Bebidas energéticas, ¿saludables o dañinas?
Salud

Bebidas energéticas, ¿saludables o dañinas?

Por Kiwilimón - Enero 2016
Hoy en día vivimos una vida movida, a veces estresante y un plus que nos ayuda a mantenernos alerta es una buena bebida energética. Lo que sigue en debate es qué tan buenas son para nosotros esas bombas de energía que además vienen con algunos otros ingredientes que podría no ser exactamente saludables para nosotros. Hoy te decimos si aquellas bebidas son buenas para ti o no. 1. Mezclar bebidas energéticas con alcohol representa un riesgo para la salud, es un hecho. Mientras las bebidas activan el ritmo cardiaco el alcohol lo deprime y esto puede causar descompensación en el cuerpo. 2. La bebida energética promedio tiene una cantidad de cafeína que equivale a 4 tazas de café cargado. Sobra decir que estos es malo para el sistema cardiovascular y nervioso. 3. Una dieta balanceada y 8 horas de sueño por noche dan más energía, comprobado, que cualquier bebida energética en el mercado. 4. Las bebidas energéticas podrían ser adictivas, no en la medida que el alcohol u otras drogas recreativas, pero si producen una adicción física después del uso continuo. 5. Si usas una de estas bebidas para activarte y hacer ejercicio nunca pases de 250 mg al día, de lo contrario puedes sufrir de insomnio crónico. 6. Si consumes de estas bebidas trata que sea sin azúcar pues las que no son light contienen entre 30 y 50 gramos de azúcar por lata, que combinada con la cafeína pueden provocar una fuerte subida de peso. 7. Algunas bebidas energéticas venden la idea de que tienen productos saludables como el ginseng, pero en todo caso la cantidad de estos ingredientes que tienen es mínima y no hace una diferencia. Es simplemente un truco publicitario. Para obtener energía naturalmente te recomendamos las siguientes bebidas 100% sanas y 100% libres de daño:
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿La hora de la comida se convierte en una batalla campal en tu casa? ¡Aguas! Lo que podría parecer un simple berrinche puede convertirse en un mal hábito. Se considera a un niño o niña como “picky eater” cuando se niega a probar nuevos alimentos, no come la cantidad que le corresponde, rechaza la comida saludable o simplemente no quiere sentarse a comer. Si bien para muchos niños solo es una etapa, la edad en que dejan de ponerle “peros” a la comida puede variar.¿Por qué los niños se hacen quisquillosos con la comida?Normalmente se asocia este tipo de comportamientos a la etapa en la que el niño trata de demostrar su autoridad, alrededor de los 2 años; sin embargo, también puede tratarse del rechazo a ciertas situaciones (falta de una rutina para comer, peleas en la mesa, mal ambiente familiar), algún problema de salud que le impida comer apropiadamente, como el reflujo, o simplemente fue acostumbrado a ciertos alimentos o sabores desde temprana edad.Consejos para hacer que tu hijo coma saludablemente:Haz que la comida sea toda una experiencia: crea un ambiente atractivo con cosas que le interesen, como hablar de su caricatura o actividad favorita. Trata de mantener un ambiente relajado, sin peleas ni distracciones como la televisión.Dale nuevos alimentos poco a poco: procura darle alimentos que le gusten junto con alimentos nuevos, con sabores que combinen, que no sean tan fuertes para su paladar y en porciones pequeñas. Por ejemplo, puedes preparar unos macarrones con queso con unos trozos de champiñones.Preséntale su plato de maneras divertidas: ya sea en forma de caritas, en platos atractivos o en presentaciones novedosas. Da clic AQUÍ para descubrir recetas deliciosas diseñadas especialmente para los pequeños del hogar. Debes poner el ejemplo: no solo le pidas que él coma saludablemente, tú también hazlo. Coman juntos algún plato fuerte o alguna colación durante el almuerzo u ofrécele tu colación de fruta por la tarde. Compartan el hábito de comer cosas saludables.Cambia los menús: puedes incluir un día con su comida favorita, mientras que los días restantes puedes cambiar el menú cada semana, de manera que siempre esté esperando la sorpresa de lo que comerá ese día.Tener un picky eater en casa complica la planeación de los menús de la semana, pero con un poco de imaginación, juntos tu pequeño y tú descubrirán que la hora de la comida es de los mejores momentos para compartir en familia.Si ya no tienes ideas para el menú de la semana, estas recetas te sacarán del apuro:Tacos de hot cakes con frutaNuggets de pollo con quinoaSándwich de huevo caracol
Deja de batallar para llegar a la quincena. Aprende a ahorrar cuando vas al súper con estos tips súper sencillos. Diseña el menú de la semana. No solo se trata de tener orden al momento de alimentarte. Haciendo un menú semanal es más sencillo que planees tus comidas, elijas los ingredientes y calcules las cantidades para evitar desperdicios. Por ejemplo, si el lunes preparas pastel de papa con queso y jamón, puedes aprovechar para cocinar otros días gratín de papas con queso poblano o papas Alfredo. Aprovecha los productos de la temporada.Una manera muy efectiva de ahorrar y siempre comer fresco es cocinar con las frutas y verduras de la temporada. Investiga cuáles son los productos que están disponibles y diseña el menú semanal en torno a ellos. Preparar la comida de acuerdo a la temporada también es una buena idea para renovarte constantemente y no estancarte al momento de cocinar. Aprende a sustituir ingredientes.Otro tip que puede ayudarte a ahorrar en la cocina es sustituir ingredientes. Esto te ayudará a mantener un presupuesto más bajo (al no tener que comprar tantas cosas), pero también es una manera de llevar una alimentación más saludable. Por ejemplo, en lugar de comprar una cartera de huevos, puedes tener en tu alacena chía y solo remojarla en agua cuando hagas alguna receta que incluya huevo. Haz una lista del mandado.Si lo que quieres es bajarle a tus gastos de comida, antes de ir al súper checa tu menú, revisa lo que tienes en tu cocina y, con base en eso, haz una lista de los alimentos que te hacen falta. La idea es que compres solo lo que hayas previsto para tus comidas de la semana y dejes de lado todos los gastos innecesarios: botanas, dulces, antojos, etc. Elige bien lo que compras. Mientras estás en el súper puedes ahorrar de muchas maneras. La más común es comprar productos que no tienen marca. En muchas ocasiones la calidad es similar a otros productos, pero el precio es mucho más bajo. Otra opción es adquirir artículos que sean rellenables. Esto además es ecológico, ya que te permite reutilizar botellas y contenedores. ¿Tú cómo ahorras cuando vas al súper? Compártenos tus tips en los comentarios.
¿Oliva o coco? ¿Cuál de estos famosos aceites es mejor? La respuesta no es tan sencilla. Actualmente hay una fascinación por confrontar a estos dos aceites, pero en realidad no hay puntos de comparación. Ambos tienen cualidades y bondades diferentes, así como especificaciones muy detalladas en cuanto a su uso e ingesta. La premisa para el consumo de ambos es la misma que para cualquier alimento: nada en exceso, todo con medida.El oro líquido, aceite de olivaEs uno de los elementos principales en la dieta mediterránea, una de las más saludables que existen y, por ello -y muchas otras cosas más- es considerado un aliado de la salud. Más de tres mil años en el consumo humano le preceden. Sus usos han tenido fines medicinales, estéticos e, indudablemente, culinarios. Algunos de sus beneficios más conocidos son:Fortalece nuestras defensas.Gracias a los antioxidantes y otros nutrientes esenciales que contiene ayuda a mantener el balance del sistema inmunológico y  protegernos contra las enfermedades.Combate la diabetes.Las grasas saludables que contiene el aceite de oliva regulan los niveles de azúcar y la producción de insulina, lo cual puede reducir la diabetes tipo II hasta en un 50%.Protege el cerebro.Algunos estudios demuestran que, gracias a las grasas saludables monoinsaturadas, el aceite de oliva extra virgen es bueno para proteger la memoria y la capacidad de aprendizaje.Controla el colesterol.El proceso de obtención del aceite de oliva extra virgen hace que contenga una alta composición en ácido oleico, el cual resulta muy beneficioso para la salud del corazón y el hígado.Nutre la piel y fortalece el cabello.Este aceite es considerado como uno de los hidratantes naturales más efectivos, gracias a su alto contenido de ácidos grasos naturales y de vitaminas E y K. Su ingesta se refleja en cambios en la textura y elasticidad de la piel, así como en el crecimiento del cabello.Ahí viene el coco En los últimos años, su uso ha aumentado considerablemente en medio de muchas contradicciones entre científicos, consumidores y nutriólogos. Algunos creen que es solo una moda, otros tantos lo defienden a capa y espada como un alimento antiquísimo. La única alternativa es informarse y saber qué reacciones tiene sobre nuestro organismo, ya que, evidentemente, ningún cuerpo es igual.Algunos de los beneficios que el aceite de coco brinda son:Ayuda a perder grasa abdominal.El aceite de coco extra virgen crudo, gracias a los ácidos de cadena media que contiene, reduce los problemas cardiovasculares. Claro que esto es un complemento a una buena alimentación, buenos hábitos y actividad física. Aumenta la sensación de saciedad.La ingesta de este aceite genera cuerpos cetónicos que regulan el apetito. Cabe mencionar que el aceite por sí solo no es un remedio mágico para perder peso; una buena alimentación y ejercicio son factores a considerar para este fin.Genera menos tóxicos al freír.Al igual que el aceite de oliva, el aceite de coco se considera bueno para freír alimentos, ya que al someterse a altas temperaturas genera menos tóxicos que los aceites de girasol, maíz o soya.Es un antibiótico natural.Gracias a su elevado contenido de ácido láurico, el uso del aceite de coco permite eliminar hongos, bacterias y virus patógenos en nuestro organismo.Ahora que ya conoces los beneficios de cada aceite, ¿cuál elegirás para preparar tu próxima receta?Croquetas de Mac & CheeseAlbóndigas Cordon bleuCrujientes jalapeño PoppersTostadas de flor de jamaica
Todos tenemos en nuestra cocina un tupper que quedó teñido de rojo por el chile rojo de un asado que guardamos ahí. Y aunque no se ve bonito, lo de menos es el aspecto de un refractario. El problema es cuando los utensilios de la cocina guardan olores de la comida. Si ya tienes varios platos o contenedores que huelen feo, aquí te decimos cómo quitar malos olores de vasos, platos, tuppers y todo aquel utensilio de cocina.RemojoCuando cocinas con cebolla, ajo o algún otro ingrediente de olor fuerte, lo mejor que puedes hacer es dejar el plato en cuestión de remojo. Llena un balde con agua y detergente para trastes y sumerge el utensilio que huela mal. Si no está muy impregnado, un par de minutos será suficiente para quitar el olor.Limón y salCuando los olores son un poco más difíciles, puedes usar la combinación de limón y sal. Frota el refractario con la mitad de un limón y sal. El jugo de limón neutraliza los olores, mientras que la sal ayuda a extraer cualquier resto de comida que pueda estar provocando el mal olor. Solo ten cuidado con los materiales en los que aplicas esta técnica, ya que pueden rallarse los utensilios.Vinagre y bicarbonatoOtra opción que también funciona muy bien para quitar los malos olores es mezclar vinagre con bicarbonato de sodio. En un recipiente grande pon suficiente agua (de preferencia tibia o caliente) y agrega el vinagre con el bicarbonato. Sumerge los utensilios y déjalos reposar por lo menos media hora. Después lávalos como acostumbras hacerlo.CloroEsta alternativa es efectiva, pero requiere mucho cuidado. Te sugerimos usar cloro con tu jabón cuando los trastes estuvieron en contacto con alimentos crudos, como puede ser carne de pollo, mariscos o cerdo. Ten cuidado de usar solo unas gotitas porque puede ser peligroso. Enjuaga muy bien los utensilios.Pon en práctica estos tips y cuéntanos cuáles te funcionan mejor.Estas recetas te pueden interesar:Tortitas de salmón a la mexicana con salsa de aguacateSalteado de carne con brócoliHuevos a la cazuela con poblanoTilapia a la veracruzana
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD