Top 6 remedios caseros para bajar unos kilos

Por Kiwilimón - December 2014
Nada como los remedios que puedes poner en práctica desde tu casa, por ello conoce unos excelentes remedios caseros para bajar la barriga, que podrás seguir sin tantas complicaciones para tener ese abdomen de impacto que siempre has deseado. ¿De que forma comer para adelgazar el abdomen? 1. Deja trabajar al hígado y reduce la ingesta de calorías Comidas dañinas como alimentos refinados, carbohidratos en exceso, azúcares, edulcorantes artificiales, cafeína, gaseosas y grasas trans provocan que el hígado se atasque de trabajo y se sobrecargue, lo cual ocasiona una metabolización de manera inadecuada de las grasas del organismo. Por ello, ayudar al hígado a trabajar de manera suave y constante es una excelente forma de eliminar el exceso de grasas. Una forma saludable y que puede mantenerse como hábito es disminuir unas 500 a 1000 calorías ingeridas por día. De esa manera educamos al cuerpo a trabajar mejor y con menor ingesta. recetas saludables 2. Toma jugo de arándanos Estos deliciosos frutos tienen un alto porcentaje de ácidos orgánicos y enzimas que ayudan mejorando nuestra digestión de los alimentos. De esta manera, podemos eliminar los depósitos de grasa que se estancan en los órganos. Pero recuerda consumirlo puro, sin azúcar agregada, y además beber una gran cantidad de agua para que funcione mejor. recetas de jugo de arandanos 3. Consume ácidos grasos ¿Cómo es eso? Sí, así como lo lees, consumir ácidos grasos pero no de cualquier tipo, hablamos de los que contiene el pescado, como el llamado Omega-3, que se encuentra especialmente en el aceite de pescado. Con una cucharada colmada de aceite de pescado o consumiendo pescado fresco (no enlatado) dos veces a la semana, ayudarás a tu hígado a eliminar la grasa abdominal, debido a su excelente poder antioxidante. recetas con pescado 4. Consume ácidos grasos como Omega-9 Los ácidos grasos monoinsaturados son grasas ricas en Omega-9. Este antioxidante es producido por el cuerpo humano pero en pocas cantidades, de manera que ayudarlo con un extra no viene nada mal y es muy importante en los planes de dieta. Según diversos estudios científicos ayuda a disminuir el colesterol, entre otros muchos beneficios. Se recomienda eliminar las grasas trans de la dieta y reemplazarlas con ácidos monoinsaturados que encontraremos en el aceite de oliva, también en el de canola, de maní y de girasol. recetas con aceite de oliva 5. Toma limonada al despertar ¿Por la mañana te sientes cansado y sin energías? Antes de desayunar, exprime el jugo de un limón en un vaso grande de agua y tómalo, esto ayudará a iniciar el metabolismo y limpiar el hígado, así te sentirás vigorizado y sin molestias digestivas de ningún tipo. Mientras más grande sea el vaso de agua, mejor; ya que sabemos que la hidratación es importante para el funcionamiento de riñones y del hígado. recetas para hacer limonada 6. Suplementos desintoxicantes y revitalizantes El té de diente de león es una forma suave de desintoxicar el organismo y puede tomarse cada mañana. A su vez, podemos condimentar nuestros alimentos con especias termogénicas que activen nuestro hígado y ayuden a nuestro metabolismo: podemos utilizar pimienta de cayena, jengibre, canela o cardamomo para encontrar allí estos nutrientes. recetas de te Seguramente, muchos de los ingredientes mencionados en estos pasos ya estaban en la alacena de sus casas, ¿verdad? Y los que no están, son muy fáciles de conseguir, así que no hay excusa para seguir estos remedios caseros para bajar la barriga, pero recuerda combinarla con un par de minutos de ejercicio de calidad diario y una alimentación alta en fibra y proteínas.
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los niños no desarrollan por arte de magia el gusto por todo tipo de alimentos, así como tampoco empiezan a adoptar costumbres saludables por sí mismos. Si quieres que tus hijos adquieran buenos hábitos alimenticios, tienes que guiarlo y acompañarlo. Sigue estos tips para que esta tarea sea más sencilla. Crea un ambiente agradable.Algo importante que debes tener en cuenta es que los niños relacionan todo. No puedes esperar que ellos vean la ingesta de alimentos como algo bueno si siempre les gritas o regañas a la hora de la comida. Trata de establecer un ambiente tranquilo para que tus hijos poco a poco relacionen su alimentación con un momento agradable.Pon el ejemplo.Como todo en la vida, una acción vale más que mil palabras. Enseña a tus hijos buenos hábitos alimenticios asumiéndolos tú también. Procura comer alimentos variados, sigue una rutina saludable y disfruta de todo lo que comes, de esta manera tus pequeños también querrán seguir tus pasos.Involucra a tus pequeños en la cocina.Conforme los niños van creciendo pueden ir asumiendo mayores responsabilidades en el hogar. Puedes aprovechar esto para pedirles que te ayuden en las labores de la cocina. Cuando permites que tu hijo elija sus alimentos o los prepare él mismo, estás desarrollando en él un mayor sentido de compromiso y responsabilidad hacia sus alimentos, sin necesidad de obligarlo o regañarlo.Toma en cuenta sus necesidades.Los niños son niños. Punto. No puedes pretender que tu pequeño coma las mismas cantidades ni los mismos alimentos que un adulto. Si bien es importante que lo ayudes a descubrir nuevos sabores, tampoco lo obligues a probar alimentos demasiado fuertes o muy condimentados. Recuerda que el paladar de tu pequeño es muy diferente al tuyo.Mantén una relación saludable con los alimentos. Esto incluye tanto tu alimentación como la de ellos. Si te la pasas quejándote de las calorías y siempre estás hablando de dietas, es muy probable que tus hijos crezcan creyendo que la comida es algo malo. Asimismo, el usar ciertos alimentos como castigo también hace que los niños desarrollen aversión hacia estos.¿Tienes algún otro tip para enseñar a los niños buenos hábitos alimenticios? Comparte tus ideas en los comentarios. Recetas ideales para niños:Gelatina de Yoghurt con FresaRollitos de crepas confetiMacarrones con carnePan francés fácil 
El cocinar nuestros propios alimentos durante la semana no solo nos da un beneficio financiero, también controlamos lo que comemos (¡adiós, garnachas de la esquina!) y es una excelente forma de quitarse el estrés. Sin embargo, sabemos que el andar corriendo siempre, los pendientes del trabajo, las tareas de la casa y la falta de organización pueden hacer que meternos a la cocina sea casi imposible. A continuación, te presentamos algunas ideas para que puedas organizar mejor tu tiempo para que logres cocinar entre semana:Haz el menú de toda la semana.Para facilitarte la tarea de elegir qué cocinar, haz una lista que incluya varios platillos que tengan más o menos los mismos ingredientes. De esta manera puedes hacer tus menús con anticipación combinando alimentos que tienes en tu cocina y teniendo un menú balanceado y a tu gusto.Sopa de fideo y frijolEnfrijoladas rellenas de rajas Planea tus idas al súper.Con base en tu menú semanal, haz tu lista del súper y planea todo lo que puedes necesitar para tus diferentes comidas. Recuerda que hay algunos alimentos, como pastas, granos, salsas y congelados, que puedes comprarlos con anticipación y tenerlos sin problema en tu cocina por varias semanas. Croquetas de papa rellenas de queso con tocinoPapa al horno con champiñonesTen en cuenta un plan B.Si consideras cocinar al día, piensa en menús rápidos y alternativos que puedas hacer en caso de que se te presente algún imprevisto. El atún enlatado, el arroz precocido y las verduras congeladas, entre otros, son ingredientes muy versátiles que pueden servirte para preparar gran cantidad de platillos saludables en poco tiempo. Aguacates rellenos de coctel de camarónDiseña un programa para tu cocina.Si vas a cocinar toda la comida de la semana, inicia haciendo un plan de acción. Primero analiza los tiempos de cocción de cada comida y su preparación para poder realizar varios pasos a la vez. De igual forma, procura tener todo listo una noche antes: cortar, pelar, descongelar, etc. Cualquier paso que puedas adelantar te ahorrará muchísimo tiempo mientras cocinas. Espagueti con salchicha en salsa de jitomateDedica un solo día para hacer grandes cantidades.El congelador y los contenedores pueden ser tus mejores aliados a la hora de ahorrar tiempo. Dedica un día a cocinar grandes cantidades de pasta, carne, pollo, salsas, caldo de pollo, entre otros alimentos base de tus comidas más frecuentes; separa en porciones y congélalos. Así, cuando empieces a planear el menú semanal, bastará con revisar el congelador y ver qué platillos puedes tener disponibles rápidamente.Pollo en salsa de piña con aguacateEl secreto para organizarte a la hora de cocinar tu comida de la semana es pensar por adelantado y comprar inteligentemente. Cuéntanos, ¿cómo sueles organizar tus comidas de la semana? Compártenos tus tips en los comentarios.
¿Te ha pasado que pruebas una receta súper común y te sabe a gloria? El secreto detrás de estos fabulosos platillos está en la mezcla ideal de especias. Porque, aunque no lo creas, hay vida más allá de la sal y la pimienta. Descubre el maravilloso mundo de aromas y sabores con estas 10 especias.Nuez moscada: sí, la nuez moscada sabe genial en el vino caliente o en el pastel de zanahoria, pero también hace maravillas en los platillos salados que llevan carne de res, papas o coliflor.Chile quebrado: aunque su uso es muy común, sobre todo en la cocina mexicana, el chile quebrado puede hacer algo más que enchilarte. Unas cuantas hojuelas pueden darle nueva vida a una aburrida salsa de tomate o intensificar el sabor de una pasta sencilla.Canela: es casi imposible pensar en hornear un pastel sin agregar una pizca de canela o tomar un rico café de olla sin esta aromática especia, pero ¿qué crees? La canela es un ingrediente ideal para las recetas saladas que llevan pollo, res o cerdo. Romero: el olor inconfundible de esta hierba acompaña muy bien los platillos hechos con carne, aceite de oliva y ajo. Pero no solo eso. El romero también puede servir para preparar panes (dulces y salados), así como salsas y marinados. Jengibre: el sabor de esta famosa raíz es muy conocido entre la gastronomía oriental, sin embargo, su uso no se limita a estas recetas. El jengibre está presente en preparaciones dulces tan conocidas como las galletas de jengibre y el vino caliente. Clavo: si hablamos de especias imprescindibles por supuesto que no podemos dejar de mencionar el clavo. El sabor del clavo es tan versátil que puedes usarlo tanto para hornear como para recetas con cerdo o res. Cúrcuma: esta especia se ha puesto de moda últimamente gracias a sus múltiples propiedades para la salud, pero en realidad su uso va más allá de sus beneficios. Además de dar un hermoso color amarillo a los platillos, la cúrcuma les da un toque especial. Comino: a diferencia de lo que muchas personas creen, la cocina mexicana no incluye comino en todas sus recetas. No obstante, su uso puede transformar por completo el sabor de un platillo muy sencillo. Albahaca: aunque no es propiamente una especia, la albahaca es un ingrediente esencial en la cocina. Con solo agregar una pizca las salsas de tomate y los platillos con pollo adquieren un aroma increíble y un sabor espectacular.Orégano: a diferencia de otras hierbas, el orégano tiene un sabor más intenso cuando está seco, así que siempre ten a la mano un bote de orégano en tu alacena. Úsalo en recetas italianas, mediterráneas o con ensaladas, carne y pescados. ¿Qué especia nos falta mencionar? Cuéntanos cuáles son las especias que no pueden faltar en tu cocina. Si te gusta usar especias, estas recetas te encantarán:Albondiguitas de pollo rellenas de jamón y quesoCerdo en pipián verdeEncacahuatado de costillas de cerdoChiles güeros rellenos de camarón en salsa de frijol
Tener hierbas y verduras frescas todo el tiempo es más sencillo de lo que crees. Solo hace falta que cultives unas cuantas cosas en tu hogar. Aquí te explicamos qué verduras y hierbas necesitas para comenzar un huerto en casa.AlbahacaEsta planta requiere de temperaturas cálidas para germinar, por lo que es recomendable sembrarla durante la primavera. Coloca la tierra dentro de la maceta y después pon las semillas en la superficie. Cubre con una capa de tierra muy ligera y finalmente humedécela con un atomizador. La albahaca  necesita luz para crecer, así que lo mejor es ponerla en un lugar de tu casa que esté iluminada por el sol. RomeroEl romero puede sembrarse a partir de otra planta. Lo único que debes hacer es elegir una ramita joven con brotes. Corta más o menos 10 cm de rama usando unas tijeras bien afiladas. Retira las hojitas de los últimos 4-5 cm para que quede la rama sola. Colócala dentro de un vaso con agua en un lugar cálido sin que reciba luz directa del sol. Cambia el agua cada tercer día. Espera unas 6 semanas para que la rama crezca las raíces y después traspasa la plantita a una maceta. MentaLa menta es otra planta que también puede cultivarse con las ramas de otra planta. El proceso es muy similar al del romero. Debes cortar una ramita de unos 8 cm, justo debajo del punto donde surgen las hojas. Coloca las ramas dentro de un vaso con agua en un espacio bien iluminado y con suficiente ventilación. Cuando veas que las raíces han crecido lo suficiente (esto normalmente ocurre en un par de semanas) traspasa la planta a una maceta. LechugaAl igual que las hiernas, la lechuga es un alimento que puede reproducirse infinitamente (con los cuidados necesarios). Corta la lechuga a unos centímetros del corazón y después colócala en un bowl con muy poca agua. Déjala en un lugar soleado y cambia el agua todos los días. Después de unos días comenzarán a salir retoños; ese es el momento justo para plantarla. Espera a que crezca unos 15 cm para cortarla nuevamente.ApioLimpia con agua la base de un apio y ponla dentro de un envase con agua en un lugar soleado. Cambia el agua cada tercer día y usa un atomizador para humedecer la planta. Después de una semana, más o menos, debes pasar la planta a una maceta. Ten cuidado de no cubrir con tierra las hojitas nuevas y de mantener la planta bien regada.Así de fácil ya puedes comenzar tu propio huerto en casa. Como puedes ver no necesitas herramientas especiales o un lugar súper acondicionado para hacerlo. Basta con que consigas algunas semillas, ramitas o restos de verdura para cultivar tus primeras plantitas. Comienza tu huerto y cuéntanos cómo te va.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD