El estrés engorda
Salud

El estrés engorda

Por Kiwilimón - Febrero 2015
El estrés en pequeñas dosis es necesario. Nos ayuda a terminar un buen día de trabajo, entregar cosas con mejor calidad, y a ser lo suficientemente competitivas para sobrevivir en este mundo que se mueve cada vez más rápido. Sin embargo, el estrés causa enfermedades y engorda. Al final del día, lo mejor que podemos hacer es relajarnos. Abril es el mes de la conciencia sobre el estrés y el daño que hace sobre el organismo. Pensando en eso, queremos compartirte 10 beneficios de hacer lo contrario: relajarte. Nuestras amigas de ActitudFem te invitan a intertarlo:

1. Es bueno para el corazón

Muchos estudios han demostrado que el estrés es uno de los principales factores causantes de paros cardíacos, hipertensión, y otras enfermedades del corazón. Sobre todo el estrés generado por situaciones repentinas.

2. Reduce los resfriados

Según un estudio realizado en la Universidad Carnegie Mellon el estrés crónico (vivir estresada) duplica el riesgo de contraer un resfriado. El estrés limita la habilidad del cuerpo para contrarrestar la inflamación de las células.

3. Mejora la memoria

En los ratones, el estrés crónico limita las capacidades de la corteza prefrontal, que es la parte del cerebro dedicada a los pensamientos abstractos, análisis cognitivo y detección del comportamiento correcto para cada situación. Además, limita funciones cerebrales relacionadas con la memoria y el aprendizaje. Estudios realizados con personas han demostrado que el estrés aumenta la cantidad de proteínas en el cerebro que se relacionan con el Alzheimer, aumentando las posibilidades de padecerlo.

4. Reduce los infartos

La Universidad de Cambridge demostró que las personas que manejan mejor el estrés tienen 24% menos probabilidades de sufrir infartos. Otro estudio probó que el estrés psicológico relacionado con el trabajo ocasionó 10% de los infartos que sufrieron los hombres de clase media y alta en Estados Unidos en 2011.

5. Evita la depresión

El estrés mata neuronas, en incluso, evita que se formen nuevas en el hipocampo, parte del cerebro que se encarga de manejarlo. La presencia constante de cortisol (hormona del estrés) reduce los niveles de serotonina y dopamina, hormonas encargadas de la felicidad.

6. Tomas mejores decisiones

Cuando estamos estresadas no pensamos con claridad, eso lo sabemos. Un estudio reciente de la Universidad de California del Sur encontró que el estrés altera nuestra percepción sobre los riesgos y recompensas en nuestra vida, y puede influir negativamente en juicios y decisiones relacionados con temas importantes.

7. El estrés engorda

A todas nos encanta consentirnos con comida rica cuando estamos tristes o estresadas. ¡Exacto! Entre más estrés sintamos en nuestra vida, más antojos tenemos por comida poco sana. El cortisol aumenta el apetito y el antojo de comida chatarra.

8. Reduce el acné

Es un círculo vicioso: te estresas por una presentación en el trabajo, y tu piel reacciona con acné, y luego te estresas por los granitos. El estrés aumenta la cantidad de grasa que produce la piel, lo que se traduce en una gran cantidad de barros.

9. Aumenta la libido

El Instituto Kinsey descubrió que el estrés reduce la libido en 30% de la población. Esto pasa más en las mujeres que vemos el sexo como una obligación más, mientras que los hombres lo perciben como un medio para desestresarse.

10. Reduce el cáncer de mama

Los estudios que relacionan el estrés con cáncer de mama se encuentran en pañales, sin embargo, ya existe evidencia que los relaciona. La agresividad de las células cancerígenas es mayor cuando las personas están estresadas. Relajarte retrasa el progreso de la enfermedad y potencia la recuperación. Además, un estudio en 2003 demostró que el estrés duplica las probabilidades de padecer cáncer en la vida. Ver nota original.

Notas recomendadas

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
3 maneras de hacer exfoliantes caseros y sencillos
Exfoliar la piel no es algo que tengamos que hacer diario, pero de vez en cuando, el órgano que recubre nuestro cuerpo puede beneficiarse mucho de esto y qué mejor si podemos hacerlo con ingredientes naturales y de forma casera.La exfoliación puede ayudar a mejorar la salud y la apariencia de la piel de varias maneras, por ejemplo, puede darle a la piel un aspecto más brillante porque elimina la capa superior de células muertas y también puede estimular la producción de colágeno, para que la piel se mantenga firme y radiante.Otro beneficio de la exfoliación casera es que puede mejorar la eficacia de cualquier crema que uses posterior a hacerlo, así que si exfolias tu piel antes de aplicar una crema, esta penetrará profundamente en lugar de asentarse en la superficie.Por último, estas opciones para hacer exfoliantes caseros y sencillos te permitirán tener un momento de relajación, para poder masajear tu piel, cualquier día que estés cansada o estresada. La forma más fácil aplicar un exfoliante corporal es durante el baño y sólo implica masajear suavemente el exfoliante sobre la piel con movimientos circulares y enjuagar bien con agua tibia.Exfoliante casero con azúcar morena o mascabadoEl azúcar moreno o mascabado es un ingrediente económico y accesible que es más suave para la piel que la sal marina o la sal de Epsom, lo cual lo hace un ingrediente ideal para pieles sensibles. Asegúrate de enjuagarte bien después de exfoliarte, para que tu piel no se sienta pegajosa.1/2 taza de azúcar morena o mascabado1/2 taza de aceite de coco (también puedes usar aceite de oliva o de almendra)Mezcla bien el azúcar moreno con el aceite en un tazón. Si es necesario, agrega más azúcar o aceite para obtener la consistencia correcta; también puedes añadir una o dos gotas de un aceite esencial en la mezcla. Cuando estés satisfecha con la consistencia y fragancia del exfoliante, pásalo a un recipiente con tapa, para conservarlo más tiempo.Exfoliante casero de té verdeRico en propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, el té verde tiene varios beneficios para la piel, además de que se puede agregar fácilmente a un exfoliante corporal casero junto con otros ingredientes nutritivos.2 bolsas de té verde1/2 taza de agua caliente1 taza de azúcar moreno o mascabado1/4 taza de aceite de coco derretidoColoca las bolsitas de té en el agua caliente y deja reposar hasta que se enfríe. Mientras el té se enfría, coloca el azúcar moreno en un tazón y mezcla con el aceite de coco derretido. Agrega el té frío a la mezcla (es importante que el té esté frío para que el azúcar no se disuelva).Si la mezcla se desmorona demasiado, añade más aceite de coco; si está demasiado líquida, agrega más azúcar morena. Cuando hayas alcanzado la consistencia deseada, coloca el exfoliante en un frasco.Exfoliante casero de caféEl café es uno de los ingredientes más comunes entre los exfoliantes corporales caseros, pues los gránulos son suaves para la piel, pero siguen siendo eficaces para eliminar las células muertas de la superficie de la piel. 1/2 taza de posos de café2 cucharadas de agua caliente1 cucharada de aceite de coco, tibioMezcla los posos de café con el agua caliente y luego agrega el aceite de coco. Si es necesario, agrega más café molido o más aceite para obtener la consistencia correcta y finalmente, pasa la mezcla en un recipiente.Es importante mencionar que estos exfoliantes caseros sólo deben usarse en el cuerpo, no en la cara, pues esta es más sensible que la piel del resto del cuerpo. Además, evita exfoliar la piel si está quemada por el sol, agrietada o rota, enrojecida, hinchada, o recuperándose de una exfoliación química.Si decides agregar algún aceite esencial a tu exfoliante corporal casero, primero haz una prueba de parche con el aceite diluido en la piel para asegurarte de que no te hará reacción en la piel y si tienes la piel sensible o muy seca, habla con tu médico o dermatólogo para averiguar si la exfoliación con un exfoliante corporal es adecuada para ti.
¿Cómo bajar de peso de manera saludable?
Si tienes algunos kilos extras, te cuesta trabajo ser constante con el ejercicio o tu trabajo te exige estar mucho tiempo sentado, no te preocupes, en #KiwiTeCuida creamos un reto semanal que a todos nos interesa: ¿Cómo bajar de peso de manera saludable?El próximo lunes 27 de septiembre, te invitamos a unirte a la chef Colibrí Jiménez, en Instagram, quien preparará unos chayotes rellenos de salpicón, un platillo perfecto para bajar de peso. Posteriormente, el 4 de octubre, podrás escuchar un conversatorio con la nutrióloga Mayte Martín del Campo y Shadia Asencio, directora editorial de kiwilimón, quienes resolverán todas tus dudas sobre cómo bajar de peso.A continuación te compartimos las 10 reglas básicas para lograr tus metas: Encuentra tu fórmula perfecta. Hay que pulir hasta entender qué, cómo y cuándo consumir los alimentos.Tu salud digestiva es básica para lograr perder y mantener tu peso ideal. Restringe aquellos alimentos que te inflaman y promueve el consumo de pre y probióticos en tu alimentación.Mantener horarios adecuados de alimentación. Periodos largos sin alimentos pueden causar dolor de cabeza, mal humor y ansiedad. Crea un esquema adecuado según tu estilo de vida y preferencias.El hambre y la ansiedad muchas veces están asociadas a una mala hidratación. Debes consumir al menos 2.4 litros de líquidos al día. Procura que en su mayoría sean de agua natural o infusiones.Haz una lista de compras con alimentos saludables. Si te lo compras te lo comes… Por eso es importante tener snacks saludables en tu alacena.Está comprobado que la mayoría de las personas que realizan actividad física con frecuencia se divierten. Las probabilidades de abandonar el ejercicio es mucho más baja si practicas tu deporte favorito.Vas a necesitar ser disciplinado cuando ya no estés motivado, así que tener un equipo, coach o alguien que cumpla con esa labor es muy importante para bajar y mantener tu peso ideal.Ten un seguimiento adecuado. Mide tu peso y toma medidas para bajar de peso al menos cada 15 días. Si es mantenimiento, solo una vez por mes. Es muy importante saber si las estrategias que están aplicando son las más adecuadas para llegar a tu meta.No hay alimentos que por sí solos te hagan ganar o perder peso. Lo que sí se ha comprobado es que una alimentación alta en azúcares añadidos y grasas puede contribuir al sobrepeso y obesidad. Procura que tu alimentación sea adecuada, equilibrada, inocua y correcta.Come rico y sano. Con recetas sanas y saludables, como las que te proporciona Kiwi Te Cuida, no tienes que sacrificar el sabor con la salud. Recuerda que tener un recetario saludable es una gran herramienta para bajar y mantener tu peso ideal.¡No esperes más y únete al #RetoParaBajarDePeso de Kiwi Te Cuida!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD