique si la especie es sustentable o está en vías de obtener la certificación”. Por ello, también es de vital importancia la cultura del ecoetiquetado entre los consumidores mexicanos, para saber los productos que han sido obtenidos a través de prácticas responsables. Lo mejor de consumir pescados y mariscos es que constituyen una fuente rica de nutrientes, que nos permiten fortalecer al sistema inmunológico con proteínas, minerales, vitaminas y grasas. ¡Esta Cuaresma no lo pienses más y consume pescados y mariscos mexicanos! Fuente: Consejo Mexicano de Promoción de los Productos Pesqueros y Acuícolas (Comepesca)
Entrar a la tienda. Enfrentarse a un tótem de anaqueles. Las botellas apiladas, una sobre otra, producen vértigo. Las hay rosas, blancas, negras, verdes… ¿en serio, verdes? Las hay paradas, las hay acostadas. Las etiquetas que las nombran son aburridas, la mayoría. No importa. Con castillos o con diseños hípster: ninguna parece develar el sabor que resguardan. “¿Por qué, nadie me viene a ayudar?”, te preguntas. “No, mejor que nadie venga”, te respondes.Sí, todos hemos estado ahí, en ese momento incómodo en el que debemos escoger un vino que nos va a costar y que, o puede ser un chasco o la proeza más grande de la cena. La moneda gira en el aire. Tenemos miedo o nos sentimos avergonzados como si saber de vinos fuera nuestra obligación.No diré que escoger una botella, aun para alguien letrado en el tema, sea algo sencillo. A veces simplemente uno no puede escaparse de San Google antes de tomar a un vino por los cuernos. Pero no todo está perdido. Hay algunos indicadores que te pueden guiar razonablemente en esa rara decisión de compra. 1. El precio. Cierto, no siempre es un indicador de calidad. Apuntaría, sin embargo, que aquí hay una cuestión numérica. Considera los impuestos, los gastos del viaje, los kilómetros: si viene de lejos y cuesta barato, no me fiaría. En vinos mexicanos la cosa cambia porque mayormente las bodegas que ofrecen vinos baratos son empresas de buen volumen que se toman la hechura con respeto. Por aquí puede haber buenas opciones: Monte Xanic, Santo Tomás, L.A. Cetto.2. La región. Aprender las minucias de las regiones vitivinícolas te tomaría varios años de estudio, sin embargo, existen denominaciones de origen que son bastante estrictas en sus regulaciones de calidad. Tal es el caso de Ribera del Duero, el Friuli, Montepulciano d’Abruzzo, Rueda, Albariño, los vinhos verdes de Portugal, Sonoma, por mencionar algunas. A mí personalmente me encanta lo que se hace en Parras, Coahuila. Pocas veces he fallado. 3. La uva. Un sabio dijo: “hay de todo en la viña del Señor”. En las viñas del mundo sucede lo mismo. La opción de bajo riesgo es que, cuando pruebes un vino que te guste, anotes el nombre de la uva (y de la etiqueta, claro). Así en la tienda tendrás un punto de partida. Si te inclinas por explorar opciones de tu cepa favorita, recuerda que cada varietal se desarrolla mejor en una región que en otra. ¿Ejemplos? La pinot noir en Burdeos o Sonoma. La tempranillo, en Ribera del Duero; la syrah, en Australia (mejor si es del valle de Barossa); la malbec, de Mendoza en Argentina; la riesling, en Austria y Alemania; la pinot gris, en el Friuli; la nebbiolo, en el Valle de Guadalupe, y la semillón, en Aguascalientes. Todo con sus excepciones y reservas.4. Los premios.Odio decir que los premios importan porque, cuántas veces nos hemos decepcionado en los Óscar. En los vinos sucede igual, sin embargo, puede ser un punto de partida interesante. Allá fuera existe una serie de listas hechas por conocedores que catan a ciegas. Diría que a las que hay que prestar atención son el Concours Mondial de Bruxelles, Decanter World Wine Awards, la Guía Peñín, las puntuaciones Parker y Wine Spectator. En el caso de México, a mí me gusta la selección que hace Rodolfo Gerschman en su guía Catadores del vino mexicano. Que cómo te vas a enterar que un vino tiene premios, generalmente las botellas cuentan con un distintivo o calcomanía de la medalla que ganaron. 5. Sigue nuestras recomendaciones mensuales. En Kiwilimón te damos a conocer sobre nuestras cepas favoritas, sobre los vinos que ya hemos probado y que nos encantan. Un rosado sutil y de buena acidez es el Izadi Larrosa de la Rioja; si te quieres inclinar por algo nuevo de Parras, Coahuila, vete por el cabernet-shiraz de Hacienda Florida con sus notas a frutos negros. El malbec mendocino y especiado de Trumpeter nunca falla y, si lo que buscas es un Ribera del Duero de perfil fresco, Flores de Callejo y sus notas a confitería te gustarán.6. Experimenta.Nada como el hermoso aprendizaje Montessori vinícola de probar y fallar, de probar y acertar. ¿La viste y te vibró? Inténtalo. De un mal sorbo nadie pasará y al final, si la comida fue buena, tu experiencia también lo será. 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD