Top 7 recetas hechas con cerveza y tequila
Recomendaciones de Cocina

Top 7 recetas hechas con cerveza y tequila

Por Kiwilimón - June 2015
Éste día del padre podemos consentir al hombre de la casa con unas ricas recetas que incluyan algunos de sus ingredientes favoritos, y ya que lo queremos tanto, por qué no brindar desde la comida con algunos platillos especiales preparados con las bebidas predilectas de papá. Éste es nuestro top 7: recetas hechas con cerveza y tequila.

Arrachera marinada en cerveza

Una receta ideal para papá, es un delicioso corte de arrachera infusionado con el sabor de una rica cerveza clara, limón, pimienta y ajo. Si puedes hacerlo a la parrilla, te lo recomendamos aún más. Ver receta completa: http://www.kiwilimon.com/receta/carnes-y-aves/arrachera-marinada-en-cerveza

Salsa borracha a la cerveza

Esta deliciosa salsa queda lista en menos de veinte minutos y es un éxito cuando se usa para tacos o cortes de carne mexicanos como la arrachera. La receta indica desvenar los chiles, pero si quieres que tu salsa pique un poco más puedes conservar las semillas de uno o dos de ellos y así obtendrás todo el sabor de la salsa, preparada también con cerveza, junto con un poco de picor. Ver receta completa: http://www.kiwilimon.com/receta/salsas/salsas-picantes/salsa-borracha-con-cerveza

Papas a la cerveza

Si buscas una guarnición que vaya con el platillo favorito de papá, esta es una excelente alternativa. Será difícil que te encuentres con unas papas más doraditas y sabrosas que estas saborizadas con cerveza clara. Ver receta completa: http://www.kiwilimon.com/receta/guarniciones/papas-/papas-a-la-cerveza

Lomo de cerdo a la cerveza

Aunque para esta receta puedes usar la cerveza que más te guste, te recomendamos elegir una oscura para que tu lomo de cerdo tenga ese sabor profundo y suntuoso que una clara no puede dar. Ver receta completa: http://www.kiwilimon.com/receta/carnes-y-aves/cerdos/lomo-de-cerdo/lomo-de-cerdo-a-la-cerveza

Fettucinne al tequila con medallones de res

Esta rica receta de pasta lleva apenas un caballito de tequila, pero verás cómo este licor mexicano tan fuerte le da un sabor especial y profundo a esta pasta que, acompañada de los filetes, es una comida completa. Ver receta completa: http://www.kiwilimon.com/receta/pastas/fettuccine-al-tequila-con-medallones-de-res

Tacos de pescado estilo Tamaulipas

Ahora, si papá es más de pescado y marisco entonces estos tacos crujientes norteños le harán su día. La masa para freír se prepara con un poco de tequila para darle ligereza y una textura mucho más crocante. Ver receta completa: http://www.kiwilimon.com/receta/pescados-y-mariscos/tacos-de-pescado-estilo-tamaulipas

Paletas heladas de margarita

Para este día del padre te recomendamos un postre ligero y acidito perfecto para días de calor. El tequila y el limón, como todos sabemos, son una mezcla ideal y con un toque de chile piquín estas paletas heladas serán el final perfecto para la ocasión. Ver receta completa: http://www.kiwilimon.com/receta/postres/postres-frios/helado/paletas-heladas-de-margarita
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La comida es uno de nuestros gastos principales, no sólo porque tenemos que alimentarnos para vivir, sino porque además hay una gama infinita de opciones deliciosas que puedes comprar ya hecha.Tan sólo en México gastamos alrededor de 37 por ciento de nuestros ingresos en comida, lo cual es algo considerable si lo comparas con el porcentaje recomendado a destinar para pagar una renta, que es de 30 por ciento. Es decir, podrías estar gastando un poco más de lo que pagas de renta en comidas.Así que buscar opciones económicas sin privarte de comida que te nutra puede ser una gran forma de economizar con tus ingresos y, además, comenzar a comer de manera más consciente, con estos consejos sencillos.1. Reemplaza carnes por proteínas vegetalesLa carne y el pescado suelen ser los ingredientes alimenticios más caros en nuestros menús, por lo que probar algunas comidas vegetarianas durante la semana te ayudará a mantener los costos de tus comidas abajo. Además, existen muchas formas de reemplazar la proteína animal por vegetal e incluso puedes instaurar un "día sin carne" a la semana.2. Compra pollo enteroLa forma más barata de comprar pollo es comprar un pollo entero. De un pollo entero obtendrás 2 pechugas, 2 muslos, piernas y alas, además de un huacal (huesos) para hacer caldo. De él obtendrás varios guisos, por ejemplo, una tinga con la pechuga, un estofado con los muslos y las piernas, además de infinidad de platillos que requerirán del caldo. Congela lo que no vayas a comer y tu pollo entero no sólo será económico, sino muy rendidor.3. Usa frutas y vegetales congeladosLas frutas y verduras congeladas están subestimadas, porque piénsalo, ya vienen precortados y listos para usarse, son igual de buenos (sólo tienes que evitar aquellos con sal, azúcar o grasas) y por lo regular son más baratos que las variedades frescas. Las verduras congeladas se recogen en el pico de frescura y luego se congelan para sellar sus nutrientes, así que no perderás lo mejor de ellas.4. No desperdicies nadaTirar comida es lo peor que puedes hacer, así que sé estricto sólo compra lo que realmente vas a comer. Para esto, necesitas comenzar a planear las comidas, con el fin de utilizar todos los ingredientes de tu lista. Congela cualquier alimento que no utilices. Las bolsas y cajas de almacenamiento de alimentos serán útiles.5. No compres nada fuera de tu lista del súperElabora un plan de comidas semanal usando los ingredientes que ya tienes y haz una lista de compras de los artículos que faltan.Intenta no comprar cuando tengas hambre. Las personas que compran cuando tienen hambre tienen más probabilidades de gastar más, especialmente en alimentos menos saludables, como refrigerios ricos en grasas y azucarados.
La dieta keto es quizá la más popular del momento, mientras que del ayuno intermitente se ha hablado mucho de sus beneficios.Quizá ambos deben su fama a que muchas famosas, como Jennifer Aniston o Kourtney Kardashian, por ejemplo, pero ¿qué tan buena idea es ponerlos en práctica juntos?¿En qué consiste el ayuno intermitente?El ayuno intermitente es un patrón de alimentación que consiste en alternar períodos de ayuno con una alimentación normal. El método más popular es el de 16 por 8, es decir, puedes comer durante un lapso de 8 horas y luego ayunas por 16 horas.El ayuno intermitente se utiliza principalmente como técnica de pérdida de peso, pero algunos estudios han encontrado beneficios a la salud, como que reduce la inflamación y mejora la función cerebral y el control del azúcar en la sangre.¿Cómo es la dieta keto?La dieta keto o cetogénica consiste en una ingesta muy baja en carbohidratos y alta en grasas, por medio del proceso metabólico conocido como cetosis, con el cual el cuerpo descompone las grasas para formar sustancias llamadas cetonas que sirven como una fuente de combustible alternativa.Esta dieta es una forma efectiva de perder peso, pero también tiene otros beneficios, por ejemplo, la dieta ceto puede mejorar los síntomas mentales en personas con enfermedad de Alzheimer, además, puede reducir el azúcar en la sangre, mejorar la resistencia a la insulina y disminuir los factores de riesgo de enfermedades cardíacas, como los niveles de triglicéridos.Para saber si es funcional combinar una dieta keto con el ayuno intermitente, consultamos con la nutrióloga Jennifer Asencio, nutrióloga clínica especialista en diabetes, varias dudas con el fin de que tengas una guía si planeas ponerlas en práctica juntos.La primera duda que teníamos era si es buena idea combinarlos, a lo que nos recomendó tener en cuenta que seguir la dieta keto nos llega a parecer difícil, por lo que hacer ayuno intermitente puede resultar más complicado en combinación con esta dieta, “a menos que combinarlos vaya bien con tu ritmo de vida y sea algo con lo que puedas comprometerte”.Pero sí nos aseguró que “el ayuno intermitente podría contribuir al proceso de ‘quema de grasa’” y que “algunas personas usan el ayuno intermitente para arrancar el estado de cetosis” de la dieta keto. Es decir, combinar el ayuno intermitente con una dieta keto puede ayudarte a alcanzar la cetosis más rápido y a eliminar más grasa corporal que una dieta cetogénica sola.Sin embargo, “no es necesario hacer ayuno intermitente con la dieta keto, principalmente porque no estás restringiendo la ingesta de calorías durante el periodo en el que sí puedes comer”.Respecto a si son métodos efectivos y sin riesgo para bajar de peso, la respuesta es sí, pero “es importante mencionar que si padeces diabetes o usas insulina, tienes hipertensión, epilepsia, padeces de hígado graso, enfermedades renales, enfermedades cardiovasculares o cáncer, estos dos tipos de dietas están contraindicadas, así como en niños y mujeres embarazadas”.Si te preocupa no obtener los nutrientes suficientes con el ayuno intermitente y la dieta keto juntos, la nutrióloga Jennifer Asencio nos especifica que “ayunar puede afectar la absorción de vitaminas como la B1”, por lo que “es importante acudir con un especialista para saber si eres candidato y hacerte un plan personalizado para no tener ninguna deficiencia”.Por último, si sufres gastritis, también deberías prestar atención antes de decidir juntar estas dos dietas, pues “las personas que sufren de gastritis corren el riesgo de exacerbar sus síntomas de dolor abdominal e incluso de sufrir sangrado gastrointestinal durante las horas sin ingesta de alimentos”. Por otra parte, “el alto consumo de grasas y proteínas aumenta la acidez estomacal”, lo cual puede empeorar la enfermedad por reflujo”.En conclusión tanto la dieta keto como el ayuno intermitente son métodos exitosos para bajar de peso, pero como con cualquier cambio que desees meter en tu alimentación, debes consultar a un experto para sacar el mayor provecho de la experiencia, sin ninguna dificultad.Consulta aquí las mejores recetas keto:Coliflor rostizada con huevo y aguacateCalabazas rellenas de Ensalada Cremosa de PolloCaldo de Pollo con arroz de coliflor
¿Existe un postre más perfecto que las galletas? No lo creo. Y aun así recuerdo con más cariño el olor a galletas haciéndose en el horno que el momento de hincarles el diente junto a un vaso con leche. No le digan a mi mamá, pero casi siempre sus galletas quedaban más duras que una palanqueta vieja. Y cuando eres pequeña, que a tu mamá le haya tomado horas hornearlas, que se haya gastado pesos de más y que haya añadido ingredientes secretos como «amorcito», puede pasar desapercibido. Tras uno o dos intentos de morder sin éxito un trozo de galleta, la dejaba olvidada sobre el mantel floreado, a reserva de que otra cosa –un objeto azucarado con la textura ideal– entretuviera mi antojo. De verdad no le digan, pero a pesar de que mi mamá es una gran cocinera, no lograba hornear las galletas perfectas. Por años guardé el recuerdo de sus galletas duras o secas en el cajón de las sensaciones truncas y cuando en el diplomado de gastronomía tuve que hacer mi primer lote, inmediatamente se reabrió ese cajón. Las mías, unas redondísimas galletas de mantequilla eran terribles. ¿Qué tanto? Si las hubiera lanzado contra una ventana hubieran dejado un hoyo de bala. Sí, en aquel entonces no había superado la prueba, ni tampoco en las ocasiones siguientes. Tomé varios cursos bajo el ojo inquisidor de distintos profesores. En todo experimento sólo había variaciones de dureza: de galletas con textura de piedra pómez a galletas con textura de mármol. Se imaginarán que el tema me frustró de más, y es que las amo sobre los demás postres. Pero hace poco el milagro sucedió. Quiero compartirles lo que he aprendido sobre las galletas para lograr que queden –por fin– perfectas.Es mucho lo que puede salir mal en su confección. Sólo un correcto uso de los ingredientes, las formas, los tiempos y las temperaturas pueden conseguir unas galletas de consistencia suave pero crocante –no hay que olvidar que ese es su don, su bien, su encanto–. Lo primero es la elección de los ingredientes, mejor que sean de calidad, que la mantequilla sea de leche y no de grasa vegetal. Una buena harina hará la diferencia, el tema con ellas es el gluten. Entre menos gluten, más suaves quedarán. Antes de ponerse el mandil favorito, apenas las ganas de hornear invadan al cuerpo, hay que sacar la mantequilla del refrigerador para que se vaya aclimatando a la temperatura del ambiente. Algo a no dar por sentado es la taza medidora. Mejor que no sea la taza del café (en cada taza de café hay un mundo y las del recuerdo de Acapulco no tienen la misma proporción que la taza heredada de porcelana). Los ingredientes hay que medirlos como científico, en especial la harina. Nada de copetear. Ese poquito de más podría ser el culpable de que todos los esfuerzos se estropeen. La mantequilla: que también sea exacta. A mí alguna vez se me ocurrió quitarle un cuartito de taza y en otra ocasión usé una reducida en grasa para restarle calorías al pecado. En ambos casos me enfrenté a un triste y duro final. ¿Valió la pena? No. Ahorré calorías porque resultaron incomibles.¿Los ingredientes ya están medidos, peinados y listos para ir al baile? Ahora hay que asegurarse de ponerlos en el orden correcto dentro de la batidora. (Si no se cuenta con batidora, no pasa nada, sólo no hay que sustituirla con el poder sónico del brazo. Si la masa se manipula demasiado, se despertará a la bestia del gluten y con él, las rocas del horno). Tan sólo hay que mezclar (no batir) para obtener unas galletas perfectas. El orden es así: mantequilla a temperatura ambiente, azúcar (una mezcla de 60% blanca, 40% mascabado será genial), harina y royal cernidos como manda la tradición, la pizca de sal –que es como el alma: nadie puede vivir sin ella– y sólo hasta el final, cada uno de los huevos. Una vez integrada la masa hay que convertirla en una bola y envolverla en papel film. Lo mejor es refrigerarla toda la noche o al menos un par de horas.En el momento de la verdad el horno debe estar precalentado a 180 ºC –aunque por la altura, esta medida puede variar–. Con 10 a 12 minutos bastará. No hay que dejarse engañar por su apariencia: aunque parezca que les falta, si sus orillas están doradas, hay que sacarlas; las galletas adquieren ese look de galletas sólo hasta que se enfrían. Para ello hay que colocarlas sobre una rejilla y ser positivo mientras tanto. Seguramente los dioses de la alquimia, el amor y el horno ya se encuentran en nuestra cocina. Y para que no queden dudas sobre cómo lograr la galleta perfecta, las chefs de Kiwilimón también te comparten sus mejores tips. Tómalos en cuenta siempre que hagas cualquiera de tus recetas favoritas de galletas. La galletoterapia no se va a ir a ningún lado. Esta tendencia para hacer en familia llegó para quedarse.“Enfría las galletas unos minutos antes de hornear. Además, recuerda que la masa de galletas no se debe de manipular demasiado.”Brenda Villagómez“No sobrebatas la masa ni hornees demasiado tiempo. Sácalas cuando aún estén un poco suaves, sobre todo si las quieres tipo chunkies.”Marielle Henanine“La clave está en cómo las hornees, tanto la forma como el tiempo. Si se hacen ‘bolitas’ de 1 cucharada y media (1 scoop pequeño de helado) y le das horneado sólo hasta que dore la orilla, te quedarán suaves. Si las aplanas un poco más –aunque sea la misma cantidad– y las dejas a dorar un poco más, te quedarán crispy.”Mayte Rueda“Al momento de estirar la masa ejerce la presión suficiente para no pasar muchas veces el rodillo. Esto evitará que se caliente. Para mayor suavidad, utiliza más mantequilla que azúcar. Si ocupas una harina con menor cantidad de proteína, quedarán más suaves.”Yamilette González
La dieta keto es quizá la más popular del momento, mientras que del ayuno intermitente se ha hablado mucho de sus beneficios.Quizá ambos deben su fama a que muchas famosas, como Jennifer Aniston o Kourtney Kardashian, por ejemplo, pero ¿qué tan buena idea es ponerlos en práctica juntos?¿En qué consiste el ayuno intermitente?El ayuno intermitente es un patrón de alimentación que consiste en alternar períodos de ayuno con una alimentación normal. El método más popular es el de 16 por 8, es decir, puedes comer durante un lapso de 8 horas y luego ayunas por 16 horas.El ayuno intermitente se utiliza principalmente como técnica de pérdida de peso, pero algunos estudios han encontrado beneficios a la salud, como que reduce la inflamación y mejora la función cerebral y el control del azúcar en la sangre.¿Cómo es la dieta keto?La dieta keto o cetogénica consiste en una ingesta muy baja en carbohidratos y alta en grasas, por medio del proceso metabólico conocido como cetosis, con el cual el cuerpo descompone las grasas para formar sustancias llamadas cetonas que sirven como una fuente de combustible alternativa.Esta dieta es una forma efectiva de perder peso, pero también tiene otros beneficios, por ejemplo, la dieta ceto puede mejorar los síntomas mentales en personas con enfermedad de Alzheimer, además, puede reducir el azúcar en la sangre, mejorar la resistencia a la insulina y disminuir los factores de riesgo de enfermedades cardíacas, como los niveles de triglicéridos.Para saber si es funcional combinar una dieta keto con el ayuno intermitente, consultamos con la nutrióloga Jennifer Asencio, nutrióloga clínica especialista en diabetes, varias dudas con el fin de que tengas una guía si planeas ponerlas en práctica juntos.La primera duda que teníamos era si es buena idea combinarlos, a lo que nos recomendó tener en cuenta que seguir la dieta keto nos llega a parecer difícil, por lo que hacer ayuno intermitente puede resultar más complicado en combinación con esta dieta, “a menos que combinarlos vaya bien con tu ritmo de vida y sea algo con lo que puedas comprometerte”.Pero sí nos aseguró que “el ayuno intermitente podría contribuir al proceso de ‘quema de grasa’” y que “algunas personas usan el ayuno intermitente para arrancar el estado de cetosis” de la dieta keto. Es decir, combinar el ayuno intermitente con una dieta keto puede ayudarte a alcanzar la cetosis más rápido y a eliminar más grasa corporal que una dieta cetogénica sola.Sin embargo, “no es necesario hacer ayuno intermitente con la dieta keto, principalmente porque no estás restringiendo la ingesta de calorías durante el periodo en el que sí puedes comer”.Respecto a si son métodos efectivos y sin riesgo para bajar de peso, la respuesta es sí, pero “es importante mencionar que si padeces diabetes o usas insulina, tienes hipertensión, epilepsia, padeces de hígado graso, enfermedades renales, enfermedades cardiovasculares o cáncer, estos dos tipos de dietas están contraindicadas, así como en niños y mujeres embarazadas”.Si te preocupa no obtener los nutrientes suficientes con el ayuno intermitente y la dieta keto juntos, la nutrióloga Jennifer Asencio nos especifica que “ayunar puede afectar la absorción de vitaminas como la B1”, por lo que “es importante acudir con un especialista para saber si eres candidato y hacerte un plan personalizado para no tener ninguna deficiencia”.Por último, si sufres gastritis, también deberías prestar atención antes de decidir juntar estas dos dietas, pues “las personas que sufren de gastritis corren el riesgo de exacerbar sus síntomas de dolor abdominal e incluso de sufrir sangrado gastrointestinal durante las horas sin ingesta de alimentos”. Por otra parte, “el alto consumo de grasas y proteínas aumenta la acidez estomacal”, lo cual puede empeorar la enfermedad por reflujo”.En conclusión tanto la dieta keto como el ayuno intermitente son métodos exitosos para bajar de peso, pero como con cualquier cambio que desees meter en tu alimentación, debes consultar a un experto para sacar el mayor provecho de la experiencia, sin ninguna dificultad.Consulta aquí las mejores recetas keto:Coliflor rostizada con huevo y aguacateCalabazas rellenas de Ensalada Cremosa de PolloCaldo de Pollo con arroz de coliflor
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD