¿Por qué se parte una Rosca el Día de Reyes?
Repostería

¿Por qué se parte una Rosca el Día de Reyes?

Por Kiwilimón - Diciembre 2018

Después de Navidad y Año Nuevo, el Día de Reyes es uno de los festejos más esperados en esta época. El 6 de enero es el día en que tradicionalmente se parte la Rosca de Reyes, las familias se reúnen para tomar chocolate e incluso recibir regalos. Pero en realidad, ¿sabes por qué se parte una Rosca en Día de Reyes?

El origen de la rosca de Reyes

Aunque sea una tradición muy mexicana, la Rosca de Reyes y la tradición de partir una, vienen del otro lado del mundo;desde Italia. Todo comenzó en la época de los romanos, cuando ellos festejaban al dios Saturno en épocas navideñas y tenían la costumbre de esconder un haba dentro de un pan.

Los Reyes Magos

Poco después del año 354, se comenzó a festejar el día 6 de enero en el mundo occidental “La adoración del Día de Reyes”. Sin embargo,a México llegó esta tradición hasta los tiempos de la Conquista. La tradición cuenta que los tres reyes salieron desde Persia (ahora Irán) para adorar al niño Jesús con regalos. Con el tiempo esta costumbre ha ido cambiando, hasta convertirse en el festejo que conocemos hoy en día. Los niños reciben regalos el 6 de enero, ya que representan los regalos que un día llevaron los Reyes Magos a Jesús.

Lo que debes saber de la Rosca de Reyes. 

Todo se remonta hace ya varios años en Francia,donde tenían la tradición pagana de elegir el rey de las fiestas. En esta tradición
se escondía la famosa haba en el pan.En el catolicismo ocultar el haba, en la actualidad el monito de plástico, significa la huida de
José y María para esconder al niño Jesús, ya que el rey Herodes lo buscaba para matarlo. Por su parte, los dulces que hay en la Rosca de Reyes, simbolizan todas las distracciones para que no fuera encontrado.

México no es el único país en donde comemos rosca el 6 de enero. En lugares como Francia, España, Portugal, también tienen una tradición similar, aunque el nombre es distinto, y varía el pan y la decoración.

Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Amada por muchos, odiada por otros. No importa si eres fan o no de la capirotada, su papel fundamental en la gastronomía de la Cuaresma es innegable. Aunque hoy en día existen muchas versiones de esta receta tradicional, la base de todas es la misma: capas de pan remojado en una especie de almíbar, acompañado de frutos secos o algún otro tipo de ingrediente dulce. Te invitamos a conocer más acerca de la historia de este típico postre para comprender por qué cada año tu mamá prepara capirotada en esta época.Sus origénes europeosLa capirotada como la conocemos hoy en día es muy diferente a las primeras versiones que se cocinaron. Se cree que el primer antecedente de la capirotada se remonta a la época de los romanos, con una pequeña diferencia: era un platillo salado. Los trozos de pan se bañaban en agua con vinagre, y entre las capas se agregaban pepinos, vísceras de pollo, queso y alcaparras. Tiempo después los españoles integraron a su cocina un platillo similar llamado “almondrote”. Para su preparación era necesario remojar el pan en caldo de algún tipo de carne y entre las capas se colocaban trozos de carne. La introducción a AméricaCon la llegada de los españoles a América, la gastronomía del Nuevo Continente se enriqueció gracias a los ingredientes y recetas que introdujeron los europeos. Uno de los platillos que se incorporó a la gastronomía nacional fuera la capirotada en sus dos versiones (francesa, que lleva carne, y la clásica, solamente pan). Algunas personas consideran que la preparación de capirotada sin carne se popularizó debido a la escasez de ciertos alimentos, mientras que otros creen que la versión más reciente responde más a los simbolismos religiosos de los ingredientes. El uso de pan viejo hace alusión a la austeridad propia de la Cuaresma, la miel de piloncillo a la sangre de Cristo, el queso a la manta que cubrió su cuerpo, etc.La capirotada en la actualidadDesafortunadamente, la capirotada es un platillo que ha perdido mucha presencia en los últimos años. Mientras que en los años 60 era fácil encontrarla en restaurantes y fondas, hoy es prácticamente imposible disfrutar este postre en Cuaresma. El paso de los años también ha influido en la preparación de la capirotada. En la actualidad existen muchas versiones de acuerdo a la región del país. Grageas, plátanos, cacahuates y pasas son algunos de los ingredientes que pueden estar presentes en este postre. Cuéntanos, ¿en tu casa cómo preparan la capirotada?Si aún no sabes cómo prepararla, te compartimos algunas recetas para que la disfrutes en esta Cuaresma:Capirotada de Tres LechesCapirotada para CuaresmaCapirotada FácilCapirotada con Amaranto
Semana Santa siempre es un pretexto para darle una vuelta de tuerca al menú cotidiano. Más mariscos, platillos y dulces típicos, y recetas sin carne hacen de esta temporada una delicia para chicos y grandes.Para que vayas ampliando tu recetario de comida de Cuaresma, te presentamos las mejores recetas para preparar en Semana Santa:Pescado empapelado a la mexicanaUna receta económica y fácil de preparar. Pocos ingredientes, sin mucha preparación ni tiempo de cocción, además de ser bajo en calorías. Ideal para quienes no quieren pasarse las vacaciones cocinando.Camarones a la hawaianaUna receta que nos recuerda el clima tropical con trocitos de piña y una deliciosa salsa chipotle. Un platillo exótico para paladares aventureros. Recuerda que debes cocinar los camarones solo durante unos 10 minutos. Si te pasas, pueden quedar secos o duros. Sandwich de atún cremosoAntes de que descartes esta receta déjanos decirte que este no es el típico sándwich de atún. El toque especial que le dan el yogurt griego y el pan de arándano hace que tenga un sabor diferente. Una alternativa ligera para comer antes de pasear o durante un día de campo.Ensalada cremosa de salmónEsta ensalada se convertirá en la favorita de la temporada gracias su combinación de sabores, sin contar que es rica en Omega 3 y Vitamina B12. Fácil, rica y saludable. ¿Te asustan las calorías? ¡Despreocúpate! La textura cremosa de esta ensalada se debe al delicioso yogurt griego, un alimento naturalmente bajo en grasas. Ensalada caliente de lentejasNo importa que sean de los alimentos típicos de Semana Santa, las lentejas siempre pueden sorprenderte. Dales un giro y prepáralas con un poco de pimiento morrón y jitomate cherry. Ahórrate unos minutos usando lentejas enlatadas. Sopa de rajas con eloteLas recetas sin carne no tienen que ser aburridas. Esta sopa te dejará sin palabras por lo fácil de su preparación y su delicioso sabor. Atrévete a probar una nueva versión de las clásicas rajas con elote.CapirotadaPor supuesto que no puedes pasar la Semana Santa sin un buen plato de capirotada. Aunque hay miles de maneras de prepararla, te compartimos la tradicional receta que satisface hasta al más quisquilloso. El cierre perfecto después de una típica comida familiar. La capirotada remonta sus orígenes a la época del imperio romano, en el siglo IV y principios del siglo V,  pero es en la cocina española donde adoptó el nombre de  "Almondrote". En aquel entonces, este tradicional platillo de Semana Santa se asimilaba solo en la base principal a la que conocemos actualmente, donde el pan era remojado en capas acompañada de caldo y carne de perdiz asada.Guayaba en almíbarUna excelente fuente de vitamina C hecha en un delicioso dulce. La mejor opción de un postre ligero después de los grandes menús que suelen prepararse en estas fechas. En lugar de usar azúcar sustitúyela con algún edulcorante para preparar una versión baja en calorías. ¿Se te antojó alguna de estas recetas? Cuéntanos qué recetas sueles preparar en la temporada de Semana Santa.
¿Cuántas veces has pensado en hacer un postre bajo en calorías? Preparar un pastel que podrás comer sin sentir tanta culpa o sentir que excedes tu consumo diario de azúcar, es y fue posible en The House of Splenda ®.Para comprobar que esto sí se puede lograr, Splenda ® reunió a diecinueve mujeres que aman la cocina y quieren encontrar el perfecto balance entre un estilo de vida saludable pero sin dejar a un lado un antojo dulce.En una divertida mañana, algunas fans de kiwilimón se reunieron en un taller de cocina organizado por Splenda ® , en el cual pudieron preparar un Pastel Frío de Matcha hecho con la mitad de azúcar que se utilizaría regularmente. Al hacer este postre, aprendieron cómo reducir las cantidades de azúcar con un producto ideal que mantiene la textura de un postre rico y especial que se crea al combinar un ingrediente japonés con otros sabores.DA CLIC PARA VER LA RECETA COMPLETAPara aprender a hacer este postre para el que no se necesita horno, el chef Mauricio Eggleton explicó el paso a paso a las invitadas. Cada equipo, conformado por cinco expertas en cocina, se encargó de mezclar a la perfección cada ingrediente. Además, aprendieron cómo reducir el consumo de azúcar y sustituirla por ingredientes como Splenda ® Mascabado y Splenda ® Azúcar, con los que utilizas la mitad de azúcar y gracias a esto reduces a la mitad las calorías por porción.Actualmente, la Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el consumo de azúcar de una persona con una masa corporal normal no debe superar el 5% de la ingesta calórica diaria, es decir unos 25 gramos aproximadamente.Por eso, una de las mejores opciones para comer algún postre con la cantidad de dulce más regulado, es optar por las opciones que ofrece Splenda ® , que actualmente es la única marca con la que puedes endulzar con la mitad de azúcar sin perder sabor. Si quieres conocer más a detalle sus productos, visita su página de Facebook y su perfil de Instagram.Estas son recetas que te pueden interesar: Hotcakes de Plátano con ChíaStrudel de Manzana y Nuez
Los mariscos son deliciosos, pero también pueden ser peligrosos si no se refrigeran apropiadamente. Evita problemas de salud conociendo cómo debes almacenar los mariscos y los días que pueden durar refrigerados.Primero que nada, ¿en qué debes fijarte para elegir mariscos en buen estado?Si un marisco se encuentra ya en estado de descomposición, no importa si lo guardas en el refrigerador o en el congelador, simplemente ya no sirve y no debes usarlo para cocinar. Estos son los principales aspectos que debes revisar al momento de comprar mariscos:Los caparazones de los mariscos, como las ostras o las almejas, deben estar enteros, es decir, sin grietas. Si te encuentras con un caparazón quebrado, no compres ese marisco.Para comprobar la frescura de los mejillones, ostras y almejas hay un truco muy sencillo. Golpea suavemente el caparazón. Si este se cierra, esto significa que el marisco aún está vivo, en caso contrario, mejor no lo compres.Los cangrejos y las langostas deben comprarse vivos, ya que se echan a perder muy rápidamente. Así que cuando los vayas a comprar asegúrate de que las patas se mueven, el caparazón está firme y la cola se encuentra recogida (no extendida).¿Cuántos días duran los mariscos refrigerados?Es muy importante que prestes atención a la manera en que guardas los mariscos. A diferencia de la carne de res que puede estar en el refrigerador sin problemas por varios días, los mariscos tienen una caducidad mucho menor. Recuerda que el consumir mariscos pasados o en mal estado puede provocar alguna infección o problema de salud, así que mejor ahórrate esos inconvenientes almacenando los mariscos de acuerdo con estas indicaciones.Los camarones, ostiones, langosta y calamares frescos solo pueden refrigerarse dos días (no más). En el congelador tienen un mayor tiempo de caducidad, ya que aguantan entre tres y seis meses.En el caso de los mariscos cocidos, si se cocina el mismo día que se consume, pueden refrigerarse hasta tres días. Si no preparaste tú la comida, checa directamente con el fabricante las indicaciones de consumo para saber cuánto tiempo más puede almacenarse el platillo en el refrigerador.De cualquier manera, es muy importante que antes de consumir mariscos (cocidos o frescos) que han estado refrigerados o congelados, revises su estado general. El olor de estos nunca debe ser agrio o parecido al amoniaco.Aunque no son mariscos, los pescados también deben almacenarse con cuidado para evitar que se descompongan. La recomendación es que los pescados (magros y grasos) pueden estar en el refrigerador como máximo dos días, y en el congelador desde seis hasta ocho meses.Recuerda revisar periódicamente la temperatura de tu refrigerador, la cual debe estar en 4° C, y la del congelador en -18° C.¿Te encantan los mariscos? Entonces no puedes perderte estas recetas fáciles: Tostadas de pulpo adobadoAros de Calamar en caldo de mostaza picositaEsquites de camarón y chile guajillo
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD