¿Cómo calcular el precio de un postre para vender?
Repostería

¿Cómo calcular el precio de un postre para vender?

Por Kiwilimón - March 2019

Uno de los errores más grandes que cometemos es no saber ponerle precio a nuestro trabajo. Muchas veces, puedes darte por bien servido si recuperas el costo de los ingredientes que utilizaste para ese pastel de chocolate que te encargó tu vecina, pero esa actitud no te servirá si planeas convertir tus postres en una fuente de ingresos. Hoy te compartimos una lista de los aspectos que debes considerar a la hora de calcular el precio de tus deliciosas creaciones.

Ingredientes.

Haz una lista de todos los ingredientes que el postre necesite, todos significa todos: la pizca de sal, los 100 ml de agua, las tres gotas de vainilla o la cereza del pastel. Es importante que tomes en cuenta cada uno de estos mínimos detalles porque ignorarlos, a la larga, puede significar pérdidas en tu bolsillo.

Para calcular los costos exactos de los ingredientes que utilizas en cada postre, puedes ayudarte de una tabla de cálculo con cinco celdas: 

  • En la primera, colocarás los ingredientes.
  • En la segunda, la cantidad que tu postre necesita de cada uno de estos.
  • En la siguiente, las unidades (que no es otra cosa que el contenido de los ingredientes en su presentación comercial).
  • En la cuarta, el precio que pagaste por cada ingrediente en su empaque comercial.
  • Por último, la quinta celda será el cálculo del costo, que es el precio que inviertes en el postre. 

Así, para sacar el costo bastará que realices una simple regla de tres: multiplicando el precio por la cantidad y dividir ese número entre la unidad, el resultado será el costo. Ten en cuenta de contar con la misma medida entre cantidad y unidad: piezas con piezas, gramos con gramos, mililitros con mililitros; y realizar las conversiones que sean necesarias.

Por supuesto habrá variables considerables entre el precio que pagaste y lo que realmente usaste, pero este costo total no representa el precio final de tu postre.

IngredientesCantidadUnidadPrecioCosto
Huevos8 pza30 pza65$17.33
Leche Entera1 litro1 litro21$21
Leche Condensada50 g384 g23$2.99
Vainilla5 ml250 ml30$.6
Agua100 ml 20 000 ml (se comprobó con una presentación de 20L y se hizo conversión) 40$.2




$42.12







Merma.

La merma no es otra cosa que la pérdida o reducción de materia prima que se tiene en el proceso. Para calcular el costo de merma considera el 10% del costo de los ingredientes que utilizaste en el postre. Siguiendo con el ejemplo anterior, en el cual es costo es de 42.12, la merma sería de 4.212.

Tiempo.

Este aspecto es muy importante. Hasta la actividad más sencilla es cobrada en el mundo empresarial, ¿por qué no hacerlo tú? Obviamente, ese “sueldo” corresponderá a tu experiencia, al tiempo de vida de tu negocio -va arrancando o lleva algunos años a flote-, así como el producto que venderás -no es lo mismo un pastel para una boda a una gelatina mosaico o si es un pedido urgente-. Es recomendable que tengas como base el salario mínimo vigente, y en relación con este, cobrar el tiempo exacto que inviertes para realizar el postre, algunas personas incluyen hasta el tiempo de compra de productos.

Considerar estos aspectos te servirá para comenzar un cálculo más realista. Algunas personas suman el costo total de ingredientes, la merma y el tiempo y lo multiplican por tres para saber obtener el costo total del postre; algunas otras, solo suman los ingredientes y la merma y multiplican por tres y eso lo consideran un buen precio por su trabajo. Al final, tendrás que definir cuáles aspectos son importantes para ti, solo recuerda que no debes cobrar menos ni exageradamente.

Ahora que ya sabes cómo cobrar tus postres, ¿por qué no te animas a vender estas delicias?

Pay de Bombones

Rosca de Carlota de Limón con Merengue

Rosca de Frutos Secos sin Gluten

Pastel de Crepas de Oreo



Califica este Artículo.
Calificaciones (5)
Elizbeth Gonzalez Guadamuz
20/03/2019 12:55:51
Me encanta Kiwilimón nunca había encontrado una forma mas facil de hacer una receta nueva
Christen Cota
19/03/2019 10:11:28
Excelentes consejos, muy detallada explicación, además de recetas deliciosas no puedo pedir más.
Gildardo Antonio Herrera Espinosa
18/03/2019 18:10:55
AMO MI KIWILIMÓN,NADIE LOS IGUALA.
Malu Gil
17/03/2019 18:04:47
Muy interesante!!!
Luz María Hernández
16/03/2019 13:11:12
Gracias por este consejo
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La moringa es un árbol originario de la India, pero gracias a sus múltiples propiedades se ha dado a conocer en todo el mundo. La principal característica de este árbol es que prácticamente todas sus partes pueden consumirse, en especial las hojas y las vainas. Aunque existen muchas presentaciones, las maneras más comunes de encontrar la moringa en el mercado son en polvo, cápsulas o directamente las hojas.Si aún no has probado el “árbol milagro”, estos usos te animarán a incorporar la moringa en tu dieta diaria.Es un potente atioxidanteSe ha descubierto que los altos niveles de radicales libres en el cuerpo provocan estrés oxidativo, el cual está asociado con enfermedades del corazón y diabetes tipo 2. De acuerdo con un estudio publicado en Science Direct, la moringa contiene varios componentes que ayudan a combatir la oxidación, como vitamina C, betacaroteno, quercetina y ácido clorogénico. Y lo mejor es que no necesitas mucho para notar los cambios. Según una investigación en el Journal of Food Science and Technology, es suficiente con tomar 7 gramos de moringa (aproximadamente una cucharada y media) todos los días durante tres meses para aumentar los niveles de antioxidantes en la sangre.Protege la Salud del CrebroLa moringa tiene la fabulosa propiedad de cuidar la salud cerebral debido a que es un alimento rico en antioxidantes y potenciador de las actividades neurológicas. Su alto contenido en vitamina E y C protege contra la oxidación que puede dañar el funcionamiento cerebral. De igual manera, ayuda a conservar la memoria y a mantener la salud mental. Se ha descubierto que incluso la moringa puede ser un tratamiento efectivo en los casos de Alzheimer. De acuerdo con un estudio publicado en el Journal Neurosciences in Rural Practice,el consumo de moringa ayuda a potenciar la memoria y a reducir los síntomas de esta enfermedad.Ayuda a reducir los niveles de colesterol y azúcar en la sangreSe ha descubierto que la moringa, al igual que otras plantas, ayuda a reducir el colesterol malo. Los resultados de una investigación publicada hace algunos años ya señalaban las propiedades terapéuticas de la moringa en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Asimismo, algunos estudios han relacionado el consumo de moringa con la disminución de los niveles de azúcar en la sangre.Una pequeña investigación realizada con seis personas que padecen diabetes demostró que el añadir 50 gramos de hojas de moringa a la comida reduce el aumento de azúcar en la sangre en un 21%. Estos son algunos otros usos de la moringaIngerida: Podría aumentar la producción de leche Podría reducir los síntomas de asmaControla malestares del sistema digestivo, como gastritis, diarrea o úlceras.Aplicada sobre la piel:Combate las infecciones en la pielAyuda a curar mordidas de víboraTrata los síntomas de la gingivitisRecuerda consultar con tu doctor antes de hacer cambios en tu dieta.
Incorporar bebidas vegetales en tu dieta diaria es una manera excelente de cuidar tu alimentación y llevar un estilo de vida más saludable, ya que más allá de limitar tu consumo de calorías y de proteínas de origen animal, las bebidas vegetales te permiten disfrutar de alimentos nutritivos y deliciosos en todo momento. Si aún no has probado las bebidas vegetales, estos 10 beneficios te animarán a incluirlas en tu alimentación.La fibra presente en las bebidas vegetales ayuda a tener una mejor función digestiva y a conservar un mejor estado de salud. Según la OMS, al día se deben consumir 25 gramos de fibra dietética.Las bebidas vegetales aportan mucho calcio. De hecho, en tan solo 8 onzas consigues todo el calcio que necesitas al día.La gran mayoría de las bebidas vegetales están hechas a base de granos o cereales, los cuales no contienen colesterol.Las bebidas elaboradas con coco favorecen la pérdida de peso. Se cree que los triglicéridos de cadena mediana presentes en el coco aumentan la sensibilidad a la insulina, lo que ayuda a perder peso.En el caso de las bebidas vegetales de almendras éstas cuentan con un alto porcentaje en fibra, lo cual ayuda a mejorar los problemas gastrointestinales.El consumo de bebidas vegetales hechas con coco puede ayudar a reducir los niveles de colesterol malo, el cual está asociado con enfermedades cardiovasculares.Las bebidas de almendras tienen la gran ventaja de contener altos niveles de ácidos grasos monoinsaturados, lo que hace que sea un alimento útil en la pérdida de peso y en la reducción de colesterol malo.El arroz, ingrediente principal de algunas bebidas vegetales, es una fuente rica en vitaminas del complejo B, como tiamina, niacina y riboflavina. Estas ayudan a mantener en buen estado el sistema nervioso, la piel y los ojos. style='mso-spacerun:yes'>En general estas bebidas tienen pocas calorías, por su origen vegetal. Y, muchas de ellas son enriquecidas con vitaminas y minerales para complementar sus nutrientes naturales.Las bebidas de arroz son ideales para las personas muy activas o aquellas que realizan algún deporte. Se recomienda beber una bebida vegetal de arroz antes de hacer ejercicio por sus niveles de carbohidratos.Disfruta el placer de llevar un estilo de vida pleno y sin remordimientos mientras cuidas tu salud con las bebidas vegetales de Nature’s Heart. Hechas a base de ingredientes naturales, como coco, almendra y arroz, las bebidas vegetales de Nature’s Heart son el complemento ideal para una alimentación saludable y deliciosa.Con estas recetas podrás preparar alimentos ricos y sencillos usando bebidas vegetales:Crema de Brócoli con almendra sin lácteosAtole de Café bajo en CaloríasGalletas de Jengibre veganas
Una buena alimentación es importante no solo por su impacto en la salud física, sino también por su resultado en las emociones. Efectivamente, nuestros hábitos alimenticios (la manera en que comemos y el tipo de alimentos que solemos consumir) influyen en nuestro estado de ánimo. Aunque el efecto de la comida en la manera en que nos sentimos es bastante complejo, esta es a grandes rasgos la relación entre la comida y tus emociones:El organismo requiere “combustible” para funcionar adecuadamente. Esta energía se obtiene a partir del consumo periódico de alimentos. Cuando dejamos que pase demasiado tiempo entre una comida y otra (por ejemplo, al brincarse el desayuno) estamos obligando al cuerpo a que funcione con poco combustible. Esto puede hacernos sentir débiles, cansados y bajos de ánimo. En los últimos años han surgido una gran cantidad de dietas que prometen grandes beneficios para la salud. El problema es que el adoptar un régimen muy estricto sin consultar previamente a un médico puede llevar a una descompensación. Un caso muy común es el de los veganos. Al dejar de consumir los nutrientes presentes en los alimentos de origen natural, el cuerpo puede experimentar la falta de ciertos nutrientes, lo que se refleja en estados de ánimo volátiles y menos energía. Si decides hacer un cambio radical a tu alimentación, consulta a un especialista para asegurarte de que seguirás consumiendo los nutrientes que tu cuerpo necesita mediante sustitutos. Nuestro cuerpo requiere de energía para funcionar correctamente, pero no cualquier tipo de energía. Mientras que los alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, como los vegetales, cereales y legumbres, ayudan a mantener los niveles de energía estables, los alimentos altos en carbohidratos procesados producen picos de energía. El consumo frecuente de comida rápida, panes o dulces no solo se relaciona con problemas de sobrepeso, también produce subidas y bajadas en los niveles de energía, lo cual se relaciona con irritabilidad y cansancio.En muchas ocasiones nuestros estados de ánimo tienen que ver menos con nuestro entorno y más con cuestiones internas. La falta de ciertos nutrientes puede afectar la manera en que nos sentimos. Existen alimentos que pueden aumentar los niveles de serotonina, la hormona de la felicidad, ayudando mejorar el estado de ánimo. El chocolate, los frutos secos y los pescados azules aportan serotonina cuando los consumimos, por lo cual nos brindan una sensación de bienestar y felicidad. No solo la comida influye en nuestras emociones. La manera en que nos sentimos también puede afectar nuestra manera de alimentarnos. Cuando estamos cansados o no hemos dormido lo suficiente, es más probable que sintamos antojos por alimentos no saludables, como donas o refrescos. De igual manera, cuando experimentamos estrés o ansiedad es muy común que tendamos a comer compulsivamente. No desestimes la importancia de la alimentación en tu salud emocional. Consume platillos saludables todos los días para que te sientas bien, por dentro y por fuera.
Una buena alimentación es importante no solo por su impacto en la salud física, sino también por su resultado en las emociones. Efectivamente, nuestros hábitos alimenticios (la manera en que comemos y el tipo de alimentos que solemos consumir) influyen en nuestro estado de ánimo. Aunque el efecto de la comida en la manera en que nos sentimos es bastante complejo, esta es a grandes rasgos la relación entre la comida y tus emociones:El organismo requiere “combustible” para funcionar adecuadamente. Esta energía se obtiene a partir del consumo periódico de alimentos. Cuando dejamos que pase demasiado tiempo entre una comida y otra (por ejemplo, al brincarse el desayuno) estamos obligando al cuerpo a que funcione con poco combustible. Esto puede hacernos sentir débiles, cansados y bajos de ánimo. En los últimos años han surgido una gran cantidad de dietas que prometen grandes beneficios para la salud. El problema es que el adoptar un régimen muy estricto sin consultar previamente a un médico puede llevar a una descompensación. Un caso muy común es el de los veganos. Al dejar de consumir los nutrientes presentes en los alimentos de origen natural, el cuerpo puede experimentar la falta de ciertos nutrientes, lo que se refleja en estados de ánimo volátiles y menos energía. Si decides hacer un cambio radical a tu alimentación, consulta a un especialista para asegurarte de que seguirás consumiendo los nutrientes que tu cuerpo necesita mediante sustitutos. Nuestro cuerpo requiere de energía para funcionar correctamente, pero no cualquier tipo de energía. Mientras que los alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, como los vegetales, cereales y legumbres, ayudan a mantener los niveles de energía estables, los alimentos altos en carbohidratos procesados producen picos de energía. El consumo frecuente de comida rápida, panes o dulces no solo se relaciona con problemas de sobrepeso, también produce subidas y bajadas en los niveles de energía, lo cual se relaciona con irritabilidad y cansancio.En muchas ocasiones nuestros estados de ánimo tienen que ver menos con nuestro entorno y más con cuestiones internas. La falta de ciertos nutrientes puede afectar la manera en que nos sentimos. Existen alimentos que pueden aumentar los niveles de serotonina, la hormona de la felicidad, ayudando mejorar el estado de ánimo. El chocolate, los frutos secos y los pescados azules aportan serotonina cuando los consumimos, por lo cual nos brindan una sensación de bienestar y felicidad. No solo la comida influye en nuestras emociones. La manera en que nos sentimos también puede afectar nuestra manera de alimentarnos. Cuando estamos cansados o no hemos dormido lo suficiente, es más probable que sintamos antojos por alimentos no saludables, como donas o refrescos. De igual manera, cuando experimentamos estrés o ansiedad es muy común que tendamos a comer compulsivamente. No desestimes la importancia de la alimentación en tu salud emocional. Consume platillos saludables todos los días para que te sientas bien, por dentro y por fuera.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD