El estrés engorda
Salud

El estrés engorda

Por Kiwilimón - Febrero 2015
El estrés en pequeñas dosis es necesario. Nos ayuda a terminar un buen día de trabajo, entregar cosas con mejor calidad, y a ser lo suficientemente competitivas para sobrevivir en este mundo que se mueve cada vez más rápido. Sin embargo, el estrés causa enfermedades y engorda. Al final del día, lo mejor que podemos hacer es relajarnos. Abril es el mes de la conciencia sobre el estrés y el daño que hace sobre el organismo. Pensando en eso, queremos compartirte 10 beneficios de hacer lo contrario: relajarte. Nuestras amigas de ActitudFem te invitan a intertarlo:

1. Es bueno para el corazón

Muchos estudios han demostrado que el estrés es uno de los principales factores causantes de paros cardíacos, hipertensión, y otras enfermedades del corazón. Sobre todo el estrés generado por situaciones repentinas.

2. Reduce los resfriados

Según un estudio realizado en la Universidad Carnegie Mellon el estrés crónico (vivir estresada) duplica el riesgo de contraer un resfriado. El estrés limita la habilidad del cuerpo para contrarrestar la inflamación de las células.

3. Mejora la memoria

En los ratones, el estrés crónico limita las capacidades de la corteza prefrontal, que es la parte del cerebro dedicada a los pensamientos abstractos, análisis cognitivo y detección del comportamiento correcto para cada situación. Además, limita funciones cerebrales relacionadas con la memoria y el aprendizaje. Estudios realizados con personas han demostrado que el estrés aumenta la cantidad de proteínas en el cerebro que se relacionan con el Alzheimer, aumentando las posibilidades de padecerlo.

4. Reduce los infartos

La Universidad de Cambridge demostró que las personas que manejan mejor el estrés tienen 24% menos probabilidades de sufrir infartos. Otro estudio probó que el estrés psicológico relacionado con el trabajo ocasionó 10% de los infartos que sufrieron los hombres de clase media y alta en Estados Unidos en 2011.

5. Evita la depresión

El estrés mata neuronas, en incluso, evita que se formen nuevas en el hipocampo, parte del cerebro que se encarga de manejarlo. La presencia constante de cortisol (hormona del estrés) reduce los niveles de serotonina y dopamina, hormonas encargadas de la felicidad.

6. Tomas mejores decisiones

Cuando estamos estresadas no pensamos con claridad, eso lo sabemos. Un estudio reciente de la Universidad de California del Sur encontró que el estrés altera nuestra percepción sobre los riesgos y recompensas en nuestra vida, y puede influir negativamente en juicios y decisiones relacionados con temas importantes.

7. El estrés engorda

A todas nos encanta consentirnos con comida rica cuando estamos tristes o estresadas. ¡Exacto! Entre más estrés sintamos en nuestra vida, más antojos tenemos por comida poco sana. El cortisol aumenta el apetito y el antojo de comida chatarra.

8. Reduce el acné

Es un círculo vicioso: te estresas por una presentación en el trabajo, y tu piel reacciona con acné, y luego te estresas por los granitos. El estrés aumenta la cantidad de grasa que produce la piel, lo que se traduce en una gran cantidad de barros.

9. Aumenta la libido

El Instituto Kinsey descubrió que el estrés reduce la libido en 30% de la población. Esto pasa más en las mujeres que vemos el sexo como una obligación más, mientras que los hombres lo perciben como un medio para desestresarse.

10. Reduce el cáncer de mama

Los estudios que relacionan el estrés con cáncer de mama se encuentran en pañales, sin embargo, ya existe evidencia que los relaciona. La agresividad de las células cancerígenas es mayor cuando las personas están estresadas. Relajarte retrasa el progreso de la enfermedad y potencia la recuperación. Además, un estudio en 2003 demostró que el estrés duplica las probabilidades de padecer cáncer en la vida. Ver nota original.

Notas recomendadas

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
A lo largo de nuestra vida hemos escuchado muchos mitos alrededor de la necesidad de bajar de peso. Una de las teorías que de un tiempo para acá ha cobrado importancia es sobre que el alcohol engorda pero, ¿qué pensarías si te decimos que esto no es un mito, sino verdad? Aquí te va una verdad que puede doler: las bebidas alcohólicas no sólo están saboteando tu dieta, además te están haciendo engordar y todo esto tiene una explicación que nos lleva directo al alcohol que contienen, pues este interrumpe la oxidación de las grasas e hidratos de carbono y, en lugar de quemarlos, los almacenemos. Además, el alcohol contiene etanol, una sustancia nociva para el sistema nervioso central si se consume en grandes cantidades, la cual afecta el funcionamiento del hígado. Por ejemplo, cada gramo de etanol aporta 7 Kcal y las bebidas además pueden contener azúcares y otras fuentes de calorías que también impactan en el organismo. Así que si estás buscando bajar de peso, considera moderar y, de ser posible, evitar el consumo de alcohol, porque además de las calorías vacías que te aporta, solemos tener malos hábitos alimenticios cuando consumimos este tipo de bebidas y eso es una bomba para nuestro cuerpo.Y si toda esta información no te ha bastado para dejar el alcohol, aquí te dejamos datos que te harán pensar dos veces antes de tomarte esa copita:● Una cerveza regular tiene aproximadamente 150 calorías por un vaso de 355 ml.● Una cerveza light, aproximadamente 100 calorías por un vaso de 355 ml.● El vino contiene aproximadamente 100 calorías por una copa de 145 ml.● El alcohol destilado (ginebra, ron, vodka, whiskey), aproximadamente 100 calorías por 45 ml.● Un martini tiene aproximadamente 140 calorías por una copa de 65 ml.● Una piña colada, aproximadamente 500 calorías en 205 ml.Y a algunas de esas bebidas hay que sumarle las calorías de las sustancias con las que se mezclan, como jugos, refrescos, jarabes.Por último, recuerda que la mejor manera de controlar las calorías es limitar la cantidad de alcohol que tomas. Antes de salir, establece un límite y apégate a él. Es válido rechazar una bebida que no quieres o negarse a que te sirvan una segunda copa de vino, todo está en tus decisiones y en la conciencia de ellas.
Seguramente alguna vez te has sentido hinchada, con pesadez en el cuerpo, cansada y fatigada y has experimentado aumento de peso sin explicación. No te alarmes, seguramente estás reteniendo líquidos.La retención de líquidos se puede deber a diversas causas, como una vida sendentaria, tener obesidad o sobrepeso, consumir sodio en exceso, o hasta a una reacción secundaria a algún medicamento. La mayoría de las veces las causas no son graves, pero es importante que consultes a un médico si tienes sufres estos síntomas con frecuencia. Sabemos que la retención de líquidos y todas sus reacciones en nuestro cuerpo pueden ser incómodas y molestas, por lo que te recomendamos una dieta baja en sodio, pues la sal atrae el agua, esto quiere decir que mientras más agua consumas, más líquido vas a tener. Ten en cuenta que la mayor cantidad de sal que consumimos lo hacemos no sólo con la sal de mesa, sino con la ingesta de alimentos procesados como: lácteos, carnes y pescados, frutos secos salados, panes y galletas, refrescos y bebidas minerales, o aderezos como mostaza, catsup, mayonesa, salsa de soya.Además de evitar estos alimentos, también podemos encontrar otros aliados para combatir la hinchazón y hacernos sentir y lucir bien, estos alimentos son los llamados diuréticos. ¿Qué son los diuréticos?Los diuréticos nos ayudarán a eliminar la sal y el exceso de líquido del cuerpo, además, pueden ser auxiliares en tratamientos para la presión alta o el glaucoma, por ejemplo.Lo mejor de todo es que hay alimentos que son diuréticos naturales y que además de ayudarnos con el exceso de líquidos, sus nutrientes también contribuyen al combate de la hinchazón y propician la pérdida de peso, además de no contar con efectos secundarios graves. Los mejores diuréticos naturalesLos diuréticos naturales son alimentos llenos de nutrientes esenciales. La mayoría está compuesto por agua y sustancias antioxidantes que, una vez asimiladas en el cuerpo, optimizan las funciones renales y regulan la cantidad de fluidos.Aquí te dejamos una lista de los 10 mejores diuréticos naturales:1. Sandía: Esta deliciosa fruta es casi casi la reina de los diuréticos por su alto composición de agua. Sus vitaminas y minerales te ayudarán a desintoxicarte y a eliminar toxinas. 2. Pepino: Tiene un gran contenido de agua y es uno de los diuréticos naturales por excelencia. Además, contiene azufre y silicio, dos componentes que ayudan a los riñones a eliminar el ácido úrico. Esto ayuda al cuerpo a disminuir la retención de los líquidos e inflamación. 3. Jitomate: Contiene antioxidantes como vitamina C, selenio, betacaroteno y licopeno. Previene el daño de radicales libres, que pueden afectar a las paredes de los vasos sanguíneos, causando inflamación y fuga de fluidos y lo mejor de todo es que está formado por un 90% de agua. 4. Zanahoria: Esta hortaliza es uno de los diuréticos naturales más recomendado no solo por sus propiedades diuréticas, sino que actúa como desintoxicante y antiinflamatorio. 5. Lechuga: ¡La reina de las ensaladas! La lechuga es rica en hierro, magnesio y potasio ayudan a mejorar las funciones del sistema renal. Entre sus múltiples beneficios está la expulsión de toxinas y mejora la circulación. 5. Té verde: Esta popular bebida es uno de los mejores remedios de origen natural para regular los líquidos del cuerpo, además de tener antioxidantes y propiedades adelgazantes, debes tener cuidado con su ingesta y evitar consumir más de cuatro tazas al día.6. Diente de león: El diente de león es una planta medicinal de la que se aprovechan hojas y raíz en remedios naturales en forma de té, por sus propiedades como diurético, laxante y desintoxicante hepático. 7. Flor de Jamaica: La flor de Jamaica quizá sea el diurético natural más famoso. Desinflama el colon, ayuda a limpiar el organismo y mantiene controlados los niveles de tensión arterial por su acción sobre los niveles de colesterol y triglicéridos. 8. Avena: Pese a que la avena es más conocida por su alto índice de fibra, sus minerales la hacen una gran aliada si de sacar el exceso de líquido en nuestro cuerpo se trata. 9. Uva: Las uvas son frutas con índice de sodio muy bajo, por lo que las hace un gran diurético natural, además ayudan con la hinchazón del cuerpo y ayudan a una correcta digestión. 10. Piña: Contiene vitaminas A, B y C, que ayudan a la digestión. Actúa como alimento antiinflamatorio, reduciendo la hinchazón abdominal por lo que la hacen una excelente opción como diurético natural. Además de una mejora en los hábitos alimenticios, otras medidas que ayudan a disminuir los edemas son mantener las piernas elevadas, evitar estar sentado por mucho tiempo y practicar ejercicio físico de manera regular.
Uno de los materiales más contaminantes en el mundo es el plástico y según el Informe Estado del Plástico 2018 de ONU Ambiente, al año se producen 300 millones de toneladas de residuos plásticos, lo que equivale al peso de toda la población humana.Además, de acuerdo con estos datos, para el 2030 la producción de plásticos se duplicará a 619 millones de toneladas por año. Por otra parte, se dice que 80% de la basura es plástico de un solo uso, por lo que cada vez más empresas y personas se preocupan por buscar alternativas, con el fin de cambiar nuestros hábitos y así evitar seguir dañar el medio ambiente.Una de estas alternativas son las envolturas de cera de abeja reutilizables, que se han popularizado cada vez en más hogares.¿Cómo son estas envolturas?Esta opción se trata de una envoltura hecha con tela de algodón orgánico cubierta de cera de abeja, aceite de jojoba y resina de árbol que puede usarse una y otra vez, por lo que lo hace un gran sustituto al plástico para proteger alimentos. El revestimiento de sus ingredientes hace que la tela sea hermética, impermeable, flexible y lo suficientemente pegajosa como para comportarse como una envoltura de plástico. La cera de abejas y el aceite tienen cualidades antibacterianas que ayudan a mantener los alimentos frescos y permiten usar la envoltura varias veces. Así se usanUsarlas es lo más sencillo y práctico, sólo hay que moldear la envoltura de cera de abeja en la parte superior del alimento o envase utilizando el calor de las manos y haciendo presión para crear un sello. Para volver a usarlo nada más tienes que lavarla con agua fría y jabón para platos y está listo para utilizarse por todo un año.Después de un año de uso, la tela comienza a perder la cera de abeja y el aceite de jojoba, pero una vez que esto sucede no se convierte en desecho, sino en alimento para la tierra, pues es biogegradable. Actualmente hay muchas alternativas en el mercado, sobre todo en tiendas de productos orgánicos o zero waste, así que te invitamos a probarlas y así reducir tus residuos para cuidar al planeta.
Pareciera imposible dejar de usar bolsas de plástico, porque nos las ofrecen en todos lados. Sin embargo, también vemos muchísimas imágenes devastadoras de montañas de bolsas de plástico que están contaminando a la tierra y a los océanos. Por lo que hacer conciencia y aplicar pequeños cambios en nuestros hábitos es necesario y pueden tener buenos resultados.De hecho, en muchos países, las bolsas de plástico están prohibidas. También existen algunas iniciativas que proponen usar materiales que se degraden más pronto que los plásticos tradicionales, o incluso se cobra algún impuesto si quieres usar bolsas. Aun así, no es suficiente y no sucede en todo el mundo.Te recomendamos Cómo desperdiciar menos comida cuando tienes niños pequeñosAdemás, existen otros plásticos de un solo uso como popotes, cubiertos y platos, a los cuales también se ha extendido la prohibición. Pero lo que complica la situación es que a pesar de que el polietileno con el que están hechas las bolsas es fácilmente reciclable, no se hace porque es difícil separarlo del resto de la basura.Considerando todo esto, la mejor solución es evitarlo. Primero hay que empezar por las compras. Hay muchas bolsas de tela muy atractivas que puedes llevar al supermercado o mercado para empacar tus productos.Si no las llevas, solicita que te den cajas, siempre les sobran en las tiendas grandes. Piensa también que no sólo en los supermercados nos dan bolsas, y mejor carga bolsas de tela siempre a la mano para todo lo que compres, o inclusive si compras comida para llevar en un restaurante.Para las frutas y verduras, puedes conseguir bolsas pequeñas de tela abierta, como malla o velo. Recuerda lavarlas de vez en cuando para evitar contaminaciones. Una bolsa de plástico tradicional puede tardar cientos de años en degradarse completamente. Y si además compras jugos en botellas de plástico, imagínate cuánto de este material consumes en una sola semana.Te recomendamos: ¿Cómo calcular las porciones para hacer el súper?Poco a poco, tiendas donde venden productos a granel tanto de limpieza como alimentos están abriendo. Lleva tus propios contenedores y reúsalos.Usa bolsas de papel o recipientes para los sándwiches del lunch. No es necesario empacarlos en bolsas. Procura usar recipientes de vidrio o acero inoxidable ya que duran mucho más tiempo y cuando ya no te sirvan, contaminan menos.Y si ya tienes las bolsas, reúsalas la mayor cantidad de veces posible, ya sea para las compras, o para forrar basureros. Convierte el tema en un proyecto familiar: organiza un reto de quién puede pasar más tiempo sin usar una bolsa de plástico, involucra a tus hijos e invítalos a sugerir ideas para reducir su uso. Recuerda que la mejor enseñanza es el ejemplo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD