7 trucos para evitar el dolor de caballo al hacer ejercicio

Por Kiwilimón - Marzo 2017
Cuando finalmente decidiste que te pondrías a hacer ejercicio, surge un pequeño inconveniente a los pocos minutos de que arrancaste: el dolor del caballo. Inicia como una pequeña molestia al costado de tu abdomen, y como tus ganas de ejercitarte son muchas, lo ignoras y sigues. El dolor persiste, por lo que decides bajarle un poco a la intensidad, pero continúas. Después de algunos minutos de lucha, el dolor te gana y dejas de hacer ejercicio. ¿Te ha pasado alguna vez? No dejes que el dolor del caballo arruine tus ganas de moverte y sigue estos trucos para que nada interrumpa tu rutina:
  1. Calienta primero: dedica unos minutos antes de iniciar tu ejercicio al calentamiento. Estirar tus piernas y empezar a trotar de manera paulatina ayudarán a que tu cuerpo se prepare para un ejercicio más intenso.
  2. Aprende a respirar: empata tu respiración con el ritmo del ejercicio. Por cada respiración debes dar dos o tres zancadas si vas a una alta velocidad; en cambio, si vas un poco más lento, deben ser tres o cuatro zancadas por respiro.
  3. Revisa tu alimentación: cuando vayas a tener una carrera, desayuna algo ligero, de preferencia bajo en fibra y grasas. Pero principalmente, procura comer entre dos y tres horas antes de la carrera.
  4. Fortalece tus abdominales: tal vez no eres muy fan de los ejercicios que se enfocan en los abdominales, pero si tienes unos músculos oblicuos fuertes es menos probable que sufras el molesto dolor del caballo mientras corres.
  5. No corras con el estómago lleno: y no nos referimos únicamente a la comida. Jamás se te ocurra empezar una carrera si sientes la barriga llena de agua. Mantenerse hidratado es importante, pero un exceso puede provocarte dolor del caballo.
  6. Frunce tus labios: puede parecer extraño, pero el hacer esto mientras corres te ayuda a concentrarte mejor en la respiración. Obviamente no se trata solo de apretar los labios; recuerda que debes inhalar por la nariz y exhalar por la boca.
  7. Entrena tus pulmones: acostada boca arriba, pon un libro pesado sobre tu abdomen. Inhala llenando de aire tu vientre y exhala relajando los músculos del abdomen. Con este pequeño ejercicio aprenderás a respirar con el diafragma y no con los músculos del pecho.

¿Lista para tu próxima carrera? Prepárate con estos increíbles tips:

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Tlaxcala se ubica en un lugar estratégico, justo al centro de la megalópolis mexicana. Su geolocalización, cercana a la capital y a otros estados, históricamente le ha valido bendiciones y una serie de vuelcos a su destino que se tradujeron en el enriquecimiento de la cultura y un sinfín de delicias culinarias que no pasan desapercibidas.El origen de la cocina tlaxcalteca data de más de setecientos años, con el asentamiento de los primeros grupos que conformaron esta gran civilización. “Al estar cerca del eje neo volcánico Tlaxcala recibe muchas aguas de los deshielos que luego se van al subsuelo y que hacen rica y bondadosa a la tierra”, comenta Irad Santacruz, catedrático de la cocina de su entidad por la Culinary Art School. De ahí que la gastronomía emerge entre insumos inmejorables donde la tortilla es reina. No por nada, Tlaxcala significa lugar de tortillas. Para Francisco Molina, uno de los cocineros más emblemáticos del estado y cuyo restaurante Evoka es una parada imperdible en la visita, los ingredientes primordiales de la región son el maíz y el maguey. Este último es el ingrediente que más orgullo le genera: “De él se ocupa todo. Trato de utilizar la filosofía del maguey en mi restaurante”. Del agave se extrae el agua miel y la miel de agave con sus sabores herbáceos; al fermentarlo se produce el pulque; sus pencas se utilizan para cocciones como la barbacoa; hasta con la plaga del maguey, que es el gusano, se elaboran platillos de buena complejidad. Las milpas crecen por las planicies y ofrecen un puñado de ingredientes que terminarán en una buena sopa. Adicionalmente existe el llamado metepantle, un concepto proveniente de la agricultura prehispánica en el que el ecosistema se crea en torno al maguey. “Cada árbol le otorga ciertas características y ciertos nutrientes al piso, dándole una especie de equilibrio a la tierra. Para mí este es básicamente el origen de la cocina tlaxcalteca”, comenta el chef Francisco. No es un secreto que antes de la llegada de los españoles los tlaxcaltecas estaban sometidos a los aztecas. A forma de castigo por querer deslindarse de pagar impuestos a los habitantes de la región se les prohibió la compra de sal y otros insumos. De ahí que los guisos regionales ocupen pocos ingredientes, pero que aunados a la creatividad y las técnicas han hecho posible una buena variedad.“Aproximadamente se obtienen treinta y cinco ingredientes que forman parte de la culinaria tlaxcalteca, de la cocina tradicional” afirma Irad, en los que los más emblemáticos son el mole de ladrillo, el mole prieto y el atole agrio. “El mole prieto es un mole más ceremonial, un mole más líquido que espeso y que se hace con puerco. El mole de ladrillo es un mole también ceremonial de origen otomí”. Por su parte el atole agrio se elabora a partir de especies de maíz rojo y se sirve con un frijol o ayocote en el fondo.El mole que puede encontrarlo a uno en casi todo el estado es el mole de fiesta, pero claro, con ciertas sazones que van mutando en cada comunidad. Junto al estado de México e Hidalgo, comparte la tradición de la mejor barbacoa del país y la técnica del mixiote. De sopas están las tlatlapas, una sopa espesa que se preparara con frijol amarillo, el chileatole verde y la sopa de milpa común en temporada. El insumo predilecto de la época de lluvias es el hongo comestible que es proteína vegetal en guisos y moles típicos. Pero nada de eso terminaría de amalgamar sin el rey de las bebidas milenarias: el pulque. El pulque es cultura, es ingrediente en copiosos platillos, es la predilección de Quetzalcóatl y por lo que tuvo que redimirse en el exilio. En el lado dulce, Tlaxcala es un paraíso por descubrir. “Están los muéganos tradicionales de Humantla, de Santa Ana, de Santa Cruz y de la capital”; pero también están los tlaxcales –tortitas elaboradas con masa de maíz y azúcar–, los dulces de pepita, las conservas de guayaba, de camote, o de cualquier fruta de temporada. No hay que perderse tampoco los burritos –y olvida el gran envoltorio hecho con tortilla de harina–. En Tlaxcala están hechos de maíz a punto de reventar y van cubiertos por aguamiel, piloncillo o azúcar. Otros postres tradicionales son el chacualole, un postre elaborado a partir de calabaza u otras frutas y aromatizado con canela, piel de naranja y clavo, o los buñelos de rodilla y de viento. Por supuesto, en las fiestas patronales, hay que dejarse conducir hasta el aroma de unos panes de feria. Si de gastronomía callejera hay que hablar, el chef Francisco recomienda las tortas de la 2 de abril. “Son unas tortas que vienen con milanesa de cerdo, chalupa, quesadilla de huitlacoche o de queso, todo va frito. Viene con su ensalada, su jitomate y su pan”. Si se prefiere la tortilla por sobre el bolillo, hay que detenerse en una esquina por tacos de canasta, supuestamente originarios de la entidad. Irad recomienda asistir los viernes el mercado alternativo de productores agroecológicos que se instala en el parque de San Nicolás, el tianguis sabatino de Tlaxcala y el de los miércoles de la Loma: “Ahí no solamente encuentras el producto y a las personas, sino que también seguramente vas a comer delicioso en alguno de sus múltiples puestos”. Y es que sí, dar un paseo por este pequeño estado es probar tradiciones bien conservadas en un contexto de haciendas, de leyendas vivas y cruces de camino.
El té de jazmín va perfumado con el aroma de las flores de la planta de jazmín y aunque a veces se usa té blanco o té negro, la base de esta bebida suele ser té verde, es por eso que el té de jazmín brinda muchos de los mismos beneficios de esta infusión.Por ejemplo, entre los beneficios del té de jazmín tenemos que está lleno de antioxidantes, puede ayudarte si estás en un régimen alimenticio para perder peso, es bueno para el corazón y como remedio casero, puede usarse como enjuague bucal para mantener la salud de tus dientes.Té de jazmín: ¿para qué sirve tomarlo?Como muchos tés, el té de jazmín no tiene valor nutrimental a menos que le agregues leche, azúcar u otra sustancia con valor alimenticio, pero sí contiene algunas vitaminas y minerales en pequeñas cantidades que provienen de las hojas de té verde, como hierro, zinc, potasio y cobre. Puedes tomar hasta 8 tazas de té de jazmín al día, que pueden brindarte los increíbles beneficios de sus antioxidantes, pero no olvides que este té sí contiene cafeína y podría causarte insomnio y nerviosismo si te excedes en su consumo.El té de jazmín está cargado de poderosos compuestos vegetales conocidos como polifenoles llamados catequinas, los cuales actúan como antioxidantes en el cuerpo y protegen a las células contra el daño de los radicales libres. Una catequina particularmente poderosa en el té verde es el galato de epigalocatequina (EGCG), de la cual se ha demostrado que tiene efectos antiinflamatorios y reductores de lípidos en sangre y se ha relacionado con beneficios como la pérdida de peso, un mejor control del azúcar en la sangre, así como la salud cardíaca y oral.Té de jazmín como enjuague bucalYa que el té de jazmín se basa en el té verde, que está lleno de catequinas, puede ayudarte a proteger los dientes contra la caries dental al matar las bacterias formadoras de placa como Streptococcus mutans.Varios estudios han mostrado evidencia de esto y por ejemplo, uno realizado con 15 personas demostró que una solución que contenía catequinas del té verde impidió que Streptococcus mutans produjera ácido cuando se aplicaba a los dientes, el exceso de este ácido puede erosionar el esmalte de los dientes.Otro reveló que el uso de un enjuague bucal a base de catequina de té verde durante 1 semana es tan efectivo para reducir la placa dental como un enjuague bucal antiséptico, mientras que algunos estudios sugieren que el té de jazmín puede combatir el mal aliento al reducir las bacterias que causan el mal olor.
En kiwilimón sabemos que la vida puede volverse muy ajetreada, lo que lleva a experimentar estrés, el cual es descrito por los expertos como un sentimiento de tensión física o emocional. Aunque meditar, hacer ejercicio o tomarte unas vacaciones son excelentes opciones, también puedes combatir el estrés a través de tu alimentación. Aquí te decimos cuáles son los alimentos que debes incluir en tu dieta para sentirte más relajado.Los mejores alimentos para disminuir el estrésSi partimos de la idea de que el cortisol es la hormona responsable del estrés, lo mejor que podemos hacer es consumir alimentos que nos ayuden a disminuir estos niveles.De acuerdo con los expertos, hay muchos alimentos que podemos consumir para combatir el estrés de manera fácil y sencilla. Una de las principales recomendaciones es adoptar la dieta mediterránea, la cual es rica en alimentos que te ayudarán a bajar los niveles de estrés:VegetalesFrutasGranos enterosPescadoPolloGrasas saludablesCabe mencionar que, para bajar los niveles de cortisol, es necesario consumir alimentos con propiedades antiinflamatorias, así como dejar de lado la comida chatarra. Aquí te decimos cuáles son los alimentos que te ayudarán a sentirte mejor de inmediato.También puedes leer: 10 remedios naturales para reducir la ansiedad y el estrésAlimentos ricos en vitamina BHuevosCarne de ResPolloAlimentos ricos en omega-3Gracias a que reducen la inflamación, estos alimentos son tu mejor opción: AguacateChíaLinazaAceite de olivaOstrasSalmónAtúnNuecesAlimentos ricos en magnesioLos expertos indican que el magnesio es benéfico para combatir la inflamación, relajar el cuerpo y metabolizar el cortisol. Puedes encontrar este mineral en los siguientes alimentos:AguacatePepitas de calabazaBrócoliEspinacaPlátanoChocolate amargoProteínasLos alimentos con una buena cantidad de proteína son una opción ideal para combatir el estrés, prueba lo siguiente:LentejasCacahuatesAlmendrasHuevoPechuga de polloQuínoaPechuga de pavoSalmónAtúnCamarónAlimentos que le hacen bien a tu estómagoAdemás de los alimentos antes mencionados, aquellos que son ricos en probióticos y los ingredientes fermentados también son buenas opciones si padeces de estrés:KéfirKimchiYogur griegoKombuchaTambién puedes leer: 6 alimentos que podrían ayudarte a reducir la ansiedadOtros alimentos para reducir el estrésAdemás de incluir alimentos típicos de la dieta mediterránea, hay más opciones para ti.Té de manzanillaLa manzanilla tiene un sinfín de usos medicinales y por si no fuera suficiente, también te ayudará a relajarte. Según algunas investigaciones científicas, el té y el extracto de manzanilla han demostrado ser eficientes para reducir los síntomas de la ansiedad y la depresión, así como a promover el sueño.MatchaDisfruta un delicioso matcha latte por las mañanas, pues esta bebida te ayudará a disminuir el estrés. Gracias a que esta sustancia contiene L-teanina, este té es de gran ayuda para combatir el estrés. Sin embargo, busca opciones que contengan bajos niveles de cafeína.AlcachofaAnímate a incluir alcachofa en tu dieta, pues es una planta rica en prebióticos y fibra, lo que tienes grandes beneficios para tu salud intestinal. Por otro lado, cabe mencionar que estudios recientes indican que los prebióticos que podemos encontrar en la alcachofa ayudan a reducir los niveles de estrés. Recuerda que esta planta también es rica vitamina C y K, así como en magnesio y potasio, vitaminas y minerales que son esenciales para contrarrestar el estrés.PerejilAdemás de ser una hierba aromática básica en la cocina, el perejil también te ayudará a reducir el estrés, ya que es rico en antioxidantes, lo que te protegerá contra el estrés oxidativo. Cabe mencionar que este tipo de estrés está relacionado con diferentes enfermedades, incluyendo la ansiedad y depresión.También puedes leer: Aprovecha estas 6 hierbas de cocina para combatir el estrésAlimentos que debes evitarSi estás estresado, lo más recomendable es que no consumas los siguientes alimentos, ya que incrementan tus niveles de cortisol:Bebidas alcohólicasAzúcarCafeínaPostres, pastelitos, galletas, etc.RefrescoRecuerda que, aunque una dieta rica en alimentos saludables y balanceados es una gran opción para combatir el estrés, también es importante que duermas lo suficiente, te ejercites y te mantengas saludable en general. En caso de que el estrés aumente, es esencial que consultes a un especialista.
Difícilmente olvidaré ese día. A lo largo y ancho de la hacienda de la familia Maza, los tambores y los acordeones marcaban el paso de los danzantes tradicionales. Alrededor, cocineras de toda la región mostraban su oficio a través de moles de todos los colores, adobos espesos y caldos picantes. El mezcal se abría paso entre las mesas. Tal escenario sólo podría significar una cosa: celebración. Unos minutos antes se había realizado el sacrificio de chivos en La Tradicional Matanza, Huajuapan de León, en el marco del festival Cofradía Mixteca. Con esta primera verbena se dio también por inaugurada la temporada de mole de caderas, tradición de las regiones mixtecas de Oaxaca, Puebla y Guerrero. Los organizadores –Alejandro Ruiz (chef de Casa Oaxaca y presidente de la CANIRAC en Oaxaca), Rodolfo Castellanos (chef de Origen), José Manuel Baños (chef de Pitiona) e Israel Loyola (chef de Restaurante Sin Nombre)–, por segundo año consecutivo, dieron cita en Oaxaca a cocineras tradicionales y a chefs de los restaurantes más emblemáticos de México. Durante los cuatro días que duró el festival fuimos invitados a un desfile de saberes y cultura volcada al plato con el fin de probar una de las siete gastronomías oaxaqueñas más relevantes: la mixteca. En el restaurante de Doña Chonita recibimos el sol con una taza de atole blanco en la mano y su desayuno mixteco. En el restaurante Obispo nos paseamos por un menú degustación con paradas de barbacoa, maíz quebrado y menudencias. Una de las noches brindamos con los mezcales de trazabilidad de Archivo Maguey y comimos tetelas rellenas de amarillito en Maguey y Maíz. Pero quizás la cumbre sucedió en el cierre, el domingo. Los treinta y cinco cocineros invitados hicieron uso de los ingredientes, las técnicas y los guisos de la región para inspirar sus propias sazones. Comimos toda suerte de delicias oaxaqueñas y otras más con toques del mundo: mole con curry (de Oscar Torres), estofado de chivo no nato (de Chuy Villarreal), el mole de luto (de Celia Florián), jocoque con setas (de Alfredo Villanueva), pepián de hoja Santa y coliflor (de Daniel Nates).Y es que se necesitan muchos días y decenas de manos para exhibir la gastronomía mixteca como se merece. La región resalta por la pobreza de sus suelos sobre las que crecen pocos ingredientes; en cambio, la creatividad de las comunidades es la que ha dado múltiples frutos. (Si cada familia tiene una forma de cocinar cierto guiso, la variable de platillos es infinita.) En la lista de tradiciones gastronómicas locales se encuentra la crianza del chivo –actividad relevante desde la llegada de los españoles–, el uso del guaje y el chile costeño, así como el cultivo de diversas especies de maíz.El mole de caderasLa chef Olga Cabrera Oropeza es mixteca. Ella aprendió todo lo que sabe de cocina de su abuela –Doña Chonita–, de su madre y su suegra. En el restaurante Tierra del Sol, instalado en la capital oaxaqueña, recupera los sabores de su comunidad en un contexto idílico.Para ella, “el mole de caderas es uno de los platillos con más identidad puesto que está preparado con ingredientes locales, como el chile costeño, que le da picor a toda nuestra cocina mixteca. Y luego también tiene guaje. Es tan importante que, de hecho, Huajuapan significa ‘guajes junto al río’”. Las cabras además son cebadas de manera natural con hierbas, como la pepicha, que crecen únicamente en la región. Esto le otorga un sabor único y penetrante al mole de caderas. Cuando la temporada termina, la fiesta continúa. Los locales preparan un mole de barbacoa, de sabor similiar, que se realiza a partir de los huesos del chivo.Los otros guisos mixtecosOlga me explicó que la cocina mixteca tiene cinco estandartes culinarios: el chileajo, el pozole mixteco, el huachimole, el mole de fiesta y los otros moles hechos con semilla de guaje. De chileajos los más comunes son el rojo y el amarillo. Y como su nombre lo indica, se prepara con ajos asados, clavos de olor, chiles costeños amarillos y ajonjolí.Confieso que nunca había probado el pozole mixteco. Bajo el cuidado de Doña Chonita y de Olga, difícilmente lo olvidaré. A diferencia de otros, se prepara con un maíz nativo, más duro que el pozolero, por lo que hay que estar atizando el fuego de la leña durante toda la noche. El caldo, hecho con hoja Santa, tiene un color neutro. Cuando se le añade un mole especiado, con fuerte sabor a clavos, es que adquiere ese color rojizo particular. Además del mixteco, en la temporada de pozole en el mes de septiembre se prepara un pozole verde y el pozole de la costa.El mole de fiesta mixteco es considerado negro, aunque su color apunta más hacia el colorado. Es ligeramente dulce. Picante, sólo lo suficiente. “El mole de fiesta mixteco es un mole espesado con muchas semillas: mucha almendra, ajonjolí; las semillas del chile no las quemamos. Solamente pasan por un tostado. Los chiles deben de quedar crujientes, pero no deben de quemarse porque este no es un mole amargo”, confirma Olga.En la cocina mixteca se pueden encontrar panes con fermentación de pulque que generalmente se cuecen a nivel de piso en hornos de piedra. “Tenemos dulces de calabaza, panes rellenos de calabaza, encaladas o regañadas”. Las encaladas son unas tortillas dulces, elaboradas a partir de harina de trigo, y cubiertas por una capa blanquecina que se asemeja al betún. Lo adornan salpicones de color rosa. Por su parte las regañadas son una suerte de galletas con el sabor de la manteca de cerdo y revolcadas con azúcar y canela.Hay mucho más. En cinco días probé todo cuanto pude pero las recetas se me escapaban entre los dedos. Faltaría sentarse a la mesa de cada casa y descubrir preparaciones únicas como la que la cocinera tradicional y dueña de Obispo, Uveira Cruz me dio a probar el primer día: un estofado hecho con aceitunas y pollo que me aseguró, no probaría en otro lugar. No se me va de la cabeza. Así es la mixteca. Cada familia es un libro de historias y herencias y, cada guiso, un lenguaje tan único como la propia sazón. 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD