7 tips para que logres usar el estrés a tu favor
Salud

7 tips para que logres usar el estrés a tu favor

Por Kiwilimón - Mayo 2015

Tener una adecuada reacción al estrés puede ser una herramienta útil para mantener tu enfoque y capacidad para avanzar en momentos de incertidumbre, afirma Peter Bregman, coaching de liderazgo y autor de “Point B: A Short Guide to Leading a Big Change”.

“Por supuesto que sería ideal si todos tuviéramos reacciones de estrés que nos llevaran a comer sanamente, hacer ejercicio o meditar, pero no es así. Casi siempre reaccionamos negativamente y casi de manera autodestructiva”, agrega Bregman en un artículo para la Harvard Business Review.

Lograr que el estrés trabaje a tu favor no es imposible, y para que lo consigas te compartimos los siguientes tips. Recuerda que la constancia y voluntad son muy poderosas.

1. Preocúpate menos y piensa en soluciones

La preocupación es el proceso de imaginar resultados dolorosos y es poco útil. Mejor concéntrate en encontrar soluciones potenciales a lo que te estresa, utilizando el estrés como inspiración, afirma Matthew McKay coautor de“Técnicas Cognitivas Para el Tratamiento del Estrés”.

2. Utiliza la adrenalina

Cuando sientes estrés tu cerebro libera sustancias químicas, como laadrenalina, que te preparan para la huida. Puedes aprovecharla si identificas tus respuestas físicas, las calmas pensando que son normales y después utilizas la energía que te genera esa sustancia para realizar tus actividades.

Para lograrlo: Toma una inhalación profunda, cuenta hasta cuatro y exhala, contando desde cuatro a cero, repite el ciclo cinco veces. Una vez que estés en calma pregúntale a tu cuerpo y corazón lo que necesitan”, explica Eva Selhub profesora de medicina de la Harvard Medical School.

3. Sé amable contigo

Selhub afirma que no sólo debes “escuchar a tu cuerpo”, sino que debes hacerlo con cariño, como si trataras de averiguar por qué llora un niño, así podrás tomardecisiones que te nutran en lugar de hacerte daño. La autocompasión ayuda a mejorar tu calidad de vida de manera general.

4. Estimula tu mente

Doug Saunders, profesor de la Universidad de Toronto, sugiere utilizar una estrategia que él llama “crear islas de paz”: elige una actividad que disfrutes y ejercite tu cerebro de tal manera que el tiempo pase casi sin que lo notes. Cuando tu mente está relajada tiende a ser más creativa.

5. Inspírate

Todos tus momentos estresantes te han brindado experiencias, así que cuando te sientas alterada evoca recuerdos de cómo lograste superarlo antes, indicaRobert Maunder, psiquiatra del Hospital Monte Sinaí. Hacerlo te ayudará a resolver más rápido el problema y te dará puntos en el trabajo.

6. Socializa

El estrés puede ayudarte a tener más amigos. Si te levantas de tu asiento en la oficina y platicas con un compañero que te cae muy bien, tu cerebro liberarádopamina, hormona de la felicidad. De esta manera no solo bajarás el sentimiento negativo, sino que serás más sociable.

7. Ámate y pasa tiempo contigo

No todo en el estrés tiene que ser malo, piensa en que si te sientes muy mal puedes optar por hacer algo que le brinde calma a tu cuerpo, como dormir, acudir a un centro de relajación o simplemente pasar tiempo meditando. Esto tiene beneficios para tu salud y belleza.

Aunque todos padecemos momentos estresantes, aprender a manejar el estrésa tu favor puede ayudarte a reducir el riesgo de padecer un infarto o desarrollar enfermedades como la diabetes tipo 2 y la obesidad, indica el National Institutes of Health.

Ver artículo original.

Notas recomendadas

 

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Una buena alimentación es importante no solo por su impacto en la salud física, sino también por su resultado en las emociones. Efectivamente, nuestros hábitos alimenticios (la manera en que comemos y el tipo de alimentos que solemos consumir) influyen en nuestro estado de ánimo. Aunque el efecto de la comida en la manera en que nos sentimos es bastante complejo, esta es a grandes rasgos la relación entre la comida y tus emociones:El organismo requiere “combustible” para funcionar adecuadamente. Esta energía se obtiene a partir del consumo periódico de alimentos. Cuando dejamos que pase demasiado tiempo entre una comida y otra (por ejemplo, al brincarse el desayuno) estamos obligando al cuerpo a que funcione con poco combustible. Esto puede hacernos sentir débiles, cansados y bajos de ánimo. En los últimos años han surgido una gran cantidad de dietas que prometen grandes beneficios para la salud. El problema es que el adoptar un régimen muy estricto sin consultar previamente a un médico puede llevar a una descompensación. Un caso muy común es el de los veganos. Al dejar de consumir los nutrientes presentes en los alimentos de origen natural, el cuerpo puede experimentar la falta de ciertos nutrientes, lo que se refleja en estados de ánimo volátiles y menos energía. Si decides hacer un cambio radical a tu alimentación, consulta a un especialista para asegurarte de que seguirás consumiendo los nutrientes que tu cuerpo necesita mediante sustitutos. Nuestro cuerpo requiere de energía para funcionar correctamente, pero no cualquier tipo de energía. Mientras que los alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, como los vegetales, cereales y legumbres, ayudan a mantener los niveles de energía estables, los alimentos altos en carbohidratos procesados producen picos de energía. El consumo frecuente de comida rápida, panes o dulces no solo se relaciona con problemas de sobrepeso, también produce subidas y bajadas en los niveles de energía, lo cual se relaciona con irritabilidad y cansancio.En muchas ocasiones nuestros estados de ánimo tienen que ver menos con nuestro entorno y más con cuestiones internas. La falta de ciertos nutrientes puede afectar la manera en que nos sentimos. Existen alimentos que pueden aumentar los niveles de serotonina, la hormona de la felicidad, ayudando mejorar el estado de ánimo. El chocolate, los frutos secos y los pescados azules aportan serotonina cuando los consumimos, por lo cual nos brindan una sensación de bienestar y felicidad. No solo la comida influye en nuestras emociones. La manera en que nos sentimos también puede afectar nuestra manera de alimentarnos. Cuando estamos cansados o no hemos dormido lo suficiente, es más probable que sintamos antojos por alimentos no saludables, como donas o refrescos. De igual manera, cuando experimentamos estrés o ansiedad es muy común que tendamos a comer compulsivamente. No desestimes la importancia de la alimentación en tu salud emocional. Consume platillos saludables todos los días para que te sientas bien, por dentro y por fuera.
Todos llegamos a un punto en nuestras vidas en el que tenemos que pensar en nuestra salud. Por lo general, este ejercicio de conciencia casi siempre implica una elección entre una alimentación saludable y una dieta rica de verdad, ¿no es así?  Sin embargo, no tiene que ser de esta manera. Todos podemos comer saludablemente y seguir una alimentación balanceada mientras disfrutamos de cada uno de los platillos que comemos. Por eso, hoy queremos hablarte de una fruta que, además de tener un sabor increíble, te ayudará a cuidar tu corazón.  Sabor y nutrición en un mismo alimento Siempre se ha dicho que una alimentación que incluye frutas y verduras es buena para la salud. No obstante, dentro de toda la lista de productos de origen vegetal que pueden beneficiar la salud, hay una fruta que se destaca por sus múltiples propiedades: los Aguacates de México. El aguacate no solo es una fruta muy nutritiva, sino que también puede  actuar como un potenciador de nutrientes, ya que ayuda al cuerpo a absorber los nutrientes solubles en grasa de los alimentos que acompañan esta fruta.   Esta fruta suave y cremosa aporta vitaminas, minerales, antioxidantes y solo una pequeña cantidad de calorías. De hecho, un tercio de aguacate mediano, es decir más o menos 50 g, contiene 80 calorías y alrededor de 20 vitaminas.  Los aguacates cuidan tu corazón Además, el consumo regular de aguacates puede mejorar tu salud general, ya que son un gran amigo para tu corazón. Los aguacates son reconocidos por ser libres de colesterol y sodio. Además, los Aguacates de México son una buena fuente de vitamina K, un nutriente que es importante para la coagulación de la sangre. Los aguacates también destacan por ser una buena fuente de fibra y el consumo de alimentos ricos en fibra puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes tipo 2. Otro nutriente que se encuentra en los aguacates es el potasio, que ayuda a compensar algunos de los efectos dañinos del sodio en la presión arterial. Los aguacates contienen 250 mg de potasio (6% DV) por cada 50 g de porción (un tercio de un aguacate mediano). Agregar Aguacates de México a tu dieta puede ayudarte a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y a tener un corazón sano. 
¿Te has fijado que de repente todo mundo está tomando jugo de apio? Después de ser un ingrediente casi exclusivo de las ensaladas y ciertas recetas, el apio se ha convertido en uno de los alimentos favoritos para convertirse en bebida. Si aún no te sumas a esta saludable moda, aquí descubrirás por qué tienes que comenzar a tomar jugo de apio ya. El apio posee poderosas características antioxidantes. Esto significa que su consumo puede ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer.Este vegetal aporta muchos nutrientes, entre ellos minerales como potasio, manganeso, calcio, magnesio, así como vitaminas K, C y B6. Incluir apio de manera regular en la alimentación garantiza la ingesta de componentes esenciales para el funcionamiento correcto de nuestro organismo. Consumir apio en forma de bebida es mucho más práctico, ya que te permite disfrutar los beneficios de este fabuloso vegetal mientras tomas un vaso por la mañana.El jugo de apio puede ayudar a alcalinizar los intestinos. El sodio presente en este vegetal promueve la eliminación de toxinas en el cuerpo, incluyendo los intestinos. Por esta razón, beber todos los días jugo de apio puede curar y regenerar el revestimiento del estómago.Aunque aún no se investiga a profundidad esta propiedad, se cree que el extracto de la semilla de apio puede influir en los niveles de glucosa e insulina, lo cual podría ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes.Se ha comprobado que el extracto obtenido a partir de las hojas de apio tiene la capacidad de reducir la presión sanguínea, así como los triglicéridos y el colesterol malo.El apio tiene altos niveles en calcio y vitamina K. Estos nutrientes son los encargados de regenerar y fortalecer los huesos, así que tomar jugo de apio también puede beneficiar la salud del sistema óseo. La tendencia hacia el jugo de apio está relacionada con dos necesidades básicas hoy en día: practicidad y buena alimentación. Muchas personas han experimentado los beneficios de consumir apio regularmente, y al hacerlo en forma de bebida pueden disfrutar sus propiedades de una manera rápida y fácil.Beber jugo de apio es más sencillo que comer una ensalada o preparar un platillo con este. Solo recuerda que, al consumir el vegetal de esta manera, estás eliminando la fibra presente en el apio. Para aprovechar todos sus beneficios puedes alternar su consumo en forma de bebida con la ingesta de apio en su forma natural. Recomendaciones para tomar jugo de apio:Trata de no eliminar la fibra del apio. Aunque seguramente la textura de la bebida sea más espesa, al incluir todas las partes del apio te aseguras de aprovechartodos sus beneficios.Un vaso de más o menos medio litro es suficiente para comenzar a experimentar las propiedades benéficas del apio. Lo mejor es tomar el jugo de apio muy temprano por la mañana antes de comer tu desayuno. Si no puedes hacerlo, espera aproximadamente media hora después de consumir alimentos para beber el jugo. Siempre es mucho mejor tomar jugo de apio fresco. Si lo haces con anticipación y lo almacenas en el refrigerador, procura que no pase más de 24 horas antes de que lo ingieras.
Una de las principales preocupaciones de una mujer embarazada es, sin duda, el bienestar de su pequeño. En los nueve meses de gestación la futura madre está constantemente preguntándose si lo que come, bebe o hace puede afectar de alguna manera la salud del bebé.Si bien es cierto que la mujer debe vigilar lo que come para evitar futuros problemas de salud, como diabetes gestacional o preclamsia, hay ciertas recomendaciones que son simplemente erróneas. Descubre los mitos y verdades más comunes en torno a la alimentación en el embarazo.No puedes comer pescado.Mucho se ha hablado sobre la presencia de mercurio en el pescado y sus efectos negativos durante el embarazo y la lactancia. Precisamente este prejuicio ha llevado a que muchas embarazadas eviten del todo cualquier tipo de platillo que incluya pescado, sin embargo, hay que recordar que no todas las variedades de pescado tienen los mismos niveles de mercurio.  Incluir pescado en tu dieta ayuda a aumentar los niveles de omega 3 y vitamina D en tu organismo. El consumo de alcohol está prohibido.Algunos estudios han demostrado que el consumo moderado de alcohol no es dañino para el bebé. Incluso puede llegar a ser benéfico. Beber un vasito de vino a la semana puede mejorar la circulación sanguínea, tanto de la mamá como del bebé. Sin embargo, es muy importante recalcar que no es una obligación beber alcohol y, que, si decides hacerlo, debes limitarte a unos cuantos mililitros a la semana. De lo contrario, puedes poner en riesgo la salud del bebé.Debes dejar de beber té y café.La cafeína es un estimulante y un diurético. Por un lado, su consumo hace que presión sanguínea y el ritmo cardiaco aumenten, lo cual no es muy recomendable durante el embarazo. Por otro lado, el efecto diurético puede empeorar las ganas de orinar que ya de por sí son bastantes. En cuanto a los tés debes fijarte muy bien qué contienen antes de beberlos. Aunque sean bebidas de origen natural y parezcan inofensivas, existen algunos tés que tienen efectos abortivos. Consulta con tu médico antes de incluir tés en tu dieta.Los quesos pueden hacerle daño al bebé.Aunque los lácteos elaborados con leche pasteurizada con considerados seguros, hay que tener mucho cuidado con aquellos productos que están hechos a base de leche fresca. Ciertos quesos, como el de cabra, generalmente no son sometidos a procesos de pasteurización, por lo que pueden contener bacterias que son muy peligrosas para el feto. No te arriesgues y mejor limítate a consumir solo lácteos pasteurizados.No debes comer huevo durante el embarazo.Ciertos alimentos incluyen huevo crudo en su preparación. La mayonesa, ciertas salsas, algunos postres y helados suelen estar hechos a base de claras y yemas crudas. Para evitar el desarrollo de algún tipo de infección que pueda afectar a tu bebé lo mejor es evitar estos alimentos y consumir únicamente huevo bien cocido. Así reducirás el riesgo de contraer salmonela. Las fresas son peligrosas en el periodo de gestación.  En realidad, las fresas por sí mismas no son peligrosas, el problema surge cuando no se lavan y desinfectan bien. A reserva de lo que te indique tu médico, puedes comer cualquier fruta durante el embarazo siempre y cuando la hayas lavado y desinfectado bien.Recuerda que antes de que hagas algún cambio en tu alimentación es muy importante que lo consultes con tu médico. Existen afecciones muy específicas y cada caso es diferente, por lo que es necesario que cuentes con la supervisión y aprobación de tu médico cuando decidas incluir algún tipo de alimento durante el embarazo.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD