Top 5: los platillos mexicanos más famosos en el extranjero
Recomendaciones de Cocina

Top 5: los platillos mexicanos más famosos en el extranjero

Por Kiwilimón - Enero 2016
Nuestra gastronomía es amplia y muy vasta, y es por eso que es reconocida e imitada mundialmente. No importa el lugar a dónde vayas siempre podrás encontrara un restaurante mexicano que incluye algunos de los platillos en nuestra lista. Estos 5 son algunas especialidades aztecas que se sirven en el extranjero y de las cuáles hay miles de versiones alrededor del mundo. Ensalada César Muchos no lo saben pero esta famosa ensalada se inventó en Tijuana y no tiene nada que ver con los césars romanos, sino más bien con un cocinero mexicano llamado César que inventó la salsa para su ensalada con los ingredientes que le quedaban disponibles en la cocina. Sin duda es un platillo internacional que incluso se sirve en restaurantes italianos que no muchos conocen como mexicano. Tacos Como no podía ser de otra manera, la joya de la corona, el rey de la comida callejera mexicana se vende en restaurantes, puestos, foodtrucks y demás establecimientos alrededor del mundo. Ahora, aunque el formato de tortilla y relleno normalmente siempre es el mismo, los ingredientes usados varían pues tacos al pastor y de suadero no encuentras en todos lados. Más bien hay diferentes tacos vegetarianos y de demás productos originales alrededor del mundo. Burrito Muchos incluyen este platillo dentro de la categoría Tex-Mex pero la realidad es que es una especialidad 100% norteña, de Nuevo León. Ahora, su impulso hacia el mundo sí que ocurrió gracias a la preferencia del cliente norteamericano y los millones de mexicanos que viven en Estados Unidos. Sin duda es uno de nuestros platillos más diversos y llenadores, cosa que les encanta a los extranjeros. Tamales Al menos un platillo de nuestra cultura prehispánica tenía que entrar en esta lista. Aunque sin duda no son tan famosos como los tacos o los burritos, los tamales van ganando terreno en los restaurantes del mundo como un platillo artesano y delicioso que puedes hacer en cualquier parte del planeta. De este se han visto varias versiones pues ya no sólo hay verdes o rojos, también hay de zarzamora con queso, fruta, etc. Guacamole Cualquier partido que se vea en estados Unidos o Canadá no está completo sin el dip más rico que hay: guacamole. La combinación de aguacate con cebolla, chile, cilantro, limón y sal se ha expandido por todo el mundo y es un preferido para el botaneo de las reuniones y fiestas de miles de personas. Orgullosamente podemos decir que es 100% mexicano y que va ganando terreno a otros complementos menos sabrosos.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Por lo general, lavar frutas y verduras con agua suele ser suficiente para eliminar la mayoría de los microbios y posibles patógenos que se encuentren en los productos frescos, pero a veces hay algunos que simplemente nos causan más desconfianza, como las fresas.Los productos frescos pueden albergar bacterias, hongos y otros microbios junto con trazas de productos químicos. Afortunadamente, hay pasos que puede tomar para ayudar a mejorar la seguridad de las frutas y vegetales.Por ejemplo, aunque parezca un paso sobrentendido, cuando manejemos frutas o en general nuestros alimentos frescos, debemos tener las manos limpias, así que primero debes lavar tus manos con agua y jabón.Otros puntos clave son limitar las cantidades que compras, pues la mayoría de los productos frescos sólo se puede almacenar de dos a cinco días, aunque frutas como las manzanas pueden durar mucho más en temperaturas adecuadas.Por otra parte, aunque lavar los productos antes de guardarlos puede parecer una idea práctica, hacerlo puede promover el crecimiento bacteriano y acelerar el deterioro, por lo que es más recomendable esperar y lavar las frutas hasta antes de usarlas. La forma correcta de lavar las frutas sin jabones ni químicosNingún método de lavado elimina por completo o mata todos los microbios que puedan estar presentes en las frutas, pero la ciencia ha demostrado que enjuagar minuciosamente los productos frescos bajo el chorro de agua es una forma eficaz de reducir el número de microorganismos. Además, lavar las frutas también ayuda a eliminar los residuos de pesticidas que puedan tener.Para lavar tus frutas sólo tienes que frotarlas bajo el chorro de agua, para eliminar la suciedad y los microorganismos de la superficie. También puedes sumergirlas en un recipiente limpio lleno de agua y tallarlas ahí, sin usar soluciones de jabón ni de cloro, pues algunas frutas son porosas y podrían absorber esos químicos, y cambiar su seguridad y sabor.Cómo lavar frutas con cáscaras o exteriores durosMuchas veces pensamos que este tipo de frutas, como melones, piñas o naranjas, no requieren ser lavadas, pero es recomendable hacerlo, pues cuando cortas estas frutas, podrías introducir los microbios de la superficie a la parte que te vas a comer, así que procura lavarlos bajo el chorro de agua antes de comenzar a pelarlos o cortarlos. Algunas instituciones de salud pública recomiendan además usar un cepillo limpio para frutas y verduras, con el fin de eliminar de manera más eficaz cualquier patógeno potencial de la piel o cáscara.Manzanas, pepinos y otras frutas firmes: lava bien frotando con tus manos bajo el chorro de agua o pela para eliminar ceras de preservación. Melones: las superficies rugosas y enredadas de algunos tipos de melón son un gran ambiente para microorganismos que se puede transferir a las superficies interiores cuando los cortas, así que para minimizar el riesgo de contaminación, cepille los melones y lávalos bajo el agua corriente antes de pelarlos o cortarlos en rodajas.Frutos rojos: las moras, las fresas o las zarzamoras son conocidas como frutos rojos o bayas, y son extremadamente frágiles, por lo que es importante ser extremadamente cuidadoso con ellas. La forma más fácil de lavar las fresas, moras y demás bayas es colocarlas en un colador y enjuagarlas con un chorro lento de agua corriente. No es recomendable remojarlas, porque los frutos rojos, como las fresas, actúan como una esponja y absorben mucha agua, lo cual afecta tanto su sabor como su textura. En el caso particular de las fresas, no debes quitar los tallos antes de lavarlas, ya que eso creará otra forma de que absorban agua.Melocotones, ciruelas y otros frutos suaves. Lávalos bajo el agua corriente y sécalos con papel o servitoallas.Si para tu paz mental necesitas algo que te haga sentir que estás desinfectando tus frutas, puedes probar con una mezcla de vinagre y agua, libre de químicos. Llena un recipiente grande con 8 tazas de agua, agrega 2 cucharadas de vinagre de manzana, y remoja ahí durante 15 minutos las frutas y verduras. Después de que haya transcurrido el tiempo, frota suavemente, cuela, seca y listo. Considera evitarlo con las frutas y verduras porosas, para que no cambien ni su sabor ni su textura.
La tortilla es el pilar de la gastronomía mexicana, así como una pieza clave de nuestra identidad culinaria y de nuestra historia. Por si fuera poco, es un alimento versátil, nutritivo y económico, es por eso que es indispensable en todos los hogares mexicanos, ya que es una buena fuente de calcio.Si quieres conocer más sobre la historia de la tortilla, su origen y su evolución, en kiwilimón te decimos todo lo que tienes que saber sobre el alimento más mexicano de todos. Pues, aunque en México existen alrededor de 700 platillos que se pueden preparar con maíz, la tortilla es, y siempre será, la joya de la corona. ¿Qué es la tortilla? La tortilla de maíz es un pequeño disco hecho de maíz nixtamalizado o harina de maíz, el cual se puede preparar a mano o en máquinas industriales. Años más tarde surgieron las tortillas de harina, las cuales se preparan con harina de trigo y manteca o mantequilla, son más populares en el norte del país, mientras que las tortillas de maíz son imprescindibles en el centro y sur de México. El origen de la tortilla La tortilla, el pilar de la alimentación en nuestro país, es de origen prehispánico y se calcula que se creó alrededor del año 500 a.c., según el estudio titulado “Elaboración y consumo de tortillas como patrimonio cultural de San Pedro del Rosal, México”. Sin embargo, diferentes estudios han señalado que los antiguos habitantes de nuestro país habrían domesticado el maíz e inventado el proceso de nixtamalización entre el año 400 a. C. y el año 100 d. C. En la "Historia general de las cosas de Nueva España", escrito por Bernardino de Sahagún entre 1540 y 1585, el religioso español explica la gran variedad de tortillas que existían en el país: Las tortillas que cada día comían los señores se llamaban totonqui tlaxcalli tlacuelpacholli, que quiere decir “tortillas blancas y calientes dobladas” (...) comían también cada día tortillas que se llamaban ueitlaxcalli; quiere decir “tortillas grandes”, estas son muy blancas y muy delgadas y anchas, y muy blandas (.…) otras tortillas que se llaman cuahuhtlacualli; son muy blancas y grandes, y gruesas y ásperas. Otra manera de tortillas se llamaban tlaxcalpacholli; eran blancas, y algo pardillas, de muy buen comer. (…) unos panecillos, no redondos sino largos, que llaman tlaxcalmimilli; son rollizos y blancos, y del largor de un palmo. (…) Otra manera de tortillas llamaban tlacepoalli tlaxcalli, que eran ahojaldrados; Usaban también muchas maneras de tortillas para la gente común. Una manera de ellas se llaman tianquiztlacualli; quiere decir “tortilla o tamal que se vende en el tiánquez”. Otra que se llama íztac tlaxcalli ética tlaoyo, quiere decir “tortilla muy blanca que tiene dentro harina de frijoles no cocidos” (…) Comían unas ciertas tortillas hechas de las mazorcas frescas del maíz, que se llaman elotlaxcalli o xantlaxcalli; otra manera de tortillas hechas de mazorquillas nuevas de maíz, que se dice xilotlaxcalli.Cabe mencionar que el maíz, y las tortillas, eran tan importantes para los pueblos indígenas que Tlaxcala era conocido como “el lugar de tortillas o pan de maíz”. Según información publicada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en Tenochtitlán existían varios mercados en los que se vendían tortillas solas o con chile carne, miel, huevo, mole y otros acompañamientos.También puedes leer: ¿Cómo hacer tortillas de colores? La evolución de la tortilla Además de ser la única cuchara comestible en el mundo, la tortilla se ha convertido a un elemento imprescindible en la gastronomía mexicana porque se utiliza para preparar todo tipo de platillos: enchiladas, tacos, chilaquiles, totopos, tostadas, quesadillas, flautas, entre muchos otros. Dependiendo del maíz que se utilice para su producción, podemos encontrar tortillas blancas, amarillas, azules y moradas. La revolución de la tortilla Durante la época antigua se utilizaba el metate para moler maíz nixtamalizado, para después formar las tortillas y cocerlas en comales. Sin embargo, todo cambio durante la colonización, pues llegó el molino y años después la máquina de tortillas, un instrumento que cambió la historia de la tortilla y de la producción de alimentos en nuestro país. En nuestro país, comenzaron a inventarse y patentarse máquinas para hacer tortillas desde mediados del siglo XIX, sin embargo, la máquina tortilladora que de verdad cambió la industria alimenticia no salió a la luz hasta 1963, cuando Fausto Celorio creó y patentó una máquina con un sistema de rodillos para troquelar y transportar la tortilla, además, esta funcionaba con gas y no petróleo. Según información publicada por el Archivo General de la Nación, antes de Fausto Celorio, Julián González, presentó una patente para pulverizar todo tipo de granos en 1859. Años más tarde, Genaro Vergara presentó una máquina más moderna para la producción de tortillas.También puedes leer: Maizajo, kiwifav de la semana
Desde los ojos de Víctor Hugo, “La vida es como una flor en la que el amor es la miel”. En la Biblia, y junto a la leche, la miel es metáfora de felicidad, de abundancia. Yo diría que es signo de alegría, no sé, hasta de ternura. Las abejas nos la dan a partir del juego de ir picoteando el néctar de las flores al que llaman alimento. Ese, el líquido dorado que va transmutando de abeja en abeja, es un tesoro para los humanos. La semana pasada visité Mercado el 100. En un pequeño anaquel se desplegaban decenas de botecitos con distintas etiquetas. Eran mieles y cada una lucía su propio nombre. ¿A poco existen tantas?, le pregunté a Víctor Manuel Iglecias quien, junto a su esposa, Rocío Zelaya, lideran el proyecto Peregrinas. Según la US National Library of Medicine, existen trescientos veinte tipos, pero Víctor me informó que actualmente ellos manejan catorce. ¿Qué es la miel multifloral o monofloral?Víctor y Rocío me explicaron que las variaciones entre especies de abejas no suponen un diferente tipo de miel. Las variaciones tienen que ver con las flores y con las estaciones en las que dichas flores emergen de la tierra. De ahí que las mieles lleven el apellido del néctar, en caso de ser monoflorales, o que sean multiflorales, cuando provienen de una variedad inespecífica. Para Rocío, esta última categoría es causal de suspicacias: “Las personas que mencionan miel multiflora o miel de selva o bosque es porque no saben de qué floración pertenecen, no son apicultores”, a diferencia de ella que es egresada de la Universidad Autónoma Chapingo por la carrera de Agroecología.En la actualidad su proyecto cría setecientas cámaras con colmenas que se alimentan de catorce floraciones durante todo el año en distintas regiones –de ahí que su marca se llame Peregrinas–: de marzo a abril, en floraciones de naranja; de mayo a julio, en floraciones de la zona cafetalera; de septiembre a noviembre, en las de mozote que crecen entre los bosques de pino y cultivos de maíz.Al referir a las flores, los nombres de las mieles son infinitos. Las hay de romero, de flores de azahar, de eucalipto, de acacia, de tajonal. En Peregrinas tienen incluso una proveniente de la flor del aguacate, de encino y por supuesto, la melipona que “tiene múltiples propiedades terapéuticas, es utilizada principalmente para frenar el crecimiento de las cataratas en los ojos y como auxiliar para combatir infecciones en el sistema respiratorio”. Además es una miel más acuosa que el resto y a la boca deja sabores cítricos y profundamente dulces. Rocío incluso afirma que es una suerte que esté de moda porque hasta hace poco, la abeja melipona estaba en peligro de extinción. Principales diferencias entre las mielesLa diferencia sensorial está dada por la flor. En algunas mieles sobresaldrán más las notas frutales, las herbales, las cítricas o las florales. En cuanto a calidades también hay diferencias. Rocío afirma que es la humedad la que lo determina. “Esto se ve reflejado en la consistencia. Cambia según el tipo de cristalización”. Y por eso existen mieles con texturas ideales para cada necesidad culinaria. Están las que cristalizan suavemente, casi como una mantequilla, como son la proveniente de mozote y cha-chan. Existen otras que cristalizan casi en sólido, como las provenientes del mezquite. Algunas no cristalizan fácilmente como la de azahar o la melipona, que por tener más humedad son bastante líquidas y perfectas para incorporarlas a bebidas. ¿Para qué sirve la miel dentro de la dieta?En cuanto a los beneficios de consumirla, no hay duda: la miel tiene un alto valor nutritivo. Está comprobado que es rica en antioxidantes, reduce el estrés metabólico, promueve la recuperación del sueño, minimiza las alergias, ayuda a tratar heridas y moretones y estimula el sistema inmunológico. Para maximizar los beneficios de la miel hay que asegurarse de que lo que tenemos enfrente sea 100% natural, de apicultores como Rocío Zelaya. Y es que algunos de los productos que se venden en los supermercados pueden estar diluidos o adicionados con azúcar y químicos que transmutan lo que la naturaleza ya hizo en perfección. Respetar tanto a la miel como a las abejas es parte de la agenda mundial en los foros de ecología y sustentabilidad. Su presencia en la tierra asegura más que la continuidad de una receta de pastel: su supervivencia asegura la prevalencia de la humanidad. La miel y, por consiguiente, las abejas, son sinónimos de vida. No por nada la miel se parece al amor: es dulce, le hace bien al cuerpo y sin ella, la vida se marchita. 
El mole de pipián es una de las recetas mexicanas más antiguas y deliciosas que existen en nuestro país. Es un platillo que se disfruta a la hora de la comida y durante reuniones familias, pero también durante fiestas tan importantes como el Día de Muertos. El pipián, también conocido como pepián, es un tradicional platillo mexicano que se prepara a base de una salsa espesa preparada con pepitas de calabaza, especias y otros ingredientes, para luego acompañarse con pollo, pato, cerdo, res y hasta conejo. Cabe mencionar que no solo existe un tipo de pipián, pues dependiendo de la región, hay pipián verde, pipián rojo y pipián blanco. Por otro lado, esta salsa es tan popular en nuestro país que suele venderse en pasta o polvo, para que su cocción sea más fácil y práctica. Un dato interesante sobre el mole de pipián es que fue creado por los pueblos prehispánicos, quienes acompañaban la salsa preparada a base de pepitas y chiles con pescado o carne. Según los expertos, en la antigüedad, el pipián se preparaba con carne de gallina bañada con una salsa de chile rojo, tomates y pepitas molidas. En aquellos años, el mole de pipián era tan importante que era uno de los platos favoritos del emperador Moctezuma, así lo relató Fray Bernardino de Sagahún en la “Historia General de las Cosas de la Nueva España”, también señaló que se le llamaba totolin patzcalmollo. Años más tarde, después de la colonización, las monjas se encargaron de modificar la receta al añadir especias, hierba y carne de pollo o cerdo.También puedes leer: 5 datos curiosos del chile en nogada que no conocesPipián verde, blanco y rojoEl tradicional pipián se puede preparar de diferentes maneras: verde, blanco y rojo. Por ejemplo, en el Estado de México este mole se prepara con pepitas, perejil, lechuga, chile poblano, chile verde, cilantro y epazote. Mientras que en la Ciudad de México se prepara el pipián blanco a base de pepitas, chile güero y almendras. En el estado de Guerrero, el pipián se prepara con pepita, pollo, tomate, chile verde, ajo, pimienta, comino, orégano y clavo. En Oaxaca, el pipián se disfruta durante la vigilia y que cocina con pepitas, chile chilhuacle, chile ancho, chile guajillo, masa de maíz y ajo. En Puebla el más típico es el pipián verde, el cual requiere de pepitas tostadas, cebolla, tomate, chile serrano, hierba santa, cilantro y epazote. En el caso del pipián rojo, este se prepara con pepitas, chile pasilla, ajonjolí, clavo, pimienta, tortilla y jitomate. También puedes leer: 5 beneficios de comer pepitas de calabaza como colaciónEn Veracruz el pipián más popular es el verde, se acompaña con cerdo o pollo y papas cocidas. En la ciudad de Xalapa, el mole de pipián lleva un toque de chile chipotle y flor de izote. En el estado de Yucatán se come el pipián rojo y se requiere de pepitas, achiote, masa de maíz y chile seco. En Chihuahua también se prepara rojo, ya que se usa chile colorado para la preparación. Otras versiones de pipián incluyen ingredientes como nopal, xoconostle, chile poblano, epazote, perejil, cilantro, tomate verde, chile verde, lechuga, hierba santa, chilacayote, chícharos, ejotes, huevo, papa y camarón seco. Además de usar esta rica salsa para bañar pollo, pato, cerdo, res o pescado, también se usa para preparar enchiladas. Las mejores recetas de pipiánEn kiwilimón tenemos recetas de pipián para todos los gustos. ¡Aquí te decimos cómo hacer pipián desde cero!Filete de Pescado con Pipián VerdePierna de Cerdo en Pipían RojoCerdo en Pipián VerdeDelicioso Pipián Rojo con CerdoEnchiladas Tricolor de PipiánEnchiladas de Pipián RojoCarne de Cerdo en Pipián con CalabazasTambién puedes leer: 10 elementos que no pueden faltar en tu altar de muertos
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD