Lo que nadie te dice de la cesárea
Salud

Lo que nadie te dice de la cesárea

Por Kiwilimón - Marzo 2016

Un parto, ya sea natural, inducido, programado o de urgencia, es un proceso diferente para cada mujer. Para mí el nacimiento fue mágico, pero las sensaciones, molestias, dolores y hormonas descontroladas resultaron bastante reales. Adoro ser mamá y más me gusta haber pasado por distintas experiencias, ya que esto me da charla para rato.

En mi caso tuve la primera cesárea con mi tercer hijo. Fue de urgencia, por lo que pasé un rato en trabajo de parto y de ahí fui al quirófano. Mi segunda cesárea fue programada por diversos motivos: ahí llegó la princesa. Ambas fueron difíciles en el momento y especialmente después. Lo que nadie te dice del período post cesárea (una visión personal):
  • Es una operación y necesitas focalizarte en la recuperación.
  • Recomiendo no hablar durante las horas siguientes, es clave para evitar dolores posteriores: llevar una libretita, una birome y no tentarse en absoluto. Sirve evitar las visitas durante el primer tiempo o que el padre haga guardia como si fuera un empleado de seguridad.
  • Hay una herida que debes cuidar: es necesario hacerle caso a enfermeras y a los médicos porque debemos estar bien por los bebés.
  • Una vez que llegas a tu casa, hay que evitar levantar pesos, barrer, tender la cama (¡una buena noticia!) y otras cosas que requieran hacer fuerza con esa zona del cuerpo.
  • Al mismo tiempo, hace bien caminar. O sea, duele la herida, pero mientras más tiempo te quedes acostadas peor será, aunque por supuesto que esto siempre hay que consultarlo con un médico.
  • Amamantar requiere una posición especial. Hay que encontrarle la forma para poder hacerlo bien. Por sobre todo, requiere paciencia.
  • Puede que la bajada de leche sea más lenta: espera, espera y no desesperes, que todo llega y después es increíble.
  • La segunda cesárea puede doler más (mucho más) que la primera, pero depende de cada caso.
  • Más allá de que la famosa cuarentena no aplica, estás recién operada, así que puede que necesites la excusa. Si es así, ¡úsala!
Para mí cada parto es un mundo. Tuve cuatro totalmente distintos entre sí y creo que cada mujer experimenta el suyo. En mi caso fue clave el ginecólogo, porque me sentí siempre informada, libre de tomar las decisiones que creía más conveniente y comprendida. Si por algún motivo tendrás una cesárea, recuerda siempre que es una operación con todo lo que eso implica: preparación, post operatorio y recuperación. Infórmate de las ventajas y desventajas con tu médico: si no hay opción, lo mejor es ir preparada y dejar en casa todo listo para el regreso. Si tienes opción, ¡piénsalo! Porque un parto siempre es un parto. Ver artículo original.
 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El huevo es un ingrediente base para muchos platillos, sobre todo para ciertas recetas horneadas, a las que les da estructura, textura, humedad y volumen. Una vez que sabes cuál de estas características aporta el huevo a tu receta, es más fácil sustituirlo.Una vez que hayas descubierto el propósito del huevo en tu platillo, entonces también deberás tener en cuenta el sabor, para que el sustituto que elijas no domine el sabor de lo que estés horneando.Cómo hornear sin huevoAl elegir un reemplazo de huevo, es importante saber que el producto terminado probablemente no será una réplica exacta. Sin embargo, una vez que sabes qué aportan los huevos a la receta y qué resultado deseas lograr, tienes ganado el primer paso para un intercambio exitoso.El huevo proporciona estructura, textura, humedad y volumen a los productos horneados de tres maneras principales:Aglutinante: ayuda a mantener unidos los ingredientes secos y proporciona humedad.Emulsionante: Actúa como espesante y aporta cuerpo a una receta.Leudante: Esto significa que da “elevación” y crea bolsas de aire para ayudar a que los productos horneados se eleven.Por ejemplo, si reemplazas el huevo con plátanos machacados, obtendrás el efecto aglutinante y emulsionante, mientras que si usas bicarbonato de sodio con vinagre, te proporcionará el efecto levadura.7 ingredientes fáciles para sustituir el huevoExisten suplementos de huevo especiales que puedes encontrar en supermercados, pero estos ingredientes caseros también pueden funcionarte.1. Puré de manzana. La pectina que se encuentra en el puré de manzana actúa como aglutinante y ya que las manzanas tienen un alto contenido de azúcar, es una opción ideal para panes rápidos, muffins y panqués.Las manzanas no son leudantes, por lo que los productos horneados serán más densos y húmedos con cada huevo que reemplace. Cómo usar puré de manzana para reemplazar un huevo: usa ¼ de taza de puré de manzana.2. Plátanos machacados. Los plátanos funcionan de manera similar al puré de manzana y también unen los ingredientes secos y agregan humedad. La dulzura natural de la fruta la hace ideal para productos horneados más dulce, pero si necesitas un sabor más neutro, puedes probar otra fruta en puré, como aguacate triturado. Para reemplazar un huevo, usa ¼ de taza de puré de plátano.3. Yogurt. El yogur natural o el suero de leche pueden reemplazar los huevos para agregar humedad y riqueza a una receta. Funcionan mejor en horneados con masa, como brownies, pasteles o galletas de caída. Debido a que el yogur y el suero de leche contienen ácido, se pueden usar como leudantes si añades bicarbonato de sodio o polvo para hornear. Para reemplazar un huevo, usa ¼ de taza de yogur o suero de leche. Como tip extra, agrega ¼ de cucharadita de polvo de hornear si necesitas un poco de levadura.4. Agua mineral. El agua mineral actúa como leudante atrapando las burbujas de aire. También puede agregar humedad a una receta y se puede usar junto con otros sustitutos del huevo, particularmente opciones más densas, como purés de frutas. Esta técnica funciona en masa para cupcakes y pasteles, y también puede funcionar con panqués, waffles y panes rápidos. Para reemplazar un huevo, usa ¼ de taza de agua mineral.5. Bicarbonato y vinagre. La reacción química entre el bicarbonato de sodio y el vinagre libera dióxido de carbono y agua, lo cual puede agregarle fuerza a los panqués, pasteles y masas de pan rápido. Para reemplazar un huevo, combina una cucharada de vinagre con una cucharadita de bicarbonato de sodio.6. Chía molida. Las diminutas semillas de la planta de chía están repletas de ácidos grasos omega-3 y fibra, y también se pueden usar como aglutinante para panes, galletas y panqués sin agregar ningún sabor notable. Para emular la riqueza de un huevo, puedes agregar una pizca de aceite vegetal. Para reemplazar un huevo, combina una cucharada de chía molida con dos cucharadas de agua tibia y una cucharada de aceite vegetal.7. Semillas de linaza molidas. Al igual que las semillas de chía, la linaza molida mezclada con agua tiene una propiedad gelatinosa que le permite mantener juntos otros ingredientes, como unir pasteles de carne o de cangrejo. La linaza se puede comprar previamente molida, o puedes optar por molerlas en un molinillo de café. Estas aportan un sabor a nuez más fuerte que puede ser una excelente adición al pan de plátano o las galletas de avena. Para reemplazar un huevo, agrega una cucharada de semillas de linaza molidas con dos o tres cucharadas de agua y deje reposar durante 10 minutos.
El huevo es un ingrediente base para muchos platillos, sobre todo para ciertas recetas horneadas, a las que les da estructura, textura, humedad y volumen. Una vez que sabes cuál de estas características aporta el huevo a tu receta, es más fácil sustituirlo.Una vez que hayas descubierto el propósito del huevo en tu platillo, entonces también deberás tener en cuenta el sabor, para que el sustituto que elijas no domine el sabor de lo que estés horneando.Cómo hornear sin huevoAl elegir un reemplazo de huevo, es importante saber que el producto terminado probablemente no será una réplica exacta. Sin embargo, una vez que sabes qué aportan los huevos a la receta y qué resultado deseas lograr, tienes ganado el primer paso para un intercambio exitoso.El huevo proporciona estructura, textura, humedad y volumen a los productos horneados de tres maneras principales:Aglutinante: ayuda a mantener unidos los ingredientes secos y proporciona humedad.Emulsionante: Actúa como espesante y aporta cuerpo a una receta.Leudante: Esto significa que da “elevación” y crea bolsas de aire para ayudar a que los productos horneados se eleven.Por ejemplo, si reemplazas el huevo con plátanos machacados, obtendrás el efecto aglutinante y emulsionante, mientras que si usas bicarbonato de sodio con vinagre, te proporcionará el efecto levadura.7 ingredientes fáciles para sustituir el huevoExisten suplementos de huevo especiales que puedes encontrar en supermercados, pero estos ingredientes caseros también pueden funcionarte.1. Puré de manzana. La pectina que se encuentra en el puré de manzana actúa como aglutinante y ya que las manzanas tienen un alto contenido de azúcar, es una opción ideal para panes rápidos, muffins y panqués.Las manzanas no son leudantes, por lo que los productos horneados serán más densos y húmedos con cada huevo que reemplace. Cómo usar puré de manzana para reemplazar un huevo: usa ¼ de taza de puré de manzana.2. Plátanos machacados. Los plátanos funcionan de manera similar al puré de manzana y también unen los ingredientes secos y agregan humedad. La dulzura natural de la fruta la hace ideal para productos horneados más dulce, pero si necesitas un sabor más neutro, puedes probar otra fruta en puré, como aguacate triturado. Para reemplazar un huevo, usa ¼ de taza de puré de plátano.3. Yogurt. El yogur natural o el suero de leche pueden reemplazar los huevos para agregar humedad y riqueza a una receta. Funcionan mejor en horneados con masa, como brownies, pasteles o galletas de caída. Debido a que el yogur y el suero de leche contienen ácido, se pueden usar como leudantes si añades bicarbonato de sodio o polvo para hornear. Para reemplazar un huevo, usa ¼ de taza de yogur o suero de leche. Como tip extra, agrega ¼ de cucharadita de polvo de hornear si necesitas un poco de levadura.4. Agua mineral. El agua mineral actúa como leudante atrapando las burbujas de aire. También puede agregar humedad a una receta y se puede usar junto con otros sustitutos del huevo, particularmente opciones más densas, como purés de frutas. Esta técnica funciona en masa para cupcakes y pasteles, y también puede funcionar con panqués, waffles y panes rápidos. Para reemplazar un huevo, usa ¼ de taza de agua mineral.5. Bicarbonato y vinagre. La reacción química entre el bicarbonato de sodio y el vinagre libera dióxido de carbono y agua, lo cual puede agregarle fuerza a los panqués, pasteles y masas de pan rápido. Para reemplazar un huevo, combina una cucharada de vinagre con una cucharadita de bicarbonato de sodio.6. Chía molida. Las diminutas semillas de la planta de chía están repletas de ácidos grasos omega-3 y fibra, y también se pueden usar como aglutinante para panes, galletas y panqués sin agregar ningún sabor notable. Para emular la riqueza de un huevo, puedes agregar una pizca de aceite vegetal. Para reemplazar un huevo, combina una cucharada de chía molida con dos cucharadas de agua tibia y una cucharada de aceite vegetal.7. Semillas de linaza molidas. Al igual que las semillas de chía, la linaza molida mezclada con agua tiene una propiedad gelatinosa que le permite mantener juntos otros ingredientes, como unir pasteles de carne o de cangrejo. La linaza se puede comprar previamente molida, o puedes optar por molerlas en un molinillo de café. Estas aportan un sabor a nuez más fuerte que puede ser una excelente adición al pan de plátano o las galletas de avena. Para reemplazar un huevo, agrega una cucharada de semillas de linaza molidas con dos o tres cucharadas de agua y deje reposar durante 10 minutos.
Si estás en casa y te llega el antojo de una bebida para consentirte, seguramente lo primero que pensabas antes del confinamiento era ir a tu cafetería favorita donde te encanta cómo la preparan, pero ¿sabías que también puedes hacer bebidas riquísimas desde tu hogar y con el mismo resultado de sabor?Gracias a la deliciosa e increíble colaboración de Dolce Gusto y Starbucks no tendrás que hacer pasos complicados ni comprar mil ingredientes. Así que dale vuelo a la hilacha, porque ya sea que quieras un café, un té frío, un latte o hasta un chocolate, todos te quedarán como salidos de una cafetería profesional. Aquí te contamos las mejores opciones para convertirte en toda una barista y consentirte con una rica bebida en casa:Elige un Americano House Blend, el cual consiste en una mezcla de excelentes granos de café de Latinoamérica tostados hasta que alcanzan un color castaño obscuro brillante. Descubre este café lleno de sabor, con notas de cacao y frutos secos, y el toque justo de dulzura logrado a través del grado de tueste, que necesitabas para iniciar tus mañanas.Sentirás que el Caramel Macchiato hecho en casa con tu máquina Dolce Gusto fue preparado por un profesional. Inspirado en la bebida de Starbucks, tiene un sabor aterciopelado, intenso y deliciosamente familiar que es extraordinario y perfecto para una tarde tranquila o con familia.Para estos días de calor, un té frío hecho en tu Dolce Gusto será la mejor forma de hidratarte de manera rica y sencilla desde casa.Además de estas bebidas, puedes preparar muchas otras como un clásico café americano, expresso, lungo, cappuccino, latte, chocolate y tés calientes. La cafetera Dolce Gusto de 1 litro es uno de esos artículos únicos que juntan lo útil con lo hermoso pues su diseño está inspirado en el alebrije, una artesanía muy mexicana proveniente de la cultura Zapoteca.Disfruta de tus sabores favoritos de la cafetería desde casa y no te preocupes por tener que compartirlas, porque además, esta máquina automática multibebidas tiene una capacidad suficiente para preparar de 3 a 4 bebidas antes de volver a cargar su tanque. Encuentra la tuya hoy mismo en liverpool.com.mx y lúcete como toda una barista profesional. 
El Día del Niño es un momento para honrar a aquellos cuya fresca línea del tiempo está enmarcada por los aprendizajes y por el derecho a sentirse cuidados y protegidos. Pero, ¿qué es para un niño sentirse seguro? No es vaciar en ellos el compendio de necesidades maslowianas. Es hacerlos sentir amor, cercanía y sí, ponerles algunas reglas. A la hora de la comida, los límites no se salvan. Más allá de las medidas de convivencia, importa más el qué que el cómo. Lo que aprenden sobre la alimentación en sus primeros años es una suerte de herencia. La cosa está así: si los educamos a comer sano muy probablemente les regalaremos salud en el futuro. Y eso no es poca cosa. Eso sí, sin privarles el derecho a ser niños: no hay pizza mala si aparece mágicamente en la sala de la tele de vez en cuando. El tema de ser padre no es fácil. Imagino el dilema de muchos que desean lograr que sus hijos coman sano sin que los miren feo. Al final la mejor lección es el ejemplo. Ya lo decía Juan Gabriel: lo que se ve no se pregunta. En ese sentido hablarles de comer saludable no será tan poderoso como que te vean disfrutando de un plato desbordado en verduras. Jennifer Asencio, una de las nutriólogas de Kiwi Te cuida, numeró algunos consejos que te ayudarán en esa titánica y elemental tarea: la de crear buenos hábitos alimenticios en los niños para regalarles salud.1. El mejor desayuno, comida o cena es el que contiene los tres grupos de alimentos: carbohidratos, proteínas y lípidos. De los cereales hay que usar de preferencia los que son de bajo índice glucémico, como las tortillas. “Acostumbra a tus hijos a comer tortillas, a comer tostadas horneadas; evita que coman harinas procesadas como pan porque además son adictivas”, comenta Jennifer. Un buen desayuno sería un huevito estrellado sobre una tortilla al comal y decorado con rebanadas de aguacate y jitomate en forma de palmera. Rico y vistoso. 2. Los niños siempre nos pedirán comida chatarra y postres. Todo depende de la cantidad que les demos. Hazles las porciones más pequeñas, raciona para la semana. Invítalos a cuidarse y a comerlos una o dos veces por semana. 3. Enséñales a tener otro tipo de postres: una fruta es un postre, unos cacahuates, unas nueces, almendras o pistaches, también lo son. “Tenemos que cambiar la mentalidad de nuestros hijos. No por nada México ocupa el primer lugar en obesidad infantil”.4. Crea buenos hábitos alimenticios y horarios: que desayunen antes de empezar sus clases. Dales un refrigerio a media mañana, una comida completa por la tarde, un pequeño snack a la mitad de la tarde y la cena. Así estarán saciados antes de que se les ocurra pensar en comida chatarra. “Opta por snacks saludables: puedes picarles jícama entre comidas, preparar palomitas naturales sin mantequilla”, recomienda Jennifer. 5. La dieta de un niño es más que deditos empanizados y nuggets 24/7. Después de los tres años un niño puede comer de todo. “Si no los acostumbras desde pequeños, los niños no querrán comer, por ejemplo, un pescado a las finas hierbas”. 6. Inventa formas de comer. Hazles divertido el momento. Permite que toquen sus alimentos, los huelan. Dale forma y color a los platillos. “Hay que enseñarles que no le tengan miedo a la comida, que la disfruten, que la saboreen, que la tomen entre sus dedos para que empiecen a tener una relación amable y amistosa con ella”.7. Invita a tu hijo a la cocina. Entablar una comunión entre tu hijo y la comida lo hará acercarse a ella positivamente. “Dense oportunidad de comer un poco de chocolate mientras cocinan, disfruten el momento”. Ponles tareas fáciles que además los ayuden en su coordinación motora como revolver el huevo, hacer las bolitas en unas tortitas de atún o unas albóndigas. 8. Sé prudente con los alimentos azucarados. Un pan con leche no es un desayuno sano para todos los días. 9. Elige alimentos reales. No bases tu dieta ni la de tus hijos en alimentos procesados. “No está mal darles pizza de vez en cuando. Nada mejor que prepararla en casa haciendo tú misma la masa mientras ellos hacen el mismo procedimiento en su mesita. Pongan juntos los ingredientes y disfruten. Así crearán un lindo momento y comerán menos calorías”.10. Enséñales a relacionarse sanamente con los alimentos: de preferencia no establezcas con ella premios o castigos. Es importante que sepan que los dulces son pequeños lujos que les darás a veces, porque deseas cuidar de ellos. Si ya te dio ganas de cocinar junto a tus hijos, aquí te dejo algunas ideas divertidas. No te preocupes. El resto de la semana ya les prepararás recetas saludables que seguro les van a encantar. 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD