15 alimentos que contienen vitamina K para el buen funcionamiento de tu organismo
Salud

15 alimentos que contienen vitamina K para el buen funcionamiento de tu organismo

Por Nonantzin Martínez - Diciembre 2021
La vitamina K es un nutriente que el cuerpo necesita para su buen funcionamiento. De ella depende la coagulación de la sangre y la salud de los huesos, además de ser reguladora de otras funciones celulares, señalan los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos.

La cantidad de vitamina K que necesita cada persona depende de su edad y sexo. Y aunque la deficiencia de esta vitamina es poco común en adultos sanos porque es ampliamente distribuida en los alimentos, hay situaciones en las que podría encontrarse en un mayor riesgo de deficiencia, como en quienes padecen fibrosis quística, desórdenes de malabsorción de grasas –como la enfermedad intestinal inflamatoria– o daño hepático severo, así como aquellas que pasaron por una cirugía bariátrica o quienes toman medicamentos que son antagonistas de vitamina K, señala el Centro de Información de Micronutrientes del Instituto Linus Pauling, de la Universidad Estatal de Oregón.

La vitamina K se encuentra presente en muchos alimentos. Para que asegures su dosis necesaria, es conveniente que conozcas en qué alimentos la puedes hallar.



Cuando hay una deficiencia de vitamina K, la coagulación sanguínea se deteriora y se observan moretones, hemorragias nasales, encías sangrantes, sangre en la orina y en las deposiciones (o deposiciones negras) y un sangrado menstrual abundante.

Asimismo, como es indispensable para lograr una salud ósea óptima, su deficiencia podría debilitar los huesos y aumentar el riesgo de osteoporosis.

Hay estudios recientes que destacan la importancia de la vitamina K para la salud cardiovascular, las funciones cognitivas y la reproducción, pero es importante tener más investigaciones adicionales para corroborar las conclusiones, sugiere el Instituto Linus Pauling, de la Universidad Estatal de Oregón.

Por eso es fundamental que en tu dieta incluyas los alimentos arriba mencionados. De hecho, sal seguir una alimentación variada no deberías tener problemas para conseguir de forma natural la vitamina K.

Para finalizar, el Dr. Michael Roizen, autor del libro AgeProof: Living longer without breaking a hit or running out of money, señala un dato curioso desde el sitio Nutri-Facts: “la vitamina K se descubrió en 1935, cuando se observó que era un nutriente esencial para prevenir hemorragias en gallinas”. Ello fue motivo para que desde ese momento se le conociera también como la “vitamina de la coagulación”.

Hasta el momento no se ha demostrado que la vitamina K cause daños, pero podría tener alguna interacción con determinados medicamentos, como la warfarina, concluyen los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos.


Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La medicina es y está en uno. En la sanación energética actual, el camino es enseñar al paciente a sanarse a sí mismo, a encontrar medicina en lo que se escucha, en lo que se ve, se come y se decreta. Las tradiciones chinas milenarias afirman que es porque hay energía detrás de todo. Por eso, para ellos, el equilibrio significa salud y bienestar. Se habla mucho del Ayurveda indio como vía filosófica para curarse a través de la alimentación, pero como cultura madre, la china tiene mucho que aportar a la conversación. Regida por la filosofía tao, se explica que el cuerpo es unidad y no un compendio de partes autónomas, como se le aborda en la medicina occidental. Adicionalmente se dice que la teoría del ying y yang es intrínseca a la vida en general: está presente en los movimientos de la tierra, en las personas, en los alimentos.Bajo esa perspectiva todo tiene dos fuerzas: la positiva y negativa, el día y la noche, la luz y la sombra. A cada ying le corresponde un yang. Ni mucho, ni poco. Sólo el que equilibre. En una charla con el doctor del Instituto de Medicina China Osiris Triana, hace mención del columpio –un invento chino– como el mejor ejemplo de la sabiduría milenaria de aquel país: si te impulsas demasiado, saldrás volando. Con la inercia correcta, el juego es un disfrute. “La filosofía del yin yang surge de la observación de la naturaleza porque se considera que es el primer y el mejor maestro del hombre. Los antiguos comenzaron a entender que había ciclos en la naturaleza y que todos contaban con movimientos opuestos”, me explica Osiris.No todos necesitamos el mismo alimento. Hay que seleccionar la comida de acuerdo con la época del año, al clima particular del día, al estado de salud. “Nuestros órganos y sus afecciones o salud marcan el flujo de alimentos que necesitamos”, confirma Osiris. Como el tema es súper complejo, también hablé con José Adalberto Marín Ortiz, acupunturista y profesor de técnicas como Chi Kung y Kung Fu, quien asegura que no es casualidad que los chinos luzcan tan vigorosos y jóvenes a diferencia de los europeos, que desayunan pan y mermelada. Los chinos desayunan temprano, al alba, dice. Desayunan proteína y semillas que aumenten su energía vital.En la medicina china, el frío o el calor de las cosas y personas marca el paso: “los doctores se basan sobre todo en las manifestaciones de la naturaleza de la persona, incluso cuando tienen alguna enfermedad, se estudia la naturaleza de la enfermedad con la finalidad de regular la temperatura”, me confirma Adalberto. Adicionalmente me explica que en cada momento del día el cuerpo pide equilibrar la temperatura con los alimentos correctos. En la mañana, que hace frío, pide algo caliente; a medio día, algo que refresque, mientras que para la noche, lo mejor es elegir un guiso caliente y bajo en calorías. Osiris me cuenta que hay que observar las fluctuaciones de energía, de frío a calor, a lo largo del año: cuando la energía empieza a crecer es en la primavera; llega a su punto máximo en el verano. Cuando empieza a haber un retroceso en la energía Yang o energía de calor, comienza el otoño y, finalmente, cuando retrocede a su punto mínimo es el invierno. Esto determina el tipo de alimentos que necesitamos. La alimentación en la medicina tradicional china también observa la filosofía de los cinco elementos, en la que a cada estación le corresponde un elemento de la naturaleza: a la primavera le corresponde el elemento madera; al verano, el elemento fuego; al otoño, el metal, mientras que el invierno es el agua. A cada elemento le corresponde un órgano del cuerpo y un sabor frío o caliente que lo potencia. Por ejemplo, al elemento agua corresponde el riñón, por lo que hay que elegir alimentos que nutran y fortalezcan al riñón como el cordero o el frijol negro. Osiris lo explica así: al invierno le corresponde el elemento de agua que es un elemento ying, con una tendencia descendente fría, por lo que hay que balancear con alimentos de energía caliente. Asimismo, cada órgano tiene otra parte del cuerpo que lo fortalece o debilita. El órgano que potencia el riñón son los pulmones y su sabor es el picante, por lo que hay que consumir alimentos de esta naturaleza como cebolla, el jengibre o el ajo. “Poquito picante, porque si vamos al exceso, como en ejemplo del columpio, el movimiento va a ser demasiado fuerte y tendremos un desequilibrio”, concluye Osiris. Adalberto me indica que el hígado normalmente se congestiona o se “calienta” por estrés o por ira, por lo que personas con aflicciones en dicho órgano deben consumir alimentos amargos que lo refresquen. Los sabores dulces debilitan el vaso o sistema digestivo, en enfermedad habría que limitarlos, mientras que una persona con problemas de corazón debería evitar alimentos ácidos. Adicionalmente recomienda consumir alimentos lo más frescos posibles y masticar hasta lograr papillas, antes de engullir. Osiris, por su parte recomienda revisar qué es lo que requiere el cuerpo en cada momento del día y no guiarse por los antojos. En ello radica un amor real a nuestro cuerpo. El tema es recordar que la enfermedad es un desequilibrio de energía y que la recuperación de la salud está íntimamente relacionada con la armonización de aquello que entra al cuerpo: comida, pensamientos, estímulos y emociones.
México es un país que se caracteriza por tener una de las tradiciones culinarias más ricas de todo el mundo, pues es una mezcla de ingredientes y sabores prehispánicos con otros elementos traídos al territorio nacional por los colonizadores. Desde el mole, las tlayudas, las enchiladas, los chiles en nogada y hasta los antojitos y garnachas, la comida mexicana es simplemente exquisita y siempre habrá algo para todos los gustos. Cuando se trata de la comida del día a día, en nuestro país no pueden faltar los frijoles de la olla, el arroz a la mexicana, los guisados, los antojitos y las aguas frescas. Para cerrar con broche de oro, suelen prepararse postres como flan, arroz con leche o gelatinas de todo tipo. En México existen enchiladas de todos tipos: enchiladas verdes, enchiladas rojas, enchiladas suizas, enchiladas mineras, enchiladas de mole, enchiladas con salsa de frijol, enchiladas potosinas, entre otras. Y aunque todas estas variedades son exquisitas, no cabe duda de que las enchiladas suizas verdes y rojas están entre las más populares. También puedes leer: Nuestras 7 mejores recetas de enchiladas suizasLa historia detrás de las enchiladas suizasLas enchiladas suizas tienen una peculiar historia, pues de acuerdo con el Diccionario Enciclopédico de la Gastronomía Mexicana, este tipo de enchiladas se inventaron a principios del siglo XX en una famosa cafetería de la Ciudad de México. Por su parte, la Asociación Mexicana de Restaurantes señala que las enchiladas suizas se prepararon por primera vez a mediados del siglo XIX, cuando México era gobernado por Maximiliano de Habsburgo. Años más tarde, con el fin del imperio, el mayordomo de Maximiliano huyó a Coahuila, para regresar a la Ciudad de México años después. Cabe mencionar que tenía las recetas favoritas de Maximiliano en su poder. La AMR indica que el mayordomo abrió el llamado Café Imperial, en donde supuestamente se inventaron las enchiladas suizas. La primera versión apunta que la esposa del mayordomo las nombre enchiladas suizas porque tenía la costumbre de nombrar a los platillos con nombre ligados a los Habsburgo. La segunda versión señala que esta versión de enchiladas le recordaba a Walter Sanborn, el fundador de una famosa cadena, a los Alpes suizos debido a este platillo estaba cubierta con una pequeña montaña de queso y crema. También puedes leer: 20 formas diferentes de hacer enchiladas¿Cómo se preparan las enchiladas suizas?Como ya mencionamos anteriormente, las enchiladas suizas se preparan con una salsa verde o roja, a la cual se le añade crema para hacerla más espesa y también para bajar el picor. El toque especial se lo da el queso manchego fundido. En algunos lugares suele añadirse crema ácida y rodajas de cebolla blanca o morada. Si no sabes con qué acompañar las enchiladas suizas, únicamente necesitas un poco de arroz rojo a la mexicana y listo.¿Cómo preparar las mejores enchiladas suizas?Si te fascinan las enchiladas suizas rojas y las enchiladas suizas verdes, no te pierdas estos consejos que te ayudarán a mejorar tu receta de una manera muy sencilla. Añade queso crema a la salsa para enchiladas suizas Sabemos que lo mejor de las enchiladas suizas es que la salsa es espesa y tiene un gran sabor, pero si quieres llevarla al siguiente nivel, todo lo que tienes que hacer es añadir un poco de queso crema, esto hará toda la diferencia. Prepara las tortillas a mano No hay nada mejor que una tortilla recién hecha, por eso te recomendamos prepararlas al momento si quieres tener las mejores enchiladas suizas de la historia. Dale un toque extra de sabor a tus enchiladas Si quieres darle aún más sabor a tu platillo, puedes rellenar las enchiladas suizas con chorizo, carne de res, frijoles refritos o el ingrediente de tu preferencia. También puedes leer: Enchiladas Suizas RojasNo olvides las especias y hierbas de olor Lleva tu salsa para enchiladas suizas al siguiente nivel utilizando especias como comino, clavo, pimienta, hojas de laurel, tomillo o el ingrediente que más te guste. Sigue las recetas de kiwilimón al pie de la letra Recuerda que nuestras recetas son preparadas con mucho cariño por un grupo de chefs, quienes te cuentan todos sus secretos para cocinar platillos deliciosos. Usa ingredientes frescos Tus enchiladas suizas al horno serán las más deliciosas que hayas probado si empleas tomates verdes o rojos, chile, cebolla, ajo, cilantro, tortillas y pollo fresco y de buena calidad.
En los últimos años, muchas personas han comenzado a buscar alternativas para reemplazar la azúcar refinada, especialmente ahora que enfermedades como la diabetes y la obesidad comenzaron a afectar a una gran parte de la población. Ahora podemos encontrar alternativas como fruta del monje, estevia, azúcar de coco y miel de agave, aunque este último es quizás el que más ha ganado popularidad, pues se cree que es 100% natural y que no daña nuestra salud, sin embargo, ¿qué tan saludable es el néctar de agave? ¡Aquí te contamos todo lo que tienes que saber sobre este ingrediente!¿Qué es la miel de agave?La miel de agave, también conocida como néctar, es un endulzante líquido que se obtiene del agave o maguey, la planta que también se utiliza para producir tequila. Este néctar tiene un color ámbar y suele ser más dulce que la miel y otros endulzantes, por lo que se requiere una cantidad menor para cocinar. A diferencia de la miel de abeja, este derivado del agave es una opción 100% vegana. También puedes leer: Los beneficios de sustituir el azúcar por monk fruit¿Es bueno comer miel de agave?Aunque las opiniones están divididas sobre este ingrediente de origen mexicano, la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard señala que “en el caso de la miel de agave, hay una diferencia en la manera en el que el cuerpo la procesa a comparación del azúcar de mesa. La miel de agave es mayormente fructuosa, la cual no incrementa los niveles de azúcar (glucosa) en la sangre de manera directa. En cambio, la fructuosa se va al hígado para convertirse en glucosa”. Adicionalmente, una investigación publicada en 2014 estudió los efectos de la miel de maguey en un grupo de ratones. Los resultados indican que este endulzante de origen mexicano podría ser una opción saludable a comparación del azúcar de mesa, pues los ratones que consumieron agave tenían niveles de glucosa menores y subieron menos de peso que aquellos que consumieron azúcar refinada. A pesar de estos resultados, aún faltan más estudios para confirmar los beneficios de la miel de agave. La institución también señala que “consumir demasiada fructuosa puede causar que el hígado comience a producir grasa en forma de triglicéridos. Los niveles crónicamente altos de triglicéridos aumentan en riesgo de padecer diabetes o enfermedades del corazón”. Por lo tanto, los expertos de la universidad concluyen que no importa el tipo de azúcar que uses, pues lo “importante es limitar la cantidad total de azúcar añadida en tu dieta”. También puedes leer: 5 formas naturales de mantener tus índices de azúcar bajosLos beneficios de consumir miel de agaveSegún el portal WebMD, jarabe de agave es rico en las siguientes vitaminas:Vitamina B2Vitamina B6Vitamina B9Vitamina KLa miel de maguey tiene un índice glucémico bajoDe acuerdo con los expertos, la miel de agave tiene un índice glucémico bajo a comparación del azúcar, por lo que puede ser una opción para las personas con diabetes o para quienes buscan reducir su consumo de azúcar. Recuerda que antes de introducir alimentos a tu dieta deberás consultar a tu médico de cabecera.Razones para limitar el consumo de la miel de agaveTienes más calorías que el azúcar de mesa.El consumo excesivo de fructuosa tiene consecuencias severas en la salud, por lo que no es de todo recomendable para las personas que padecen diabetes.Aunque la miel de agave tiene un índice glucémico bajo, no es una opción 100% saludable, por lo que te recomendamos acudir a un profesional de la salud antes de incorporarla en tu dieta.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD