Por qué estoy reteniendo líquidos
Salud

Por qué estoy reteniendo líquidos

Por Kiwilimón - Mayo 2015
Siempre se me ha hecho difícil tomar agua. No tengo el hábito y por más que me pongo el propósito no logro terminarme un litro en el día… o al menos no lo lograba, hasta que el calor llegó a la oficina. En este exacto momento estamos a 32°C con sólo la ayuda de unos cuantos ventiladores para menear el aire caliente que parece no pasar por las pequeñísimas ventanas del edificio… el punto es que trabajamos en Mordor y ahora tomo agua como loca. El problema es que como mi cuerpo no está acostumbrado a recibirla empecé a retener líquidos como camello, así que les tengo algunos tips para deshacerse del problema si sienten que están reteniendo líquidos. 1. Dieta Corta la sal y trata de comer alimentos con mucho potasio (como plátano). Evita alimentos refinados como pan y pasta y pronto verás una diferencia. 2. Enfríate Para colmo de mis males el calor te hace retener líquidos. Si tienen la oportunidad de no estar bajo el sol o de refrescarse constantemente tómenla. Si ustedes, como yo, están atrapadas en el horno sigan leyendo. 3. Muévete La falta de ejercicio provoca que retengas líquidos, especialmente el pasar muchas horas sentada. A veces el problema se soluciona con sólo levantarte de tu lugar cinco minutos cada hora y caminar. 4. La hormona Culpable de tantos achaques, los cambios hormonales también provocan retención de líquidos. Si te sientes muy hinchada pero ya te va a bajar probablemente se te quite en un par de días. Por el momento deja de ponerle sal a la comida y toma mucha agua. 5. Medicamentos Algunas medicinas te hacen retener líquidos. Consulta a tu médico si el problema es muy recurrente, tal vez pueda cambiar tu medicamento. Así que hoy me voy a comer un plátano antes de tomar una clase de spinning y esperemos que con eso se resuelva el problema. ¡Si alguien tiene un remedio casero por favor compártanlo! Ver artículo original

Notas recomendadas

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Cuando hacemos ejercicio, lo que comemos se convierte en una parte importantísima para lograr nuestros objetivos. De hecho, se ha comprobado que lo que comemos antes y después de hacer ejercicio influye directamente en el entrenamiento y en los resultados. Qué comer antes de hacer ejercicio es tan importante como qué comer después: se trata de obtener y recuperar la energía y los nutrientes que utilizamos, y la alimentación previa al ejercicio físico es la más importante, ya que de ahí tomamos el combustible que necesitamos.Aunque lo mejor es consultar a un especialista en nutrición, para que te arme un plan de acuerdo con tu edad, fisionomía, ritmo de vida, tipo de entrenamiento y objetivo, aquí encontrarás recomendaciones de lo que puedes comer previo y posterior a hacer ejercicio. ¿Qué comer antes de entrenar?Lo que recomiendan los expertos es comer alimentos ricos en carbohidratos, pues estos te ayudarán a tener energía y a mejorar el rendimiento y la resistencia. Procura que estos alimentos sean bajos en grasa y azúcares, y moderados en proteínas, por ejemplo:Un plátano, pues tiene potasio, que te será de gran utilidad a la hora de hacer alguna actividad física, además de que regulará el agua en tu organismo.Tomar agua suena simple pero no lo es. El agua, además de hidratar y mantener la temperatura de tu cuerpo, es importante para evitar calambres y desmayos por la pérdida de electrolitos.La avena es uno de los mejores alimentos que puedes comer antes de hacer ejercicio, pues tiene fibra, potasio y otros micronutrientes que funcionan para mantener el nivel de tus electrolitos. Además, contiene calcio y fósforo, que actúan en tus músculos cuando estás trabajando y hasta en la recuperación. ¿Qué comer después de entrenar?Lo más seguro es que después de hacer ejercicio salgas con mucha hambre, pero es importante que resistas la tentación, evites comer cualquier cosa y mejor tomes decisiones inteligentes en cuanto a qué comer para favorecer la recuperación.Estos son algunos de los alimentos que puedes comer:El huevo es un alimento muy saludable para después de completar una exigente rutina de ejercicio, ya que tiene un alto contenido en proteínas, vitaminas y minerales. Comer un puñado de frutos secos como almendras, nueces o pasas al terminar de hacer ejercicio es idóneo para restaurar energías. Además de sus beneficios nutricionales, están recomendados como alimentos para bajar el colesterol y ayudan a regular la presión sanguínea.Comer proteína, como pollo a la plancha o una lata de atún, te ayudará a obtener lo necesario para la reconstrucción muscular una vez terminado el ejercicio. Recuerda que la alimentación es igual o más importante que el ejercicio para cumplir tus propósitos, y aquí tienes una pequeña guía de lo que puedes consumir para hacer más efectiva tu rutina de ejercicios.
Cada día estamos más cerca de Navidad y debemos anticiparnos con todos los preparativos, para que ese día sea especial y nada te estrese.Porque una de las cosas que más nos puede generar tensión es la cena navideña, pues hay muchos aspectos que tenemos que tomar en cuenta: los platillos, la decoración y sobre todo, las cantidades de todo lo que se va a consumir.Para aligerarte un poco la carga, aquí te daremos algunos tips para calcular cuánta comida cocinar para Navidad.Lo primero que tienes que hacer es una lista de invitados, con el fin de poder calcular tanto el espacio, como la comida y la bebida. Te recomendamos que cuando hagas la lista, contabilices cuántos adultos y niños asistirán, ya que a los niños suelen requerir menos cantidad por porción. BotanaConsidera dar algunos bocadillos antes de la cena, puedes poner algunas verduras crudas, quesos, o carnes frías. Para calcular cantidades, toma en cuenta 6 bocadillos por persona, aproximadamente, y de 45 a 60 gramos de dip, queso y carnes frías, y 2 o 3 rebanadas de pan o vegetales.Botanas NavideñasSopas o caldosAunque no es muy típico, puede que quieras servir alguna sopa o caldo y la ración correcta es de máximo 250 ml (una taza) por persona. EnsaladaUna lechuga te alcanza para 4 personas, si lo que vas a hacer es una típica ensalada verde. Como topping puedes agregar jitomate, pimientos, fresas o duraznos y debes considerar aproximadamente 40 gramos de cada ingrediente. Si quieres incluir algunas semillas o nueces, serán 20 gramos y aproximadamente dos cucharadas de aderezo. Para la ensalada de manzana o la de zanahoria con nuez, calcula entre 80 y 100 gramos por persona. GuarnicionesPara los carbohidratos como el arroz, el puré de papa o las papitas cambray, debes considerar aproximadamente 100 gramos por persona. PastaSi tienes contemplada la pasta como guarnición, deberás de considerar entre 50 y 60 gramos por persona, y si la vas a servir como plato fuerte, entre 100 a 150 gramos por persona.Plato fuerteAlgo muy típico para la cena navideña es el pavo, calcula entre 500 y 600 gramos por persona, ya que este tipo de proteína tiene mucho hueso. En caso de la carne sin hueso, como pechuga de pavo o pierna de cerdo, entre 200 o 250 gramos por persona. Te recomendamos calcular un poco más de salsa y de relleno para el pavo o pierna, para que no esté seca y alcance para el recalentado. Para la salsa, ½ taza por persona es una cantidad apropiada; para el relleno, ¾ de taza por persona es una buena cantidad.Para los romeritos, calcula en crudo de 100 a 150 gramos por persona, pues luego le añadirás el mole, los camarones y los nopales.Si vas a preparar bacalao, compra aproximadamente 150 a 200 gramos por invitado.Postres Para calcular los postres, toma en cuenta que un pastel de 30 cm de diámetro alcanza para 4 a 8 personas.Postres NavideñosBebidasEn refrescos calcula medio litro por invitado. Para el vino, recuerda que una botella rinde para 6 copas normales, mientras que una de champagne o sidra rinde más, de 6 a 10 copas. Si vas a ofrecer café y té, considera al menos una taza por personaCon estos cálculos, podrás disfrutar de la deliciosa cena en compañía de las personas que más quieres.
El aceite de oliva se ha consumido desde hace miles de años y su uso no sólo se limita al de la comida, pues también funciona en cosmética e incluso tiene usos medicinales. Actualmente ha ganado mucha más popularidad, gracias a sus múltiples beneficios, pues se trata de una grasa monoinsaturada y se considera la piedra angular de la famosa dieta mediterránea. Por su parte, los aceites de oliva extra virgen ofrecen aún más bondades, con un mundo de sabores amargos y frutados que pueden potencializar tus platillos.El alto valor nutritivo del aceite de oliva radica en que es rico en vitamina E, antioxidantes y omega 6 y 3, y entre sus maravillas para la salud, las enfermedades cardíacas o la diabetes son algunas de las dolencias de la larga lista que se pueden evitar y las condiciones que se pueden mejorar con una dieta que incluya aceite de oliva. Un buen aceite de oliva extra virgen debe tener sabor intenso y amargo, con aromas de hierba, tomate y frutos secos, y suele ser una excelente opción para casi todo tipo de cocina. Si lo usas frío, hazlo en aderezos para ensaladas, marinados o en pastas y salsas. Si lo usas caliente, hazlo para asar, rostizar o freír tus alimentos. Ingrediente base de la dieta MediterráneaLa dieta Mediterránea es considerada como una de las más saludables a nivel mundial y está relacionada con la longevidad del ser humano.Esta dieta consiste en un alto contenido de verduras, frutas, legumbres, nueces, frijoles, cereales, granos, pescado y grasas no saturadas, como el aceite de oliva. Además, investigaciones recientes llevadas a cabo por la Manchester Metropolitan University encontraron que las personas que consumen una dieta mediterránea típica son menos propensas a las anomalías en la microbiota gastrointestinal.Todo esto lo aprendimos en la master class con Carbonell, además de poder preparar unas deliciosas hamburguesas botaneras con mayonesa de albahaca y vinagre de ajo.Consulta más recetas preparadas con aceite de oliva:Pescado Empapelado a la VeracruzanaPollo Asado con Chimichurri de AceitunasHuaraches de Nopal con Tinga de Zanahoria
Es muy común que confundamos los tés, las tisanas y las infusiones, sobre todo porque la forma de preparación luce similar; sin embargo, cada bebida tiene sus características y aquí te vamos a enseñar a diferenciarlas para que seas todo un experto.TéEl té es una de las bebidas más antiguas y poderosas del mundo. Hay distintos tipos de té, con diferentes propiedades y beneficios, pero debes de saber que todos provienen de la misma planta de la familia de las camelias.El té puede ser verde, rojo, blanco y negro, y todas estas bebidas son diuréticas y estimulantes, y también muy benéficas gracias a sus propiedades antioxidantes. Té verde. El té verde se elabora con hojas no fermentadas u oxidadas, que una vez cosechadas, se dejan secar y se someten a tratamiento de calor. Entre las propiedades positivas que tienes se encuentra un nivel bajo de teína, aporta vitaminas A, C y D, es uno de los tés que más antioxidantes posee y se dice que disminuye el nivel de glucosa, fortalece la memoria, ayuda a bajar el colesterol y previene la artritis. Té rojo. También conocido como phu erh, se descubrió de manera casual al tratar de alargar la conservación del té verde, es un gran auxiliar en la pérdida de peso, ayuda a la digestión, tiene antioxidantes, potencia el sistema inmune y te ayuda a mejorar el estado de ánimo. Té blanco. Este té es tan bueno que por mucho tiempo se creyó que otorgaba la eterna juventud y hasta la inmortalidad. Es uno de los tés con más antioxidantes, ayuda a tener una piel y cabello más sanos, y retrasa el envejecimiento, por lo que lo de la eterna juventud no está tan lejos de la realidad. Té negro. El té negro es el más intenso de ellos, tiene una oxidación mayor, por lo que contiene también más cafeína. Esta bebida ayuda a tener un estado de alerta mental, ayuda a la concentración, fomenta el aprendizaje, potencia la memoria a corto y a largo plazo.Tisanas El principal error que cometemos es confundir los tés con las tisanas, sin embargo, la principal diferencia radica en que el té contiene teína y la tisana está compuesta de extractos de plantas.Otra diferencia es la manera de hacerlo, pues aunque parezca igual a la del té, no lo es. Mientras el té necesita que se dejen reposar las hojas entre 3 y 4 minutos en agua caliente, a una temperatura de entre 80 y 95 ºC, la tisana requiere que las plantas secas se pongan en agua hirviendo y se dejen reposar unos 15 minutos, con el fin de que los aromas y propiedades de las plantas se desprendan.Hay dos tipos de tisanas populares:Tisanas Frutales: por lo regular a base de jamaica y manzana, y se les agrega otras frutas como ingrediente principal. Una tisana muy popular es “Fresa kiwi”.Tisanas Herbales: pueden tener una mezcla de varias hierbas o flores. Manzanilla, menta y hierbabuena son de las más populares.InfusionesLas infusiones son bebidas que se obtienen a través de hojas, flores, hierbas, plantas, frutos o semillas que se dejan reposar en agua caliente sin que llegue al punto de ebullición y no necesariamente tienen teína.Para hacer una infusión se puede usar cualquier sustancia vegetal por su sabor y aroma. Esto hace que la infusiones sean de variedades inimaginables. Por ejemplo, pueden tener una parte de flores, de frutos, de frutos secos, de semillas, de hierbas aromáticas o medicinales, de cortezas, e incluso raíces. Las más populares son la manzanilla, la menta, la melisa, el mate y también el café, que aunque no se conoce como una infusión, lo es.Ahora ya sabes las principales diferencias entre té, tisana y las infusiones y la manera de preparar cada una. Te invitamos a probarlas, experimentar con sabores y así encontrar la bebida que más te guste y que más le aporte a tu bienestar.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD