Por qué no puedes dejar de comer estás leguminosas todos los días
Salud

Por qué no puedes dejar de comer estás leguminosas todos los días

Por Kiwilimón - June 2017
Cuando pensamos en una buena dieta y salud, nuestra mente va directamente a frutas y vegetales, pero hay otro grupo importante que ha sido sustento de la humanidad por milenios: las leguminosas. Según estudios, éstos ingredientes pueden prevenir enfermedades además de aportar un valor nutrimental altísimo a nuestro cuerpo. Así que hoy te decimos sin qué leguminosas no deberías estar viviendo.  

Lentejas

Este ingrediente es toda una joya: una sola taza contiene 18 gramos de proteína para alimentar tus músculos y sólo 1 gramo de grasa. Contiene 40 gramos de carbohidratos que aportan energía y 16 gramos de fibra para tu salud digestiva. Además, según Breast Cancer Research and Treatment su contenido de ácido fólico puede ser considerado un alimento para prevenir el cáncer de mama. Receta recomendada: Lentejas con plátano macho

Soya

Esta es una alternativa ideal para veganos y vegetarianos pues en 100 gramos de soya se encuentran 17 gramos de proteína, con tan sólo 173 calorías, 9 gramos de grasa, 10 gramos de carbohidratos y 6 gramos de fibra. Esto quiere decir que no sólo alimenta tus músculos sino que no engorda, da energía y ayuda a tu sistema digestivo. Por si fuera poco, unos 25 gramos al día de granos de soya (edamames), son considerados como una buena precaución contra enfermedades cardiovasculares. Receta recomendada: Edamame con limón y chile

Garbanzo

Es cierto que de las leguminosas es una de las que más carbohidratos contiene por lo que hay que cuidar su consumo para no subir de peso, pero en contraparte, aporta una cantidad importante de fibra, lípidos insaturados buenos para el corazón, vitamina B1, calcio, fósforo, hierro, potasio y magnesio. Recuerda que también ayuda a reducir el colesterol y digerir mejor tus alimentos. Receta recomendada: Ensalada de manzana, garbanzo y nuez

Chícharos

Puede que se presenten mucho en la comida del día a día, pero, ¿estás consiente de todos los beneficios que conllevan? Cuando consumes chícharos frescos estás metiéndole mucha vitamina C a tu cuerpo, además, estas legumbres contienen vitamina A y carotenoides, que contribuyen a mantener una vista sana. Como tardan en digerirse un poco más, los chícharos te hacen sentir más llena por más tiempo, así ayudándote contra antojos de media tarde. Receta recomendada: Ensalada de chícharos con jamón y menta

Habas

Las habas son multifacéticas, puedes comerlas frescas, secas o botanear sus semillas (la semilla de haba cruda es rica en proteínas, potasio, calcio, magnesio, fósforo y hierro). También tienen beneficios médicos pues son una excelente fuente de fibra y ácido fólico, recomendado durante el embarazo para prevenir anomalías congénitas. Cabe mencionar que son muy buenas para los niños, pues se recomiendan en la etapa de crecimiento porque absorben hierro y ayudan a mantener huesos sanos. Receta recomendada: Habas verdes Conoce más tips de salud y comida en la sección de nutrición de Doctissimo. Así sabrás con qué ingredientes mantenerte fuerte y ligera.  
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Muchas veces cometemos el error de confundir una buena alimentación con un estómago simplemente lleno. Para que nuestro cuerpo pueda realizar sus funciones básicas y desempeñarse correctamente es necesario que consumamos alimentos ricos en nutrientes, y no solo cosas que satisfagan el hambre. Una manera de asegurarte de que estás dando a tu cuerpo todos los minerales y vitaminas que necesita es integrar a tu dieta diaria los famosos súper alimentos. Aquí te contamos las propiedades de algunos de ellos: Moringa Es un tipo de arbusto que es completamente comestible. Desde sus raíces y tubérculos hasta sus flores, corteza y vainas pueden comerse. La moringa se considera un súper alimento porque aporta proteínas, vitaminas (A, B y C) y minerales, además de tener propiedades antibióticas, antiespasmódicas, antiinflamatorias, entre otras. Todo esto hace que la moringa sea un alimento excelente paras las mujeres embarazadas y lactantes. Si no encuentras moringa fresca, también puedes usarla en polvo. En esta receta te decimos cómo puedes agregar moringa en polvo a tus platillos. Spaguetti con crema de brócoli y moringa   Chía La chía es una semilla pequeñita de color café o negro. Aunque ya formaba parte de los cultivos principales de las civilizaciones precolombinas, el consumo de la chía se ha incrementado en los últimos años gracias a la popularidad de la cocina vegana. Debido a la textura que adquiere al remojarse en agua, la chía funciona como un sustituto para el huevo. Entre sus principales beneficios están la prevención de enfermedades óseas y cardíacas, reducción de los niveles de azúcar y aumento de niveles de energía. Prepara un pan sin harina de trigo ni huevos o lácteos, pero lleno de nutrientes con esta deliciosa receta. Pan de quinoa y chía sin gluten   Sábila Esta planta puede consumirse en jugo, de manera sólida o incluso usarse como gel. Aunque sus propiedades para la piel son muy conocidas, estos no son los únicos beneficios que ofrece la sábila. Su alto contenido en vitaminas del complejo B y minerales ayudan a disminuir los niveles de colesterol, prevenir las piedras en el riñón, reducir la presión arterial, entre otras. El consumo periódico de jugos con aloe vera también ayuda a disminuir los síntomas de la gastritis y otras enfermedades gastrointestinales. Aprovecha las propiedades de la sábila con este delicioso jugo détox. Jugo saludable détox limpiador de colon   ¿Quieres mejorar tu alimentación? Aquí encontrarás más ideas para cocinar con súper alimentos. Fuentes: Fao.org Lanacion.com Eluniversal.com.mx Aboutespanol.com
Típico que un día amaneces con toda la actitud para probar nuevas recetas en tu cocina. Vas al súper a comprar los miles de ingredientes que se necesitan para cocinar ese platillo súper especial o exótico, y ocho meses después ves cómo los frasquitos se van llenando de polvo. Antes de que tomes cualquier decisión tenemos que decirte algo: ¡no tires la comida de tu alacena! Saca el máximo provecho a todo lo que se encuentra en tu cocina con estos tips: Vinagre de manzana Ese chorrito que queda en la botella es suficiente para convertir una ensalada aburrida en una verdadera experiencia culinaria. Prepara un delicioso aderezo para ensalada griega con solo dos cucharadas de vinagre de manzana. Azúcar morena Media taza de azúcar morena es lo que necesitas para disfrutar un buen pastel de zanahoria sin horno. Si ves que ya está muy dura, puedes guardar un trozo de pan de caja junto al azúcar para suavizarla antes de preparar el pastel. Cardamomo No eches a la basura la bolsita de cardamomo. Esta especia es tan aromática que una sola pizca puede transformar completamente una receta. Prueba estos hot cakes integrales de canela con fresas al cardamomo (solo necesitas ¼ de cucharadita). Pasta La pasta que compraste para preparar macarrones con queso también te puede servir para hacer una ensalada de pasta picosita. En esta receta se usa pasta de coditos, pero puedes usar la que te encuentres en tu alacena. Salsa de soya El alto contenido de sal en la salsa de soya hace que dure muchísimo, así que no importa si esa botella lleva tiempo en tu alacena. Aprovecha la última cucharada de salsa de soya para hacer una hamburguesa con salsa BBQ casera. Maicena Tal vez compraste fécula de maíz para espesar una crema y jamás la volviste a usar. Con lo poquito que te haya quedado, o 1/3 de taza, prepara una botana sabrosa y muy sencilla, como estos dedos de queso rápidos. Mostaza Dijon Aunque la mostaza puede usarse para preparar platillos tan sencillos como un sándwich o una ensalada, si no estás acostumbrado a su sabor lo más seguro es que el frasco termine olvidado en tu alacena.  Para que no desperdicies nada, usa media cucharadita de mostaza para cocinar unos espárragos con vinagreta de mostaza. ¿Tienes alguna otra idea para aprovechar las sobras de la alacena? Compártenos tus tips en los comentarios.
Cuando vas a una fiesta, ¿qué es más importante: la comida o la decoración? ¡La comida, por supuesto! Entonces, ¿qué haces perdiendo tiempo cortando el papel picado? Si quieres que tu altar de muertos sea un éxito, mejor dedícate a preparar estos ricos platillos. Te aseguramos que vivos y muertos los disfrutarán. Tamales Este un platillo que nunca falla. Lúcete con un altar de muertos acompañado de varios tipos de tamales. No te olvides de incluir los favoritos de la persona a quien le dedicas el altar. Tamales rojos   Café de olla Acompaña los alimentos con una bebida mexicana muy sabrosa. Aunque la receta tradicional requiere un poquito más de tiempo, aquí te compartimos una versión más sencilla para ahorrarte unos minutos en la cocina. Café de olla práctico   Pan de muerto Obviamente ningún altar está completo sin un buen pan de muerto. No te dejes llevar por la practicidad de las versiones que venden en las tiendas y mejor prepara un rico pan de muerto en casa. Con esta receta puedes hacerlo en menos de 2 horas. Pan de muerto fácil   Arroz con leche Cuando se trata de preparar un postre sencillo que a todos les guste sin duda la mejor elección es el arroz con leche. Aunque puedes cocinarlo en media hora te sugerimos hacerlo con anticipación, ya que sabe más rico cuando ha reposado. Arroz con leche   Frijoles charros Sin duda los frijoles charros son uno de los platillos más típicos de México, por lo que no pueden faltar en un altar de muertos. Agrega un poco de chile jalapeño a la mezcla para darle un toque picosito. Frijoles charros con chorizo   Flautas A diferencia de los tacos, cuya tortilla puede ablandarse, las flautas aguantan más tiempo. Sírvelas en el altar de manera sencilla o prepáralas con algo de verdura y un poco de salsa. Flautas de papa con chorizo   Calabaza en tacha Junto con el copal y el cempasúchil, el aroma de la calabaza en tacha es uno de los más característicos del Día de Muertos. Prepárala con días de anticipación para que toda tu casa se impregne del delicioso olor de la calabaza y el piloncillo. Dulce de calabaza   Menudo Menudo o pancita, como quieras llamarle, es un platillo delicioso y además es ideal para los días frescos alrededor de estas fiestas. Consiente a tus invitados con un plato caliente de esta exquisitez típicamente mexicana. Menudo casero   Todos tenemos tradiciones familiares para el Día de Muertos. Cuéntanos, ¿qué platillos suelen preparar en tu hogar para estas fechas?
Disfrutar una espumosa taza de chocolate caliente ahora es tan sencillo como calentar un poco de leche y agregar el chocolate de tu preferencia. Sin embargo, para poder llegar a esto tuvieron que pasar muchas cosas. Descubre cómo el consumo de este delicioso alimento de origen americano se ha convertido en toda una tradición del chocolate en México. Orígenes ancestrales El consumo del cacao comenzó en América. De hecho, los mayas y los olmecas fueron los primeros en aprender a cultivarlo. Muy probablemente ellos mismos llevaron el cacao a las otras culturas, entre ellas a los aztecas. Las culturas prehispánicas valoraban tanto estos granos que incluso los usaban como moneda de intercambio. El cacao era tan importante que su consumo se reservaba para ocasiones especiales, como en rituales funerarios. Se han encontrado vasijas con restos de teobromina (compuesto presente en el cacao) que indican su uso tanto en eventos de este tipo como en algunos otros más festivos. Eso sí, casi siempre eran exclusivos para la corte y las clases sociales más altas. El mestizaje del cacao El cacao no se consumía como lo hacemos hoy en día. Con la llegada de los españoles se le agregó leche y azúcar, dando origen al chocolate caliente como lo conocemos en la actualidad. El intercambio de costumbres e ingredientes hizo que la bebida tradicional hecha a base de la manteca del cacao y agua adquiriera nuevas versiones al añadirle especias como canela. Los españoles no tardaron mucho en descubrir los grandes beneficios del cacao. Se dice que Hernán Cortés le aseguró al rey Carlos V que con una taza de esa bebida los soldados de su ejército podían tener energía suficiente para un día entero de trabajo. Con la conquista y fascinación de los españoles por su sabor y propiedades, el chocolate cruzó el Atlántico hasta llegar a Europa. El chocolate en nuestros días Hoy en día cuando pensamos en un chocolate de calidad casi siempre viene a nuestra mente una marca de origen suizo o francés, pero no hay que olvidar que la mayor producción de cacao se hace en América y África. Nuestro país ocupa el lugar número 11 a nivel mundial, siendo Tabasco, Chiapas y Oaxaca los principales estados donde se produce este cultivo. A pesar de contar con una gran tradición y de ser un productor de cacao, el consumo per cápita de chocolate en México es muy bajo. Se calcula que un mexicano come 750 gramos de chocolate al año, mientras que un suizo consume casi 12 kilos. Es tiempo de que comencemos a valorar la riqueza gastronómica de nuestro país y apoyemos a los productores locales de cacao. Además de tener muchas propiedades benéficas para la salud, el chocolate es la herencia de nuestro pasado prehispánico y refleja el mestizaje característico de nuestro país. No esperes a que llegue le temporada de frío para prepararte un rico chocolate caliente. Existen muchas maneras de disfrutar el delicioso sabor del chocolate. Aquí te compartimos algunas ideas para comenzar a usar el chocolate más seguido en tu cocina: Pastel de chocolate sin harina 4 chocolates calientes Pechugas de pollo al chocolate Pastel de chocolate y frijol Mole poblano   Fuentes: Elsiglodetorreon.com.mx Excelsior.com.mx Mexicodestinos.com Expansion.mx
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD