¿Cuáles son los beneficios de comer lechuga?
Te Cuida

¿Cuáles son los beneficios de comer lechuga?

Por Gretel Morales - Octubre 2021
La lechuga es un alimento nutritivo, saludable y muy rendidor, por lo que es el ingrediente perfecto para preparar ensaladas y platillos bajos en calorías y carbohidratos, sin embargo, también se utiliza para darle un toque de frescura a platillos como tacos dorados, pambazos y tostadas de tinga. Sin duda, la lechuga es muy versátil, pues hay opciones para todos los gustos.

Cabe mencionar que existen muchos tipos de lechuga, los cuales aportan vitaminas, minerales y otros nutrientes. Entre las variedades más comunes se encuentran las siguientes: lechuga romana, lechuga italiana, lechuga iceberg, lechuga escarola, lechuga morada y lechuga francesa, entre otras.

En kiwilimón te contamos sobre todos los beneficios que la lechuga tiene para ti, así como que vitaminas y minerales contiene y por qué es buena idea incluirla en tu dieta.

Lechuga: vitaminas y minerales

Aunque los beneficios varían dependiendo del tipo de lechuga, en general es un alimento rico en vitaminas y minerales como:
  • Vitamina A
  • Vitamina C
  • Vitamina K
  • Ácido fólico
  • Calcio
  • Hierro
  • Potasio
Por otro lado, la lechuga también contiene fibra, es baja en calorías y sodio y no contiene colesterol, por lo que es el alimento perfecto para aquellas personas que padecen de alguna enfermedad.

También puedes leer: ¿Cómo lavar distintos vegetales?

Los beneficios de comer lechuga

La lechuga, también conocida como Lactuca sativa, tiene un gran número de efectos positivos para la salud, pues los expertos indican que podría ayudar a combatir la ansiedad y el colesterol, así como a inducir el sueño. A continuación, te contamos todo lo que tienes que saber sobre los beneficios de la lechuga.

Lechuga para fortalecer los huesos

Gracias a que es una buena fuente de vitamina K, la lechuga es el alimento ideal para fortalecer los huesos. Cabe mencionar que la lechuga de hoja roja es la variedad más rica en vitamina K, un nutriente que te ayudará a reducir el riesgo de fracturas.

La lechuga contra el colesterol

Todo parece indicar que la lechuga es una gran opción para aquellas personas con altos niveles de colesterol, los cuales tienen efectos adversos en el corazón, pues pueden llevarte a tener un ataque al corazón. De acuerdo con estudios en ratones publicados en 2004 y en 2009, la lechuga ayudo a disminuir los niveles de colesterol.

Ansiedad

Una investigación de 2012 indica que la lechuga contiene propiedades que ayudan a combatir la ansiedad. Por otro lado, el consumo de vegetales de hoja verde también se asocia con la salud cognitiva.

Hidratación

Debido a que la lechuga está compuesta por un 95% de agua, es una excelente opción para mantenerte hidratado. Aunque debemos tomar alrededor de 8 vasos de agua al día, una fresca y crujiente ensalada puede contribuir a una mejor hidratación.

También puedes leer: ¿Qué alimentos no deben guardarse en el refrigerador?

Mejora la visión

De acuerdo con los expertos, la lechuga es rica en vitamina A, un nutriente esencial para la vista y los ojos. Cabe resaltar que el consumo de esta vitamina puede reducir el riesgo de padecer cataratas y a prevenir la degeneración macular. ¡Otra buena razón para comer ensaladas y otros platillos con lechuga!

Un aliado contra los radicales libres

Un estudio reciente señala que la lechuga podría contener antioxidantes, una sustancia que combate a los radicales libres, los cuales son responsable de la aparición de enfermedades como el cáncer.

¿Lechuga para dormir mejor?

Los científicos han señalado que diversos extractos de diferentes tipos de lechugas han demostrado que esta sustancia ayuda a promover en sueño, sin embargo, aún hace falta que se realicen más estudios para comprobar su efectividad. Algunos estudios han comparado los efectos de la lechuga sobre el sueño con los del diazepam.

Un poderoso antiinflamatorio

Según un estudio publicado en 2010, la lechuga podría tener importantes propiedades antiinflamatorias, lo cual podría ayudar a combatir diferentes enfermedades. Sin embargo, cabe mencionar que aún deben realizarse más estudios.

Antes de comer lechuga

Antes de preparar cualquier platillo con lechuga, recuerda que es muy importante que laves y desinfectes este ingrediente antes de ingerirlo, pues puede estar contaminado con E. coli u otras bacterias. Una vez que este limpia, guárdala en el refrigerador.

También puedes leer: ¿El pollo debe lavarse antes de cocinarlo?

¿Cómo preparar la lechuga?

Como ya sabes, en kiwilimón tenemos las mejores recetas con lechuga, las cuales son perfectas para cuidar tu salud, cualquier día de la semana. Anímate a probar las recetas que tenemos para ti:
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La tortilla es el pilar de la gastronomía mexicana, así como una pieza clave de nuestra identidad culinaria y de nuestra historia. Por si fuera poco, es un alimento versátil, nutritivo y económico, es por eso que es indispensable en todos los hogares mexicanos, ya que es una buena fuente de calcio.Si quieres conocer más sobre la historia de la tortilla, su origen y su evolución, en kiwilimón te decimos todo lo que tienes que saber sobre el alimento más mexicano de todos. Pues, aunque en México existen alrededor de 700 platillos que se pueden preparar con maíz, la tortilla es, y siempre será, la joya de la corona. ¿Qué es la tortilla? La tortilla de maíz es un pequeño disco hecho de maíz nixtamalizado o harina de maíz, el cual se puede preparar a mano o en máquinas industriales. Años más tarde surgieron las tortillas de harina, las cuales se preparan con harina de trigo y manteca o mantequilla, son más populares en el norte del país, mientras que las tortillas de maíz son imprescindibles en el centro y sur de México. El origen de la tortilla La tortilla, el pilar de la alimentación en nuestro país, es de origen prehispánico y se calcula que se creó alrededor del año 500 a.c., según el estudio titulado “Elaboración y consumo de tortillas como patrimonio cultural de San Pedro del Rosal, México”. Sin embargo, diferentes estudios han señalado que los antiguos habitantes de nuestro país habrían domesticado el maíz e inventado el proceso de nixtamalización entre el año 400 a. C. y el año 100 d. C. En la "Historia general de las cosas de Nueva España", escrito por Bernardino de Sahagún entre 1540 y 1585, el religioso español explica la gran variedad de tortillas que existían en el país: Las tortillas que cada día comían los señores se llamaban totonqui tlaxcalli tlacuelpacholli, que quiere decir “tortillas blancas y calientes dobladas” (...) comían también cada día tortillas que se llamaban ueitlaxcalli; quiere decir “tortillas grandes”, estas son muy blancas y muy delgadas y anchas, y muy blandas (.…) otras tortillas que se llaman cuahuhtlacualli; son muy blancas y grandes, y gruesas y ásperas. Otra manera de tortillas se llamaban tlaxcalpacholli; eran blancas, y algo pardillas, de muy buen comer. (…) unos panecillos, no redondos sino largos, que llaman tlaxcalmimilli; son rollizos y blancos, y del largor de un palmo. (…) Otra manera de tortillas llamaban tlacepoalli tlaxcalli, que eran ahojaldrados; Usaban también muchas maneras de tortillas para la gente común. Una manera de ellas se llaman tianquiztlacualli; quiere decir “tortilla o tamal que se vende en el tiánquez”. Otra que se llama íztac tlaxcalli ética tlaoyo, quiere decir “tortilla muy blanca que tiene dentro harina de frijoles no cocidos” (…) Comían unas ciertas tortillas hechas de las mazorcas frescas del maíz, que se llaman elotlaxcalli o xantlaxcalli; otra manera de tortillas hechas de mazorquillas nuevas de maíz, que se dice xilotlaxcalli.Cabe mencionar que el maíz, y las tortillas, eran tan importantes para los pueblos indígenas que Tlaxcala era conocido como “el lugar de tortillas o pan de maíz”. Según información publicada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en Tenochtitlán existían varios mercados en los que se vendían tortillas solas o con chile carne, miel, huevo, mole y otros acompañamientos.También puedes leer: ¿Cómo hacer tortillas de colores? La evolución de la tortilla Además de ser la única cuchara comestible en el mundo, la tortilla se ha convertido a un elemento imprescindible en la gastronomía mexicana porque se utiliza para preparar todo tipo de platillos: enchiladas, tacos, chilaquiles, totopos, tostadas, quesadillas, flautas, entre muchos otros. Dependiendo del maíz que se utilice para su producción, podemos encontrar tortillas blancas, amarillas, azules y moradas. La revolución de la tortilla Durante la época antigua se utilizaba el metate para moler maíz nixtamalizado, para después formar las tortillas y cocerlas en comales. Sin embargo, todo cambio durante la colonización, pues llegó el molino y años después la máquina de tortillas, un instrumento que cambió la historia de la tortilla y de la producción de alimentos en nuestro país. En nuestro país, comenzaron a inventarse y patentarse máquinas para hacer tortillas desde mediados del siglo XIX, sin embargo, la máquina tortilladora que de verdad cambió la industria alimenticia no salió a la luz hasta 1963, cuando Fausto Celorio creó y patentó una máquina con un sistema de rodillos para troquelar y transportar la tortilla, además, esta funcionaba con gas y no petróleo. Según información publicada por el Archivo General de la Nación, antes de Fausto Celorio, Julián González, presentó una patente para pulverizar todo tipo de granos en 1859. Años más tarde, Genaro Vergara presentó una máquina más moderna para la producción de tortillas.También puedes leer: Maizajo, kiwifav de la semana
La tortilla es el pilar de la gastronomía mexicana, así como una pieza clave de nuestra identidad culinaria y de nuestra historia. Por si fuera poco, es un alimento versátil, nutritivo y económico, es por eso que es indispensable en todos los hogares mexicanos, ya que es una buena fuente de calcio.Si quieres conocer más sobre la historia de la tortilla, su origen y su evolución, en kiwilimón te decimos todo lo que tienes que saber sobre el alimento más mexicano de todos. Pues, aunque en México existen alrededor de 700 platillos que se pueden preparar con maíz, la tortilla es, y siempre será, la joya de la corona. ¿Qué es la tortilla? La tortilla de maíz es un pequeño disco hecho de maíz nixtamalizado o harina de maíz, el cual se puede preparar a mano o en máquinas industriales. Años más tarde surgieron las tortillas de harina, las cuales se preparan con harina de trigo y manteca o mantequilla, son más populares en el norte del país, mientras que las tortillas de maíz son imprescindibles en el centro y sur de México. El origen de la tortilla La tortilla, el pilar de la alimentación en nuestro país, es de origen prehispánico y se calcula que se creó alrededor del año 500 a.c., según el estudio titulado “Elaboración y consumo de tortillas como patrimonio cultural de San Pedro del Rosal, México”. Sin embargo, diferentes estudios han señalado que los antiguos habitantes de nuestro país habrían domesticado el maíz e inventado el proceso de nixtamalización entre el año 400 a. C. y el año 100 d. C. En la "Historia general de las cosas de Nueva España", escrito por Bernardino de Sahagún entre 1540 y 1585, el religioso español explica la gran variedad de tortillas que existían en el país: Las tortillas que cada día comían los señores se llamaban totonqui tlaxcalli tlacuelpacholli, que quiere decir “tortillas blancas y calientes dobladas” (...) comían también cada día tortillas que se llamaban ueitlaxcalli; quiere decir “tortillas grandes”, estas son muy blancas y muy delgadas y anchas, y muy blandas (.…) otras tortillas que se llaman cuahuhtlacualli; son muy blancas y grandes, y gruesas y ásperas. Otra manera de tortillas se llamaban tlaxcalpacholli; eran blancas, y algo pardillas, de muy buen comer. (…) unos panecillos, no redondos sino largos, que llaman tlaxcalmimilli; son rollizos y blancos, y del largor de un palmo. (…) Otra manera de tortillas llamaban tlacepoalli tlaxcalli, que eran ahojaldrados; Usaban también muchas maneras de tortillas para la gente común. Una manera de ellas se llaman tianquiztlacualli; quiere decir “tortilla o tamal que se vende en el tiánquez”. Otra que se llama íztac tlaxcalli ética tlaoyo, quiere decir “tortilla muy blanca que tiene dentro harina de frijoles no cocidos” (…) Comían unas ciertas tortillas hechas de las mazorcas frescas del maíz, que se llaman elotlaxcalli o xantlaxcalli; otra manera de tortillas hechas de mazorquillas nuevas de maíz, que se dice xilotlaxcalli.Cabe mencionar que el maíz, y las tortillas, eran tan importantes para los pueblos indígenas que Tlaxcala era conocido como “el lugar de tortillas o pan de maíz”. Según información publicada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en Tenochtitlán existían varios mercados en los que se vendían tortillas solas o con chile carne, miel, huevo, mole y otros acompañamientos.También puedes leer: ¿Cómo hacer tortillas de colores? La evolución de la tortilla Además de ser la única cuchara comestible en el mundo, la tortilla se ha convertido a un elemento imprescindible en la gastronomía mexicana porque se utiliza para preparar todo tipo de platillos: enchiladas, tacos, chilaquiles, totopos, tostadas, quesadillas, flautas, entre muchos otros. Dependiendo del maíz que se utilice para su producción, podemos encontrar tortillas blancas, amarillas, azules y moradas. La revolución de la tortilla Durante la época antigua se utilizaba el metate para moler maíz nixtamalizado, para después formar las tortillas y cocerlas en comales. Sin embargo, todo cambio durante la colonización, pues llegó el molino y años después la máquina de tortillas, un instrumento que cambió la historia de la tortilla y de la producción de alimentos en nuestro país. En nuestro país, comenzaron a inventarse y patentarse máquinas para hacer tortillas desde mediados del siglo XIX, sin embargo, la máquina tortilladora que de verdad cambió la industria alimenticia no salió a la luz hasta 1963, cuando Fausto Celorio creó y patentó una máquina con un sistema de rodillos para troquelar y transportar la tortilla, además, esta funcionaba con gas y no petróleo. Según información publicada por el Archivo General de la Nación, antes de Fausto Celorio, Julián González, presentó una patente para pulverizar todo tipo de granos en 1859. Años más tarde, Genaro Vergara presentó una máquina más moderna para la producción de tortillas.También puedes leer: Maizajo, kiwifav de la semana
Para la limpieza en el hogar, compramos en aerosoles, polvos y muchos otros líquidos comerciales para mantener todo en orden y eliminar la suciedad y las manchas. Sin embargo, la naturaleza y los artículos domésticos comunes tienen poderes de limpieza igualmente asombrosos cuando sabes cómo usarlos.Aquí te dejamos algunos trucos de limpieza con filtros de café, los ucales por lo general solemos tener en casa y te permitirán ahorrar un viaje a la tienda y ahorrar dinero en productos especiales. Además, tu hogar y tus pertenencias se verán renovados y relucientes.Cómo limpiar los vidrios con filtros de caféLo más común que usamos para limpiar espejos y vidrio son las toallas de papel y un limpiador de vidrios, pero esto podría dejar rayas y manchas, así que la próxima vez que necesites lustrar algunas ventanas, intenta mejor usar filtros de café limpios en lugar de las toallas de papel y quedarán sin manchas.Otros usos caseros para los filtros de caféLos filtros de café de papel desechables son excelentes para realizar múltiples tareas en la casa, y se utilizan para todo, desde la limpieza y el pulido, hasta proyectos de manualidades. Además, son económicos y están fácilmente disponibles. Aquí hay algunos otros usos que puedes darles.Como coladorLos filtros de café son excelentes coladores y puedes usarlo para atrapar las semillas al exprimir limones, limas o naranjas, pero también puedes colar trozos de corcho roto de una botella de vino colocando un filtro de café sobre la parte superior de la botella de vino y asegurándolo con una banda elástica, para después servirlo. Por último, puedes usar filtros de café para desgrasar caldos o sopas.Para plantar semillasUsa filtros para germinar semillas y simplemente después trasplanta con todo y filtro a una maceta. También puedes colocar uno o dos filtros de café en el fondo de las macetas para mantener la tierra adentro que se sale por el orificio de drenaje y aun así dejar salir el agua para evitar que las raíces se pudran.Para absorber el exceso de humedadColoca una capa de filtros de café en el fondo de una sartén de hierro fundido para absorber el exceso de humedad y evitar la oxidación. También se pueden utilizar en el taller para clasificar tornillos, clavos, tuercas y pernos perdidos y mantenerlos organizados y libres de óxido envolviéndolos en los filtros y guardándolas en una caja o recipiente de plástico.Para proteger tus vajillasColoca filtros de café entre platos y tazones de porcelana apilados para agregar una capa protectora y evitar rayones. También puedes utilizar filtros de café arrugados como material de embalaje en mudanzas o para el almacenamiento de los platos.Para lustrar zapatosLos filtros de café pueden funcionar como aplicador desechable para lustrar zapatos de cuero, carteras o incluso muebles. Simplemente aplica un poco del color correcto de esmalte en el filtro y pule con un movimiento circular hasta que se absorba en todo el material. También puedes quitar el mal olor de los zapatos colocando unas cucharadas de bicarbonato de sodio en el centro de un filtro, atándolo con una cuerda o liga y dejando el sobre dentro de los zapatos toda la noche.
El puré de papas es una receta muy clásica, el complemento perfecto para acompañar pollo, carne y hasta el famoso pavo navideño. Aunque es un platillo muy sencillo y básico para cualquier cocinero, hay ciertos trucos que te ayudarán a preparar el puré de papa más cremoso y delicioso que hayas probado. En kiwilimón te damos los mejores trucos y consejos para preparar el mejor puré de papas.10 consejos para preparar el mejor puré de papaPreparar el mejor puré de papa es muy fácil, solo tienes que seguir los consejos de los expertos, no te arrepentirás.Usa papa Yukon GoldA la hora de preparar puré, lo más importante es usar papas Yukon Gold, una variedad que se caracteriza por tener una cáscara muy delgada, es muy suave y el interior es amarillo. De hecho, estas son las papas que siempre podemos encontrar en el mercado, así que no son difíciles de conseguir.Añade bastante sal al aguaAntes de cocer las papas, recuerda que es muy importante añadir una cantidad generosa de sal, pues de esta manera, la papa tendrá un gran sabor. Aunque añadas sal después de la cocción, tu puré ya no quedará tan rico.Corta las papasAunque muchas personas cuecen las papas enteras, esto no es buena idea, pues las papas enteras suelen cocerse de manera dispareja, lo que dejará pedazos de papa dura entre el puré. El consejo que te dan los expertos es cortar las papas en trozos grandes y remover la cáscara para una cocción rápida y uniforme. También puedes leer: 7 formas diferentes de comer puré de papasMonitorea el tiempo de cocciónSi quieres un puré de papas cremoso y delicioso, algo que tienes que tener presente es que las papas no deben cocerse de más. Sabrás que las papas ya están bien cocidas cuando insertes un cuchillo de manera sencilla y la papa no se sienta dura.Mantén las papas calientesEste es otro de los secretos para un puré de papas cremoso, pon mucha atención. Una vez que las papas estén bien cocidas, es hora de machacarlas, pues si dejas que se enfríen, ya no obtendrás esa exquisita consistencia cremosa.¡Es hora de añadir la mantequilla!Para preparar el mejor puré, recuerda que es esencial añadir una cantidad generosa de mantequilla, pues esto hará toda la diferencia. Según los expertos, es importante que añadas la mantequilla antes de añadir la leche, pues de esta manera el puré de papa tendrá una textura muy cremosa.Añade un toque extra de saborAunque el puré de papa es delicioso por sí solo, puedes añadir mucho más sabor si incorporas un poco de romero, ajo, tomillo o cualquier otra hierba aromática a la leche, la cual le dará un giro a la clásica receta de puré de papa que todos conocemos. Recuerda que debes colar las hierbas antes de agregar el líquido al puré. También puedes leer: 6 guarniciones con papa que le darán vida a tus platosAñade la leche poco a pocoLa mejor manera de obtener un puré perfecto es agregar la leche poco a poco, pues de esta manera, se absorberá de manera adecuada, lo que te ayudará a obtener un puré de papas cremoso, no aguado.No batas de másRecuerda que es importante que no batas el puré de papa de más, ya que esto generará una textura gomosa y dura.Prueba tu puré de papa una y otra vezLa mejor manera de asegurarte de que tu puré de papas tenga la consistencia y el sabor perfecto es probarlo una y otra vez, ya que de este modo puedes rectificar la sazón, así como añadir más sal, mantequilla o leche. Aunque el puré de papas es un platillo muy fácil de preparar, estos pequeños consejos harán una gran diferencia a la hora de cocinar.También puedes leer: 15 recetas con papa que rinden para toda la familia
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD