Estos 8 productos de uso cotidiano están afectando tu salud
Salud

Estos 8 productos de uso cotidiano están afectando tu salud

Por Kiwilimón - Noviembre 2016

Todos los días entramos en contacto con químicos que pueden ocasionar estragos en nuestra salud.

Desafortunadamente, estos no se encuentran solo en la contaminación ambiental. Muchos de los productos que usamos de manera cotidiana pueden representar un gran riesgo para la salud a la larga.

Antes de que empieces a sufrir sus consecuencias, te sugerimos ir a tu cocina y a tu baño para deshacerte de estos 8 artículos:

  1. Endulzantes artificiales: sí, seguramente los usas porque crees que puedes ahorrarte unas calorías, pero ¿sabías que los endulzantes artificiales pueden provocar ataques al corazón, intolerancia a la glucosa y Alzheimer? Deshazte de todos esos sobrecitos de colores y mejor opta por endulzantes más sanos, como miel o jarabe de agave.
  2. Bebidas energéticas: es común que hoy en día con los estilos de vida ajetreados que solemos llevar, busquemos opciones para mantener la energía durante la semana. Pero es importante que sepas que estas bebidas afectan la función de los vasos sanguíneos, desestabilizan los niveles de adrenalina y afectan el sistema nervioso central. Antes de tomarte una botella de estas, recuerda que su contenido de cafeína es el equivalente a 14 latas de refresco.
 
  • Botellas y contenedores de plástico: si eres uno de los tantos Godínez que sale temprano por la mañana para ir a trabajar, es muy probable que lleves tu comida en contenedores de plástico. No importa cuánto ames a tus "tuppers", el material del que están hechos puede provocar problemas de salud reproductiva y algunos tipos de cáncer. Evita problemas y sustituye el plástico por vidrio.
  • Utensilios de cocina antiadherentes: es fácil confundirse con estos artículos. Uno puede creer que es más sano cocinar con estos ya que no requieres tanto aceite, sin embargo, el material que los hace antiadherentes, el PFOA, es considerado carcinógeno. Ahórrate el aceite y los problemas de salud, cambiando tus sartenes por utensilios de cerámica o vidrio.
  • Aromatizantes ambientales: este tipo de productos está hecho, por lo general, con un químico que se ha asociado con el desarrollo precoz de la pubertad y algunos tipos de cáncer. Si tienes problemas de olores en tu casa, busca aceites esenciales que, además de aromatizar naturalmente, te pueden traer beneficios para tu salud.
  • Detergentes y jabones antibacteriales: lamentamos decírtelo, pero tu botellita para desinfectarte las manos puede no ser la mejor idea. Resulta que su principal componente, el triclosán, puede provocar alergias, problemas en la tiroides y afectar el desarrollo fetal. En lugar de usar un montón de productos para desinfectar, usa peróxido de hidrógeno y vinagre. Es igual de efectivo y menos riesgoso.
  • Medicinas y antibióticos: a veces nos quedan algunas pastillas del último tratamiento que nos recetó el doctor, y las guardamos "por si se llega a ofrecer". Sin embargo, conservar medicamentos por mucho tiempo y, peor aún, tomarlos sin supervisión médica puede ser un gran error. Sobre todo, evita automedicarte antibióticos.
 
  • Productos de uso personal: no queremos alarmarte, pero la gran mayoría de los productos cosméticos contienen plomo, cadmio y arsénico. Si sueles usar maquillaje todos los días, podrías estar absorbiendo más de 2 kilos de químicos al año. Eso sin contar desodorantes, cremas, shampoo, etc. Para contrarrestar la exposición a los químicos, regresa a lo natural y busca productos orgánicos.
Ahora que ya sabes cuáles artículos de uso diario pueden afectar tu salud, ¿cómo los vas a sustituir? Compártenos tus ideas. ¡CUIDA TU BIENESTAR!

Esto puede interesarte:

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El bicarbonato no solo te ayuda a hacer pasteles esponjosos o es perfecto para limpiar la casa, también puedes usarlo como un remedio casero para el cuidado de la piel gracias a sus propiedades limpiadoras y exfoliantes. Con solo dos ingredientes que seguro tienes en casa puedes iluminar y tensar la piel con una mascarilla facial casera de bicarbonato de sodio, además de ayudarte a eliminar los puntos negros de la nariz.El bicarbonato de sodio tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas, y gracias a su textura arenosa, te ayuda a eliminar las células muertas de la piel, para crear un exfoliante ligero que te ayude a quitar los puntos negros. Para usarlo, no necesitas frotar tu piel, sólo aplícalo suavemente para que puedas exfoliar con cuidado sin dañar tu cara.Aunque algunas personas utilizan simplemente agua con bicarbonato de sodio para hacer una mascarilla, hacerlo con miel le da un toque más suave. La miel es naturalmente hidratante y el bicarbonato de sodio es antiinflamatorio.Mascarilla facial de bicarbonato de sodioNecesitarás:1-2 cucharadas de bicarbonato de sodio1 cucharadita de mielPaso 1: En un tazón pequeño, mezcla el bicarbonato de sodio con la miel hasta conseguir una consistencia pastosa. Si está demasiado líquido, agrega más bicarbonato de sodio. Si queda demasiado espeso, puedes diluirlo con un poco de agua. También puedes añadir una o dos gotitas de aceite esencial de limón o, si lo deseas, el jugo de medio limón.Paso 2: Sobre la cara limpia, aplica suavemente la mezcla de mascarilla con los dedos o una brocha de maquillaje. Tenga cuidado de no frotar demasiado. Déjala actuar por 5 minutos. Es posible que sientas un ligero hormigueo y tensión. Paso 3: Retira la mascarilla con agua tibia y movimientos circulares suaves, seca dando golpecitos con un paño suave y termina con tu humectante favorito. Usa esta mascarilla sólo una vez al mes, pues es un exfoliante potente, y si tu piel es mixta, aplica sólo en la zona T para no resecar tu cara.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD