Toma agua a través de tu comida

Por Kiwilimón - Mayo 2016
No muchos toman en cuenta que tomar líquidos no es la única forma de hidratarse, de hecho, mucho del consumo de agua diario que debemos consumir llega a través de la comida. Ahora, no todos los alimentos tienen la misma cantidad de H2O y es por eso que hoy te contamos sobre ingredientes súper hidratantes y cómo es que la idea de tomar dos litros de agua al día puede ser un mito. La regla siempre ha sido que se deben tomar al menos dos litros de agua al día, lo que equivale a 8 vasos, y es real, pero lo que no te han dicho es que mucha de esa agua viene de tu alimentación. Poco más del 20% de nuestro consumo de agua viene de lo que comemos, y es por eso que no pasa nada si te saltas un par de vasos de agua, siempre y cuando la consumas en sólido. ¿Cuáles son los ingredientes maravillosos? Frutas y verduras: Pepino Contenido de agua: 96.7% ¡Como puedes ver, este ingrediente es casi todo agua y además es súper versátil pues puedes incluirlo en ensaladas, botanas, jugos, smoothies, etc Receta recomendada: Licuado de pepino Lechuga Contenido de agua: 95.6% Cuando muerdes una lechuga se siente casi como si tomaras agua, su contenido es tal alto que muchas personas llevan este ingrediente al desierto para mantenerse bien hidratados en viajes largos. Receta recomendada:  Ensalada de lechuga, manzana y nuez Apio Contenido de agua: 95.4% Hay un mito que dice que el apio tiene calorías negativas, lo que te hace perder peso. Y aunque no es completamente cierto, sus mínimas 6 calorías por ramo lo hacen un ingrediente ligero e hidratante. Receta recomendada: Ensalada de pepino y apio Rábano Contenido de agua: 95.3% A parte de ser mayormente agua, añaden un sabor picante y diferente a tus ensaladas además de que están empaquetados de antioxidantes esenciales. Receta recomendada: Crudites Tomates Contenido de agua: 94.5% Si quieres una botana hidratante elige jitomates cherry o jitomates en forma de riñón, son deliciosos, nutritivos, están llenos de potasio y están llenos de agua. Receta recomendada: Tomate con albahaca Pimiento verde Contenido de agua: 93.9% Todos los pimientos contienen mucho agua, pero los pimientos verdes son los que más contienen de todos. Además contienen muchos antioxidantes que ayudan a retrasar el envejecimiento. Receta recomendada: Picadillo Piriñaca Sandía Contenido de agua: 91.5% Quien le haya dado una buena mordida a una rica sandía sabe que el contenido de agua de esta fruta es altísimo. Puedes disfrutarla fresca, en jugos o aguas y nunca perderá ese nivel hidratante que la hace tan valiosa. Receta recomendada: Ensalada de sandía y queso feta    
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¡Estrenamos recetario exclusivo en KiwiPro con Mikel Alonso! Conoce más de la historia de este increíble cocinero. Francés de nacimiento, español de origen, vasco de corazón y mexicano fortuito, Mikel Alonso es uno de los chefs más reconocidos a nivel internacional. Su filosofía se resume en un concepto básico: “Para ser buen cocinero, hay que empezar por ser una buena persona”, que adquirió en su paso por la Escuela de Cocina de Luis Irizar, en San Sebastián, España. Aquí aprendió a querer y respetar el producto, a mimar la técnica para que estuviera a las órdenes del producto y a honrar y proteger el oficio de ser cocinero. Esta filosofía lo ha acompañado en cada proyecto gastronómico que ha desarrollado como el restaurante Biko, considerado de los mejores restaurantes del mundo por la lista británica The S.Pellegrino World's 50 Best Restaurants; el restaurante Lur, desde el 2017, con un concepto de cocina tradicional vasca; KOMA, de cocina vasco francesa contemporánea, desde el 2018; Tartel Bar y “Cocina de Autor” (galardonado con los 5 diamantes de la AAA), dentro del Hotel Grand Velas All Suites & Spa Resort, de la Riviera Maya, del que es chef asesor. Mikel, además es chef docente de diversas instituciones gastronómicas en México, ha participado en programas gastronómicos en televisión y en un sinfín de cursos, festivales, talleres y cursos en la República Mexicana. Participa activamente en programas de apoyo social, colabora con marcas internacionales y mexicanas como embajador y le ha cocinado a personalidades como presidentes, los reyes de España, Gabriel García Marqués, Joaquín Sabina, entre otros.¡Suscríbete a KiwiPro y explora los secretos gastronómicos de Mikel Alonso, uno de los chef más Pro de México! 
Existen de antojos a antojos. Uno que tiene mucho arraigo en Jalisco y estados colindantes es la birria: una receta consistente a base de carne cocida en horno, tradicionalmente de piedra o al hoyo, bañada en una salsa o adobo donde los chiles son claves.  Sobre su origen hay varias versiones, y en todas se unen los saberes en técnicas de cocción de los locales mexicanos con los ingredientes introducidos por los españoles, en especial la res, el cerdo y el chivo. Justo una de las versiones habla sobre la popularidad que tuvo el chivo a mediados de 1800, en la zona de Jalisco y Zacatecas, antes llamada Nueva Galicia, donde estos animales se multiplicaron a tal grado que los ganaderos optaron por regalarlos a sus trabajadores.  Estos hombres y mujeres decidieron no sólo aprovechar la leche, como los españoles, sino todo el animal cociéndolo bajo tierra o en horno de piedra como lo hacían con otras carnes. Para enriquecer la receta untaron un adobo enchilado que generalmente empleaban para cocinar aves, y el resultado al paso de los años es la birria como la conocemos y disfrutamos hoy.  Otra versión sobre el origen de la birria me la compartió la investigadora Maru Toledo, quien ha dedicado más de 20 años al estudio de la cocina de la zona occidente. Datos que nos llevan al municipio jalisciense de Ameca, donde gracias al registro de las jornadas laborales de los vaqueros se sabe de una preparación que hacían bajo tierra con algunas de las reses que tenían al alcance y que los caporales seleccionaban para alimentar a todas sus cuadrillas.  Maru me aclara que esta preparación sólo iba untada con grasa, de donde viene el término birriar, que para los peninsulares hacía alusión a algo sucio o embarrado, por como veían que aderezaban el animal. Sea cual sea la versión, lo popular a la birria nadie se lo quita, y por ello al extenderse su consumo por otros estados como Aguascalientes, Michoacán, Zacatecas, Nayarit y Colima, y en el mismo Jalisco, los lugareños fueron imprimiendo su toque a la carne, al adobo y ajustado sus formas de cocinar, según sus posibilidades. Ahora no sólo el chivo y la res son protagonistas, existen zonas en estos estados que la preparan con cerdo, borrego, conejo, armadillo, iguana, pollo, ternera, pescado bagre y mixtas. Perfectas proteínas que cobijan con un mundo de adobos compuestos por chiles y especias que obedecen también a los ingredientes al alcance, aunque el chile guajillo y el jengibre seco son constantes. A la colorada versión se suma la llamada birria blanca que aún sobrevive en el Occidente; generalmente es de res y se condimenta con algunas hierbas de olor para cocinarse bajo tierra o en horno, métodos tradicionales a los que se han sumado la birria al vapor o hasta hecha como carne cocida. Por último, no nos olvidemos de la birria tatemada: proceso que consiste en volver a poner la carne ya cocida al calor del horno y dejar que se haga una costrita, que al menos en Jalisco encanta, junto a unas tortillas recién hechas y un extra de caldito por un lado. Fotos: Gilberto Hernández.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD