Año Nuevo, hábitos alimenticios nuevos
Salud

Año Nuevo, hábitos alimenticios nuevos

Por Kiwilimón - Diciembre 2018

El comienzo del Año siempre es una oportunidad para hacer borrón y cuenta nueva. Si en el último año sentiste que no estabas cuidando bien tu cuerpo o que tu salud comenzaba a sufrir los estragos de tu estilo de vida, aprovecha el Año Nuevo para construir nuevos hábitos alimenticios.

¿No tienes ni idea de por dónde comenzar? Estos son los hábitos que mejorarán considerablemente tu salud.

Bebe más agua natural. Cuando no tomas suficiente agua, el cuerpo se deshidrata. Esto puede provocar problemas de salud, hacerte sentir débil y comerás de más. Este año hazte el propósito de beber dos litros de agua natural todos los días.

Come cinco veces al día. Los periodos de ayuno prolongados hacen que los niveles de azúcar se desestabilicen, haciendo que tengas más antojos de comida chatarra. Mantén tu metabolismo a buen ritmo con cinco comidas al día.

Desayuna bien todos los días. Jamás comiences tu jornada sin haber desayunado. El brincarte esta comida no solo hace que sea más difícil arrancar motores, sino que además está relacionado con el aumento de peso. Inicia todos los días con una comida balanceada.

Busca siempre frutas y verduras frescas. Parte de una buena alimentación, es comer menos comida con conservadores. Sí, es muy sencillo tener todo en reserva como enlatado, pero para absorver verdaderamente bien los nutrientes, tu cuerpo necesita comida fresca. 

Cocina más. Este año lucha contra la flojera y las prisas, y métete más a la cocina. El tiempo que inviertas en la preparación de tus comidas te ayudará a hacerte más consciente de tu alimentación y de tus hábitos alimenticios.

Mejora tu relación con la comida. La ansiedad, el temor y la frustración son algunas emociones que pueden llevarnos a comer sin tener hambre necesariamente. Analiza las razones por las cuales comes y descubre si hay algún patrón que desencadene
algún comportamiento negativo hacia la comida.

Prueba nuevos alimentos. Date la oportunidad de descubrir nuevos sabores. Prueba nuevos ingredientes y estilos diferentes de comida. Es bueno tener platillos favoritos, pero no limites tu experiencia gastronómica a un par de recetas ya conocidas.

Y sobre todo recuerda: Haz ejercicio tres veces por semana, aunque suene a cliché, en verdad tu cuerpo necesita que hagas más ejercicio. Y no se trata solo de una cuestión de perder peso, la actividad física tiene la capacidad de hacerte sentir mejor y con más energía.

¿Tú ya tienes tus propósitos para el Año Nuevo? Si lo que quieres es comenzar a cocinar más, estas recetas son perfectas para ti:

Ensalada de Camote con Frutos Secos

Croquetas de Camarón con Salsa de Habanero

Ensalada de Espinacas con Fresas



Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Admítelo: algunos de tus utensilios de cocina ya pasaron por su mejor momento y es la hora de buscar un reemplazo. Piensa que ahora que comienza un nuevo año es la oportunidad de hacer renovaciones en todos los aspectos, incluyendo tu cocina.Aunque algunos utensilios de cocina están destinados a durar para siempre (como los de acero inoxidable) hay otros que necesitan ser cambiados regularmente, pero ¿cómo saber si es el momento de cambiar tus utensilios? Fácil, nosotros te decimos cómo.Las toallas para la cocina. Cuando por más lavadas que les hayas dado siguen teniendo un olor desagradable, o ahora la textura no es tan suave y se ha vuelto un poco acartonada, es el momento de remplazarlas. Sobre todo, si las toallas ya están deshilachadas, rasgadas o muy maltratadas. Recuerda que los trapos y toallas de cocina guardan una cantidad considerable de gérmenes, sin importar cómo las laves o cuántas horas las dejes expuestas al sol. Las esponjas. Mientras sigan lavando, las seguimos usando, pero ojo, las esponjas son el utensilio que se tiene que cambiar con más frecuencia y sin necesidad de que se parta en dos o le falte un cachito. Cuando huele mal o ya está rota piensa en todas las bacterias que puede guardar. Además, toma en cuenta que estar casi todo el tiempo mojada, ocasiona que garde gran cantidad de gérmenes y bacterias que estarás pasando a tus trastes "limpios" o recién lavados.Las cucharas de madera. ¿Cómo saber cuándo debes cambiar tu cuchara? Muy fácil: porque ya es casi imposible servir la comida de lo roto que está. Una cuchara de madera cuida mucho tus sartenes antiadherentes, pero si está rota deberás desecharla. Una de las razones principales es que podría desprender algún residuo de madera y quedarse en la comida o en el sartén. El pelador de papas. Los mejores son los de acero, pero son lo que se oxidan más rápido. Si pierdes más tiempo peleando con tu pelador que con un cuchillo es hora de cambiarlo. Por lo general hay que cambiarlos porque se rompen, se doblan o simplemente están muy oxidados.Los contenedores de plástico. Los famosos tuppers son otros de los utensilios que deberás cambiar en algún punto. Cuando tengan manchas imposibles de quitar, estén rallados o tengan un olor penetrante, es hora de mandarlos al bote de basura. De preferencia, es mejor que utilices recipientes de vidrio para conservar mejor la comida y para que cuando la guardes, no se contaminen por el plástico. Aprovecha esta temporada para hacer un cambio en los utensilios de tu cocina y estrénalos con estas recetas:Volovanes de champiñones cremososCheesecake de elote con rompopeTrufas de leche condensadaRollo de tamal relleno de cochinita
Semana Santa siempre es un pretexto para darle una vuelta de tuerca al menú cotidiano. Más mariscos, platillos y dulces típicos, y recetas sin carne hacen de esta temporada una delicia para chicos y grandes.Para que vayas ampliando tu recetario de comida de Cuaresma, te presentamos las mejores recetas para preparar en Semana Santa:Pescado empapelado a la mexicanaUna receta económica y fácil de preparar. Pocos ingredientes, sin mucha preparación ni tiempo de cocción, además de ser bajo en calorías. Ideal para quienes no quieren pasarse las vacaciones cocinando.Camarones a la hawaianaUna receta que nos recuerda el clima tropical con trocitos de piña y una deliciosa salsa chipotle. Un platillo exótico para paladares aventureros. Recuerda que debes cocinar los camarones solo durante unos 10 minutos. Si te pasas, pueden quedar secos o duros. Sandwich de atún cremosoAntes de que descartes esta receta déjanos decirte que este no es el típico sándwich de atún. El toque especial que le dan el yogurt griego y el pan de arándano hace que tenga un sabor diferente. Una alternativa ligera para comer antes de pasear o durante un día de campo.Ensalada cremosa de salmónEsta ensalada se convertirá en la favorita de la temporada gracias su combinación de sabores, sin contar que es rica en Omega 3 y Vitamina B12. Fácil, rica y saludable. ¿Te asustan las calorías? ¡Despreocúpate! La textura cremosa de esta ensalada se debe al delicioso yogurt griego, un alimento naturalmente bajo en grasas. Ensalada caliente de lentejasNo importa que sean de los alimentos típicos de Semana Santa, las lentejas siempre pueden sorprenderte. Dales un giro y prepáralas con un poco de pimiento morrón y jitomate cherry. Ahórrate unos minutos usando lentejas enlatadas. Sopa de rajas con eloteLas recetas sin carne no tienen que ser aburridas. Esta sopa te dejará sin palabras por lo fácil de su preparación y su delicioso sabor. Atrévete a probar una nueva versión de las clásicas rajas con elote.CapirotadaPor supuesto que no puedes pasar la Semana Santa sin un buen plato de capirotada. Aunque hay miles de maneras de prepararla, te compartimos la tradicional receta que satisface hasta al más quisquilloso. El cierre perfecto después de una típica comida familiar. La capirotada remonta sus orígenes a la época del imperio romano, en el siglo IV y principios del siglo V,  pero es en la cocina española donde adoptó el nombre de  "Almondrote". En aquel entonces, este tradicional platillo de Semana Santa se asimilaba solo en la base principal a la que conocemos actualmente, donde el pan era remojado en capas acompañada de caldo y carne de perdiz asada.Guayaba en almíbarUna excelente fuente de vitamina C hecha en un delicioso dulce. La mejor opción de un postre ligero después de los grandes menús que suelen prepararse en estas fechas. En lugar de usar azúcar sustitúyela con algún edulcorante para preparar una versión baja en calorías. ¿Se te antojó alguna de estas recetas? Cuéntanos qué recetas sueles preparar en la temporada de Semana Santa.
El elote es delicioso en cualquiera de sus presentaciones, pero sin duda los esquites se llevan el premio a la botana más versátil y rica. Además de agregar la tradicional dupla de chile y limón, los esquites pueden prepararse de muchas maneras. Conoce algunas de las nuevas formas de comer esquites.Con tuétano. Le estarás dando un extra proteína, porque un vasito de esquites con chile y epazote es una exquisitez, pero si además le añades a la fórmula un tuétano, la cosa cambia increíblemente. Esta botana típicamente callejera se ha convertido en la favorita de esos foodies que buscan una cena un poco más contundente.Frituras y más frituras Los esquites son una botana tan adaptable que pueden combinarse con muchos ingredientes. En este caso, las frituras de maíz se mezclan con los granos de elote, crema, salsa, cueritos, verduras y un largo etcétera. Aunque las posibilidades de preparación son casi infinitas, aquí lo más importante comienza por elegir las papitas de tu preferencia.Comida completa Los esquites son, hasta cierto punto, una sopa de elote muy básica. Por eso, no es extraño encontrarnos con variedades que incluyen algún tipo de carne. Los esquites con mollejas, carne molida o patas de pollo se parecen más al caldito que te preparaba tu mamá, por lo que podrían considerarse más una comida que una botana. Si no comes carne, no te preocupes. También hay opciones veganas con champiñones.Versión ecológica El vasito de unicel en el que te sirven tus esquites tarda, por lo menos, 100 años en degradarse. Por esta razón, servir los esquites sobre una hoja de elote es una opción más ecológica que no afecta en absoluto el sabor del platillo. La próxima vez que vayas a comprar un esquite, pide que te lo sirvan sobre una hoja de elote. Así estarás disfrutando una deliciosa botana mientras cuidas el medio ambiente.A pesar de ser súper tradicionales, los esquites siempre están evolucionando. ¿Conoces alguna otra forma de preparar esta rica botana? Compártenos tus ideas.
La dieta paleo parte del principio de que los seres humanos estamos adaptados a nivel genético para comer ciertos alimentos, precisamente los que comían nuestros antepasados en la época paleolítica.Con esto se busca seguir una dieta muy natural, donde los principales alimentos sean carne, frutas, verduras, pescados, mariscos, frutos secos y raíces. De esta manera, la dieta paleo descarta el consumo de productos que se incorporaron hace relativamente poco tiempo a nuestra alimentación: lácteos, azúcares procesados, harinas, legumbres y cereales.El problema con esta dieta es que muchos alimentos que se consideran saludables, o incluso indispensables, están prohibidos. Entonces, seguirla puede ser un poco complicado. Si estás pensando en modificar tu alimentación, estos tips te ayudarán a que sea más fácil seguir la dieta paleo.Planea con tiempo tus comidas Si te esperas a ver qué vas a comer hasta el último momento, es más probable que termines rompiendo la dieta. Organiza tus comidas con tiempo y, de ser posible, prepáralas con anticipación. Así no tendrás pretexto  para comer otra cosa.Llena tu refrigerador de vegetales Cada vez que vayas al súper mercado compra vegetales. Si tienes tu cocina llena de alimentos permitidos podrás alimentarte tranquilamente sin romper las reglas.Aprende a sustituir ingredientes Tal vez no puedes tomar leche, pero hay otros productos que  pueden funcionar como sustitutos y que están dentro de lo permitido en la dieta paleo. Para cumplir con tus objetivos tienes que ser muy creativo para aprender a sustituir ingredientes.Date tiempo para adaptarte Todos los cambios de alimentación implican un esfuerzo. Tu cuerpo, pero, sobre todo, tus papilas gustativas necesitarán tiempo para adaptarse a este nuevo régimen. Es natural que al principio todo te sepa insípido o que se te antojen más las cosas dulces. No te desanimes.Acostúmbrate a leer las etiquetas No porque algo esté empacado significa que está prohibido. Antes de descartar un alimento revisa su etiqueta. En una de esas puedes comer más de lo que pensabas.Seguir la dieta paleo es más sencillo de lo que parece. Si se te antoja hacerlo, pero no sabes por dónde empezar, te sugerimos checar nuestro Reto Paleo. Aquí encontrarás los menús para todos los días de la semana. ¡Anímate a seguirlo!
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD