Vienen de lo MISMO, pero ¿por qué el mezcal y el tequila saben TAN diferente?

Por Kiwilimón - Septiembre 2016
Todo el mundo sabe que la comida mexicana es deliciosa, tanto así que la gastronomía nacional ha sido declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco. Sin embargo, no solamente la comida mexicana es apreciada en el extranjero; sus bebidas también gozan de mucha popularidad. Aunque en un principio, el mezcal y el tequila eran casi de consumo exclusivo para la clase trabajadora, en la actualidad se han convertido en las bebidas “de moda” en los bares y restaurantes de todos lados. Alrededor del mundo, se toman 6 millones de litros de mezcal (de los cuales 51% son consumidos por mujeres) y más de 300 millones de litros de tequila. No importa si eres más de mezcal o de tequila, estas dos bebidas son deliciosas y, aunque comparten muchas cosas en común, tienen grandes diferencias que las hacen muy especiales: Proceso Hoy en día, el tequila se elabora en hornos industriales con procesos de fermentación controlados, mientras que el mezcal sigue siendo una bebida artesanal. Si te das una vuelta por Oaxaca, aún puedes ver los pozos donde cuecen las piñas del agave y las grandes piedras con las que las muelen. Lugar de elaboración Ambas bebidas tienen denominación de origen, por lo que su producción está limitada a ciertos estados del país. El tequila se produce principalmente en Jalisco, además de algunos lugares de Guanajuato, Michoacán, Nayarit y Tamaulipas. El mezcal está un poco más repartido por todo el territorio mexicano: Durango, San Luis Potosí, Zacatecas, Guanajuato, Puebla, Oaxaca y Guerrero. Materia prima Es cierto: tanto el mezcal como el tequila se hacen a partir del agave, pero las variedades son diferentes. El mezcal se produce con agave espadín, tobalá, cupreata o maguey de mezcal, y el tequila se hace exclusivamente con agave weber azul. Norma Oficial Mexicana No te confundas: todos los licores destilados de un agave son mezcales, pero no todos son tequilas. Solamente, los que se obtienen del agave azul son considerados tequila. Aunque tienen muchas similitudes, el sabor de un buen tequila es, por lo general, más neutro, mientras que el mezcal tiene notas más ahumadas. Si te cuesta diferenciar estos destilados, aquí te va un tip: el mezcal se sirve con rodajas de naranja y sal de gusano, y el tequila con limón y sal.

Te recomendamos estas recetas:

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Tienes hambre? En Londres 207 te la curas. ¿Tienes sed? En Londres 207 te la curas. El chef Pablo Carrera y Patricia Kuri no dejan insatisfecho a nadie. Su nuevo local con terraza y dos pisos en la Juárez –sí, hay un escenario para cada tipo de comensal– es el gastropub que nos hacía falta en la ciudad. El menú es corto, pero súper contundente e inspirado en la capital inglesa. Como buen pub, hay de todo lo que uno podría ansiar cuando se va de tragos. Pero lo mismo, existen unos cuantos platos fuertes, ricos y contundentes. Si se empieza por los tragos, hay de dos: o cocteles de inspiración inglesa o una gran selección de vinos y cervezas. El sommelier Wilton Nava es quien ha curado la carta. El ex sommelier de Quintonil propone varias joyas provenientes de su increíble acervo gustativo y olfativo.  Que si llegaste temprano y quieres un vinito blanco de una denominación de origen remota, el chef Pablo propone paradas de mar como el tiradito de hamachi o los ostiones tempura.   Que si vas en la tarde y quieres una cerveza, Londres tiene los acompañamientos de comida ideales. Las sliders, por ejemplo, son mis grandes favoritas. Son de carne wagyu, llevan queso Roquefort y están enmarcadas por un pan brioche esponjoso y perfecto, que sólo podría crear Pablo Carrera, quien también dirige Catamundi. Para los que no perdonan los tradicionales de taberna inglesa, están las fish and chips, el meat pie o el hot dog con salchicha elaborada en casa. Para la noche hay que repasar su carta de cocteles con acento especial en las ginebras y pedir al centro unos shishito peppers con hongos de temporada o unas aceitunas botaneras.Londres 207 además siempre está en primera fila de los eventos gastronómicos de la ciudad. Hace una semana participaron en A qué Me Sabes, el festival que celebra la vibrante gastronomía chilanga a través de sus mejores restaurantes. Para la ocasión, Israel Montero y Andrea Sayeg se unieron a Pablo Carrera para crear un menú maridado por cocteles con elaborados con Appleton. ¡Más festivales y restaurantes como estos, por favor chilangolandia!
Michoacán es un estado abundante en riqueza cultural, con un legado arquitectónico casi tan impresionante como su pasado histórico, ¡y qué decir de su contexto artístico! Pero si hay algo por lo que destaca el estado de Michoacán, es por su maravillosa gastronomía tradicional, no por nada en 2010 la comida mexicana fue declarada como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) bajo el paradigma de Michoacán. La cocina tradicional michoacana está conformada por platillos clásicos como la sopa tarasca, las corundas y, por supuesto, las famosas enchiladas morelianas, entre otros. Dichas recetas se constituyen por ingredientes oriundos de la región del campo, de sus lagos y hasta del mar. Algunos de los que más destacan son los aguacates, los pescados de sus abundantes lagos, los hongos de las montañas y las truchas de los ríos. Estos ingredientes sólo podrían ser transformados en auténticos manjares por las cocineras tradicionales, quienes nos han compartido sus secretos culinarios a través de Morelia en Boca, el Festival Internacional de Gastronomía y Vino de México, uno de los más importantes del país donde confluyen productos regionales de gran calidad, recetas irresistibles y muy creativas y conceptos gastronómicos locales y nacionales. Disfruta exclusivamente para ti, suscriptor de KiwiPro, la cocina tradicional michoacana, que las cocineras más pro de Michoacán, México, tienen para ti.
Oh, rompope—you righteous seasonal treat, you have an exceptionally long story. Rompope is a distant descendant of the medieval posset, an interesting concoction of wine or beer, cream, sugar, and egg thickened with bread, biscuits, oatmeal, or almond paste that was enjoyed by medieval monks in the 13th century.Over time, the eggnog-like beverage became very popular among the medieval aristocracy and feudal elites, since milk, eggs, sherry, and spices were foods of the wealthy, reserving the drink for the occasional toasts to prosperity and good health. By 1700, eggnog finally gained approachability when it made its way to the American colonies, where farms supplied milk and eggs and where Caribbean rum was plentiful. Eggnog has been around for centuries, but what about rompope? Well, rompope is a derivation of Spanish ponche de huevo and dates back to colonial times. Rompope was first concocted by seventeenth-century nuns in the Santa Clara convent in Puebla, Mexico. According to legend, Sister Eduviges was in charge of making rompope, a drink forbidden to nuns, but allowed to her exclusively during its cooking process. The rich and creamy drink was so delicious that Sister Eduviges requested that the nuns be allowed to drink the rompope they were only permitted to make assuring the archbishop that “a little glass a day doesn’t hurt anybody”. At last, the Poor Clares’ rompope became so popular that it became the order’s main source of income, taking over the profits obtained through the sale of mole, chocolate, and other popular sweets. Following its origin, rompope flourished throughout Latin America resulting in an array of regional variations such as Puerto Rican coquito, Chilean cola de mono, and Colombian sabajón, to name a few. What is the difference between eggnog and rompope?Rompope is a warming bright yellowish wintertime drink that combines milk, egg yolks, sugar, spices, and alcohol. Traditionally, a mixture of milk, sugar, cinnamon, clove, nutmeg, and baking soda is brought to a boil. Once cold, fluffy whisked egg yolks are added slowly until all ingredients are completely combined. The frothy mixture is brought to a boil once again and finally, a dash of rum or cane alcohol is stirred into the concoction. Even though ingredients and quantities vary significantly between recipes, the original recipe called for those five ingredients and followed that precise cooking process. Even though the kingship between rompope and eggnog is indisputable, there is a slight difference between these two hearty drinks: The traditional eggnog recipe called for whole eggs, whereas rompope just called for egg yolks—hence the very distinctive hues of each drink. Plus, rompope is not a divisive drink at all—unlike eggy eggnog! Rompope is a deliciously creamy, nutty, and sweet cozy drink. Whole eggs or plain egg yolks, both drinks are embedded in our holiday traditions. Try some rompope at home! It’s not hard to make and you could find an enticing alternative if you are not an eggnog fan. Here are three recipes to guide you to rompope bliss: Rompope AtoleRompope Hot ChocolateRompope Charlotte Royal
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD