Malos hábitos que te hacen sentir cansada todo el tiempo
Salud

Malos hábitos que te hacen sentir cansada todo el tiempo

Por Kiwilimón - Abril 2016
Ya has intentado de todo, pero sigues sintiéndote exhausta por las mañanas. Muy probablemente estés boicoteando tu calidad del sueño sin darte cuenta con estos hábitos: 1. Revisas tu celular antes de irte a acostar O peor aún, lo estás leyendo justo en la cama. La luz de las pantallas de los dispositivos móviles, ya sea laptop, tableta o celular, tienen la facultad de enviar señales al cerebro para que este se despierte. Por esta razón, es mucho más complicado concebir el sueño justo después de revisar el correo. Si además añadimos el hecho de que el contenido de estas lecturas puede agregar estrés, preocupación y ansiedad, nuestra cabeza estará pensando en todo menos en dormir. Evita en lo posible los dispositivos electrónicos 30 minutos antes de irte a dormir. Ya verás cómo es mucho más fácil dormir. ¿Tu problema es el insomnio? Este jugo es la solución. 2. No llevas una dieta regular Tu cuerpo nunca sabe qué es lo que va a recibir para la cena, o si recibirá algo. Sueles brincarte comidas y después ingerir grandes cantidades. Sea cual sea tu hábito, estos comportamientos no permiten el funcionamiento regular de tu organismo. Para mejorar la calidad del sueño, es necesario que tu cuerpo se acostumbre a determinados horarios para que este poco a poco vaya restableciendo la hora del sueño. De igual manera, al llevar una alimentación equilibrada aseguras que tu organismo reciba los nutrientes necesarios para funcionar correctamente. Recuerda que nuestro cuerpo necesita vitaminas y minerales incluso para dormir. Si quieres amanecer descansada, evita a toda costa estos alimentos por la noche. 3. El alcohol forma parte de tu rutina nocturna Es cierto que una copa de vino puede ser muy beneficiosa para la salud, pero debemos tener mucho cuidado al medir las cantidades de alcohol que ingerimos. En un principio, podría pensarse que el alcohol ayuda a conciliar el sueño, pero esa es una gran mentira ya que, como el cigarro, después de entrar en una etapa de relajación e incluso somnolencia, lo que hace es estimular la actividad cerebral. Recuerda: grandes cantidades de alcohol y el consumo frecuente solo empeoran la calidad del sueño. Sustituye la copita de vino por estas infusiones. ¡Dormirás como un bebé! 4. No tienes contacto con la luz natural En la actualidad es muy común que los trabajadores se transporten hacia su trabajo muy temprano por la mañana, y no regresen a su casa hasta ya bien entrada la tarde. Al limitar la rutina diaria al transporte, trabajo, casa, estamos evitando que nuestro cuerpo absorba los rayos solares, tan necesarios para regular el reloj biológico. Si no tienes mucho tiempo durante el día, aprovecha la hora de la comida para dar un pequeño paseo. Treinta minutos al día son suficientes para que tu cuerpo regule su funcionamiento. ¿Los callos no te dejan caminar a gusto? Deshazte de ellos con estos remedios. 5. Nunca te vas a dormir a la misma hora Como en el caso de la alimentación, es importante que tu cuerpo se acostumbre a ciertos horarios. Sin importar el día de la semana, intenta establecer una hora a la que debes estar acostada (sin celular, ni televisión). Puede ser que al principio te cueste un poco de trabajo conciliar el sueño, sin embargo, tu cuerpo de manera paulatina ajustará su reloj y te será más sencillo dormir. Con este desayuno, las mañanas serán tus favoritas. En términos de higiene del sueño lo más importante es la constancia. Tu cuerpo necesita horarios regulares para funcionar apropiadamente. Ajusta poco a poco tus hábitos y verás cómo te sentirás con más energía por las mañanas.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los retiros de silencio son una experiencia curiosa. A la hora de la comida no hay lugar para los “qué rica sopa”, los “me pasas la sal” o los “ay, esa salsa pica mucho”. Aunque parezca una obviedad no queda otra que ponerle atención al alimento. Recuerdo que mi primera vez tenía al frente una sopa de espinacas con trocitos de papa y una diminuta brunoise de zanahorias. Las instrucciones de mi guía de meditación eran claras, había que observarlo todo: la forma de cada verdura, la caprichosa distribución en la que los ingredientes se acomodaban en el plato. Los olores no se salvaban. Había que concentrarse en las notas de la espinaca cocinada, el aroma del tiempo. Y por supuesto, ya en la boca, sentir cada ingrediente, cada combinación lograda en el asar de una cucharada. La experiencia fue iniciática. Hace unos días pude repetir la emoción. Esta vez fue en un centro de medicina ancestral en el que había que comer en conciencia. Ana, la chef, lleva años confeccionando combinaciones de recetas que luego prepara de forma consciente y sirve para placer de los visitantes. Eva Solís, la Abuela, es la fundadora de este espacio y la creadora del libro ‘Comida que cura’. Y es que ya lo dice una cita bíblica en Proverbios, “las palabras amables son como la miel: dulces al alma, saludables para el cuerpo”. Para la Abuela, las plantas, las frutas, y todo lo que procede del reino vegetal tiene el poder de reaccionar frente a las energías que les ponemos a través de la intención.Quizás parezca la formulación de un pase mágico –es más, probablemente lo sea– pero hay un arte en eso de convertir los ingredientes más sencillos en manjares para el alma. Explicado de otra forma, el ritual es similar al que hacemos cuando le cantamos o le hablamos bonito a una planta: crece más y crece mejor. La Abuela explica que las palabras y la intención transforman un platillo en una medicina poderosa. ¿Salsa para estimular la felicidad? ¿Sopa de chícharo para lograr la quietud? Así, tal cual. El rezo comienza al cocinar: se agradece a cada integrante de la receta, así como a las personas que tuvieron que ver con ellos –agricultores, distribuidores, vendedores– desde el campo hasta el momento de cocinarlos. Al final, “la importancia de ofrecer una comida que cura es que podemos elevar la vibración energética y el estado de ánimo de nuestras familias”. Eso sí. Hay que ser sabios ante nuestro marchante de confianza. “La selección de los ingredientes en un platillo que lleva la intención de sanar comienza con la compra de alimentos vivos y productos no procesados como materias primas”. Luego es importante lograr las combinaciones correctas. Aquí no aplica eso de que todo cabe en un jarrito sabiéndolo acomodar. Para la Abuela –tal como también lo dicta la tradición Ayurvédica– hay que aprender sobre la química que se despierta en los alimentos al unirlos. “Combinar los alimentos de manera adecuada permite una mejor digestión, una adecuada evacuación y una desintoxicación continua. Lo contrario produce enfermedad”, afirma la Abuela en su libro.Laura Esquivel en ‘Como agua para chocolate’ hace uso de hipérboles para explicar cómo los sentimientos de la cocinera –de la entrañable Tita– se trasladan al platillo y a los comensales: desde a unas codornices con pétalos de rosas hasta a una rosca de reyes. Para la Abuela no es una exageración: “Quienes cocinamos debemos tomar consciencia de cómo estamos al momento de estar frente al fogón. Si estoy triste, enojada o con prisa, eso mismo daré de comer a mi familia”. Para ella, la vibración que tenemos le confiere al plato una emoción, así que más vale estar conscientes al momento de cocinar. Luego viene la degustación consciente. La Abuela recomienda estar en silencio y con los ojos vendados. Retomar el uso de las manos para ponernos en contacto directo con los ingredientes; percibir sus texturas, formas, tamaños y temperaturas. Así, en total atención investigar con la nariz y la boca los insumos que tenemos frente a nosotros. Probar, disfrutar, detenerse en ese dulce momento. El ejercicio meditativo tendrá una ventaja adicional: “Al degustar conscientemente, la orden de saciedad llega más pronto al cerebro y, por tanto, requeriremos comer menos. Lo contrario sucede cuando comemos leyendo, chateando o pensando en lo que tengo que hacer”. Por último, para que tu comida se convierta en un medio para curarte, purificarte y renovarte, la Abuela recomienda bendecir y agradecer por eso que terminó en un plato precisamente para ti. Esas acciones que parecen insignificantes “son los pilares que sustentan la abundancia, el flujo equilibrado entre el dar y el recibir”. Comer así, en total conexión, nutrirá más que solo tu cuerpo físico.
Los antiinflamatorios naturales te pueden ayudar a combatir los horribles síntomas de la inflamación crónica o aguda, como hinchazones y dolores molestos. De modo que, para poder añadirlos a tu dieta diaria, es importante conocer qué alimentos son antiinflamatorios naturales. ¡Conoce los principales a continuación! Aceite de oliva El aceite de oliva actúa como antiinflamatorio natural gracias a sus componentes como oleocantal y polifenoles, que también funcionan como antioxidantes y ayudan a proteger la mucosa del estómago, evitar el estreñimiento y Espinacas Existen estudios que han comprobado que la espinaca, además de ser rica en antioxidantes, reduce la inflamación y los malestares que ésta ocasiona. No por nada era la favorita de Popeye, el marino. Jengibre De acuerdo a un estudio publicado por la Universidad de Arizona en 2017, los gingeroles del jengibre permiten suprimir sustancias químicas inflamatorias, lo que lo hace un excelente antiinflamatorio natural. Pescado El pescado con alto contenido en omega 3 como atún, trucha o salmón es considerado un excelente antiinflamatorio natural, de acuerdo al periódico especializado en salud, Annals of the Rheumatic Diseases. Nueces Según un estudio de la Universidad de Pensilvania, las nueces poseen grandes cantidades de calcio, magnesio, vitamina E y ácidos grasos de omega 3, que además de reforzar el sistema inmunológico, funcionan como antiinflamatorio. Aguacate El aguacate es conocido por su alto aporte de vitamina B6, la cual posee cierto efecto antiinflamatorio, sin mencionar que sus grandes cantidades de ácidos grasos monoinsaturados ayudan a controlar el colesterol malo. Cerezas Las cerezas funcionan como antiinflamatorios naturales gracias a sus antocianinas, además de que éstas también son conocidas porque podrían ayudar a cuidar las articulaciones. ¿Cuántos de estos alimentos antiinflamatorios ya forman parte de tu dieta? ¿Agregarías otro a la lista?
El 2020 se ha visto afectado en su mayor parte por una pandemia que aunque nos ha traído dificultades a todos, definitivamente hay sectores más afectados por el COVID-19, como el de la alimentación, por ejemplo.Es por eso que hoy más que nunca necesitamos ser solidarios y apoyar con lo que podemos, como consumir local, pero también hay otras opciones para poder aportar un poco en este momento de crisis. Proyectos como Leentro buscan recaudar fondos para poder ayudar principalmente a tres sectores: el de la salud, el de la alimentación y el de la educación. De una manera muy única, esta campaña de procuración de fondos consigue su objetivo a través de deportistas, artistas, actores, empresarios, influencers y celebridades que donan experiencias únicas o realizan subastas de algún objeto personal para sus seguidores.Así que una cena en manos del chef Olvera es una de las experiencias que puedes vivir y disfrutar, al tiempo que donas dinero para sus diversos fines, como repartir kits para enfermeras, doctores y personal sanitario, capacitar personal, entregar despensas y otorgar becas, por ejemplo.Enrique Olvera & Mercedes-Benz from Le Entro on Vimeo.En este evento culinario único gracias a Mercedez-Benz, el chef Olvera y el chef Jesús Durón, podrás disfrutar de una cena maridaje al nivel de los restaurantes más altos del mundo para ti y 6 amigos, en la cocina de Casa Teo, un espacio creado por Enrique Olvera con la privacidad y exclusividad que sólo podrías lograr en casa.Consulta aquí todo lo que necesitas para participar en esta experiencia y sé parte de Leentro, donde todo lo recaudado será donado a instituciones como Comedor Santa María, Fundación TecSalud, Fundación Becar IAP y más.
Tener una buena licuadora en casa es la mejor decisión, pues este electrodoméstico se ha convertido en un básico para las cocinas ya que nos ayuda a acortar tiempos en las mañanas, para el desayuno; en las tardes, a la hora de la comida, o hasta cuando queremos hacer un postre.Por ejemplo, si lo tuyo es lo práctico y nutritivo, los smoothies serán tu mejor aliado por la mañana, solo necesitas una licuadora que sea efectiva para picar el hielo de manera óptima y rápida.Pero además de picar hielo, los beneficios de elegir una buena licuadora llegan hasta adecuarse a los ingredientes que estás licuando y mantener una velocidad ideal para que todo quede perfectamente bien mezclado.Así que si quisieras hacer un postre, como este cheesecake sencillo de yoghurt con mandarina en menos de una hora, una licuadora como la KitchenAid K150 sería muy útil, pues con su función Soft Start el motor arranca a una velocidad más lenta para llevar los gajos de mandarina hacia las cuchillas, sin salpicar la leche y el yoghurt mientras los mezcla.Por otra parte, su control de motor Intellispeed detecta en automático el contenido, para así mantener la velocidad adecuada y darte como resultado una mezcla para cheesecake tersa y homogénea que sólo necesitará de un rato en el refrigerador para cuajar y estar lista.Esta licuadora KitchenAid K150 tiene muchas cualidades que la distinguen del resto, como su jarra resistente de policarbonato que rinde para 1.4 litros, muy útil si estás preparando algo para toda la familia, o su vaso individual para que no tengas que lavar toda la jarra en las mañanas, después de solo hacerte un licuado o smoothie, además de que cuenta con una función de ajuste para triturar hielo en menos de 10 segundos.Ya sea que busques el frappé casero perfecto o quieras tener mezclas, para sopas, salsas o postres, perfectas, esta licuadora podría ser la mejor elección para ti, encuéntrala hoy en Liverpool.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD