Alimentos que dañan tu sistema inmune
Salud

Alimentos que dañan tu sistema inmune

Por Kiwilimón - Julio 2015
Para funcionar adecuadamente tu sistema inmune necesita de una buena alimentación, de lo contrario se incrementa el riesgo de contraer enfermedades infecciosas, como la gripe. Investigadores de la Harvard Medical School indican que existe evidencia, al menos en animales, de que la deficiencia de micronutrientes, por ejemplo de zinc, selenio, hierro o cobre, alteran la adecuada respuesta inmune. Situación que podría pasar también en las personas. Para evitar que tu sistema inmune resulte dañado por una mala alimentación, te presentamos aquellos que debes evitar. 1. Refrescos Debido a que pueden contener entre 30 y 50 gramos de azúcar en una sola lata. De acuerdo con el “Associated Content” este dulce ingrediente puede disminuir tu sistema inmune en solo 10 minutos después de tomarla. 2. Carnes rojas Tienen una gran cantidad de sustancias tóxicas, especialmente la grasa animal ya que inhibe la formación de linfocitos. 3. Café Aunque te despierte por la mañana, la cafeína en exceso tiene la capacidad de reducir tu respuesta inmunitaria ante las enfermedades, indican expertos de la Cleveland Clinic. 4. Sal Su consumo excesivo está relacionado con el crecimiento de células de las enfermedades autoinmunes. Así, el sistema inmune actúa sobre los tejidos sanos, dañando al propio cuerpo y olvidándose de luchar contra los agentes patógenos. 5. Lácteos enteros Los productos lácteos contienen una molécula que los seres humanos no producen naturalmente llamada Neu5Gc. Las células absorben este compuesto, y con el tiempo el organismo produce anticuerpos en contra de ella. Los expertos de la Harvard Medical School recomiendan que en lugar de estos alimentos, procures consumir ajo, que tiene la capacidad de combatir ciertas enfermedades; ginseng que estimula la función inmunológica. Ver artículo original.

Notas recomendadas

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El té verde es una legendaria bebida que se consume en todo el mundo, pues se dice que está llena de propiedades benéficas para la salud. En Kiwilimón te contamos un poco más sobre los beneficios de este maravilloso té y cómo cuidar tu piel de los puntos negros y el acné sin salir de casa. ¿Cuáles son los beneficios del té verde? De acuerdo con un artículo científico publicado en 2010, el té verde se exportó de la India a Japón durante el siglo XVII. A través de los años, este té ha ganado gran popularidad entre los consumidores gracias a sus muchos beneficios, a tal punto de que se producen alrededor de 2.5 millones de toneladas de hojas de té al año para cubrir la demanda mundial. En cuanto a sus muchos beneficios para la salud, los expertos señalan que el té verde ayuda a bajar los niveles de colesterol y mejora el flujo de la sangre. Por si fuera poco, este maravilloso té es un gran aliado a la hora de cuidar tu corazón, pues previene la hipertensión y otros problemas cardiacos. Por otro lado, algunos estudios han encontrado que el té verde es excelente para mantener tu cerebro saludable, así como para prevenir el Alzheimer. Por si fuera poco, esta bebida también ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre estable, por lo que es una gran opción para aquellas personas que padecen diabetes. ¿Cuáles son los beneficios del té verde en la piel? Este maravilloso té es una gran opción para evitar la irritación y el enrojecimiento de la piel debido a que contiene una gran cantidad de polifenol, una sustancia llena de antioxidantes. Por su parte, los antioxidantes son de mucha ayuda, pues te harán lucir una piel sana. Por otro lado, gracias a todos los antioxidantes que contiene este té, se vuelve un gran aliado para prevenir el envejecimiento prematuro, pues un estudio publicado en 2003 encontró que esta increíble bebida ayuda a rejuvenecer las células de la piel, por lo tanto, consumir té verde puede ser muy útil para combatir los signos del envejecimiento y para que tu piel luzca radiante. En el caso de la vitamina B2, presente en el té verde, esta sustancia ayuda a lucir una piel más joven. Según los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU., esta vitamina, también conocida como riboflavina, es esencial para el crecimiento, desarrollo y funcionamiento de las células del organismo. Por si fuera poco, esta bebida podría ayudar a tratar el acné gracias a sus propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y antioxidantes. Un estudio científico publicado en 2017 señala que cuando el polifenol se aplica en la piel, esta sustancia ayuda a reducir la producción de grasa, la cual suele tapar los poros y causar la aparición de barritos y puntos negros. Ya lo sabes, lucir una piel radiante y joven es una cuestión de salud, pues entre más saludable y nutritiva sea tu dieta, mejor lucirá tu piel. ¿Cómo preparar una mascarilla de té verde? Para preparar una mascarilla de té verde para puntos negros y barritos, lo único que tienes que hacer es mezclar el té con otros ingredientes naturales que ya tengas en casa: miel, aloe vera, avena, yogur natural, aguacate, entre muchos otros ingredientes. Recuerda que, en caso de presentar un caso severo de acné, lo ideal es consultar a un especialista.
El imponente bosque de coníferas coquetea con robarme la atención, sin embargo, mis sentidos se concentran en algo más: ahí, subiendo los escalones de las calles empedradas de Tlalpujahua, están los puestos de comida del mercado. Hay ollas exhalando el humo de sus tamales y corundas, conservas y ates acorralados por las abejas, pan apilado en bolsas. Ay, con el pan de pulque. Ay, con el pan de pucha. En Michoacán, la naturaleza es la que llama pero es la comida la que obsesiona a regresar. Quien no ha ido a comer a este estado se ha perdido de una de las tres mejores gastronomías regionales del país. Más claro, imposible. Michoacán es un conglomerado de michoacanes. La zona lacustre, el mar, la milpa, el bosque albergan una tradición, una colección de sabores enmarcados por las técnicas ancestrales y los ingredientes endémicos. A esa suma cultural, a esas coordenadas geográficas, les debemos más que éxtasis culinarios. Gracias a ellas aparecemos en la única lista que importa: la del Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. “La gastronomía michoacana es única por la alineación de un paisaje fértil con muchos tipos de terreno y lagos ricos en pesca, así como una cultura prehispánica que ha pasado sus tradiciones a través de generaciones”, asegura el arquitectico Fernando Vela, presidente del Festival gastronómico Morelia en Boca. Desde sus heterogéneos rincones, collage de imágenes y climas, salen productos excepcionales como los charales, el pescado blanco, la trucha. En la meseta purépecha se dan productos como el amado aguacate; en Zamora del Valle, las fresas; en Valle de Apatzingán, los limones, las moras; en la milpa, esos maíces rojos, negros, azules, amarillos con la mineralidad en las entrañas; de Cotija, su queso. Aunque de quesos no son los únicos, pero sí los más prestigiosos. Otros menos conocidos son los quesos de la Ruana, de Tierra Caliente, frescos u oreados.Las manos detrás de la cocina complementan esta suerte de sortilegio. Lucero Soto, una de las chefs más representativas de la región, cree que el verdadero tesoro está en las cocineras tradicionales. Nombres como Esperanza Galván resuenan en embajadas del mundo haciendo lo que mejor saben hacer: ser guardianas de recetas y técnicas, exportadoras de cultura; ella, particularmente, de la purépecha. También está Blanca Villagómez, en Tzintzuntzan, quien según el arquitecto Fernando prepara una hueva de pescado en salsa de guajillo como ninguna otra. Lucero Soto, por su parte, no es cocinera tradicional pero acerca el folklor michoacano de las calles a los manteles emblemáticos del país desde el Restaurante Lu Cocina Michoacana. No se puede dejar de mencionar a Mariana Valencia de Cocina M, en Uruapan.En Morelia hay que emprender un peregrinaje por carnitas Don Raúl, o encaminarse de filón hasta Quiroga para probarlas confitadas en cazo de cobre. Ante una señora con una cubeta de charales hay detenerse por un taquito de tortilla de maíz, un puñito de charales fritos y unas gotitas de limón –poquita, porque no queremos críticas–. De mañana hay que estar por la catedral o el mercado y sentarse en uno de esos locales con nombres de mujeres para ser provistos de platos de plástico rojo y unos uchepos con los sabores del elote, unas corundas con la trinidad mexicana de la garnacha –crema, salsa y queso– y un atolito dulce.Yo no me pierdo la sopa tarasca para el medio día o las atapakuas purépechas, parecidas al mole; se preparan semillas como el cacahuate o la pepita de calabaza y van acompañados de verduras y carne. En Lu me gusta probar las enchiladas morelianas de pato que inhabilitan cualquier tipo de insatisfacción. El arquitecto Fernando prefiere la xanducata (una especie de pipián elaborado también con pepita), las jahuácatas (una corunda preparada en capas y que lleva frijoles) y por supuesto, el aporreadillo de Tierra Caliente. Como gran conocedor de la gastronomía de aquel estado habla del churipo purépecha (un plato de cuchara), del mole de queso y el conejo estirado, tradicional de Corpus Christi.A la hora del postre la gastronomía michoacana ofrece variedad. Los chongos zamoranos, la fruta en conserva y los ates pueden conseguirse en las tiendas que resguardan mujeres ataviadas con vestidos virreinales. Lucero Soto dice que cuando el antojo llama a mitad de calles hay que recurrir al gazpacho moreliano.Yo no dejo el estado sin comerme unas morelianas de cajeta, nuez y papel estrella o sin buscar por cielo, mar y tierra la mejor heladería, esa que venda una buena nieve de pasta de gusto avainillado, tradicional de Pátzcuaro. Cuando llega la hora pido uno doble. Y es que Michoacán, nada de sencillo. Eso nunca.
Un método muy efectivo y popular para limpiar hogares, oficinas y otros espacios de uso común, es la mezcla de canela con vinagre. Esta tendencia está cobrando cada vez más fuerza ya que trae múltiples beneficios que te encantarán. ¡Aprende cómo limpiar tu hogar con canela y vinagre! Además de que el vinagre es un poderoso desinfectante natural y la canela deja un aroma fabuloso, se dice que juntos son un gran remedio para limpiar las energías de los espacios. Si sientes que hay un ambiente pesado en casa que está influyendo en tu humor o comportamiento, atrévete a aplicar este remedio para la limpieza de tu hogar con este paso a paso. ¿Cómo trapear con canela y vinagre? Barre tu hogar de adentro hacia afuera y asegúrate de recoger la basura fuera de casa.En una cubeta, mezcla agua y abundante cantidad de vinagre, de preferencia blanco. Trapea también de adentro hacia afuera. Una vez que termines, limpia y enjuaga tu trapeador y tira el agua de la cubeta.Ahora hierve 2 litros de agua con 2 rajas de canela o un poco de canela en polvo. Asegúrate de que la canela suelte todo su contenido.Trapea en sentido contrario con el agua de canela, es decir, de afuera hacia adentro. Esto ayudará a armonizar las energías en tu hogar y dejará un aroma irresistible que perdurará un buen rato.Por último, tira el agua en el drenaje y enjuaga completamente tu trapeador.Ya sea que quieras limpiar las energías de casa o simplemente desees desinfectar tus espacios a conciencia y dejar un increíble aroma, este remedio de limpieza con canela y vinagre no te defraudará. ¿Conoces algún otro consejo infalible de limpieza con vinagre?
El pozole es uno de los platillos más antiguos, deliciosos y nutritivos que la gastronomía mexicana tiene para ofrecer. Por un lado, el pozole es un caldo muy económico y rendidor, por lo que es ideal para servir durante grandes reuniones. Por si fuera poco, también es nutritivo, pues contiene proteína, poca grasa y verduras crudas. Este platillo, ideal para dar el grito este 15 de septiembre, toma su nombre de la palabra náhuatl “pozolli”, que significa espuma. Según el académico Alfonso de Jesús Jiménez Martínez, todo indica que el pozole fue un plato ceremonial que solo consumían los emperadores o sacerdotes del más alto rango durante ocasiones especiales. Y aunque hoy en día ya no se prepara con carne humana, este platillo se sigue sirviendo en ocasiones especiales. En Kiwilimón te invitamos a conocer más sobre los platillos que le dan identidad a nuestra gran tradición gastronómica. ¿Qué tan antiguo es el pozole?El pozole es uno de los platillos más tradicionales de nuestro país, pues era muy popular entre los antiguos aztecas. Este platillo era tan importante para aquella cultura que se servía dentro de contextos rituales específicos, según el arqueólogo Ulises Chávez Jiménez. Hoy en día, el pozole ya no es parte de rituales de sacrificio, sino más bien un platillo que se prepara en fiestas y todo tipo de celebraciones, tales como el Día de la Independencia. Cada 15 de septiembre, millones de familias mexicanas festejan esta fecha con un delicioso plato de pozole, el cual también es parte del recalentado del día siguiente. Diferentes tipos de pozole De acuerdo con la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios, actualmente existen alrededor de 20 recetas de pozole, sin embargo, las principales variedades son tres: pozole rojo, pozole blanco y pozole verde. Pozole blancoEl pozole blanco es quizá el más popular en la zona centro. Se prepara con carne de cerdo, maíz cacahuazintle, ajo, cebolla y otras especias. Suele acompañarse con tostadas, lechuga, jugo de limón, rábanos, cebolla picada, orégano y chile. Esta receta puede variar dependiendo de cada familia o restaurante, pues la carne de cerdo se puede cambiar por pollo o vegetales. Pozole rojoEl famoso pozole rojo proviene de Jalisco y Sinaloa, aunque su popularidad ha llegado a muchas partes del país. Este rico pozole rojo se prepara con carne de cerdo, maíz cacahuazintle y una salsa de chiles secos, lo que le da su característico color. Se acompaña con lechuga, cebolla, rábanos, orégano, jugo de limón y tostadas. Pozole verdeEsta deliciosa versión del pozole se originó en el estado de Guerrero, en donde se le agrega tomate verde, perejil, cilantro, chile y pepita de calabaza. A diferencia del pozole blanco y del pozole rojo, el pozole verde solo se acompaña de cebolla picada, orégano, chile piquín y jugo de limón. Por otro lado, las recetas más tradicionales añaden un huevo al rico pozole, así como chicharrón, aguacate y sardinas. A pesar de que la receta es un poco diferente, ¡las crujientes tostadas no pueden faltar! Cabe mencionar que la Ciudad de México también tiene su propia versión de pozole verde, la cual se prepara con chile poblano y tomate verde. ¿Cuál de estos deliciosos pozoles vas a preparar el próximo 15 de septiembre?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD