El estrés engorda
Salud

El estrés engorda

Por Kiwilimón - Febrero 2015
El estrés en pequeñas dosis es necesario. Nos ayuda a terminar un buen día de trabajo, entregar cosas con mejor calidad, y a ser lo suficientemente competitivas para sobrevivir en este mundo que se mueve cada vez más rápido. Sin embargo, el estrés causa enfermedades y engorda. Al final del día, lo mejor que podemos hacer es relajarnos. Abril es el mes de la conciencia sobre el estrés y el daño que hace sobre el organismo. Pensando en eso, queremos compartirte 10 beneficios de hacer lo contrario: relajarte. Nuestras amigas de ActitudFem te invitan a intertarlo:

1. Es bueno para el corazón

Muchos estudios han demostrado que el estrés es uno de los principales factores causantes de paros cardíacos, hipertensión, y otras enfermedades del corazón. Sobre todo el estrés generado por situaciones repentinas.

2. Reduce los resfriados

Según un estudio realizado en la Universidad Carnegie Mellon el estrés crónico (vivir estresada) duplica el riesgo de contraer un resfriado. El estrés limita la habilidad del cuerpo para contrarrestar la inflamación de las células.

3. Mejora la memoria

En los ratones, el estrés crónico limita las capacidades de la corteza prefrontal, que es la parte del cerebro dedicada a los pensamientos abstractos, análisis cognitivo y detección del comportamiento correcto para cada situación. Además, limita funciones cerebrales relacionadas con la memoria y el aprendizaje. Estudios realizados con personas han demostrado que el estrés aumenta la cantidad de proteínas en el cerebro que se relacionan con el Alzheimer, aumentando las posibilidades de padecerlo.

4. Reduce los infartos

La Universidad de Cambridge demostró que las personas que manejan mejor el estrés tienen 24% menos probabilidades de sufrir infartos. Otro estudio probó que el estrés psicológico relacionado con el trabajo ocasionó 10% de los infartos que sufrieron los hombres de clase media y alta en Estados Unidos en 2011.

5. Evita la depresión

El estrés mata neuronas, en incluso, evita que se formen nuevas en el hipocampo, parte del cerebro que se encarga de manejarlo. La presencia constante de cortisol (hormona del estrés) reduce los niveles de serotonina y dopamina, hormonas encargadas de la felicidad.

6. Tomas mejores decisiones

Cuando estamos estresadas no pensamos con claridad, eso lo sabemos. Un estudio reciente de la Universidad de California del Sur encontró que el estrés altera nuestra percepción sobre los riesgos y recompensas en nuestra vida, y puede influir negativamente en juicios y decisiones relacionados con temas importantes.

7. El estrés engorda

A todas nos encanta consentirnos con comida rica cuando estamos tristes o estresadas. ¡Exacto! Entre más estrés sintamos en nuestra vida, más antojos tenemos por comida poco sana. El cortisol aumenta el apetito y el antojo de comida chatarra.

8. Reduce el acné

Es un círculo vicioso: te estresas por una presentación en el trabajo, y tu piel reacciona con acné, y luego te estresas por los granitos. El estrés aumenta la cantidad de grasa que produce la piel, lo que se traduce en una gran cantidad de barros.

9. Aumenta la libido

El Instituto Kinsey descubrió que el estrés reduce la libido en 30% de la población. Esto pasa más en las mujeres que vemos el sexo como una obligación más, mientras que los hombres lo perciben como un medio para desestresarse.

10. Reduce el cáncer de mama

Los estudios que relacionan el estrés con cáncer de mama se encuentran en pañales, sin embargo, ya existe evidencia que los relaciona. La agresividad de las células cancerígenas es mayor cuando las personas están estresadas. Relajarte retrasa el progreso de la enfermedad y potencia la recuperación. Además, un estudio en 2003 demostró que el estrés duplica las probabilidades de padecer cáncer en la vida. Ver nota original.

Notas recomendadas

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El tamarindo, conocido como Tamarindus indica L., es un fruto con un sabor ácido que nos encanta a todos. Es tan popular en México que lo utilizamos para preparar aguas frescas, dulces picosos y otros platillos y botanas. Además de ser el ingrediente perfecto para bebidas, botanas y dulces, el tamarindo tiene múltiples beneficios para nuestra salud. Si tienes antojo de un agua de tamarindo, aquí te decimos por qué es una buena idea consumirla y para qué sirve el tamarindo, ¡te sorprenderás!¿Qué es el tamarindo?De acuerdo con los expertos, el tamarindo es una leguminosa originaria de África, aunque también se produce en países como México, India, Pakistán, Tailandia, Costa Rica, entre otros. Se caracteriza por un sabor ácido y dulce que les fascina a todos los que la prueban. Este delicioso fruto llegó a nuestro país durante la colonización española. Su cultivo se expandió por todas las zonas tropicales del país, hasta convertirse en un ingrediente esencial dentro de la gastronomía mexicana. También puedes leer: Los increíbles beneficios del aloe vera para la pielTamarindo: vitaminas y mineralesEl tamarindo es rico en nutrientes, vitaminas y minerales, por lo que es la opción ideal para preparar tés, aguas frescas y otros platillos. El tamarindo contiene cantidades importantes de:CalcioCobreFósforoHierroMagnesioPotasioVitamina B1Vitamina B2Vitamina B3Usos medicinales del tamarindoDesde hace cientos de años, el tamarindo ha sido un ingrediente esencial dentro de la medicina tradicional. Por ejemplo, el té de tamarindo se ha usado para tratar el estreñimiento, la diarrea, la calentura y hasta la malaria. Por otro lado, la corteza del árbol y las hojas también se usan para acelerar el proceso de cicatrización. Según la Secretaría de Agricultura, esta leguminosa también tiene propiedades laxantes, diuréticas, astringentes, antipiréticas y antisépticas. También se utiliza en la elaboración de remedios caseros para tratar enfermedades del hígado, asma, intoxicación alcohólica, problemas digestivos, hipertensión, dolor de cabeza, resfriados, tos, quemaduras de azotadores, hemorroides, vómito, ictericia, llagas, inflamación y hemorragias. En el caso de la medicina occidental, los científicos han encontrado que el tamarindo es rico en polifenoles, una sustancia rica en antioxidantes y con propiedades antiinflamatorias. Gracias a su eficacia, esta sustancia tiene beneficios para el corazón, el cáncer y la diabetes. Como puedes ver, las propiedades medicinales del tamarindo son muchas. También puedes leer: Conoce todos los beneficios que el té de jamaica tiene para tiLos beneficios del tamarindoDiferentes estudios científicos han demostrado que este fruto tropical tiene muchos beneficios para la salud, por lo que te recomendamos incluirlo en tu dieta lo más pronto posible, no te arrepentirás.Tamarindo contra la hipertensiónDebido a que el tamarindo contiene grandes cantidades de magnesio, se convierte en una buena opción para controlar la hipertensión y, por si fuera poco, también es benéfico para los diabéticos.Reduce el riesgo de padecer cáncerSegún los científicos, todos debemos consumir una cantidad importante de antioxidantes al día, ya que esta sustancia nos ayuda a disminuir los efectos negativos de los radicales libres, lo que se traduce en menores probabilidades de padecer cáncer. Por lo tanto, ya que el tamarindo es rico en antioxidantes, te recomendamos disfrutar de frescos tés y aguas frescas, pero recuerda que no debes agregar mucha azúcar.También puedes leer: Los increíbles beneficios del té de jengibreTamarindo para un cerebro saludableAdemás de ayudar a controlar la presión arterial y de ser un gran antioxidante, el tamarindo también es perfecto para el cerebro, pues este fruto es rico en vitaminas B, la cual es necesaria para el buen funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso.Huesos fuertesGracias a que el tamarindo es rico en magnesio y hierro, se convierte en un alimento perfecto para cuidar tus huesos, sin embargo, también deberás consumir vitamina D.Propiedades antifúngicas, antivirales y antibacterianasDe acuerdo con una investigación científica, el extracto de tamarindo contiene sustancias naturales que combatan a los microbios. Por otro lado, otros estudios han señalado que el fruto tropical podría tener propiedades antifúngicas, antivirales y antibacterianas.
Difícilmente olvidaré ese día. A lo largo y ancho de la hacienda de la familia Maza, los tambores y los acordeones marcaban el paso de los danzantes tradicionales. Alrededor, cocineras de toda la región mostraban su oficio a través de moles de todos los colores, adobos espesos y caldos picantes. El mezcal se abría paso entre las mesas. Tal escenario sólo podría significar una cosa: celebración. Unos minutos antes se había realizado el sacrificio de chivos en La Tradicional Matanza, Huajuapan de León, en el marco del festival Cofradía Mixteca. Con esta primera verbena se dio también por inaugurada la temporada de mole de caderas, tradición de las regiones mixtecas de Oaxaca, Puebla y Guerrero. Los organizadores –Alejandro Ruiz (chef de Casa Oaxaca y presidente de la CANIRAC en Oaxaca), Rodolfo Castellanos (chef de Origen), José Manuel Baños (chef de Pitiona) e Israel Loyola (chef de Restaurante Sin Nombre)–, por segundo año consecutivo, dieron cita en Oaxaca a cocineras tradicionales y a chefs de los restaurantes más emblemáticos de México. Durante los cuatro días que duró el festival fuimos invitados a un desfile de saberes y cultura volcada al plato con el fin de probar una de las siete gastronomías oaxaqueñas más relevantes: la mixteca. En el restaurante de Doña Chonita recibimos el sol con una taza de atole blanco en la mano y su desayuno mixteco. En el restaurante Obispo nos paseamos por un menú degustación con paradas de barbacoa, maíz quebrado y menudencias. Una de las noches brindamos con los mezcales de trazabilidad de Archivo Maguey y comimos tetelas rellenas de amarillito en Maguey y Maíz. Pero quizás la cumbre sucedió en el cierre, el domingo. Los treinta y cinco cocineros invitados hicieron uso de los ingredientes, las técnicas y los guisos de la región para inspirar sus propias sazones. Comimos toda suerte de delicias oaxaqueñas y otras más con toques del mundo: mole con curry (de Oscar Torres), estofado de chivo no nato (de Chuy Villarreal), el mole de luto (de Celia Florián), jocoque con setas (de Alfredo Villanueva), pepián de hoja Santa y coliflor (de Daniel Nates).Y es que se necesitan muchos días y decenas de manos para exhibir la gastronomía mixteca como se merece. La región resalta por la pobreza de sus suelos sobre las que crecen pocos ingredientes; en cambio, la creatividad de las comunidades es la que ha dado múltiples frutos. (Si cada familia tiene una forma de cocinar cierto guiso, la variable de platillos es infinita.) En la lista de tradiciones gastronómicas locales se encuentra la crianza del chivo –actividad relevante desde la llegada de los españoles–, el uso del guaje y el chile costeño, así como el cultivo de diversas especies de maíz.El mole de caderasLa chef Olga Cabrera Oropeza es mixteca. Ella aprendió todo lo que sabe de cocina de su abuela –Doña Chonita–, de su madre y su suegra. En el restaurante Tierra del Sol, instalado en la capital oaxaqueña, recupera los sabores de su comunidad en un contexto idílico.Para ella, “el mole de caderas es uno de los platillos con más identidad puesto que está preparado con ingredientes locales, como el chile costeño, que le da picor a toda nuestra cocina mixteca. Y luego también tiene guaje. Es tan importante que, de hecho, Huajuapan significa ‘guajes junto al río’”. Las cabras además son cebadas de manera natural con hierbas, como la pepicha, que crecen únicamente en la región. Esto le otorga un sabor único y penetrante al mole de caderas. Cuando la temporada termina, la fiesta continúa. Los locales preparan un mole de barbacoa, de sabor similiar, que se realiza a partir de los huesos del chivo.Los otros guisos mixtecosOlga me explicó que la cocina mixteca tiene cinco estandartes culinarios: el chileajo, el pozole mixteco, el huachimole, el mole de fiesta y los otros moles hechos con semilla de guaje. De chileajos los más comunes son el rojo y el amarillo. Y como su nombre lo indica, se prepara con ajos asados, clavos de olor, chiles costeños amarillos y ajonjolí.Confieso que nunca había probado el pozole mixteco. Bajo el cuidado de Doña Chonita y de Olga, difícilmente lo olvidaré. A diferencia de otros, se prepara con un maíz nativo, más duro que el pozolero, por lo que hay que estar atizando el fuego de la leña durante toda la noche. El caldo, hecho con hoja Santa, tiene un color neutro. Cuando se le añade un mole especiado, con fuerte sabor a clavos, es que adquiere ese color rojizo particular. Además del mixteco, en la temporada de pozole en el mes de septiembre se prepara un pozole verde y el pozole de la costa.El mole de fiesta mixteco es considerado negro, aunque su color apunta más hacia el colorado. Es ligeramente dulce. Picante, sólo lo suficiente. “El mole de fiesta mixteco es un mole espesado con muchas semillas: mucha almendra, ajonjolí; las semillas del chile no las quemamos. Solamente pasan por un tostado. Los chiles deben de quedar crujientes, pero no deben de quemarse porque este no es un mole amargo”, confirma Olga.En la cocina mixteca se pueden encontrar panes con fermentación de pulque que generalmente se cuecen a nivel de piso en hornos de piedra. “Tenemos dulces de calabaza, panes rellenos de calabaza, encaladas o regañadas”. Las encaladas son unas tortillas dulces, elaboradas a partir de harina de trigo, y cubiertas por una capa blanquecina que se asemeja al betún. Lo adornan salpicones de color rosa. Por su parte las regañadas son una suerte de galletas con el sabor de la manteca de cerdo y revolcadas con azúcar y canela.Hay mucho más. En cinco días probé todo cuanto pude pero las recetas se me escapaban entre los dedos. Faltaría sentarse a la mesa de cada casa y descubrir preparaciones únicas como la que la cocinera tradicional y dueña de Obispo, Uveira Cruz me dio a probar el primer día: un estofado hecho con aceitunas y pollo que me aseguró, no probaría en otro lugar. No se me va de la cabeza. Así es la mixteca. Cada familia es un libro de historias y herencias y, cada guiso, un lenguaje tan único como la propia sazón. 
La comida típica de Chile es un reflejo de su identidad mestiza, ya que mezcla la tradición indígena y con el aporte de los sabores coloniales españoles. La gastronomía chilena también causa sensación gracias a su vasta geografía, de donde surgen los ingredientes más diversos y exquisitos de la nación. Si aún no sabes lo que te estás perdiendo, te invitamos a conocer los platillos más emblemáticos de Chile. Humitas Si bien las humitas no son exclusivamente de Chile, sí son consideradas uno de los platillos típicos chilenos más populares. Similares a los tamales mexicanos, las humitas están hechas con masa de maíz tierno, conocido como choclo, que se envuelven en hojas de mazorca y se cocinan al vapor. Porotos Los porotos son un guisado de Chile que se sirve caliente y tiene diversas variantes, pero los más tradicionales son, sin duda, los porotos con riendas. Se trata de un guiso preparado con frijoles, una mezcla de granos de elote, cebolla, zapallo, tomate y ajo. ¡Es un platillo ideal para el invierno! Cazuela Se cree que la cazuela es un platillo introducido por los españoles en Chile, el cual consta de una sopa de verduras con carne de pollo, ternera o cordero, acompañada con arroz. Algunos lo comparan con el sanchocho colombiano. Caldillo El caldillo, platillo que provocó la inspiración del mismísimo Pablo Neruda, es una receta tradicional chilena hecha a base de pescado congrio con cebollas, papas, zanahoria, limones y cilantro, entre otros. Si te gusta la comida del mar, no dudes en probarlo. Curanto de hoyo Lo que bien podría compararse con una barbacoa hidalguense, lo encontramos en este delicioso platillo tradicional de Chile conocido como curanto de hoyo. El curanto se prepara con piedras calientes dentro de un hoyo, en donde posteriormente se agregan en capas diferentes tipos de carnes, pescados, mariscos y papas que se cubren con grandes hojas de nalca y sellan la cocción con más piedras calientes. ¿No se te hizo agua la boca? Carbonada La carbonada chilena es una sopa tradicional que se cocina con papa, zapallo, carne molida, cebolla, zanahoria cortada en trozos y caldo con arroz. La carbonada surge de la región minera de Lota y es uno de los mejores platillos tradicionales de Chile.
El tejocote, también conocido como manzanita de indias, es un fruto endémico de México y uno de los principales ingredientes del tradicional ponche decembrino. Este fruto también es muy importante durante el Día de Muertos, pues se utiliza para decorar los altares y ofrendas, así como para preparar dulce de tejocote. Por otro lado, también lo encontrarás dentro de las piñatas durante las posadas decembrinas. Su nombre viene del náhuatl texócotl, que significa “fruto duro de sabor agrio”. Según el Instituto de Ecología, en nuestro país existen al menos 16 especies de tejocotes, las cuales se encuentran mayormente en las zonas montañosas de Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Puebla y Veracruz. Hoy en día, se utiliza para elaborar dulces, conservas, mermeladas y licores, ya que es rico en vitaminas, minerales y otros nutrientes, por lo que se recomienda su consumo ampliamente. Gracias a todos sus beneficios, aquí te decimos por qué es una buena idea consumir más tejocote. También puedes leer: Los múltiples beneficios de consumir tamarindoVitaminas y mineralesDe acuerdo con los expertos, el tejocote es rico en vitaminas y minerales, tales como:Calcio: Recuerda que consumir suficiente calcio es esencial, pues nuestro cuerpo necesita de este mineral para fortalecer los huesos fuertes y mantener una buena salud. Hierro: ¿Sabías que el hierro se encuentra en cada una de las células de nuestro cuerpo? Además, este mineral nos ayuda a producir hemoglobina y nos ayuda a prevenir la anemia. Vitamina C: Esta vitamina es de suma importancia para nuestro cuerpo, es necesaria para un buen crecimiento. Por si fuera poco, también es un poderoso antioxidante y es benéfico para la piel, los huesos, acelera la cicatrización y nos ayuda a absorber el hierro. Complejo B: Las vitaminas del complejo B son: B1, B2, B3, B5, B6, B7, B12 y el ácido fólico. Estas vitaminas nos ayudan a obtener energía de los alimentos y en la formación de los glóbulos rojos.También puedes leer: Conoce los beneficios de la flor de jamaica¿El tejocote tiene propiedades medicinales?Gracias a que el tejocote fortalece los huesos, ayuda al buen funcionamiento del sistema nervioso y a la transportación de oxígeno, es una excelente opción para todos. De acuerdo con la Secretaría de Agricultura, las culturas prehispánicas utilizaban el tejocote para crear diferentes remedios caseros para tratar las siguientes enfermedades:Tos, pulmonía, bronquitis, resfriado común y dolor del pulmón.Diarrea, amibas, disentería y dolor de estómago.Este fruto endémico además se usa como diurético y antiespasmódico.El tejocote además ayuda a mejorar la circulación coronaria y a moderar las contracciones causadas por la taquicardia.En la actualidad, es común que se utilice la raíz de tejocote o la fruta misma para bajar de peso, sin embargo, no existe evidencia científica que apoye esta teoría.También puedes leer: Los múltiples beneficios de comer colLos beneficios de comer tejocoteDebido a que contiene vitaminas y minerales, el tejocote tiene muchos beneficios para la salud, entre los cuales destacan los siguientes: Por si fuera poco, un estudio publicado por expertos del Instituto Politécnico Nacional señala que el tejocote es ideal para el corazón, pues el fruto y sus hojas se han utilizado para tratar enfermedades cardiacas como la taquicardia, la arritmia y la ateroesclerosis, entre otros padecimientos del corazón. Esto se debe a que el tejocote contiene un compuesto fenólico, una sustancia con muchos beneficios para el corazón y el sistema circulatorio.Ayuda a una buena coagulación sanguínea.Disminuye los niveles de glucosa, por lo que es ideal para los diabéticos.Fortalece el sistema inmune.Es un fruto rico en vitamina C, vitaminas del complejo B y calcio.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD