Y de tomar: Coco, Almendra y Soya
Recomendaciones de Cocina

Y de tomar: Coco, Almendra y Soya

Por Kiwilimón - Octubre 2018
¿Si te dijéramos que ahora puedes aprovechar las propiedades de las bebidas de semillas, lo harías? El coco, la almendra y la soya han dado un giro de 360 grados, revolucionando la forma en la que estamos acostumbrados a consumirlos. Las bebidas de semillas ofrecen una gran variedad de sabores, aptos para cualquier gusto. A demás de contar con varios beneficios nutrimentales, como ser 100% vegetales, deslactosadas, estar fortificados con calcio, vitaminas B12, B 6 y E y no tener colesterol; por ello y mucho más estas bebidas se convertirán en tu mejor opción. A demás de los aportes nutricionales, las bebidas de semillas son:
  • Prácticas: las bebidas de semillas vienen en prácticas botellas que son fáciles de transportar y muy ligeras.
  • Accesibles: las puedes encontrar en cualquier tienda de autoservicio o súper mercado, sin importar la temporalidad.
  • Ricas: jamás vuelvas a sacrificar el gusto por la salud. Las bebidas de semillas son una opción de origen vegetal muy saludable, bebidas de soya, almendra o coco se caracterizan por ofrecer no sólo sus sabores tradicionales, sino muchas alternativas
  • Nutritivas: no importa si se te hizo tarde o tienes un día muy ajetreado en el trabajo, solo necesitas 5 minutos para llenarte de energía y proporcionar a tu cuerpo muchos de los nutrientes que necesita. La proteína de la bebida de soya, el calcio y las vitaminas B6, B12 y E de las bebidas de coco y almendra te ayudarán a mantener en buen estado tu salud.
Con esta opción ya no tienes pretexto para no llevar una buena alimentación. Aprovecha los nutrientes de tus bebidas de semillas favoritas, llénate de energía y experimenta lo mejor que te ofrecen. ¿Se te antoja probar un platillo hecho con bebidas de semillas? Prueba estas sencillas recetas: Quinoa con leche de almendras y vainillas Amaranto con leche de coco Smoothie de plátano con leche de almendras Leche de soya con mango y durazno  
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El comienzo del Año siempre es una oportunidad para hacer borrón y cuenta nueva. Si en el último año sentiste que no estabas cuidando bien tu cuerpo o que tu salud comenzaba a sufrir los estragos de tu estilo de vida, aprovecha el Año Nuevo para construir nuevos hábitos alimenticios.¿No tienes ni idea de por dónde comenzar? Estos son los hábitos que mejorarán considerablemente tu salud.Bebe más agua natural. Cuando no tomas suficiente agua, el cuerpo se deshidrata. Esto puede provocar problemas de salud, hacerte sentir débil y comerás de más. Este año hazte el propósito de beber dos litros de agua natural todos los días.Come cinco veces al día. Los periodos de ayuno prolongados hacen que los niveles de azúcar se desestabilicen, haciendo que tengas más antojos de comida chatarra. Mantén tu metabolismo a buen ritmo con cinco comidas al día.Desayuna bien todos los días. Jamás comiences tu jornada sin haber desayunado. El brincarte esta comida no solo hace que sea más difícil arrancar motores, sino que además está relacionado con el aumento de peso. Inicia todos los días con una comida balanceada.Busca siempre frutas y verduras frescas. Parte de una buena alimentación, es comer menos comida con conservadores. Sí, es muy sencillo tener todo en reserva como enlatado, pero para absorver verdaderamente bien los nutrientes, tu cuerpo necesita comida fresca. Cocina más. Este año lucha contra la flojera y las prisas, y métete más a la cocina. El tiempo que inviertas en la preparación de tus comidas te ayudará a hacerte más consciente de tu alimentación y de tus hábitos alimenticios.Mejora tu relación con la comida. La ansiedad, el temor y la frustración son algunas emociones que pueden llevarnos a comer sin tener hambre necesariamente. Analiza las razones por las cuales comes y descubre si hay algún patrón que desencadene algún comportamiento negativo hacia la comida.Prueba nuevos alimentos. Date la oportunidad de descubrir nuevos sabores. Prueba nuevos ingredientes y estilos diferentes de comida. Es bueno tener platillos favoritos, pero no limites tu experiencia gastronómica a un par de recetas ya conocidas.Y sobre todo recuerda: Haz ejercicio tres veces por semana, aunque suene a cliché, en verdad tu cuerpo necesita que hagas más ejercicio. Y no se trata solo de una cuestión de perder peso, la actividad física tiene la capacidad de hacerte sentir mejor y con más energía.¿Tú ya tienes tus propósitos para el Año Nuevo? Si lo que quieres es comenzar a cocinar más, estas recetas son perfectas para ti:Ensalada de Camote con Frutos SecosCroquetas de Camarón con Salsa de HabaneroEnsalada de Espinacas con Fresas
Todos los años esperamos con ansias las posadas, pero ¿sabemos en realidad por qué las celebramos? Esta es la historia del origen de las posadas. Como la gran mayoría de las tradiciones mexicanas, la historia de las posadas se remonta a la época prehispánica. Antes de la Conquista española, los indígenas celebraban en diciembre fiestas en honor a su dios Huitzilopochtli. Las festividades, que duraban varias semanas, cerraban con reuniones simultáneas por todas las casas en las que se daban alimentos a los invitados. Casualmente estas fiestas coincidían con las celebraciones católicas de los españoles, por lo que estos las aprovecharon para evangelizar a los pueblos indígenas. Después de varios años de la Conquista, en 1587, el fray Diego de Soria obtuvo un permiso del papa para comenzar a celebrar las misas de aguinaldo. Con esto lo que buscaba el sacerdote era sustituir las fiestas en honor a Huitzilopochtli para que los indígenas comenzaran a celebrar la Navidad. Las misas de aguinaldo se llevaban a cabo del 16 al 24 de diciembre y eran una mezcla de misas con representaciones de los pasajes de la biblia. La intención de esto era evangelizar a los indígenas y mostrarles todo lo que habían tenido que pasar María y José antes del nacimiento de Jesús. En un principio las misas se organizaban dentro de la iglesia. Aprovechando la amplitud de los espacios del templo, los agustinos – quienes fueron los primeros en organizarlas – celebraron las primeras misas de aguinaldo dentro del convento de Acolman. Tanto españoles y criollos como indios asistían a estos eventos en los que al finalizar el rito religioso se repartían regalos y comida. Con los años se fueron incorporando más elementos a las fiestas (piñatas, cánticos, velas, dulces) y estas lograron mayor popularidad. Las personas comenzaron a celebrar lo que se conocía originalmente como las misas de aguinaldo en sus casas y barrios, hasta convertirse en lo que hoy conocemos como posadas. El significado de las posadas podría haber cambiado, pero no hay duda de que siguen siendo una de las fiestas más esperadas en México. ¿Tú ya organizaste tu posada? Estas recetas son perfectas para una posada: Pastel de tamal con carne adobada Tamales oaxaqueños de mole Chocolate caliente mexicano Sidra de manzana y canela   Fuentes: http://www.milenio.com/opinion/dr-sergio-antonio-corona-paez/cronica-de-torreon/origen-de-las-posadas-navidenas https://www.ngenespanol.com/travel/origen-de-las-posadas-en-mexico/  
El té verde es conocido por su alto contenido de antioxidantes, por lo que muchas personas lo consumen para retrasar los signos del envejecimiento. Pero, ¿qué crees? Esta deliciosa bebida puede hacer más que cuidar tu piel. Aquí te contamos por qué debes tomar más té verde.Protege contra el cáncer. De acuerdo con algunos estudios, los polifenoles del té verde pueden ayudar a disminuir el tamaño de algunos tipos de tumores cancerígenos, e incluso proteger los tejidos de los daños provocados por la radiación.Promueve la pérdida de peso. El té verde acelera el metabolismo, por lo que la oxidación de la grasa se hace de manera más rápida. De esta manera, es posible quemar más grasa y perder más peso en menos tiempo.Regula los niveles de azúcar. Algunas personas consideran el té verde como una gran bebida para las personas que tienen diabetes, ya que esta bebida controla los niveles de glucosa. Esto se refleja en menos picos de insulinaCuida la salud del corazón. Hace unos años se realizó un estudio con más de 40000 japoneses. Los resultados revelaron que las personas que tomaban por lo menos cinco tazas de té verde al día tenían menos riesgo de fallecer por alguna enfermedad cardiovascular.Combate los virus y las bacterias. Las catequinas del té son agentes antivirales y antibacteriales muy potentes. En algunos estudios se ha comprobado que el té verde es un remedio muy efectivo para evitar que ciertas enfermedades se propaguen.Ayuda a combatir el colesterol.El té verde, ya sea como bebida o en forma de cápsulas, tienen la capacidad de impactar los niveles de colesterol en la sangre. Según un estudio publicado en 2011, consumir té verde puede ayudar a reducir el colesterol malo.Mejora el funcionamiento del cerebro.El cerebro también se ve beneficiado con el consumo de té verde. Algunas investigaciones sugieren que el té verde puede mejorar las funciones cognitivas del cerebro, en particular de la memoria.¿Necesitas una razón más para tomar té verde todos los días? Inicia tu día con una taza de esta deliciosa bebida.Puedes probar estas deliciosas recetas saludables: Aguachile VeganoBowl Tropical de FrutasTacos Veganos de Champiñones Adobados
Mejorar tus hábitos alimenticios es una tarea mucho más sencilla de lo que algunas personas piensan. Sigue estos seis pasos y verás lo fácil que es cambiar poco a poco tu manera de comer.Lleva un diario de tus comidas. Comienza por anotar todo lo que comes: desde el desayuno, los entremeses y las bebidas hasta la cena. Pero no solo eso. También escribe la emoción o la sensación que tenías al comer algo. Por ejemplo: por la mañana podrías decir que tenías mucha prisa mientras tomabas tu taza de café, o que sentías algo de ansiedad al comer una bolsa de frituras antes de la hora de la comida.Identifica los principales problemas en tu alimentación. Cuando ya hayas registrado tu actividad alimenticia por varios días puedes comenzar a estudiar tu comportamiento. Esta es una manera muy sencilla de reconocer patrones negativos en tu alimentación. Tal vez no eres consciente de que tu trabajo te está estresando y que por eso estás comiendo en exceso, o que hay una situación particular en tu vida personal que te está generando ansiedad y te hace comer más de la cuenta.Establece metas que sean realistas. Para poder cambiar algo en tu vida tienes que sentir motivación. Y esta se adquiere cuando los objetivos son retadores, pero alcanzables. En otras palabras: no intentes hacer cambios tan pequeños que puedan considerarse  insignificantes, ni trates de revolucionar toda tu manera de vivir al cabo de unos días. Busca puntos intermedios para que puedas mejorar efectivamente tus hábitos alimenticios.Sigue al pie de la letra tu plan. Al tratar de hacer ajustes en tu estilo de vida, sobre todo en tu alimentación, es necesario que no pienses en excepciones, principalmente al inicio del proceso. Esto significa que, si has decidido desayunar todos los días, esta regla aplica de lunes a domingo, incluyendo el día de la semana más ocupado que tengas. Además de la disciplina, necesitarás mucho orden para poder cambiar tus hábitos.No te mates de hambre, ni de sed. Muchas personas creen que lo mejor que pueden hacer para bajar de peso es someterse a largos periodos de ayuno, pero ¿qué crees? Esto puede ser contraproducente. Otra cosa que también puede afectar tu proceso de cambio de hábitos alimenticios es la falta de líquidos. Como recomendación, procura comer cada cuatro horas y toma por lo menos dos litros de agua natural al día.Aprende a comer de todo. Para llevar una alimentación balanceada es necesario que comas de todo. Esto incluye verduras, frutas, carne, lácteos, pescados, etc. A menos que por cuestiones de salud u otras razones no puedas comer algunas cosas, te  recomendamos ampliar el abanico de ingredientes en tu cocina.No tienes que hacer grandes sacrificios para cambiar tus hábitos alimenticios. Solo necesitas mucha disciplina y orden. Organiza tu menú semanal con estas recetas:Caldo Tlalpeño Chilaquiles en salsa verde Tinga de Pollo Ensalada de manzana verde y lechuga 
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD