Top 5 tendencias saludables para el 2015
Recomendaciones de Cocina

Top 5 tendencias saludables para el 2015

Por Kiwilimón - Enero 2015
Con este nuevo año que ha llegado muchos queremos cambiar nuestra forma de comer para estar en mejor salud. Cada curso hay diferentes movimientos que puedes inspirarte a alimentarte un poco mejor y así estar en optima forma. Para que te enteres de lo que viene este año te dejamos nuestro top 5: tendencias saludables para el 2015.

Alimentos ahumados

Mucha gente se ha interesado por crear platillos ahumados pues algunos de los cocineros más famosos del mundo han empezado a ahumar y asar los ingredientes para añadir sabor a alternativas vegetales, proteínicas, e incluso a los cócteles. Todo lo que se necesita es una parrila y elegir una madera que complemente el sabor de tu alimento. Por supuesto, es una manera sana de cocinar pues no necesita aceites o grasas externas. Pato ahumado con mezquite, masita de chepil y miel de mezcal: http://www.kiwilimon.com/receta/carnes-y-aves/pato-ahumado-con-mezquite-masita-de-chepil-y-miel-de-mezcal

Generación Z

La gente nacida después de 1995 pertenece a esta generación. Al estar mucho más expuestos a cocinas del mundo gracias a la globalización, hoy en día hay una tendencia que apuesta por la sencillez y la salud en la comida. Un buen ejemplo es que se prefiere usar molcajetes que licuadoras, o llama abierta antes de aparatos electrónicos. Salsa roja molcajeteada: http://www.kiwilimon.com/receta/salsas/salsa-roja-molcajeteada

Fuera el gluten

Esta dieta implica la eliminación de cualquier derivado de cereales con gluten como el pan, la pasta, los pasteles, las galletas y la cerveza. Este año seguirá de moda tal tendencia pues los resultados que ha dado son abrumantes, millones de personas alrededor del mundo dicen haber tenido una mejora de estilo de vida y una baja en cansancio, hinchazón, sobrepeso y alergias. Pastel de chocolate sin gluten con macarrones: http://www.kiwilimon.com/receta/concurso/pasteles/pastel-de-chocolate-sin-gluten-con-macarrones

Localidad y temporalidad

Hoy todo se trata de ingredientes cercanos a casa. Cada vez se va quedando más atrás la moda de traer los mejores ingredientes de otra parte del mundo. Hoy se aprovecha, en su lugar, los animales y plantas que crecen y siempre han crecido en el territorio nacional. Algunos de los mejores restaurants de México como Pujol, Quintonil y Biko son prueba de esto. Sopa mexicana de elote y rajas: http://www.kiwilimon.com/receta/sopas/sopas-de-verduras/sopa-mexicana-de-elote-y-rajas

Orgánico

De los últimos cinco años a la fecha la sociedad se ha decantado por elegir productos más sanos, ingredientes que crezcan naturalmente y sin agentes químicos. Aunque esto no garantiza que sean menos calóricos, si da por hecho que son alimentos naturales que no contienen tóxicos externos que pueden hacer daño al organismo. Mermelada casera orgánica: http://www.kiwilimon.com/receta/salsas/mermelada/mermelada-casera-organica  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Ante un año lleno de retos, la industria gastronómica mexicana se renueva y trabaja en equipo. Estas son algunas de las iniciativas que se están desarrollando en la capital del país. Expos gastronómicas Del 22 al 24 de octubre de 2020, World Trade Center de la Ciudad de México es sede de una alianza sin precedentes en beneficio de la industria gastronómica. Por primera vez, Expo Café, Gourmet Show, Salón Chocolate y Cacao y Exporestaurantes suceden de forma simultánea, con una rica oferta de productos en exhibición. Este magno encuentro se dirige a compradores de la industria (cafeterías, restaurantes, tiendas especializadas, hoteles, productores, distribuidores, entre otros). “Esta alianza permitirá tener el espacio idóneo para reactivar la dinámica de la industria y una oportunidad para los profesionales del sector”, aseguran sus organizadores.Más información: https://registro.expocafe.preregistroenlinea.comAsimismo, del 18 al 20 de noviembre se realizará la edición 23 de Expo Pan, la primera expo de la industria de la panificación del país que para este año lanza su versión: Expo Pan Virtual 2020. “Llevaremos Expo Pan a otro nivel en sintonía con las necesidades del momento. Mediante una plataforma digital, llamada Digital Virtual Center, presentaremos los stands virtuales de los participantes; tendremos áreas de negocios, conferencias y demostraciones en vivo para los asistentes de la industria”, afirma la organizadora. Más información: www.expopan.comMillChef, plataforma digital de chefs y restaurantes Millesime, el espacio que reúne desde hace diez años lo más destacado de la industria de la restauración en México, presenta MillChef, la primera plataforma digital que traslada a los mejores restaurantes y chefs de la ciudad donde tú decidas. Con una oferta de más de 25 chefs y restaurantes disponibles, así como las mejores barras especializadas de la ciudad, MillChef creará experiencias memorables con un equipo de expertos y todos los protocolos de sanidad impuestos por la nueva normalidad. ¡La experiencia de los mejores restaurantes de México ahora está a un clic de distancia! Más información: www.millchef.mx
La tradición de colocar un altar de muertos dicta que, entre otros elementos como velas o incienso, la ofrenda debe llevar la comida y bebida favorita de la persona a quien está dedicada, así que los aguardientes mexicanos no faltan.Existen varios tipos de aguardientes en el mundo, pero los mexicanos sin duda son muy representativos a nivel mundial (sí, estamos hablando del tequila) y aquí te presentamos algunas opciones de aguardientes mexicanos ideales para tu altar.¿Cuáles son los aguardientes mexicanos?El aguardiente es una bebida alcohólica destilada a partir de un fermentado, por ejemplo, de frutas, cereales, granos y hortalizas como el agave. El principio básico del aguardiente es alcohol diluido en agua, de ahí su nombre, que en latín refiere a su baja inflamabilidad, aunque también se cree que se debe a la sensación que provoca.Existen aguardientes simples a los cuales no se les añade nada y cuatro de ellos son muy conocidos: el ron, el brandy, el whisky y el tequila mexicano.Así, el tequila es el aguardiente mexicano más famoso, fermentado y destilado del agave azul, y con denominación de origen en cinco estados del país: Guanajuato, Michoacán, Nayarit, Tamaulipas y Jalisco.De la misma forma que el tequila, el mezcal es otro aguardiente mexicano, fermentado y destilado del agave, que en los últimos años ha ganado terreno para volverse casi tan relevante como el tequila.A partir del mezcal, hay otros aguardientes que quizá también conozcas. Uno de ellos es el bacanora, originario de Sonora; el sotol, producido en Chihuahua, Durango y Coahuila, y la raicilla, de la Sierra Madre Occidental.En cuanto a aguardientes mexicanos a partir del jugo de la caña de azúcar, tenemos la charanda, típica del estado de Michoacán y cuyo nombre viene del purépecha, que significa tierra colorada, en honor al cerro La Charanda.Todos estos aguardientes son regionales, por lo que no encontrarás bebidas más mexicanas que estas para tu altar de Día de Muertos.
En Perú me enamoré dos veces. La primera fue con las montañas, en el camino de seis meses que tracé de Cusco a Chiclayo. La segunda, más reciente, en una visita de diez días a Lima y Nazca. El motivo era casi contrario: en esta ocasión quería comerme la capital a mordidas. A la par extrañaba el acento, los huaynos, la cerveza Cusqueña, los chifles de la calle; en fin, extrañaba mi Perú. Pasadas las primeras veinticuatro horas de mi llegada no había duda: la cocina peruana me había reconquistado. En ese entonces su gastronomía ya había explotado como bomba ante la crítica mundial: por todos lados era reconocida como una de las más complejas y, claro, como una de las mejores. Después de recorrer prácticamente todo el país entre mi primera y segunda visita, lo que más añoro de la cocina peruana son los sabores del humo de la serranía. La pachamanca (manjar de carnes y verduras cocinadas bajo la tierra) me sabe a los Andes cuando sus picos inasequibles eran la cobija de mis noches. Lo relaciono con el recuerdo de las edificaciones monumentales incas, con su energía mística y abrumadora. Ahí, a más de 2400 m de altura, la cultura podía disfrutarse en un potaje denso donde no faltaba la papa, el ají, el huacatay. Jamás me he comido una palta (aguacate) más grande o una piña más dulce que las que probé allá en las alturas.Pero las regiones en Perú dividen los hallazgos. La accidentada geografía, los asentamientos y las migraciones terminaron por agrupar sus preparaciones: las hay marinas, las hay fusión –chifa y nikkei– andinas, criollas, africanas, amazónicas... Rico por donde se le vea. La más laureada quizá sea la cocina marina:es una ceremonia rendida al inmejorable producto de las corrientes frías de Humboldt en el Pacífico y adicionada casi siempre con toques orientales. Como en todos los países lo esencial se concentra en la capital. Hay que esquivar puestos y personas en las banquetas para llegar al ceviche o la leche de tigre más fresca en el Mercado no. 1 de Surquillo. Para un buen comilón de cocina china se toma camino al centro y se llega a San Joy Lao –imperdible el arroz chaufa de charqui y chanchito–. En barrios como Miraflores y San Isidro están las joyas intelectualizadas de los grandes chefs locales como Virgilio Martínez de Central, Pía León de Kjolle o mi gran favorito, Mitsuharu Tsumura de Maido, que lleva a la cumbre los sabores nikkei (mitad peruanos, mitad japoneses). Imposible dejar de mencionar a Astrid y Gastón de Gastón Acurio, el gran caudillo de la gastronomía peruana por el mundo; los sitios relativamente nuevos como Osso o los de siempre como Fiesta.Atrás nunca se quedan los guisos de las picanterías, los picarones que se consiguen en las tiendas cuando es temporada, y los anticuchos de las esquinas que lo encuentran a uno cuando lleva puesta la madrugada. Su olor a carne especiada hecha al carbón llama lo mismo que un anuncio gigante de neones. En las picanterías convergen los saberes de la cocina popular. Me da nostalgia pensar en sus chicharrones, sus chupes (caldos)– y sus patitas de chancho. En estos pequeños locales generalmente resguardados por una matriarca se recoge el génesis de la gran gastronomía peruana y las técnicas transmitidas por generaciones. Son de tanto valor las picanterías que varios distritos las han declarado Patrimonio Cultural de la Nación. La cocina peruana no se salva de lo exótico, lo intrincado. ¿Alguna vez han probado carne de llama, alpaca o cuy? En algunas zonas de Perú son un manjar. Y es que la textura de la alpaca es inigualable, se deshace a penas se le hinca el tenedor. Para mí era todo lo que pedía –y uno o dos pisco sours– tan pronto volvía al Cusco cada viernes, después de una semana internada en las montañas. A la cuenta faltan mil guisos, decenas de bebidas, postres que hacen suspirar y las preparaciones de regiones como Chiclayo o Arequipa. Trataré de hablar de todo en otras cartas editoriales. Tal vez con palabras pueda expresar todo el amor que siento por esta cultura y su comida. Mientras tanto, les comparto con todo cariño y respeto, una receta originaria de la ciudad de Huancayo y un imperdible de los restaurantes de Lima: la papa a la huancaína. La preparación original lleva obviamente ají amarillo, aunque aquí la hicimos con pimiento amarillo para que las cocineras de casa pudieran encontrarlo fácilmente. ¿Les digo algo? ¡Quedó buenaza!
Si hay algo característico de la comida argentina, eso es el chorizo. Lo conocemos en choripán y no falta en los restaurantes de cortes y aunque su sabor puede tener un ligero parecido, es muy diferente al chorizo mexicano.Estas diferencias van desde el sabor, hasta la forma de prepararlo. Ambos son deliciosos y tienen el mismo origen: la península ibérica. Cuando conozcas las características de cada uno, quizá podrás apreciarlos más cuando los pruebes.Diferencias entre el chorizo argentino y el chorizo mexicanoAmbos embutidos son relevantes en la gastronomía de cada país y en ambos lugares existe una variedad de chorizos. Por ejemplo, en Argentina está el llamado chorizo ahumado, mientras que en México, la longaniza es también muy popular.La principal diferencia entre el chorizo argentino y el mexicano es la forma en que se hacen. El chorizo mexicano se hace con carne molida y por lo general, se le añade grasa de cerdo. Por su parte, el chorizo argentino se elabora con carne de cerdo y res picada y adobada con especias.Algo que tienen en común ambos embutidos es que ninguno de los dos va curado, es decir, son embutidos frescos que requieren de cocinarse antes de comerse.El chorizo argentinoConocido también como chorizo criollo, la base para hacer este chorizo y sus variedades es la carne, las especias, el pimentón (o pimiento) y el vino. La carne puede ser de res, de cerdo o una combinación de ambas y va picada. Luego para embutir, se limpia muy bien la tripa del intestino delgado de cerdo con vinagre, agua fría y agua tibia, y se seca con un paño.El chorizo mexicanoEl chorizo mexicano se hace con carne molida y su color se logra gracias al uso de chiles rojos picantes, y se condimenta con especias y vinagre. Además, a diferencia del argentino, el chorizo mexicano se desenvuelve de la tripa al momento de cocinarse y comerse, como si fuera carne molida, aunque también se asa completo.Los dos son muy sabrosos y se comen de manera diferente, mientras que el chorizo argentino va muy bien acompañado de pan, en México, por supuesto, comemos el chorizo en tortilla. Diferentes, pero con mucha carga culinaria detrás, no dejes de probarlos.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD