Top 7: tips para cocinar en el horno

Por Kiwilimón - November 2015
Preparar recetas horneadas tiene sus secretos. La verdad es que es n método fácil pero que además añade mucho sabor y texturas suaves y deliciosas a los platillos caseros, simplemente hay que utilizar el horno de la manera correcta. Aquí te dejamos siete tips rápidos y fáciles para que tus creaciones en el horno se conviertan en centros de mesa y en la plática de todos los asistentes. Precalienta Puede ser que éste sea el tip más importante. Dejar tu preparación en un horno frío puede arruinar su textura y consistencia, en el momento en el que tu recipiente toque el interior del horno éste ya debe estar a la temperatura adecuada. Receta recomendada: Papas al horno Sella tu carne Si estás cocinando carnes rojas siempre, siempre séllalas primero. Esto significa freírlas rápidamente sobre una sartén para después hornearlas. La costra que creas al freír mantendrá todos los jugos y el sabor dentro de la carne. Receta recomendada: Pierna al horno mechada Siempre con líquido El punto de hornear es infusionar tus platillos de sabor y cuando cocina carne, pollo, pavo o cualquier de estos ingredientes lo mejor es llenar el recipiente de caldo, vino o incluso agua para que la carne se humedezca por dentro y quede suculenta. Receta recomendada: Pollo rostizado al horno Dora al final En el caso de lasagnas o pastas cubre el platillo con papel aluminio para que no se queme y cuando queden 10 o 15 minutos de tiempo destapa y permite que se dore la superficie de tu preparación. Receta recomendada: Pasta gratinada al horno No lo abras antes de tiempo Especialmente cuando se trate de pasteles y panqués. Estos necesitan su tiempo para levantarse y hacerse esponjosos, abrir y cerrar la puerta del horno constantemente deja salir el calor por lo que tu receta saldrá dispareja. Receta recomendada: Pay de queso al horno A fuego lento Utiliza tu horno como tu mejor amigo. Al cocinar proteína animal añade vegetales y caldo a una charola, sazona todo junto con la carne y deja la mezcla en el horno a una temperatura muy baja por al menos cuatro horas. El resultado es carne que se cae del hueso y que se derrite en la boca. Receta recomendada: Pescado al horno con verduras O, haz recetas crujientes La otra alternativa es dorar rápidamente. En el caso de papas fritas, camote en rodajas e incluso nueces y frutos secos se recomienda usar el horno a una temperatura muy alta y por poco tiempo. Esto permite que tus ingredientes se doren y que suelten todo su sabor natural. Receta recomendada: Queso brie al horno  
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
No dejes que la etiqueta de un vino te intimide. Ahora te explicaremos cómo elegir un vino, para que al entrar a una licorería o al caminar por el pasillo de vinos en el súper mercado no te sientas con estrés con tantas opciones. Entre los nombres de los vinos, los tipos de uva y, por supuesto, los precios puede ser difícil tomar una decisión. Pero, no te preocupes, no necesitas ser un sommelier experimentado para escoger una botella. Aquí te decimos cómo puedes elegir un buen vino:Identifica los principales tipos de vino. Lo primero que debes saber es que hay cuatro tipos de vinos: tinto, blanco, rosado y espumoso. Dentro de estas categorías hay más clasificaciones, dependiendo del grado de azúcar, taninos o edad del vino. Si no estás muy familiarizado con las variedades del vino, tal vez el factor que más te interese saber es el nivel de azúcar que contiene. Para saber qué tan dulce es un vino fíjate en la etiqueta: seco, semiseco, abocado, semidulce y dulce.Considera el objetivo de la botella. Obviamente no es lo mismo comprar un vino para preparar un platillo que para brindar. Los vinos de cocina suelen ser mucho más económicos y no requieren mucha complejidad en cuerpo o sabor. Para mezclar o preparar bebidas como el clericot, tampoco se necesita una botella muy sofisticada. Un Cabernet es más que suficiente. Pero si estás pensando en comprar una botella para un evento especial, vale la pena que inviertas en un vino gran reserva (añejado) o un espumoso. Toma en cuenta la comida de la reunión. La manera más sencilla de maridar los alimentos con el vino es mediante las similitudes de sabor. Por ejemplo, los platillos ácidos van mejor con vinos con toques ácidos, mientras que los platillos o las preparaciones dulces (por ejemplo, un pastel de chocolate relleno de crema pastelera se acompañan con vinos dulces. En cuanto a los ingredientes principales de la comida puedes guiarte por la ley de toda la vida: las carnes rojas se sirven con vino tinto, y las carneas blancas, con vino blanco.Recuerda que el precio es solo orientativo. Un vino barato no es necesariamente malo, y un vino caro tampoco es garantía de que sea la mejor elección para tu comida. Por lo general, las botellas de origen chileno o argentino suelen ser de las más económicas, mientras que las que vienen de Europa (Francia o Italia, sobre todo) tienen mayores precios. No te dejes llevar por el precio de la botella y anímate a probar nuevas opciones. Recuerda que hay vinos mexicanos del Valle de Guadalupe (Baja California) y del Valle de Parras (Coahuila) de muy buena calidad que seguramente se encuentran dentro de tu presupuesto.Déjate llevar por tus gustos. No te preocupes si no logras distinguir el retrogusto al probar un vino. Lo importante es que disfrutes cada copa. Para orientarte al momento de elegir el vino que más se ajuste a tus gustos, puedes tomar en cuenta esto:Vinos blancosChardonnay: afrutado, pero seco.Riesling: muy dulce, con intenso sabor a frutas. Más ligero que el Chardonnay.Sauvignon blanc: seco y ácido con sabores tanto herbales como afrutados.Vinos tintosCabernet Sauvignon: vino con mucho cuerpo con notas herbales.Merlot: afrutado, muy suave, con menos taninos que el Cabernet.Pinot noir: delicado y fresco, con aromas afrutados.Sigue estos pasos para elegir la botella y disfruta tu vino. ¡Salud!
La comida es un tema fascinante y hay cientos de libros que pueden llevarte a conocer más acerca de la magia gastronómica. Si te interesa descubrir todo sobre el arte de la cocina, estas lecturas son obligadas. Te aseguramos que te engancharán desde la primera página.  La enciclopedia de los sabores de Niki Segnit Este no es un recetario, sino una guía para conocer los sabores que combinan. Te recomendamos este libro si te interesa saber qué alimentos puedes mezclar para crear platillos deliciosos. Con ayuda de este manual, podrás cocinar recetas originales y llenas de mucho sabor. Larousse gastronomiqueEl libro ya es todo un clásico y forma parte de las bibliotecas de todos los amantes de la cocina. Entre sus páginas encontrarás miles de artículos sobre diversas técnicas y herramientas, así como alimentos, variedades y temporadas. El Larousse gastronómico es un libro de referencia imprescindible. The complete Bocuse de Paul BocuseLos amantes de la cocina saben que uno de los chefs más importantes del siglo pasado fue Paul Bocuse. Es por eso que este libro es tan importante. The complete Bocuse es el legado del famoso chef, y en él comparte cientos de recetas saladas y dulces. Sin duda, esta es la mejor manera de aprender a cocinar comida francesa. El gourmet solitario de Jiro Taniguchi y Masayuki Kusumi Este no es un libro tradicional de cocina. Los autores decidieron describir las experiencias culinarias del protagonista a través de un cómic. Lo fascinante de esta obra es que te lleva a recorrer los barrios de Tokio mientras descubres sus sabores más tradicionales. Un libro que refleja a la perfección la riqueza gastronómica de Japón. Papilas y moléculas de François ChartierUno de los mejores sommeliers del mundo escribió este libro para ayudar a las personas a descubrir los sabores y aromas ocultos en los alimentos y en los  vinos. Las personas que están interesadas en aprender más sobre el maridaje y la combinación del vino con los platillos, encontrarán en este libro verdaderos tesoros. Sumérgete en el mundo de la cocina devorando las páginas de estos excelentes libros. TE RECOMENDAMOS: VIDEO-TOP 10 RECETAS FÁCILES PARA COCINARVIDEO-LOS MEJORES POSTRES SIN HORNOVIDEO-RECETAS DE BOTANAS PARA CUALQUIER OCASIÓN
No dejes que la etiqueta de un vino te intimide. Ahora te explicaremos cómo elegir un vino, para que al entrar a una licorería o al caminar por el pasillo de vinos en el súper mercado no te sientas con estrés con tantas opciones. Entre los nombres de los vinos, los tipos de uva y, por supuesto, los precios puede ser difícil tomar una decisión. Pero, no te preocupes, no necesitas ser un sommelier experimentado para escoger una botella. Aquí te decimos cómo puedes elegir un buen vino:Identifica los principales tipos de vino. Lo primero que debes saber es que hay cuatro tipos de vinos: tinto, blanco, rosado y espumoso. Dentro de estas categorías hay más clasificaciones, dependiendo del grado de azúcar, taninos o edad del vino. Si no estás muy familiarizado con las variedades del vino, tal vez el factor que más te interese saber es el nivel de azúcar que contiene. Para saber qué tan dulce es un vino fíjate en la etiqueta: seco, semiseco, abocado, semidulce y dulce.Considera el objetivo de la botella. Obviamente no es lo mismo comprar un vino para preparar un platillo que para brindar. Los vinos de cocina suelen ser mucho más económicos y no requieren mucha complejidad en cuerpo o sabor. Para mezclar o preparar bebidas como el clericot, tampoco se necesita una botella muy sofisticada. Un Cabernet es más que suficiente. Pero si estás pensando en comprar una botella para un evento especial, vale la pena que inviertas en un vino gran reserva (añejado) o un espumoso. Toma en cuenta la comida de la reunión. La manera más sencilla de maridar los alimentos con el vino es mediante las similitudes de sabor. Por ejemplo, los platillos ácidos van mejor con vinos con toques ácidos, mientras que los platillos o las preparaciones dulces (por ejemplo, un pastel de chocolate relleno de crema pastelera se acompañan con vinos dulces. En cuanto a los ingredientes principales de la comida puedes guiarte por la ley de toda la vida: las carnes rojas se sirven con vino tinto, y las carneas blancas, con vino blanco.Recuerda que el precio es solo orientativo. Un vino barato no es necesariamente malo, y un vino caro tampoco es garantía de que sea la mejor elección para tu comida. Por lo general, las botellas de origen chileno o argentino suelen ser de las más económicas, mientras que las que vienen de Europa (Francia o Italia, sobre todo) tienen mayores precios. No te dejes llevar por el precio de la botella y anímate a probar nuevas opciones. Recuerda que hay vinos mexicanos del Valle de Guadalupe (Baja California) y del Valle de Parras (Coahuila) de muy buena calidad que seguramente se encuentran dentro de tu presupuesto.Déjate llevar por tus gustos. No te preocupes si no logras distinguir el retrogusto al probar un vino. Lo importante es que disfrutes cada copa. Para orientarte al momento de elegir el vino que más se ajuste a tus gustos, puedes tomar en cuenta esto:Vinos blancosChardonnay: afrutado, pero seco.Riesling: muy dulce, con intenso sabor a frutas. Más ligero que el Chardonnay.Sauvignon blanc: seco y ácido con sabores tanto herbales como afrutados.Vinos tintosCabernet Sauvignon: vino con mucho cuerpo con notas herbales.Merlot: afrutado, muy suave, con menos taninos que el Cabernet.Pinot noir: delicado y fresco, con aromas afrutados.Sigue estos pasos para elegir la botella y disfruta tu vino. ¡Salud!
Tinto, blanco, rosado o espumoso, no importa. El vino es delicioso en todas sus versiones. Para disfrutarlo no solamente puedes recurrir al famoso maridaje entre la bebida y tus alimentos. El vino también puede servirte para preparar platillos espectaculares. ¿Te gustaría aprovechar hasta la última gota de tu botella favorita? Descubre las formas más originales de cocinar con vino.Cocimiento a fuego lentoUsa un vino tinto con más taninos o un blanco un poco más ácido para cocinar a fuego lento carne, pollo o pescados. Si compras el vino exclusivamente para cocinar, evita usar variedades añejadas o de alta calidad. Las tonalidades de estos vinos se pierden en la cocción, así que no tiene caso invertir en una botella cara.MarinadoOtra manera increíble de usar el vino en la cocina es el marinado. Aparte de darle un sabor muy especial a los alimentos, el proceso de marinado suaviza la carne y le da una textura más tierna. Puedes agregar un chorrito de vinagre para intensificar los sabores. Recuerda que debes darle vueltas a la carne para que el marinado sea uniforme.Cocción cortaOtra técnica de cocina que incluye el uso de vino es la cocción breve. A diferencia de las primeras dos opciones, en esta el vino entra en contacto con los alimentos por un corto periodo. Por lo general se usa una taza de un vino con más cuerpo para darle una mayor gama de sabores al platillo sin que tenga que pasar demasiado tiempo. PochadoEl vino es un ingrediente excelente para los platillos que incluyen frutas. En lugar de preparar unos simples tejocotes en almíbar puedes cocinarlos en una mezcla de vino, azúcar y especias. Después de que las frutas estén cocidas, puedes retirarlas del fuego y dejar que la salsa se reduzca hasta formar una especie de jarabe. Este sirope es perfecto para acompañar tus postres.RECETAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:Pollo al Vino Tinto ClásicoCrema de dos quesos con Arándano y Vino BlancoPechuga de Pollo con Vino MarsalaAlubias Rojas al Vino TintoHorneadoLa combinación de vino y chocolate es uno de esos maridajes legendarios que nunca falla. Para aprovechar este delicioso dúo puedes usar el vino en la preparación de pasteles, brownies, cupcakes o cualquier postre de chocolate que deba hornearse. Sin necesidad de agregar una botella entera notarás cómo el vino le da un gusto muy especial al chocolate.Salsas y aderezosProbablemente la manera más sencilla de utilizar el vino en la cocina es haciendo salsas o aderezos. En el caso de las salsas lo más común es que se incluya un proceso de cocción, mientras que los aderezos suelen prepararse en crudo, únicamente añadiendo aceites, jugos (cítricos, casi siempre) y especias.Pasta impregnadaEsta es una versión similar a las frutas pochadas, solo que en este caso se hace con pasta. Para esta preparación lo único que debes hacer es poner a cocinar la pasta de tu elección en una mezcla de agua y vino a partes iguales. No hay necesidad de que hagas algún otro ajuste a la receta que usualmente sigues.MermeladasFinalmente, otra manera original de usar el vino en la cocina es preparar mermeladas. En este caso particular puedes aprovechar cualquier tipo de vino (tinto, blanco o rosado) y añadir algunas frutas, si se te antojan. Si no, con un poco de pectina y azúcar puedes hacer una deliciosa mermelada de vino.No desperdicies el vino. Usa tu creatividad en la cocina y aprovecha cada gota de tu vino favorito.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD