5 plantas para conseguir una piel sana

Por Kiwilimón - Junio 2015

Las mujeres gastan cerca de 50% de sus ingresos en productos para tener su piel sana y bella. Olvidan que la naturaleza brinda opciones que son excelentes para cuidarla, como es el caso de las hierbas.

Aunque los productos están diseñados para ayudar, usarlos en exceso puede irritar la piel, especialmente si se utiliza más de uno contra el envejecimiento. Y esto a menudo suele empeorar los signos, indica la American Academy of Dermatology.

Si eres parte de las mujeres que usan muchos productos, date un respiro y dile sí a estas hierbas que pueden ayudarte a combatir diversos problemas y que logres tener una piel sana.

1. Té blanco

Éste protege las células contra los daños causados por el sol, así que puede ser un gran complemento de tu crema FPS. También es efectivo para reducir la aparición de arrugas, señala un estudio del University Hospitals Of Cleveland.

2. Tomillo

Ayuda a eliminar el acné gracias a que combate el propionibacterium acnes, bacteria causante del problema. Además tiene un mayor efecto antibacterianoque las concentraciones de peróxido de benzoilo de muchas cremas, indica un estudio de la Leeds Metropolitan University.

3. Aceite de árbol de té

Es efectivo para combatir la caspa del cuero cabelludo. Investigadores delSydney's Royal Prince Alfred Hospital encontraron que 41% de las personas que utilizaron un champú con 5% de aceite de árbol de té mostraron mejoría de este padecimiento.

4. Aloe vera

Si tienes alguna quemadura esta puede ser un mejor remedio que muchas pomadas comerciales. Al usar aloe vera sanarás en menos tiempo que con otras cosas como la vaselina, de acuerdo con un estudio de la Mahidol University.

5. Aceite de cilantro

Científicos de la University Medical Center Freiburg indican que mezclar lipolotion, una crema comercial, con aceite de cilantro ayuda a mejorar el enrojecimiento de la piel causado por los rayos UV, proporcionando un efecto antiinflamatorio leve.

Por su parte la Fundación Mexicana de Dermatología indica que si quieres tener una piel sana debes consumir alimentos ricos en antioxidantes, como las bayas o manzanas, para evitar el daño provocado en las células por la acumulación de radicales libres.

Ver artículo completo.

Notas recomendadas

  tips_de_belleza  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Echando a perder se aprende. Pero ¿será que podemos aprender a ser sanos antes de echar a perder nuestro cuerpo o el de nuestros hijos? Como amar, aprender un idioma o usar picante hasta en la sopa, los hábitos que los niños observan en sus padres son reproducidos como espejo. De la misma forma, un niño que desde pequeño observa a sus papás comer vegetales, tarde o temprano hará de esa rutina una ley. La comida es, a todas luces, bendición. Mal usada es veneno. Su misión es cuidar cada parte del cuerpo y procurar su funcionamiento. Aún así es difícil no obsesionarse con el sonido de la fritanga cociéndose en el aceite, difícil que no nos provoque un panqué en el horno, difícil no quejarse de lo sano cuando no es un hábito. Pero aquí la buena noticia: ser un padre sano no cuesta trabajo cuando se hace por amor propio, por amor a los hijos. Además, visto por el lado goloso, comer saludablemente nos regala un comodín para ser usado sin culpa algún día de la semana. Ese es un buen balance. ¿Nos echamos ese panqué de plátano o esos antojitos el domingo? Como muchos de ustedes, también pertenezco a esa generación que creció viendo comerciales infantiles no regulados en la tele. Ya saben, los maguitos, los payasos y las panteras que nos decían que los dulces nos daban súper poderes. Recuerdo que siempre que iba a casa de mis amigas –ciertamente, con alacenas más coloridas y seductoras– me daban envidia sus postres y, sobre todo, sus padres. Los míos eran raritos. Eran sanos. Hoy sinceramente se los agradezco. No es casualidad que México sea el primer lugar en obesidad infantil y el segundo lugar en obesidad en adultos. Y no, los niños no tienen la culpa. En los años ochenta y noventa estaban de moda los añadidos, los conservadores y los colorantes artificiales. Entre más rápido se preparaba algo, mejor. A algunos alimentos reales incluso se los satanizó públicamente hasta que, con el paso de los años, nos enteramos de que el huevo no era esa máquina productora de colesterol y que los carbs y las grasas no eran del todo malos. Al contrario, según me cuenta la Nutrióloga Clínica especializada en diabetes, Jennifer Asencio, necesitamos los carbohidratos para funcionar y pensar. Claro, ella habla de los carbs complejos, no de los que vienen incluidos en la torta de tamal –que, si la amamos, será el motivo por el que valga la pena cuidarse previamente– . Balance, ¿recuerdan? La doctora Asencio afirma que “la glucosa aporta energía al cuerpo, es decir, es el “combustible “. El cerebro, hígado y nuestros músculos funcionan gracias a ella. La glucosa constituye la única fuente de energía del sistema nervioso y de las células sanguíneas, por lo que una persona sana debe ingerir carbohidratos complejos, como granos, arroz, panes integrales y cereales todos los días pero de forma consciente, en un plato balanceado”. No aplica igual en personas con diabetes.Según la American Academy of Pediatrics, antes de los dos años es cuando se forman los hábitos alimenticios de nuestros hijos así que, sobre todo en este tiempo, debe tomarse decisiones nutricionales inteligentes. Un padre sano evitaría para él mismo y para sus hijos azúcares simples como dulces, caramelos, gomitas o pan dulce y los consumiría sólo en ocasiones especiales, en un sábado por la mañana o un día de toda la semana, sin atracones. Elegiría mejores productos, con etiquetas más limpias –esas en las que pueda pronunciar la mayoría de los componentes–. Aprendería a leer la información nutrimental para distinguir en ella los otros nombres del azúcar (edulcorante, sorbitol, dextrosa, etcétera). Haría un consumo responsable.Sólo con mejores decisiones alimenticias podemos tener hijos con mejores posibilidades de vida. Dejar de ver lo “sano” como un estigma y mejor verlo como lo que es: nuestra mejor herencia, la única vía para vivir más y vivir mejor. ¿Me acompañan? Lo podemos hacer juntos.Ensalada de nopal con frijolesSalmón a la parrila con salsa de aguacateSalmón al pibil
La comida tradicional mexicana es tan maravillosa que en 2010 fue declarada como Patrimonio de la Humanidad y es que además de ser exquisita, es un reflejo de la historia por la que ha atravesado México, desde la época prehispánica hasta la conquista española, de donde surgieron maravillosas combinaciones conocidas como platillos mestizos. Es por eso que hoy vamos a hablar de los mejores platillos mexicanos con influencia española. Estos platillos mestizos tienen sus raíces en las culturas prehispánicas, que utilizaban ingredientes típicos como el maíz, la calabaza, el epazote, los aguacates, los chiles o los nopales y se mezclaron con productos españoles como el ajo, algunas especias o la carne de cerdo, formando así una sinergia culinaria llena de sabor y cultura. Chiles en nogada La comida tradicional mexicana de las fiestas patrias, es sin duda, el sabroso chile en nogada, hecho con ingredientes mexicanos como el chile poblano, pero combinado con ingredientes españoles, tal como las nueces de Castilla y la carne de puerco, traída por los conquistadores a nuestras tierras. Pozole No debe sorprendernos que el pozole mexicano también tenga influencia española, ya que a pesar de que el maíz cacahuazintle era un manjar para los gobernantes y sacerdotes en la época prehispánica, la carne de cerdo de los españoles llegó para sustituir otros ingredientes, dando como resultado este maravilloso potaje que se popularizó en todos los estados de México. Mole rojo El mole es uno de los más grandes ejemplos de comida mestiza, porque, aunque sus ingredientes más importantes son los chiles y el cacao, está hecho con almendras, ajonjolí, especias y otros elementos traídos desde España. Barbacoa La llegada de ingredientes del Viejo Mundo trajo consigo la importación de algunos vacunos, cabras, cerdo y corderos, que específicamente la cultura tlaxcalteca supo aprovechar bastante bien al aprender a envolverlos en pencas asadas de maguey y cocerlos en hoyos bajo la tierra, dándonos como resultado la deliciosa barbacoa que nadie se puede resistir. Enchiladas Otro platillo con influencia española versátil y muy rico, son las enchiladas, hechas con maíz y salsa de chiles endémicos y rellena de carnita o queso, cuyas raíces vienen de las guarniciones hispanas que trajeron los conquistadores. Con estos platillos mestizos definitivamente podemos afirmar que la gastronomía mexicana no sería igual sin la herencia culinaria de España, ¿estás de acuerdo?
El mundo moderno está en constante descubrimiento de ingredientes que aporten más a nuestra salud, por ejemplo, usar ghee para cocinar, pero ¿qué es ghee y cómo se usa esta ‘mantequilla’?Antes del ghee, vino el aceite de coco, con beneficios como que es una ‘grasa buena’, que no contiene colesterol, pero el ghee además contiene ácidos grasos Omega-3 y ácido butírico, un ácido graso de cadena corta que se considera bueno para el tracto gastrointestinal.Por otra parte, lo que hace destacar al ghee de entre todas las grasas que están disponibles es su sabor ligeramente dulce y a nuez.¿Qué es ghee?El ghee es mantequilla clarificada, es decir, es el resultado de cocinar y reducir a fuego lento mantequilla para eliminar toda el agua, hasta que los sólidos lácteos comienzan a dorarse ligeramente, lo cual le da un toque acaramelado y ligeramente a nuez. Ya que los sólidos lácteos son colados y sólo resta un aceite de cocina dorado y claro, el ghee es ideal para personas intolerantes a la lactosa.Así, esta mantequilla clarificada queda como un concentrado de grasas saturadas, cuyas propiedades incluyen ácidos grasos Omega-3m, ácido linoléico conjugado (que puede tener un efecto anticancerígeno) y ácido butírico.Además, aporta vitaminas liposolubles, en específico vitamina A, E, K2 y B12, pero esta última en una cantidad pequeña; minerales como fósforo, calcio, cinc, cobre y selenio, y ya que es un alimento graso, tiene un aporte calórico alto.El ghee ha sido utilizado desde hace mucho tiempo en países como India y tiene un papel clave en el Ayurveda, la medicina tradicional de la India en la cual es apreciado por sus propiedades antiinflamatorias, digestivas y terapéuticas.Por ejemplo, en Ayurveda se usa para aliviar el estreñimiento o incluso como remedio tópico en quemaduras o afecciones de la piel.Entre los usos más frecuentes de esta mantequilla clarificada se encuentra el de hacer panes, pero el ghee funciona tanto en recetas saladas como en recetas dulces. Por ejemplo, puedes usar ghee para un pollo estofado con cítricos, para dorar unas papas cambray, para hacer curry o para hacer la famosa receta ayurvédica de leche de luna. Puedes conseguir ghee en tiendas de productos orgánicos o incluso hacerlo tú mismo a partir de mantequilla de buena calidad, pero lo importante es que te animes a probar este tipo de grasa que puede guardarse en la alacena, sin necesidad de refrigerarse, y que aguanta temperaturas altas sin quemarse.
Los chiles en nogada son uno de los platillos mexicanos más esperados durante todo el año, pues la deliciosa combinación de chile poblano, carne con nogada, nueces y granada es un manjar al que nadie se puede resistir. ¡Son un platillo tan icónico que todos queremos saber de dónde son los chiles en nogada y cuál es su verdadero origen! A pesar de que no existe un registro histórico oficial acerca del origen de esta receta de comida mexicana, a continuación te presentamos 4 versiones diferentes que intentan explicar cómo surgieron los los chiles en nogada.Un platillo hecho con amor Quizás la más romántica de las leyendas cuenta que dentro del Ejército Trigarante, existían tres soldados cuyas novias los esperaban ansiosas en Puebla. Al terminar la Independencia y para celebrar el regreso de sus amores, las mujeres se encomendaron a la Virgen del Rosario y les cocinaron un guisado especial con ingredientes que representaban cada color de dicho ejército, el chile poblano, verde; la salsa de nogada, blanca y la granada, roja. Un regalo tricolor para Agustín Se dice que los chiles en nogada surgieron cuando las monjas agustinas del convento de Santa Mónica, en Puebla, decidieron crear un platillo para celebrar la Independencia de México pero sobre todo, para ofrecerle un regalo inigualable a Agustín de Iturbide por su cumpleaños. Una receta histórica De igual manera, se rumora que los chiles en nogada en realidad datan del siglo XVII y que quienes los crearon fueron las monjas clarisas, pero no fue sino hasta 1821 que la receta resurgió a manos de las damas de la alta alcurnia en Puebla. Estas mujeres le obsequiaron un festín con chiles en nogada a Agustín de Iturbide tras firmar los Tratados de Córdoba con Juan O’Donoju. El mito de los chiles en nogada y la bandera de las tres garantías Si bien las versiones anteriores no han sido confirmadas, el arqueólogo y divulgador cultural Eduardo Merlo, escribió un artículo donde se encargó de desmentirlas y explicar que el verdadero origen del chile en nogada no es un guisado, sino un postre. De acuerdo a "El mito de los chiles en nogada y la bandera de las tres garantías" de Merlo, el chile en nogada se remonta a la época del Virreinato en la Nueva España. En ese entonces, las monjas inventaron un postre que, de manera fortuita, nació como lo que ahora conocemos como chile en nogada: un pimiento capeado y relleno de fruta fresca. Años más tarde, cuando Agustín de Iturbide proclamó el Plan de Iguala y llegó triunfante a Puebla, las monjas prepararon el ya existente postre para ofrecerlo en el banquete de celebración. Lo bañaron en salsa de nuez de Castilla y le pusieron el perejil verde y la granada roja. Así lo presentaron con los colores de la bandera de las Tres Garantías. Puede que ninguna historia contenga la verdad absoluta acerca del origen del chile en nogada, sin embargo, todas concuerdan en que se originó en el estado de Puebla. ¿Tú qué opinas? ¿Con qué versión te quedas?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD