Todo sobre el ceviche
Recomendaciones de Cocina

Todo sobre el ceviche

Por Kiwilimón - July 2015

Aunque haya días que no lo parezca, estamos en verano, y ésta es la mejor época para comer ceviche. Sin duda esta especialidad latinoamericana ha recorrido todo el mundo por su sabor y frescura y hoy queremos contarte qué ingredientes debe incluir, cómo se debe preparar y los errores más comunes que ocurren al momento de prepararla. Esto es todo lo que debes saber sobre el ceviche.

Definición

Un ceviche es un producto de mar como pez o camarón que se cocina en el jugo de alguna fruta cítrica, normalmente limón. Ésta es la base, y de aquí se desprenden variantes distintas dependiendo de la región dónde se prepara. Lo que es cierto es que, aunque el ceviche sea fácil de preparar, es un platillo extremadamente complejo en cuanto a balance de sabores y texturas.

 

Tipos

Peruano

Es el platillo insignia de este país sudamericano. Ahí lo preparan con pescado blanco, normalmente corbina, y lo cocen en jugo de limón. Se acompaña de lechuga, maíz crudo, maíz tostado, camote y yuca hervida. Además se decora con ají rojo y amarillo y cebolla morada encurtida.

Mexicano

En México lo preparamos en copas de coctel o encima de una tostada. Utilizamos camarón, pulpo y varios pescados. La versión coctelera en salsa roja hecha a base catsup y Tabasco es típicamente mexicana y difícilmente se ve en otros países.

Panameño

Éste es muy parecido al peruano, pero se incluye sal gruesa de mar, chiles habaneros y apio para jugar con lo picante y lo fresco. Además de usar pescado y pulpo también lo hacen a partir de calamar.

Cubano

En Cuba el ceviche se hace, normalmente, con mahi-mahi, sepia o atún. Se sirve, como los demás, con jugo de limón además de cebolla, cilantro y pimiento verde para darle textura y color.

Ecuatoriano

En Ecuador prefieren su ceviche de camarón y lo sirven con una salsa de tomate para darle un sabor más amargo. Uno de los más populares se hace con limón, sal, pimienta y el mismo jugo que desprenden los camarones frescos.

Errores comunes al preparar ceviche

Usar pescado o mariscos congelados Este es el mayor crimen, un ceviche es sinónimo de frescura y nunca, jamás, se debe preparar con productos congelados que matan el sabor.

Usar exprimidor

Trata de exprimir el limón con las manos, así sólo obtendrás el jugo. Si usas exprimidor también soltará un poco de la resina que hará que tu ceviche sea amargo.

Dejarlo marinar

El limón es el último ingrediente que debe tocar el platillo. Si dejas el ceviche cociéndose en el cítrico por mucho tiempo la carne se hará dura. Ponle el limón, revuelve por un minuto y sirve al instante.

Exagerar con muchos ingredientes

Para los expertos el ceviche sólo tiene cinco ingredientes: pescado, limón, cebolla, chile y sal. Este es un platillo donde menos es más.

Guardar

El ceviche se come fresco, no se refrigera ni se guarda. Trata de no hacer demasiado para que no sobre.  

Recetas

Para terminar te dejamos tres recetas deliciosas para que hagas tu propio ceviche en casa: Ceviche de lenguado peruano http://www.kiwilimon.com/receta/pescados-y-mariscos/cebiche-de-lenguado-peruano Ceviche de huachinango con pimiento http://www.kiwilimon.com/receta/pescados-y-mariscos/ceviche-de-huachinango-con-pimientos Ceviche de calamar y pulpo http://www.kiwilimon.com/receta/pescados-y-mariscos/ceviches/ceviche-de-calamar-y-pulpo
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Hace unos años, un video en el que a una tortuga le sacaban un popote de la cara hizo que muchos de nosotros nos hiciéramos más conscientes del medio ambiente y del uso de los plásticos de un solo uso. Popotes de acero y bolsas de tela se hicieron artículos habituales en nuestro día a día; sin embargo, estos pequeños esfuerzos no han tenido el impacto esperado.En todos los aspectos y en todas las industrias, desde la comida, el transporte y hasta la moda, el plástico está en todos lados y combatir este tipo de contaminación requiere un cambio de mentalidad y en la manera que usamos las cosas.Ante este problema, hay empresas que se han dedicado a investigar para tener alternativas naturales que sustituyan al plástico y aquí te tenemos las más interesantes:Semillas de aguacate En 2012, una empresa mexicana decidió poner manos a la obra y crear utensilios y popotes a partir de semillas de aguacate. Cabe recordar que México es uno de los mayores productores de esta fruta.Envolturas con cera de abeja Algodón ecológico, cera de abeja, resinas y aceites son los ingredientes que han hecho de este artículo reutilizable uno muy popular para sustituir el plástico para recubrir alimentos y conservarlos. NopalCon el jugo de nopal, un ingrediente muy común en la dieta de los mexicanos, una familia creó un plástico natural biodegradable para hacerle frente a la contaminación. Este plástico puede ser utilizado para hacer bolsas que se usan en los supermercados, recipientes para cosméticos, bisutería y juguetes.Olote de maíz Con la parte central del maíz se están creando sustitutos de plástico que, además de todo, ¡pueden ser comestibles! Con esto también se están creando bolsas de plástico que puedan detener el deterioro de la tierra. Cuando se trata de salvar al planeta, todos los esfuerzos suman, y poco a poco vamos contribuyendo a preservar el hogar de todos nosotros.
Lograr un capeado perfecto es un arte y como en todas las cosas que valen la pena, hay que ponerle un poco de esfuerzo para lograrlo.¿Qué es el capeado?En la cocina mexicana, “capear” se refiere al proceso de cubrir un elemento con claras de huevo batidas, que posteriormente se fríe en aceite hasta que esté ligeramente dorado.Si aún no has probado prepara unos camarones o un chile relleno con esta técnica, o no has logrado esa textura que le dará un delicioso sabor a tus platillos, estos son los mejores tips para un capeado perfecto.BateSepara las claras de dos huevos en un recipiente y comienza a batirlos con un globo, batidora o a mano con un tenedor hasta dejarlas a punto de nieve, que es cuando se espesan hasta que parece espuma blanca y se forman picos consistentes. Una vez que llegue a esta consistencia agrégale unas gotas de limón para evitar que se corte. Las claras deben estar a temperatura ambiente.AgregaTras lograr el punto de nieve o punto de turrón, agrega las dos yemas del huevo y continúa batiendo por algunos minutos, para así complementar la mezcla. Posteriormente, añade una pizca de fécula de maíz para lograr una mezcla resistente. Es muy importante que no dejes de batir mientras añades estos ingredientes. EspolvoreaAntes de capear el alimento debes de revolcarlo sobre un poco de harina. Ya que esté bien cubierto, ahora sí puedes sumergirlo en la mezcla del huevo; déjalo remojando unos 15 segundos y échalo al sartén para freír.AceiteAntes de que introduzcas lo capeado al sartén, debes de asegurarte de que tienes la suficiente cantidad de aceite, pues debe cubrir por completo el alimento, para que se fría adecuadamente. Por otro lado, el aceite debe estar a alta temperatura para lograr una buena fritura y que el capeado no lo absorba tanto.Para terminar, en un plato coloca papel de estraza, servilletas o algún material que te ayude a absorber el aceite extra de tu alimento. Cuando esté completamente seco podrás servirlo y llevarlo a tu mesa para disfrutar de tu estupenda labor. Con estos tips, seguramente triunfarás la próxima vez que sirvas un alimento que necesite capearse. ¿Ya ves que no es tan complicado?
Comer no es sinónimo de nutrirnos. Sí, quizá pienses que estás bien alimentado porque comes varias veces al día, pero cabe la posibilidad de que estés malnutrido y no lo sepas.Cuando escuchas la palabra malnutrición, seguramente se te vienen a la mente imágenes de niños en estado de emaciación, donde los huesos son visibles en la piel, es por esto que frecuentemente se nos olvida lo que malnutrición significa.¿Qué es la malnutrición?De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la malnutrición es tanto las carencias como “los excesos o los desequilibrios de la ingesta de nutrientes de una persona”, y abarca dos tipos de afecciones.La desnutrición, la cual abarca el retraso del crecimiento en cuanto a estatura; la emaciación que es el peso menor al que corresponde a la estatura o la edad, y falta de vitaminas y minerales importantes.El segundo es el sobrepeso y la obesidad. Esto se enfoca en todas las enfermedades no transmisibles relacionadas con la alimentación, como cardiopatías, accidentes cerebrovasculares, diabetes y cáncer. A grandes rasgos, el término malnutrición se refiere a comer muy poco, comer mucho, combinar incorrectamente los alimentos, ingerir alimentos con poco valor nutricional o alimentos contaminados.Otro de los pensamientos errados sobre la malnutrición es que se cree que el hambre es un problema que afecta a países tercermundistas, mientras que la obesidad, a países de primer mundo; sin embargo, debes saber que esto es un problema global, que nos afecta a todos.Y no sólo eso, según datos de la OMS, una de cada tres personas sufre algún tipo de malnutrición. Es más común de lo que crees ver a personas con diferentes formas de malnutrición convivir en el mismo país, en la misma comunidad y, a veces, hasta en la misma familia. El problema es tan grave que los gobiernos, así como la Organización Mundial de la Salud y Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, están realizando acciones en conjunto para erradicar la malnutrición. En casa, podemos prevenir esta afección organizando nuestras comidas y haciendo mejor selección de los alimentos que vamos a consumir. Y a nivel comunidad, puedes aportar al trabajo de fundaciones y asociaciones dedicadas a ayudar a niños de escasos recursos a tener una alimentación balanceada, como Dibujando un mañana o Comer y Crecer, y contribuir a que se desarrollen sanos y tengan un mejor futuro.
Últimamente escuchamos noticias catastróficas, que nos hacen angustiarnos y no sabemos ni cómo empezar a cuidar el medio ambiente. Uno de los asuntos más problemáticos es el tema de la basura. Según la BBC, a nivel mundial se producen más de 2.100 millones de toneladas de desechos cada año, lo que podría llenar más de 800 mil albercas olímpicas.Es urgente que hagamos algo radical y definitivo al respecto. ¿Has escuchado sobre el Zero Waste?En el movimiento Zero Waste (Residuos Cero), el objetivo es reducir al máximo los residuos y la basura que generamos todos los días. Así, el fin del zero waste no sólo es reducir el impacto ambiental, sino que además busca que la gente viva con menos cosas materiales y llevar una vida más rica en momentos y experiencias, que nos hacen sentir lo verdaderamente importante.Para empezar a ser parte del Zero Waste es importante que tengas en mente estos puntos:Rechazar lo que no necesitamos. Se trata de cambiar hábitos diarios y de forma mecánica, por ejemplo: al ir al súper y en lugar de usar las bolsas de plástico, lleva tus bolsas reutilizables; elige productos que vengan en envases de vidrio para que puedas usarlos con otro propósito; descarta artículos que tengan envolturas innecesarias; siempre prefiere vidrio, cartón o papel en lugar de plástico. Antes de consumir algo, piensa dos veces si realmente lo necesitas y si es algo que a largo plazo vas a usar en repetidas ocasiones; si no es así, prescinde de ello. Reducir lo que necesitamos. Hay productos básicos de la cocina, baño o higiene personal con los que simplemente no podríamos vivir; sin embargo, podemos sustituir los artículos tradicionales que ya conocemos para evitar los desechos. Hoy en día existen muchas alternativas zero waste, por ejemplo, podrías empezar sustituyendo productos de higiene como la pasta de dientes comercial por pastillas masticables de pasta dental, fabricar tu propio desodorante con bicarbonato, sustituir toallas y tampones por una copa menstrual que te va a durar aproximadamente 10 años, usar un rastrillo de acero con navajas intercambiables, usar shampoo, acondicionador y hasta crema corporal sólidas y sin empaque de plástico. Admás, cargar siempre con un termo para tomar agua y evitar a toda costa comprar agua embotellada, también tener a la mano un recipiente para comprar comida en la calle y un juego de cubiertos para evitar los desechables. No es necesario que gastes de más para tener estos artículos, basta con que busques en tu casa utensilios que te puedan servir para este propósito. Reciclar aquello que no podemos rechazar, reducir o reutilizar. Sobre todas las cosas, se trata de reducir el consumo de plástico, en especial el de un solo uso. Por ejemplo, si decides comprar un frasco de mayonesa, en lugar de una botella de plástico que terminaría en la basura, puedes usar el frasco para poner semillas o alimentos que compres a granel, o puedes hacer manualidades con él. El cartón en el que vienen los huevos puede servir como recipiente para germinar plantas, o para mejorar la acústica de un cuarto; mientras que los cartoncitos del papel de baño los puedes usar para hacer actividades manuales con tus hijos, las latas de chocolate o leche en polvo también las puedes usar para almacenar productos. El punto es seguirle dando uso a las cosas y así evitar crear desechos. Compostar, descomponer. En un nivel más avanzado de Zero Waste, podemos crear una composta para descomponer restos orgánicos y productos biodegradables para convertirlos de nuevo en materia prima. El movimiento Zero Waste es una manera de vivir de manera más consciente, simplificando la vida, practicando el desapego a lo material, vivir con menos e invertir dinero y tiempo en lo que verdaderamente importa. Y lo más importante, estás contrarrestando el impacto de tus decisiones, creando conciencia para ayudar al planeta a detener el daño ambiental y realizando acciones concretas que permitan sumar.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD