Cómo saber si debes de tomar más agua

Por Kiwilimón - Julio 2014
A veces por andar a las carreras nos olvidamos de tomar agua. No sabemos que estamos deshidratadas, pero nuestro cuerpo nos manda señales importantes que no debemos ignorar. Una vez que las conoces es más fácil acordarte de tomarte un minuto para ti y beber un vaso de agua. Nuestas amigas de ActitudFem nos comparten las 5 señales más sencillas de reconocer:

1. Te duele la cabeza

Muchas veces ese dolor de cabeza que te ataca se cura por el agua que te tomas para pasarte la aspirina. Cuando nos deshidratamos esta es una de las señales más claras. Si te sientes mareada también puede ser por falta de agua.

2. Se te marca la bolsa

Si cuando quitas la bolsa de tu hombro descubres que te dejó marca, o si cuando te quitas los pantalones en la noche tienes líneas rojas muy marcadas aunque no te aprietan puede ser que a tu piel le falte un poco de agua.

3. El color de tu orina

Si es completamente transparente estás tomando demasiada agua, si es color ambar o tan amarilla que es casi naranja necesitas tomar agua. El color de la orina de una persona bien hidratada debe ser amarillo pálido.

4. Labios resecos

Si sientes la boca seca o se te parten constantemente los labios puede ser señal de que necesitas beber más agua.

5. No vas al baño

Estar constipada también puede ser señal de falta de agua. Si no vas al baño tan seguido como deberías intenta tomar un par de vasos de agua más al día para ver si hace diferencia (comer fibra y agregar frutas a tu dieta también ayuda).   Recuerda que nuestro cuerpo necesita agua para todos sus procesos, así que siempre que lo recuerdes tómate el tiempo necesario para beber un poquito de agua. Puedes cargar una botellita pequeña en tu bolsa para cuando te des cuenta de que llevas muchas horas “seca”. Así mantendrás todo funcionando como debe.   Ver artículo original  
Receta de Agua de Fresa

Agua de Fresa

Receta de Agua de Tuna

Agua de Tuna

Receta de Agua de Pepino, Lima y Menta

Agua de Pepino, Lima y Menta

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Evita migrañas con estos alimentos
El tratamiento para migraña incluye analgésicos potentes, inyecciones de botox o suplementos de vitamina B2, pero también se ha encontrado en investigaciones recientes que la alimentación y la dieta influyen en este padecimiento y que hacer cambios en la dieta puede ayudar a prevenir los ataques de migraña o reducir su frecuencia.La migraña es diferente a los dolores de cabeza porque suele durar más, ser más doloroso y tener más efectos físicos o síntomas como náuseas o vómitos, problemas de la vista, sensibilidad extrema a las luces, los olores y los sonidos, o incluso hormigueo y entumecimiento en manos y pies.El dolor de migraña puede sentirse en un solo lado de la cabeza o en ambos. Algunas personas experimentan un aura de migraña como señal de advertencia de que se avecina un ataque, cual se puede experimentar como destellos o chispas de luz, hormigueo en el cuerpo o como dificultad para hablar con claridad o encontrar las palabras adecuadas (afasia transitoria).¿Por qué da migraña?Cualquier persona de cualquier edad puede sufrir migraña, incluso los niños, pero hay ciertos factores pueden hacerte más propenso a sentirla, por ejemplo:La edad. La migraña se presenta con mayor frecuencia en personas de entre 18 y 44 años.Sexo. Aproximadamente 3 de cada 4 personas con migraña son mujeres.Herencia genética. Alrededor del 90 por ciento de las personas que tienen ataques de migraña tienen antecedentes familiares.Además, se sabe que ciertas cosas pueden desencadenar ataques de migraña, aunque no a todas las personas se los desencadene lo mismo. Algunos otros factores de por qué da migraña son los siguientes:estrés y ansiedadcambios hormonalesciertos medicamentos o su uso excesivo, como los anticonceptivos hormonales, los esteroides y los analgésicos recetadosmala calidad del sueño o un trastorno del sueñocambios en el climaRemedios para la migraña que puedes incluir en tu dietaComer y beber ciertos alimentos puede ayudarte a prevenir los ataques de migraña, es por eso que los cambios en los hábitos alimenticios, como limitar el sodio y las grasas o probar una dieta de bajo índice glucémico, ayudan. Evitar los alimentos procesados en favor de los alimentos integrales y sin procesar es un buen consejo para cualquier persona, aunque en la vida moderna es difícil evitar los alimentos procesados por completo, sin embargo, si has notado que los aromatizantes artificiales, los edulcorantes o los conservantes te provocan migrañas, intenta evitarlos.Por otra parte, hay ciertos alimentos contienen altas cantidades de minerales, vitaminas y ácidos grasos que pueden ayudar a prevenir la migraña. Te dejamos una lista con alimentos para evitar migrañas que puedes agregar a tu dieta:Verduras de hoja verde oscura, aguacate y atún: los alimentos ricos en magnesio pueden ayudar a aliviar la migraña. Pescados como la caballa (o verdel) y el salmón, y semillas y legumbres: las investigaciones indican que el aumento de los ácidos grasos omega-3 puede ayudar a las personas con migraña.Alimentos cetogénicos. Puede que esto no funcione para todos, pero la investigación muestra que la dieta cetogénica puede ayudar a reducir los ataques de migraña. Esto significa comer alimentos bajos en carbohidratos y altos en grasas, como mariscos, verduras sin almidón y huevos. Sin embargo, hay que tener cuidado, pues algunos alimentos cetogénicos pueden desencadenar ataques de migraña. Lo mejor siempre será consultar a un médico o nutriólogo registrado antes de comenzar una dieta cetogénica, ya que existen riesgos.
¿Por qué perdemos el gusto y el olfato con COVID y cómo recuperarlo?
Los aromas son toboganes cuánticos que nos catapultan a otra realidad: a la casa de nuestros padres en la infancia, a nuestro primer beso, a las vacaciones de la adolescencia. “No hay memoria tan precisa, tan vívida y evocadora como la que se recupera a través del olfato, y va tan unida a las sensaciones que se experimentaron junto al olor”, confirma Dolores Redondo, en su Legado en los huesos.Quienes hemos atravesado por COVID nos hacemos conscientes de la fiesta que regalan los sentidos al ánimo y la salud, al cuerpo. Tras algunos días sin aroma y sin gusto me di cuenta de que la nariz está íntimamente conectada a las emociones. Tal vez por eso lo extrañaba quizás más que el gusto. La neuróloga Paola Guraieb me explicó que es porque nuestra capacidad olfatoria incluye unos 3 mil olores, mientras la gustativa es mucho menor. “Si dejas de oler, las alteraciones en el gusto serán predominantes. Lo que sucede es que el virus tiene una alta replicabilidad en el pulmón, en el cerebro, en la sangre y en la nariz. Por eso es común que se merme la olfacción”. Y está claro: sin olfato, perdemos el gusto. La doctora Flor Luna, especialista en urgencias médico-quirúrgicas y consultora sobre Salud Ocupacional en empresas trasnacionales, afirma que existe una constante de 53 por ciento en la alteración del olfato, mientras que en el gusto es de 52 por ciento. “Uno de cada cinco pacientes con coronavirus presenta estas alteraciones como primer síntoma de la enfermedad. Aún no se tiene claro si la prevalencia es distinta con otra cepa”, afirma. Para muchos de nosotros el gusto es literalmente la sal de la vida. En la lengua, el techo de la boca y en la garganta se encuentran las células gustativas, unas pequeñas partículas dentro de las papilas gustativas que se cuentan en 10 mil cuando nacemos y que se van perdiendo a partir de los cincuenta años. Probar un mole, por ejemplo, con ageusia (incapacidad de detectar sabores en los alimentos) es llevar a la boca una salsa sedosa y caliente pero desprovista de alma. Con el tiempo –aunado a una dosis de paciencia y amor a mi proceso de sanación– aprendí a valorar las texturas, las temperaturas, las sensaciones que un alimento dejaba a su paso por la boca. Yo recuperé primero el olfato que el gusto, pero según la doctora Luna, varios estudios elaborados en la Unión Europea han observado una recuperación más rápida del gusto que el olfato. Lo común es que a las tres semanas de un diagnóstico positivo comience la recuperación de ambos sentidos. Si la enfermedad fue severa pueden tardar hasta entre seis y ocho meses. Y sí, existen casos en los que no se recuperan los sentidos o quedan dañados. “Depende de muchos factores, por ejemplo, si la persona es fumadora. Ellos ya per se tienen alteraciones en el gusto y olfato, y posiblemente nunca vuelvan a degustar u oler al 100”, concluye la doctora Luna. ¿Cómo recuperar los sentidos?Las estrategias de tratamiento en las alteraciones del olfato dependen si se trata de una pérdida total (anosmia) o parcial (hiposmia) del sentido. “En el caso de que la pérdida sea permanente, está indicado el entrenamiento olfatorio”, confirma la doctora Luna. No hay que dejar que el tiempo pase. Para la neuróloga Guraieb, recuperar a tiempo la olfacción puede representar la salud de nuestro cerebro en el futuro: “Cuando existe anosmia tienes que recuperarte en menos de seis meses, pues los epitelios respiratorios están conectados con la memoria”. Lo que sucede es que los aromas conectan con las cortezas cerebrales en las que se localizan las emociones, la memoria episódica. “Está demostrado que pacientes con enfermedades degenerativas han padecido o padecieron problemas del olfato, también se ha observado en pacientes con problemas de Parkinson o Alzheimer”. La solución está en poner a trabajar nuestra nariz y nuestra lengua; entrenarlas, pues. “Como sucedería en un entrenamiento físico, esta técnica consiste en exponer a los pacientes a diferentes olores concentrados en recipientes individuales a diario y durante el tiempo indicado por el especialista”, afirma la doctora Luna. Ella nos da el consejo de realizar el olfateo deliberado diariamente por tres meses. Necesitarás limón, una rosa o un caballito con agua de rosas, algún alimento ahumado, un caballito de vinagre, un caballito de anís y aceite de eucalipto. Practica oler durante 20 segundos cada uno de estos aromas dos veces al día. “Existe clara evidencia científica de que esta exposición sistemática a determinados olores mejora el olfato en patologías neurodegenerativas o traumatismos craneales”, concluye la doctora Luna.
Pollo Bruto, el KiwiFav de la semana
Pollo Bruto, el restaurante que le dio un giro al pollo asado como lo conocíamos, es un increíble spot con un diseño simplista pero muy llamativo y con los platillos más deliciosos que incluyen 3 tipos de adobos distintos. Sin duda, se convertirá en una verdadera obsesión. Ubicado en el corazón de la colonia Roma, Pollo Bruto ha convertido su esquina amarilla en el lugar insignia para los que desean probar recetas reconfortantes y perfectamente ejecutadas. Entre los platos más populares de su menú encontramos el pollo asado con 3 adobos a escoger: el amarillo, de sabor suave, sabroso y muy poco picante ; el verde, agridulce y con un nivel moderado de picor; y el rojo, el que nadie puede dejar de probar, con los tradicionales chiles secos y especias.También cuenta con una amplia gama de opciones individuales como burritos, taquitos, hamburguesas, quesadillas, unas increíbles alitas picositas consideradas de las mejores de la ciudad y un exquisito caldo de pollo que garantizamos te encantará. De igual manera cuentan con una lista de guarniciones para chuparse los dedos. Y como si eso fuera poco, también cuentan con una grandiosa propuesta de bebidas, entre las que destaca, por supuesto, la clásica Naranjada Bruta, con o sin mezcal. Pollo Bruto se localiza en Aguascalientes 93, Roma Sur y cuenta con un horario de martes a domingo de 12 a 21 horas. Tienen servicio a domicilio aquí o a través de las plataformas Rappi y Uber Eats, pero si quieres vivir la maravillosa experiencia te recomendamos que asistas en persona, con todas las medidas sanitarias, claro.Puedes checar más información y su menú completo en sus redes sociales de Instagram y Facebook.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD