Este aceite produce toxinas cancerígenas ¡Seguro lo usas todos los días!

Por Kiwilimón - Septiembre 2016
En el mercado existen muchos tipos de aceites. Aunque los más populares siguen siendo el aceite de oliva, de maíz y de soya, hay muchos otros que sirven más o menos para lo mismo. Si te pones a pensar en los usos que le das al aceite (freír, dorar, saltear, etc.) todos los aceites funcionan más o menos igual, ¿no? La realidad es que algunos son más dañinos que otros, entre ellos el aceite de canola. Este producto se obtiene de la colza, una especie de nabo de cuya semilla se extrae el aceite. Tal vez creas que usas muy poco aceite en la preparación de tus alimentos y que eso no puede afectar tu salud, pero eso no es cierto. A continuación, te explicamos algunas de las razones por las que debes de dejar de cocinar con aceite de canola:
  • Contrario a otros productos más naturales, el aceite de colza pasa por muchas etapas, lo que afecta su valor nutritivo.
  • Como su proceso de elaboración incluye una etapa de hidrogenación, esto lo convierte en un riesgo para la salud, ya que incrementa el índice de cáncer.
  • Puede parecer extraño, pero el aceite de canola es uno de los principales ingredientes en los pesticidas libres de químicos. (¿Sigues creyendo que es buena idea cocinar con este tipo de aceite?).
  • Más del 90% del aceite de canola se produce a partir de cultivos modificados genéticamente.
Ahora que ya conoces un poco más acerca del aceite de canola, ¿te gustaría hacer algunas modificaciones en tu dieta diaria?

Te recomendamos estas recetas:

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
A lo largo de nuestra vida hemos escuchado muchos mitos alrededor de la necesidad de bajar de peso. Una de las teorías que de un tiempo para acá ha cobrado importancia es sobre que el alcohol engorda pero, ¿qué pensarías si te decimos que esto no es un mito, sino verdad? Aquí te va una verdad que puede doler: las bebidas alcohólicas no sólo están saboteando tu dieta, además te están haciendo engordar y todo esto tiene una explicación que nos lleva directo al alcohol que contienen, pues este interrumpe la oxidación de las grasas e hidratos de carbono y, en lugar de quemarlos, los almacenemos. Además, el alcohol contiene etanol, una sustancia nociva para el sistema nervioso central si se consume en grandes cantidades, la cual afecta el funcionamiento del hígado. Por ejemplo, cada gramo de etanol aporta 7 Kcal y las bebidas además pueden contener azúcares y otras fuentes de calorías que también impactan en el organismo. Así que si estás buscando bajar de peso, considera moderar y, de ser posible, evitar el consumo de alcohol, porque además de las calorías vacías que te aporta, solemos tener malos hábitos alimenticios cuando consumimos este tipo de bebidas y eso es una bomba para nuestro cuerpo.Y si toda esta información no te ha bastado para dejar el alcohol, aquí te dejamos datos que te harán pensar dos veces antes de tomarte esa copita:● Una cerveza regular tiene aproximadamente 150 calorías por un vaso de 355 ml.● Una cerveza light, aproximadamente 100 calorías por un vaso de 355 ml.● El vino contiene aproximadamente 100 calorías por una copa de 145 ml.● El alcohol destilado (ginebra, ron, vodka, whiskey), aproximadamente 100 calorías por 45 ml.● Un martini tiene aproximadamente 140 calorías por una copa de 65 ml.● Una piña colada, aproximadamente 500 calorías en 205 ml.Y a algunas de esas bebidas hay que sumarle las calorías de las sustancias con las que se mezclan, como jugos, refrescos, jarabes.Por último, recuerda que la mejor manera de controlar las calorías es limitar la cantidad de alcohol que tomas. Antes de salir, establece un límite y apégate a él. Es válido rechazar una bebida que no quieres o negarse a que te sirvan una segunda copa de vino, todo está en tus decisiones y en la conciencia de ellas.
Si hay algo de lo que hemos escuchado ya mucho, los superfoods, sus propiedades y lo bien que le hacen al organismo para combatir las reacciones de una mala alimentación y la pobre calidad de los alimentos que consumimos está entre los temas principales. Hoy en día nos enfrentamos a alimentos procesados, sustancias nocivas que causan problemas graves como el sobrepeso, la obesidad, diabetes y problemas en el sistema circulatorio. El ritmo de vida que se vive actualmente es muy vertiginoso y estresante, y esto influye en la calidad de sueño, lo cual a la vez, tiene repercusiones en la salud.Quizá muchas personas no lo sepan, pero dormir bien es igual de importante que una correcta alimentación. Un mal descanso puede dañar seriamente tu bienestar, influir en el humor y tener otras repercusiones negativas, como cansancio, somnolencia, déficit de atención y concentración, irritabilidad y lentitud de pensamiento. Además, un mal sueño puede propiciar desórdenes y enfermedades como la ansiedad y la depresión, e incluso derivar en problemas mucho más severos como hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares.Así que para mejorar la calidad de tu sueño por la noche y evitar todos estos problemas te tenemos estos consejos.Cuida lo que comes y tomas antes de dormir: Hay que limitar las bebidas con cafeína como refrescos, cafés y tés. Tampoco consumas alcohol por las noches, ni comidas irritantes ni grasosas, ya que esto puede generarte indigestión e interrumpir tus horas de sueño. Crea hábitos saludables: Acuéstate en un horario regular todas las noches para crear una rutina y acostumbrar a tu cuerpo a las horas de descanso. También trata de despertarte siempre a la misma hora. Realiza ejercicio habitualmente: Realizar alguna actividad física, además de ser bueno para tu salud, favorece el descanso durante la noche; sin embargo, procura hacerlo durante el día y no antes de dormir. Limita el uso de tu celular antes de dormir: La luz del celular y otros dispositivos, además de las emociones y pensamientos que provocan las redes sociales, correo electrónico y mensajería instantánea, hacen que sea difícil conciliar el sueño. Trata de meditar un poco: Prepara el cuerpo para descansar y realiza cosas relajantes antes de acostarse. Puedes hacer meditación, respiraciones profundas, estiramientos, leer un libro o tomar un baño de agua tibia como antesala para dormir. Limita las actividades en la cama: No es bueno que utilices la cama para realizar otras actividades además de dormir, te recomendamos no trabajar, ver la tele o comer en la cama. Mantén ordenado y limpio tu cuarto: Dicen que el caos llama al caos, y si tienes un desastre en tu cuarto, no podrás tener paz y descansar de manera adecuada. Tener orden y limpieza tranquilizará tu mente. No hagas siestas de más de 30 minutos: Si bien las siestas son muy benéficas para la salud, hacerlas por un tiempo prolongado puede ser contraproducente y “espantarte” el sueño por las noches. Intenta seguir estos consejos y verás como te despiertas fresco, descansado y feliz.
A veces, las sopas pueden quedar un poco más ligeras de lo que nos gusta. Pero aquí tenemos la solución. Después de todo, no hay como una sopa espesita para satisfacer el apetito y llenar el corazón.Déjala hervirMuchas veces, lo único que hace falta para que tu sopa tenga más consistencia es un poco de paciencia. Déjala hervir y así se evaporará el exceso de líquido. Muévela de vez en cuando para cuidar que no se pegue, checa que no se concentre demasiado y que no se pase de sal.Un poco de puréSi la sopa tiene como base caldo con verduras picadas, como la sopa minestrone, añade puré de jitomate, o licúa un poco de las mismas verduras con el mismo caldo.Te recomendamos esat rica Sopa de Pasta con VerdurasOtro gran espesante es el arroz cocido, que puedes licuar con una tercera parte de la sopa; de igual manera sirve el puré de papas o las hojuelas de puré de papa. El arroz cocido licuado con un poco del líquido es una buena forma de espesar sopas de mariscos o de verduras como coliflor o brócoli. No añade sabores adicionales, deja una textura y brillo muy diferentes y si no te gusta añadir lácteos, es una buena solución.Si se trata de sopa de tortilla, licúa algunas tortillas con tu base de jitomate para que tenga más cuerpo, también le añadirás sabor.Crema o yogurUn poquito de crema o yogur estilo griego sin endulzar no sólo aportará textura, sino que dará un sabor delicioso. Prueba primero la marca de crema que usas, hay algunas que al hervirlas, en lugar de espesar, diluyen. Si es una sopa de lentejas con curry o sopa de pollo o mariscos con sabores orientales, la crema o leche de coco es una gran opción.Harina o féculasUna solución muy rápida es un poco de maicena o fécula de maíz. Recuerda combinarla con agua fría en un recipiente pequeño e incorporarla después a la sopa. Déjala hervir varios minutos antes de agregar más. Se espesa muy rápido.Prueba con esta Sopa de Pasta con PolloDe la misma manera, puedes agregar harina disuelta con agua, pero ésta necesita hervir más tiempo para que no tenga sabor a crudo, al menos diez minutos. Una manera de evitarlo es cocinar la harina con la misma cantidad de mantequilla en un sartén pequeño hasta que esté pálida y huela como a galleta horneada. Esto se llama un roux. Incorpora el roux usando un batidor de globo, así te asegurarás de que no se formen grumos. Déjalo hervir unos cinco minutos para asegurarte de que esté cocido a fondo.Si es una sopa rústica, especialmente a base de jitomate, puedes agregar también un poco de pan molido.Y si no tienes mucho tiempo, los croutones siempre absorberán el exceso de líquido y a todo mundo le gustan. Prueba tostarlos con aceite y hierbas de olor para agregar otra capa de sabor.
Seguramente alguna vez te has sentido hinchada, con pesadez en el cuerpo, cansada y fatigada y has experimentado aumento de peso sin explicación. No te alarmes, seguramente estás reteniendo líquidos.La retención de líquidos se puede deber a diversas causas, como una vida sendentaria, tener obesidad o sobrepeso, consumir sodio en exceso, o hasta a una reacción secundaria a algún medicamento. La mayoría de las veces las causas no son graves, pero es importante que consultes a un médico si tienes sufres estos síntomas con frecuencia. Sabemos que la retención de líquidos y todas sus reacciones en nuestro cuerpo pueden ser incómodas y molestas, por lo que te recomendamos una dieta baja en sodio, pues la sal atrae el agua, esto quiere decir que mientras más agua consumas, más líquido vas a tener. Ten en cuenta que la mayor cantidad de sal que consumimos lo hacemos no sólo con la sal de mesa, sino con la ingesta de alimentos procesados como: lácteos, carnes y pescados, frutos secos salados, panes y galletas, refrescos y bebidas minerales, o aderezos como mostaza, catsup, mayonesa, salsa de soya.Además de evitar estos alimentos, también podemos encontrar otros aliados para combatir la hinchazón y hacernos sentir y lucir bien, estos alimentos son los llamados diuréticos. ¿Qué son los diuréticos?Los diuréticos nos ayudarán a eliminar la sal y el exceso de líquido del cuerpo, además, pueden ser auxiliares en tratamientos para la presión alta o el glaucoma, por ejemplo.Lo mejor de todo es que hay alimentos que son diuréticos naturales y que además de ayudarnos con el exceso de líquidos, sus nutrientes también contribuyen al combate de la hinchazón y propician la pérdida de peso, además de no contar con efectos secundarios graves. Los mejores diuréticos naturalesLos diuréticos naturales son alimentos llenos de nutrientes esenciales. La mayoría está compuesto por agua y sustancias antioxidantes que, una vez asimiladas en el cuerpo, optimizan las funciones renales y regulan la cantidad de fluidos.Aquí te dejamos una lista de los 10 mejores diuréticos naturales:1. Sandía: Esta deliciosa fruta es casi casi la reina de los diuréticos por su alto composición de agua. Sus vitaminas y minerales te ayudarán a desintoxicarte y a eliminar toxinas. 2. Pepino: Tiene un gran contenido de agua y es uno de los diuréticos naturales por excelencia. Además, contiene azufre y silicio, dos componentes que ayudan a los riñones a eliminar el ácido úrico. Esto ayuda al cuerpo a disminuir la retención de los líquidos e inflamación. 3. Jitomate: Contiene antioxidantes como vitamina C, selenio, betacaroteno y licopeno. Previene el daño de radicales libres, que pueden afectar a las paredes de los vasos sanguíneos, causando inflamación y fuga de fluidos y lo mejor de todo es que está formado por un 90% de agua. 4. Zanahoria: Esta hortaliza es uno de los diuréticos naturales más recomendado no solo por sus propiedades diuréticas, sino que actúa como desintoxicante y antiinflamatorio. 5. Lechuga: ¡La reina de las ensaladas! La lechuga es rica en hierro, magnesio y potasio ayudan a mejorar las funciones del sistema renal. Entre sus múltiples beneficios está la expulsión de toxinas y mejora la circulación. 5. Té verde: Esta popular bebida es uno de los mejores remedios de origen natural para regular los líquidos del cuerpo, además de tener antioxidantes y propiedades adelgazantes, debes tener cuidado con su ingesta y evitar consumir más de cuatro tazas al día.6. Diente de león: El diente de león es una planta medicinal de la que se aprovechan hojas y raíz en remedios naturales en forma de té, por sus propiedades como diurético, laxante y desintoxicante hepático. 7. Flor de Jamaica: La flor de Jamaica quizá sea el diurético natural más famoso. Desinflama el colon, ayuda a limpiar el organismo y mantiene controlados los niveles de tensión arterial por su acción sobre los niveles de colesterol y triglicéridos. 8. Avena: Pese a que la avena es más conocida por su alto índice de fibra, sus minerales la hacen una gran aliada si de sacar el exceso de líquido en nuestro cuerpo se trata. 9. Uva: Las uvas son frutas con índice de sodio muy bajo, por lo que las hace un gran diurético natural, además ayudan con la hinchazón del cuerpo y ayudan a una correcta digestión. 10. Piña: Contiene vitaminas A, B y C, que ayudan a la digestión. Actúa como alimento antiinflamatorio, reduciendo la hinchazón abdominal por lo que la hacen una excelente opción como diurético natural. Además de una mejora en los hábitos alimenticios, otras medidas que ayudan a disminuir los edemas son mantener las piernas elevadas, evitar estar sentado por mucho tiempo y practicar ejercicio físico de manera regular.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD