Cómo combatir el estrés con sólo cuatro alimentos
Salud

Cómo combatir el estrés con sólo cuatro alimentos

Por Kiwilimón - Marzo 2015
Todos reaccionamos de distintas maneras al estrés, sin embargo un grupo muy grande de personas suelen contrarrestar esta agobiante situación comiendo sin control.

En realidad esta práctica no resulta nada saludable a la larga, simplemente ayuda a calmar las ansias de manera momentánea.El investigador del Hospital Infantil de Boston, David Ludwing, experto en dietética y pediatría por la Universidad de Harvard, dice que es muy importante evitar el círculo vicioso en el que el abuso de la comida poco saludable nos hagan caer de nuevo en el estrés.

Esto se debe a que el abuso de azúcares y carbohidratos genera un aumento de ansiedad. Pero de acuerdo con una investigación realizada por El Confidencial de Madrid, no todo está perdido.

Existen algunos alimentos que pueden ser de gran ayuda para evitar caer en las manos de la presión y la tensión.
Se trata de los alimentos ricos en Omega 3, los cuales, según explica Joe Hibbelin, del National Institutes of Health, resultan un buen método para contrarrestar el estrés. Este ácido graso ayuda a controlar el estado anímico y proteger las neuronas.

Atún, salmón y sardinas

Son muy ricos y saludables, lo mejor es comerlos sin alterarlos demasiado.

Asarlos en la plancha u hornearlos con verduras es una excelente opción. Por su parte, las sardinas fritas son más que deliciosas, pero es recomendable hacer bocadillos con ellas.

Es importante no abusar del salmón ahumado, porque tiene una mayor cantidad de sal. Puedes prepararlo empapelado con echalotes, brochetas de atún fresco con romero, y como hamburguesa de salmón con yogurt y eneldo.

Chocolate

Es muy común que comamos dulces y postres cuando más presionados nos sentimos, no obstante esto no siempre resulta muy saludable. La recomendación es sin duda comer chocolate, pero no cualquier chocolate.

Debemos tratar de comer chocolates oscuros porque entre más cacao tienen, son más saludables, ya que contiene menos leche en polvo, conservadores y saborizantes artificiales.

Semillas de lino o calabaza

Estas semillas no son muy comunes en nuestra dieta, pero deberían serlo, ya que nos ayudan a calmar el estrés por su gran contenido de Omega 3. Existen muchas formas para disfrutarlas, pueden ser tostadas u horneadas (de esta forma su sabor es increíble).

También pueden comerse sobre yogurt natural con fruta. Que no te dé miedo agregarla a tus recetas para darles un toque diferente.

Huevos

Este alimento es uno de los más versátiles que ponemos encontrar. Es importante tratar de no comerlos siempre fritos, porque pueden resultar menos saludables.

Lo mejor es comerlo durante el desayuno para que aprovechemos mucho más sus propiedades durante todo el día. Si no tienes mucha imaginación para cocinarlos, puedes intentar las recetas de los huevos motuleños, el pochado azteca o con espárragos y queso manchego.

Ver artículo original.


Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Pasillo de Humo, el KiwiFav de la semana
Pasillo de Humo es un pequeño rincón de Oaxaca en la Ciudad de México, además, es el lugar perfecto para adentrarse en la gastronomía oaxaqueña con sus deliciosas tlayudas, moles y cócteles. La legendaria Celia Florián, una de las cocineras tradicionales más importantes y galardonas de nuestro país y la mente maestra detrás del restaurante Las Quince Letras en Oaxaca, junto con su hijo Alam Méndez, quien llevó la comida oaxaqueña a Washington, fueron los encargados de traernos la auténtica cocina oaxaqueña a la Ciudad de México. Los platillos que podrás encontrar en Pasillo de Humo son una versión contemporánea de la comida oaxaqueña, pero siempre con el sabor que caracteriza esta tradición culinaria. A través de sus recetas, Celia y Alam se han dado a la tarea de demostrarle al mundo que la comida tradicional oaxaqueña es tan compleja y esplendorosa como cualquier otra. Para comenzar tu viaje a través de la tradición culinaria de Oaxaca, te recomiendo los molotes istmeños de plátano macho con mole rojo, son el balance perfecto entre dulce y picoso, un digno representante de la comida oaxaqueña. Para el plato fuerte, puedes probar la crujiente y deliciosa tlayuda de chorizo y chapulines, el aromático mole rojo, la decadente panceta de cerdo con mole manchamanteles o el mole amarillo de res. Cada uno de estos postres te enamorarán de la gastronomía oaxaqueña bocado a bocado. Pasillo de Humo también ofrece una increíble selección de cócteles y los mejores mezcales. Te recomiendo el cóctel con chepiche, mezcal, pepino y limón. Aunque también puedes pedir el tradicional chocolate oaxaqueño. Para el postre, te sugiero probar el clásico tamal de chocolate. Si visitas este pedacito de Oaxaca a la hora de desayuno, no te puedes perder el pan dulce y el chocolate caliente. Luego puedes pedir la cazuela con huevo estrellado, hoja santa, quesillo y chapulines.
La Chilaquiloteca, el KiwiFav de la semana
Si eres amante de los chilaquiles y te gusta probar sabores diferentes, tienes que visitar la Chilaquiloteca. Se trata de un restaurante cuya especialidad es este platillo típico mexicano, el cual elaboran con diferentes salsas, tortilla y quesos, para hacer de los chilaquiles una experiencia extraordinaria.Maria Almendra Achotegui, la directora de operaciones, cuenta que "Había una vez un valeroso caballero, condenado con un terrible hechizo que en su reino le llamaban 'La Fiesta'. El hechizo sólo podía romperse con una pócima mágica que pocos hechiceros podían elaborar. El valeroso caballero estaba encerrado en sus oscuros aposentos y lo merodeaba un terrible dragón, mejor conocido como 'La Cruda'. Cuenta la leyenda que aquellos que cayeran en el hechizo de 'La Fiesta', serían aprisionados por 'La Cruda' eternamente.El caballero, después de estar acorralado durante varios años por el terrible dragón, decidió elaborar la pócima mágica de aquellos poderosos hechiceros, para así librarse de las feroces garras del dragón. Custodiado por la terrible Cruda, paso días enteros probando la fórmula perfecta para elaborar la pócima. Hubo momentos donde el valeroso caballero estuvo a punto de rendirse, pero sabía que, si lo lograba, no solo él se salvaría, sino que salvaría al reino entero.Fue así como después de incontables intentos, logró al fin formular la pócima perfecta para salir de su hechizo. Así nació la 'Chilaquiloteca', con una pócima tan poderosa capaz de curar a todo el reino y derrotar a 'La Cruda' por siempre."Inspirado en esta mágica historia, la Chilaquiloteca ha salvado a interminables almas que han caído en las poderosas garras de La Cruda y ha hecho felices a todos los comensales que se atreven a probarlo en el Estado de México.Cuando los visites, pregunta por su salsa del mes, que elaboran en colaboración con otros cocineros, amigos del valeroso caballero.Dirección: Federico T de la Chica #12, local 11 (plaza Versalles), Ciudad Satélite, Naucalpan de Juárez.*Fotos tomadas de las redes sociales de la Chilaquiloteca
La evolución de la tortilla de maíz, de la época antigua a la actualidad
La tortilla es el pilar de la gastronomía mexicana, así como una pieza clave de nuestra identidad culinaria y de nuestra historia. Por si fuera poco, es un alimento versátil, nutritivo y económico, es por eso que es indispensable en todos los hogares mexicanos, ya que es una buena fuente de calcio.Si quieres conocer más sobre la historia de la tortilla, su origen y su evolución, en kiwilimón te decimos todo lo que tienes que saber sobre el alimento más mexicano de todos. Pues, aunque en México existen alrededor de 700 platillos que se pueden preparar con maíz, la tortilla es, y siempre será, la joya de la corona. ¿Qué es la tortilla? La tortilla de maíz es un pequeño disco hecho de maíz nixtamalizado o harina de maíz, el cual se puede preparar a mano o en máquinas industriales. Años más tarde surgieron las tortillas de harina, las cuales se preparan con harina de trigo y manteca o mantequilla, son más populares en el norte del país, mientras que las tortillas de maíz son imprescindibles en el centro y sur de México. El origen de la tortilla La tortilla, el pilar de la alimentación en nuestro país, es de origen prehispánico y se calcula que se creó alrededor del año 500 a.c., según el estudio titulado “Elaboración y consumo de tortillas como patrimonio cultural de San Pedro del Rosal, México”. Sin embargo, diferentes estudios han señalado que los antiguos habitantes de nuestro país habrían domesticado el maíz e inventado el proceso de nixtamalización entre el año 400 a. C. y el año 100 d. C. En la "Historia general de las cosas de Nueva España", escrito por Bernardino de Sahagún entre 1540 y 1585, el religioso español explica la gran variedad de tortillas que existían en el país: Las tortillas que cada día comían los señores se llamaban totonqui tlaxcalli tlacuelpacholli, que quiere decir “tortillas blancas y calientes dobladas” (...) comían también cada día tortillas que se llamaban ueitlaxcalli; quiere decir “tortillas grandes”, estas son muy blancas y muy delgadas y anchas, y muy blandas (.…) otras tortillas que se llaman cuahuhtlacualli; son muy blancas y grandes, y gruesas y ásperas. Otra manera de tortillas se llamaban tlaxcalpacholli; eran blancas, y algo pardillas, de muy buen comer. (…) unos panecillos, no redondos sino largos, que llaman tlaxcalmimilli; son rollizos y blancos, y del largor de un palmo. (…) Otra manera de tortillas llamaban tlacepoalli tlaxcalli, que eran ahojaldrados; Usaban también muchas maneras de tortillas para la gente común. Una manera de ellas se llaman tianquiztlacualli; quiere decir “tortilla o tamal que se vende en el tiánquez”. Otra que se llama íztac tlaxcalli ética tlaoyo, quiere decir “tortilla muy blanca que tiene dentro harina de frijoles no cocidos” (…) Comían unas ciertas tortillas hechas de las mazorcas frescas del maíz, que se llaman elotlaxcalli o xantlaxcalli; otra manera de tortillas hechas de mazorquillas nuevas de maíz, que se dice xilotlaxcalli.Cabe mencionar que el maíz, y las tortillas, eran tan importantes para los pueblos indígenas que Tlaxcala era conocido como “el lugar de tortillas o pan de maíz”. Según información publicada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en Tenochtitlán existían varios mercados en los que se vendían tortillas solas o con chile carne, miel, huevo, mole y otros acompañamientos.También puedes leer: ¿Cómo hacer tortillas de colores? La evolución de la tortilla Además de ser la única cuchara comestible en el mundo, la tortilla se ha convertido a un elemento imprescindible en la gastronomía mexicana porque se utiliza para preparar todo tipo de platillos: enchiladas, tacos, chilaquiles, totopos, tostadas, quesadillas, flautas, entre muchos otros. Dependiendo del maíz que se utilice para su producción, podemos encontrar tortillas blancas, amarillas, azules y moradas. La revolución de la tortilla Durante la época antigua se utilizaba el metate para moler maíz nixtamalizado, para después formar las tortillas y cocerlas en comales. Sin embargo, todo cambio durante la colonización, pues llegó el molino y años después la máquina de tortillas, un instrumento que cambió la historia de la tortilla y de la producción de alimentos en nuestro país. En nuestro país, comenzaron a inventarse y patentarse máquinas para hacer tortillas desde mediados del siglo XIX, sin embargo, la máquina tortilladora que de verdad cambió la industria alimenticia no salió a la luz hasta 1963, cuando Fausto Celorio creó y patentó una máquina con un sistema de rodillos para troquelar y transportar la tortilla, además, esta funcionaba con gas y no petróleo. Según información publicada por el Archivo General de la Nación, antes de Fausto Celorio, Julián González, presentó una patente para pulverizar todo tipo de granos en 1859. Años más tarde, Genaro Vergara presentó una máquina más moderna para la producción de tortillas.También puedes leer: Maizajo, kiwifav de la semana
El caldero, un instrumento mágico para las brujas y cocineras
El caldero no solo fue uno de los primeros instrumentos que se usaron para cocinar, también se convirtió en un símbolo de magia y transformación en la cultura popular desde la época medieval. Aunque el caldero se relaciona con el mundo de la cocina, también está ligado con la brujería y la hechicería. En la antigüedad, hace miles de años, se utilizaba para cocinar al aire libre, en una época en la que los métodos de cocción estaban muy limitados, por lo que fue un instrumento que revolucionó la cocina en aquel momento. Sin embargo, el caldero también es un instrumento que asociamos con las brujas. En la cultura popular y en las películas de Hollywood estamos acostumbrados a ver escenas en las que se mezclan todo tipo de ingredientes para crear pócimas y venenos, todo dentro de un caldero. Aunque el origen del caldero es más bien utilitario, este se ha convertido en un símbolo de la magia dentro de la cocina, pues mezclar ingredientes siempre resulta en un proceso mágico para crear deliciosos platillos para saciar el hambre.El origen del calderoSegún los expertos, los calderos comenzaron a producirse alrededor del siglo XII, convirtiéndose en un valioso instrumento para cocinar, pero también una que se relacionaba con la hechicería y las brujas. Este instrumento mágico continuó siendo un básico dentro de las cocinas de Europa del norte hasta el siglo XVIII. Cabe mencionar que, en la época medieval, los calderos se encontraban en todas las casas, fueran ricas o pobres, pero con ciertas diferencias. Por un lado, las casas de los ricos, los calderos se encontraban únicamente en la cocina, mientras que, en las casas más pobres, esta olla solía encontrarse en medio de la casa, pues también servía como fuente de calor. Por otro lado, cabe mencionar que, aunque los calderos eran muy comunes y de poco valor económico, estos tenían un importante valor sentimental para las familias, ya que se heredaban de generación en generación.Los calderos y la brujeríaSegún información publicada por la Universidad de Cornell, los calderos se convirtieron en un símbolo de la brujería a finales de la Edad Media, cuando se registraron juicios y ejecuciones contra presuntas brujas. La idea de que las brujas usaban calderos para cocinar letales pócimas se extendió gracias a panfletos, dibujos y libros sobre el tema, mientras que los testimonios en juicios también sirvieron para cimentar la simbología del caldero como instrumento mágico. En aquellos años comenzaron a surgir imágenes de grupos de brujas congregadas alrededor de calderos, las cuales se relacionaban con conjuros malignos para invocar la muerte y controlar los elementos. En el mundo de la literatura, el caldero también comenzó a relacionarse con la magia. El ejemplo más famoso es "Macbeth", una de las obras más famosas de Shakespeare, en donde las brujas se reúnen alrededor de un caldero.Los calderos en la mitologíaDe acuerdo con el Museo Británico, los calderos no solo eran objetos utilitarios, también tenían un importante valor simbólico. Tan era así que arqueólogos han encontrado estos objetos en ríos y pequeñas cuencas lacustres, lugares que se consideraban como sagrados y como portales entre el mundo de los vivos y los muertos. En Irlanda e Inglaterra, expertos también han encontrado calderos en lugares en donde se realizaban importantes rituales. El caldero, ese instrumento mágico que une la gastronomía con la brujería, estuvo presente diferentes culturas y fue parte importante de leyendas y de la mitología de Irlanda, Gales, Grecia y Noruega, entre otros países. Por ejemplo, en la mitología irlandesa, el dios Dagda era dueño de un poderoso caldero que siempre producía abundante comida para los guerreros, curaba a los heridos y revivía a los muertos. Por su parte, en la mitología griega, la hechicera Medea usaba su caldero para revivir a los muertos y rejuvenecer a las personas. Mientras que, en la mitología nórdica, el dios Odín bebió sangre mágica de un caldero para obtener sabiduría y conocimiento. En todas estas culturas, el caldero se convirtió en un medio para obtener sabiduría y vencer la muerte.De olla, sartenes y calderosPara las brujas modernas, el caldero es un símbolo de transformación y abundancia. Mientras que, para los cocineros, preparar alimentos es magia pura. Colocamos todos los ingredientes en ollas y sartenes, versiones modernas de los calderos, y al final obtenemos platillos deliciosos. Las ollas y sartenes se convierten en vehículos para transformar simples ingredientes en mágicos platillos que cautivan nuestros sentidos, así como alguna vez lo hicieron los calderos.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD