7 trucos para evitar el dolor de caballo al hacer ejercicio

Por Kiwilimón - Marzo 2017
Cuando finalmente decidiste que te pondrías a hacer ejercicio, surge un pequeño inconveniente a los pocos minutos de que arrancaste: el dolor del caballo. Inicia como una pequeña molestia al costado de tu abdomen, y como tus ganas de ejercitarte son muchas, lo ignoras y sigues. El dolor persiste, por lo que decides bajarle un poco a la intensidad, pero continúas. Después de algunos minutos de lucha, el dolor te gana y dejas de hacer ejercicio. ¿Te ha pasado alguna vez? No dejes que el dolor del caballo arruine tus ganas de moverte y sigue estos trucos para que nada interrumpa tu rutina:
  1. Calienta primero: dedica unos minutos antes de iniciar tu ejercicio al calentamiento. Estirar tus piernas y empezar a trotar de manera paulatina ayudarán a que tu cuerpo se prepare para un ejercicio más intenso.
  2. Aprende a respirar: empata tu respiración con el ritmo del ejercicio. Por cada respiración debes dar dos o tres zancadas si vas a una alta velocidad; en cambio, si vas un poco más lento, deben ser tres o cuatro zancadas por respiro.
  3. Revisa tu alimentación: cuando vayas a tener una carrera, desayuna algo ligero, de preferencia bajo en fibra y grasas. Pero principalmente, procura comer entre dos y tres horas antes de la carrera.
  4. Fortalece tus abdominales: tal vez no eres muy fan de los ejercicios que se enfocan en los abdominales, pero si tienes unos músculos oblicuos fuertes es menos probable que sufras el molesto dolor del caballo mientras corres.
  5. No corras con el estómago lleno: y no nos referimos únicamente a la comida. Jamás se te ocurra empezar una carrera si sientes la barriga llena de agua. Mantenerse hidratado es importante, pero un exceso puede provocarte dolor del caballo.
  6. Frunce tus labios: puede parecer extraño, pero el hacer esto mientras corres te ayuda a concentrarte mejor en la respiración. Obviamente no se trata solo de apretar los labios; recuerda que debes inhalar por la nariz y exhalar por la boca.
  7. Entrena tus pulmones: acostada boca arriba, pon un libro pesado sobre tu abdomen. Inhala llenando de aire tu vientre y exhala relajando los músculos del abdomen. Con este pequeño ejercicio aprenderás a respirar con el diafragma y no con los músculos del pecho.

¿Lista para tu próxima carrera? Prepárate con estos increíbles tips:

 
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Conoces el origen de las papas a la francesa? Se dice que los norteamericanos les pusieron el nombre de “french fries” pero el país de origen se disputa entre Francia y Bélgica, te contamos por qué. Varias teorías indican que durante la Primera Guerra Mundial, por la escasez de alimentos, los belgas pescaban en el río peces pequeños y los freían en manteca y mantequilla, pero cuando el río se congelaba y no era posible pescar, freían papas cortadas en bastones para sustituir a los peces fritos. Cuando los soldados norteamericanos llegan a la región, les apodan “french fries” sin ser francesas propiamente. A lo largo de la historia, las papas francesas son conocidas bajo ese mismo nombre, incluso, hoy en día se han convertido en una guarnición de platillos internacionales, como hamburguesas, “hot-dogs”, cortes de carne, pescados e incluso como una deliciosa botana. Normalmente la forma de cocinar estas ricas papas es: quitar la cáscara, picar en bastones, remojar en agua para que suelten el almidón y finalmente freír entre 160°C y 180°C. Pero, ¿qué pensarías si te diéramos varias opciones para saltarte los tres primeros pasos y obtener tus papas fritas caseras, como si fueran de restaurante, igual de crujientes, deliciosas y además que puedas guardarlas por largo tiempo? Eso se puede lograr gracias a la gran variedad de productos que McCain, el experto en papas,  ha ideado para agilizar el procedimiento y obtener unas ricas papas francesas casi de forma instantánea.  A demás, ¿sabías que las papas congeladas tienen un gran sabor y además sí conservan nutrientes? este es el secreto de McCain. Cabe señalar que las papas congeladas absorben menos aceite que las frescas, siempre y cuando se cocinen correctamente y se frían directamente de congeladas al aceite caliente. De hecho, las papas congeladas de la gama de productos de McCain están diseñadas para conquistar cualquier paladar. Incluso, se siembran en el campo, se cosechan y después pasan por un estricto control de calidad en el que se seleccionan las mejores para así mantener un sabor de alta calidad y poder finalizar el proceso con cortes específicos. Puedes elegir entre cortes rectos, delgados, ondulados, gajos sazonados, o en forma de caritas. ¿Sabías que las papas congeladas conservan sus  nutrientes? Éstos son: hierro, vitamina C y  fibra soluble; Te damos algunas recetas que son perfectas para que acompañes con Papas a la Francesa: Mini Pastel de Carne con Tocino Hamburguesa con Queso Pollo a la Mostaza Papas Gajo a los Tres Chiles con Aderezo de Cilantro Tiras de Pollo Crujientes con Miel y Chipotle Guacamole con Camarones Adobados
Si parte de tu rutina diaria es correr todas las mañanas y comer media barrita de cereal mientras llegas al trabajo, es momento de hacer un cambio. Responde estas fáciles preguntas para descubrir cómo puedes planear tus desayunos diarios: ¿Qué te gusta desayunar? Esto es lo primero que debes tomar en cuenta. Hay personas que prefieren empezar el día con algo dulce, como una french toast, mientras que a otras les gustan los desayunos salados e incluso picantes, como los tradicionales chilaquiles en salsa verde. Ten claro cuáles son tus gustos para que puedas buscar opciones acordes. ¿Cuánto tiempo tienes? ¿Eres de las personas que se levanta a las 5 de la mañana para tener tiempo de arreglarse con calma, o tienes que poner 5 alarmas para poder levantarte? Esto es importante para saber de cuánto tiempo dispones para preparar y comer tu desayuno. ¿Prefieres las mañanas o las tardes? Esto no tiene tanto que ver con lo que puedes desayunar, sino con el momento ideal para prepararlo. Las personas que se levantan llenas de energía pueden tomarse unos minutos para hacer su desayuno, mientras que las personas que suelen desvelarse pueden adelantar la preparación de la comida una noche antes. ¿Qué tanto apetito tienes por las mañanas? ¿Te levantas con hambre o sueles tener el estómago cerrado? Considera esto para que el desayuno que elijas sea el más adecuado para ti. Una vez que sepas bien cuáles son tus preferencias te será más fácil planear tus desayunos. Aquí te compartimos algunas ideas para cada tipo de gusto: Para las personas que se levantan sin hambre Yogurt con mango Ensalada de frutas frescas   Para las personas que siempre están corriendo Smoothie de frambuesa y yogurt Batido de plátano con jengibre y leche de coco   Para las personas que les gusta arrancar el día con algo dulce Pancakes de avena Galletas de avena suaves   Para las personas que prefieren platillos picantes Huevos rancheros caseros Birria de res casera   Para las personas que se levantan con mucha hambre Chilaquiles con huevo y arrachera Tacos de barbacoa
Tal vez lo tomas todas las mañanas, pero aún no conoces sus beneficios. Te invitamos a conocer las principales propiedades del té verde. (Te garantizamos que después de leer esto vas a comenzar a tomar más de una taza al día). Eterna juventud El té verde combate la inflamación y reduce los efectos de los radicales libres, haciendo que el proceso de envejecimiento sea más lento. Como resultado la piel luce más tersa y luminosa. Tratamiento contra el cáncer Aunque apenas se están estudiando las propiedades del té verde en el tratamiento del cáncer, algunas investigaciones indican que los polifenoles pueden ayudar a matar las células cancerígenas y detener su propagación. Salud del corazón Los antioxidantes del té verde, llamados flavonoides, protegen el corazón contra la formación de coágulos de sangre y mejoran la circulación sanguínea. De hecho, se calcula que las personas que toman 3 tazas de té verde al día tienen 43% menos posibilidades de sufrir un ataque al corazón. Actividad del cerebro En un estudio reciente realizado en Holanda se confirmó que la teanina y la cafeína (presentes en el té verde) ayudan a aumentar los niveles de atención y alerta. Estos beneficios se reflejan también a largo plazo. El consumo diario de té verde conserva el buen estado de la actividad mental con los años. Quema de grasa De acuerdo con un estudio publicado en Estados Unidos, la combinación de los polifenoles y la cafeína tiene un efecto positivo en el gasto de energía. Esta bebida promueve la capacidad del cuerpo para quemar la grasa a través de termogénesis y oxidación de la grasa. Prevención de diabetes El consumo habitual de té verde mejora la respuesta a la insulina y previene los picos en los niveles de azúcar. Esto hace que el té verde ayude a reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Aprovecha todas las ventajas del té verde preparando estas deliciosas recetas: Pastel de té verde Helado de té verde Galletas de té verde Tamales de té verde   Fuentes: Rd.com Health24.com Drweil.com
Si parte de tu rutina diaria es correr todas las mañanas y comer media barrita de cereal mientras llegas al trabajo, es momento de hacer un cambio. Responde estas fáciles preguntas para descubrir cómo puedes planear tus desayunos diarios: ¿Qué te gusta desayunar? Esto es lo primero que debes tomar en cuenta. Hay personas que prefieren empezar el día con algo dulce, como una french toast, mientras que a otras les gustan los desayunos salados e incluso picantes, como los tradicionales chilaquiles en salsa verde. Ten claro cuáles son tus gustos para que puedas buscar opciones acordes. ¿Cuánto tiempo tienes? ¿Eres de las personas que se levanta a las 5 de la mañana para tener tiempo de arreglarse con calma, o tienes que poner 5 alarmas para poder levantarte? Esto es importante para saber de cuánto tiempo dispones para preparar y comer tu desayuno. ¿Prefieres las mañanas o las tardes? Esto no tiene tanto que ver con lo que puedes desayunar, sino con el momento ideal para prepararlo. Las personas que se levantan llenas de energía pueden tomarse unos minutos para hacer su desayuno, mientras que las personas que suelen desvelarse pueden adelantar la preparación de la comida una noche antes. ¿Qué tanto apetito tienes por las mañanas? ¿Te levantas con hambre o sueles tener el estómago cerrado? Considera esto para que el desayuno que elijas sea el más adecuado para ti. Una vez que sepas bien cuáles son tus preferencias te será más fácil planear tus desayunos. Aquí te compartimos algunas ideas para cada tipo de gusto: Para las personas que se levantan sin hambre Yogurt con mango Ensalada de frutas frescas   Para las personas que siempre están corriendo Smoothie de frambuesa y yogurt Batido de plátano con jengibre y leche de coco   Para las personas que les gusta arrancar el día con algo dulce Pancakes de avena Galletas de avena suaves   Para las personas que prefieren platillos picantes Huevos rancheros caseros Birria de res casera   Para las personas que se levantan con mucha hambre Chilaquiles con huevo y arrachera Tacos de barbacoa
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD