10 formas para prevenir la obesidad

Por Kiwilimón - Agosto 2014
La obesidad no es sólo un asunto estético, la realidad es que el sobrepeso puede tener un impacto negativo en la salud y hay que prevenirlo, por ello, hoy te damos 10 formas para prevenir la obesidad y que así sepas cómo mantenerte saludable para poder vivir una vida plena. Además, te proponemos deliciosas recetas para preparar alimentos sanos y nutritivos en casa.

10 formas para prevenir la obesidad:

1. Evita las dietas Estar cambiando tu metabolismo cada dos o tres meses es muy malo ya que el resultado normalmente es contraproducente. Una dieta balanceada siempre será mejor que cualquier dieta. Tips para comer balanceadamente todos los días Tips para comer balanceadamente todos los días 2. Aléjate de los productos light Los productos light sustituyen la grasa, o el azúcar, con productos que pueden ser malos para el organismo, además, el cuerpo necesita de grasas y azúcares, sólo hay que comerlos con moderación. Barras para Desayunar de Muesli Receta de Barras para Desayunar de Muesli 3. Haz ejercicio El peso y la forma se definen por cuántas calorías consumimos y cuántas quemamos. Si consumes más calorías de las que quemas, ganarás peso; si comes bien, pero quemas el exceso con algún tipo de deporte o ejercicio, estarás en buena forma. 4. Siéntate a comer Degustar tu comida con tranquilidad y no comer rápido ayuda a estimular las hormonas que te hacen sentir satisfecho más rápido. Así comerás menos. 5. Planea tus comidas y colaciones. Traza horarios para tus comidas y colaciones y procura atenerte a ellos. Ensalada de Sandía y Queso Feta Receta de Ensalada de Sandia y Queso Feta 6. Come proteína Está comprobado científicamente que quienes consumen una cantidad alta de proteína, animal o vegetal, son más propensos a perder peso y hacer músculo. Menú de proteína El mejor tip de La Dieta de la Proteína 7. Divértete Hay un estudio que indica que las personas que hacen un ejercicio que les divierte obtienen mejores resultados. Busca alguna disciplina que te guste; correr, bailar, nadar, jugar tenis; tú decide, el punto es que lo disfrutes. También es importante practicarlo varias veces a la semana, al menos tres. 8. Menos televisión En Norteamérica, más de 30% de las personas que ven más de cuatro horas de televisión al día sufren de obesidad. Esto tiene que ver con el sedentarismo. Para evitarlo, trata de hacer cosas, ya sea en casa o fuera de ella. Todo movimiento cuenta, el punto es mantenerse activo. 9. Reduce la cantidad de carbohidratos y azúcares que consumes No tiene nada de malo comer pan o ponerle azúcar al té o café, pero si tratamos de reducir al mínimo el consumo de estos productos, cualquier ejercicio tendrá un mejor resultado. Rollitos de Verduras: La receta destacada de Ensaladas Nutritivas de la semana. 10. Come grasas buenas Una vez que te deshagas del azúcar y los carbohidratos, reemplázalos con salmón, aguacate, nueces o  cualquier producto que contenga grasas saturadas benévolas. Esto te proverrá de energía, te dejará satisfecha y ayudará a regular la presión sanguínea. Cómo hornear salmón hornear salmon

Conoce otros tips de Salud en Supersecretos de Kiwilimón banner_secretos_salud

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La comida tradicional mexicana es tan maravillosa que en 2010 fue declarada como Patrimonio de la Humanidad y es que además de ser exquisita, es un reflejo de la historia por la que ha atravesado México, desde la época prehispánica hasta la conquista española, de donde surgieron maravillosas combinaciones conocidas como platillos mestizos. Es por eso que hoy vamos a hablar de los mejores platillos mexicanos con influencia española. Estos platillos mestizos tienen sus raíces en las culturas prehispánicas, que utilizaban ingredientes típicos como el maíz, la calabaza, el epazote, los aguacates, los chiles o los nopales y se mezclaron con productos españoles como el ajo, algunas especias o la carne de cerdo, formando así una sinergia culinaria llena de sabor y cultura. Chiles en nogada La comida tradicional mexicana de las fiestas patrias, es sin duda, el sabroso chile en nogada, hecho con ingredientes mexicanos como el chile poblano, pero combinado con ingredientes españoles, tal como las nueces de Castilla y la carne de puerco, traída por los conquistadores a nuestras tierras. Pozole No debe sorprendernos que el pozole mexicano también tenga influencia española, ya que a pesar de que el maíz cacahuazintle era un manjar para los gobernantes y sacerdotes en la época prehispánica, la carne de cerdo de los españoles llegó para sustituir otros ingredientes, dando como resultado este maravilloso potaje que se popularizó en todos los estados de México. Mole rojo El mole es uno de los más grandes ejemplos de comida mestiza, porque, aunque sus ingredientes más importantes son los chiles y el cacao, está hecho con almendras, ajonjolí, especias y otros elementos traídos desde España. Barbacoa La llegada de ingredientes del Viejo Mundo trajo consigo la importación de algunos vacunos, cabras, cerdo y corderos, que específicamente la cultura tlaxcalteca supo aprovechar bastante bien al aprender a envolverlos en pencas asadas de maguey y cocerlos en hoyos bajo la tierra, dándonos como resultado la deliciosa barbacoa que nadie se puede resistir. Enchiladas Otro platillo con influencia española versátil y muy rico, son las enchiladas, hechas con maíz y salsa de chiles endémicos y rellena de carnita o queso, cuyas raíces vienen de las guarniciones hispanas que trajeron los conquistadores. Con estos platillos mestizos definitivamente podemos afirmar que la gastronomía mexicana no sería igual sin la herencia culinaria de España, ¿estás de acuerdo?
Son las doce del día y para el chef de casa podría ser un momento de angustia. ¿Qué voy a cocinar hoy? El dilema no se resuelve lanzando una moneda al aire, sobre todo si la familia pide renovar y, si a la par, hay un reporte qué entregar en el trabajo o una junta a la cual asistir. Las ideas se nos secan. El tiempo nos vigila. El refri espera. No te preocupes y sigue leyendo.Abre tu mente.Inspírate, inspírate, inspírate. Para saber qué cocinar hoy sobrevuela la página de tu súper favorito y entérate cuáles son los ingredientes de la temporada. Ellos te darán ideas sobre lo más fresco disponible. La otra –la infalible– es adentrarse en plataformas de cocina como Kiwilimón para explorar entre recetas y antojos. Nosotros renovamos nuestras sugerencias continuamente para que tu foco culinario permanezca prendido. Ya sabes, lo que no se te ocurre a ti, se le pudo ocurrir a alguien más. Checa tu guarida. Comienza por explorar tu congelador. ¿Todavía guardas el mole de tu tía desde su cumpleaños? ¿Tienes el chicharrón en salsa que te quedó de una comida familiar? Sácalos. Eso sí, no los presentes igual. Compleméntalos o dales una nueva forma para que nadie sospeche su procedencia bajo cero. Procura descongelar en la mañanita, a penas salga el sol. El tema es que si descongelas de golpe algunos alimentos –como el salmón o el pollo– podrían tomar olor a refrigerador y hacerse fibrosos. Si en el congelador no hubo material de inspiración, continúa con el refri. Siempre hay algo al límite de caducar: esa será la señal divina que te hará saber qué cocinarás hoy. ¿Sólo tienes huevos? Todo cuenta. Una tortilla de patatas o una frittata de verduras son una comida entera si las complementas con una ensalada y rebanadas de pan a la parrilla.Lo último para explorar es la alacena. Una proteína –vegetal o animal, enlatada o en conserva– será suficiente. No la prepares desprovista de diversión. ¿Qué tal en un atún a la vizcaína o en unas tostadas de salpicón de atún? No olvides a las leguminosas como los frijoles, las lentejas y los garbanzos: ellas constituyen una fuente ideal de proteínas. Hay mil formas de convertirlas de guarnición a plato fuerte. ¿Nos comemos una hamburguesa de lentejas?Planea tu menú con anticipación. Mi recomendación: no te llenes de pensamientos logísticos el domingo por la noche. El sábado a medio día, con toda calma, planea qué cocinarás. Una buena forma de hacerlo es seguir un modelo de alimentación por días de la semana. Por ejemplo, lunes, platillos sin carne (usando proteínas vegetales); martes, comida tradicional; miércoles, proteína asada y ensaladas; jueves; cocina del mundo; y viernes, comida divertida. Así comenzarás el proceso creativo desde un punto de partida y con un buen balance nutricional. Un producto, mil formasUn ingrediente es un lienzo infinito. Él puede ser tu salvador en los capítulos diarios de “¿Y qué cocino hoy?”. Si tienes pollo y debes descongelar toda la pieza, piensa en las posibilidades de la misma cocción. Por ejemplo, el caldo del pollo te servirá de base para sopas, cremas y salsas. El pollo se puede dividir en tres partes. La primera, picado en cubos para preparar una ensalada cremosa; la segunda, desmenuzado y como relleno de unas enchiladas de chile cascabel; la tercera, como relleno de un chile poblano junto a un caldillo de tomate. A las verduras del caldo, drénalas y añádeles queso manchego y un poco de requesón para gratinarlas o bien, córtalas en cubos para preparar una ensalada con tocino. Si cociste calabacitas, una opción es rellenarlas con rajas y queso, hacerlas lasaña o bien, cortarlas a lo largo y grillearlas para sustituir un huarache de masa.ImprovisaNo te dio tiempo de inspirarte. No te dio tiempo de pasar al súper. No te sientas mal. A todos nos pasa. Aquí viene el tip: saltea todo lo que tengas de verduras en una olla, agrega una proteína y termina con una salsa para pasta. No tienes proteínas, pero tienes huevo. Unas tortitas de vegetales serán tus salvadoras. ¿Tienes pechugas de pollo y verduras? Júntalo todo y haz una nueva versión de discada para taquear. Recuerda que todo –sí, todo– cabe en una olla o en un taquito.
El día de la cerveza se celebra en todo el mundo el primer viernes de agosto. Hoy festejamos esta bebida representativa de México -recordemos que somos el cuarto productor a nivel mundial-, con esta guía de maridajes mexicanos para que la disfrutes con tu tarro bien en alto. Muchas veces se cree que el sabor y el cuerpo de la cerveza depende de su color, esto es si es clara u oscura. Sin embargo, su principal división de la que se desprenden más de 100 estilos es a partir de su tipo de fermentación: alta (ale), baja (lager) o lámbica (espontánea). Para potencializar los sabores de tu cerveza con la gastronomía es importante que clasifiques su estilo y sepas sus características esenciales. Por ello, te presentamos una guía rápida de maridajes mexicanos, con algunos de los estilos más comunes de nuestro país, para celebrar en grande este día de la cerveza: Cervezas AleIPA (Indian Pale Ale)Su origen data de 1790, cuando los cerveceros ingleses quisieron hacer la Pale más resistente para los largos viajes en el mar, sobre todo para los destinados a la India, y le añadieron más alcohol, lúpulo y amargor. Por esta última nota combinará perfecto con unos tacos al pastor o con un chile relleno de cecina con salsa de cilantro.Blonde Ale Es la alternativa artesanal de la lager industrial. Tiene más cuerpo, pero sigue siendo fácil de beber, su inclinación es hacia la malta y está bien balanceadas. La malta le da notas de miel que maridarán perfecto con unas enchiladas de jamaica o un rico pan de cazón.PorterSu origen se disputa entre Inglaterra e Irlanda. Fue una receta creada especialmente para trabajadores con faenas físicas muy pesadas, la cual combinó tres tipos de ales. Es densa, huele a pan y chocolate, y en boca es robusta. Estas notas de chocolate resaltarán a la perfección con unos tacos placeros de suadero o bien con un pescado zarandeado.StoutSe creó en el Reino Unido y es la evolución de la Porter, a la cual le subieron la graduación alcohólica para sus viajes hacia las colonias inglesas y al norte de Europa. Es de color muy oscuro, tiene notas a tostados y un marcado sabor a café. Para combinarla, hay que buscar platillos con la misma potencia y carácter. Un estofado mixto de res o un mole poblano casero serán el match perfecto.Cervezas LagerPilsner Es el estilo más elaborado de todo el mundo y se originó en República Checa. Su color es pálido, su sabor seco, con presencia de la malta, notas herbales y aromas cítricos. Pruébalo con unas gorditas de chicharrón o con alitas de pollo con mango y habanero.American lagerTodas las lager mexicanas son de este estilo. Los inmigrantes alemanes empezaron a hacerla en 1830 y los americanos la popularizaron, ofreciéndola con la comida, para que las personas tomaran más. Por lo general son de color amarillo claro, cristalinas y brillantes, mientras que en boca son muy refrescantes. Van de maravilla con platillos como un ceviche de pescado y naranja o unos rollos de ensalada de atún.ViennaSe creó en 1841 en Viena, Austria, con maltas estilo vienna. Aunque su sabor ha cambiado mucho desde la receta original, su color va del ámbar al cobrizo, en nariz se percibe la malta, las flores y el caramelo, mientras que en boca es equilibrado. Sus acompañantes perfectos tienen que jugar con el dulzor de sus maltas, como una sopa de tortilla o para esta temporada: chiles en nogada.¡Celebremos este día de la cerveza con estos maridajes mexicanos, salud!*Fuentes: -Diplomado de cerveza de la Academia Mexicana de Sommeliers, impartido por Francisco Olachea y Nayeli Estrada. -El libro de la Cerveza Mexicana 2016.-Cerveceros de México.
La gastronomía de Francia es un paraíso culinario que pocas personas podrían resistir, especialmente si hablamos de sus postres, aquéllos que siempre lucen como un tesoro inmaculado a través de las vitrinas en las clásicas pâtisseries. Por ello, si tienes ganas de viajar a Paris, te recomendamos probar estos 6 postres franceses que sin duda te transportarán a lo mejor de la capital francesa. Éclairs Un éclair es un pan hecho de masa choux, preparada con agua, harina, mantequilla y huevo. Al hornearlo queda un hueco en su interior, que posteriormente se rellena con crema pastelera o ganache de algún irresistible sabor, como crema de chocolate o frutos rojos. El éclair también va glaseado del sabor de su relleno, es un verdadero manjar. Gâteau Saint Honoré Saint Honoré es uno de los pasteles más antiguos y quizás más complicados de preparar, cuyo nombre hace honor al patrón de los pasteleros, San Honorato. Esta delicada tarta de profiteroles, nata y caramelo contiene una base de masa quebrada, que se complementa con pasta choux y se rellena de crema Chiboust. ¿Acaso es un pedacito de cielo? Macarrones Los favoritos de la gastronomía de Francia son una especie de sandwichitos cuyas bases están hechas de merengue con polvo de almendra y van rellenos de chocolate, jalea de frutas o cualquier otro ingrediente. Sus colores son tan diversos como los sabores que puedes encontrar. Aquí puedes encontrar recetas para hacerlos tú mismo en casa. Crème brûlée Otro de los postres franceses favoritos es el tan aclamado crème brûlée, una natilla con crujiente capa de caramelo que debajo esconde una mezcla de crema para batir emulsionada con yemas de huevo y azúcar y tímidos aromas a naranja y vainilla. Romper esa fina corteza de azúcar caramelizada es un verdadero placer. París Brest Curiosamente, el París Brest nació para conmemorar una carrera ciclista entre París y Brest, precursora del Tour de Francia. Está hecho con la misma pasta de los éclairs y va rellena de una deliciosa crema de avellanas que simula ser una llanta de bicicleta. Se espolvorea con azúcar glass y se acompaña con tu café favorito. ¿Ya lo estás saboreando? Pastel de Mil Hojas Muchos podrían pensar que el Mil Hojas es un error de la gastronomía francesa, pero ¡qué afortunado error! Este postre de Francia se ha convertido en un clásico gracias a sus exquisitas capas de hojaldre, rellenas de crema pastelera. También va coronado con un toque de chantilly, esa deliciosa crema de nata de leche endulzada con azúcar que nadie puede resistir. Es evidente que, con un bocado de cualquiera de estos postres franceses, te sentirías envuelto en un paisaje parisino, por ende, es necesario lanzar la pregunta obligada: ¿cuál es tu postre favorito dentro de la gastronomía francesa?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD