Las mejores grasas en la dieta keto
Te Cuida

Las mejores grasas en la dieta keto

Por Eloísa Carmona - Junio 2021
Uno de los grandes atractivos de la famosa dieta keto es que no tienes que limitar tu consumo de grasas, pero hay de grasas a grasas y buscar las buenas y las más adecuadas para esta dieta será lo óptimo para llevarla a cabo con éxito. 

Sí, aunque parece fácil sólo comer queso, mantequilla o poder usar cualquier aceite, es un poco más complejo que eso, porque lo ideal es elegir las grasas buenas que le servirán más a tu cuerpo. Por ejemplo, las grasas saturadas (como la mantequilla y el aceite de coco) están bien con moderación, pero también pueden elevar tus niveles de colesterol LDL (también conocido como el colesterol malo), además de los buenos niveles de colesterol HDL. 

Por su parte, las grasas trans (las que se encuentran en cosas fritas) nunca son una buena idea; en realidad, elevan los niveles de colesterol LDL (el tipo malo), al mismo tiempo que reducen los del colesterol HDL. 

Es por eso que lo mejor es aferrarte con todo a las grasas buenas, también conocidas como poli o insaturadas (mezclando grasas saturadas ocasionalmente), para mantener los  niveles de colesterol bajo control y aun así perder peso siguiendo la dieta keto.  

A continuación, te mencionamos algunas de las mejores fuentes de grasas para consumir en la dieta cetogénica. 

Aceite de aguacate 
El aceite de aguacate (o incluso los aguacates en general) está repleto de ácidos grasos saludables para el corazón. El aceite de aguacate también tiene un alto punto de humo, lo que lo convierte en una excelente opción para cocinar y freír a fuego alto. 

Aceite de coco 
En los últimos años, el aceite de coco se ha vuelto muy popular para todo, desde para cocinar hasta para problemas de la piel. En la cocina, el aceite de coco proporciona una dosis sólida de ácido láurico, un nutriente que estimula el sistema inmunológico y es un excelente sustituto de la mantequilla, pero sigue siendo una grasa saturada, así que trata de no comerla en absolutamente todo. 

Aceite de oliva 
Es muy probable que el aceite de oliva o aceite de oliva virgen extra haya estado en tu despensa incluso antes de la dieta keto, porque es fácil de usar para cocinar o saltear, pero también como aderezo para ensaladas o sobre verduras recién asadas. Otro beneficio de esto es que combinar el aceite de oliva con verduras ayuda al cuerpo a absorber más fácilmente ciertas vitaminas, como A, D, E y K. 

Aceite de canola 
El aceite de canola es un alimento básico de la cocina y hay una buena razón para tenerlo a la mano si sigues la dieta cetogénica: su ligero sabor no sólo lo convierte en una gran opción para freír o saltear, sino que también contiene una dosis moderada de omega-3, por lo que es beneficioso para todos. 

Mantequilla 
Con esta opción que hace de la dieta keto más atractiva sólo tienes que asegurarte de elegir una mantequilla de alta calidad, que sea más rica en ácidos grasos omega-3. Sin embargo, la mantequilla sigue siendo una grasa saturada, por lo que es importante usarla con menos frecuencia que otras grasas insaturadas. 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Cuando de comida mexicana se habla, los antojitos, celosos, acaparan la atención. Los puestos callejeros se abarrotan ante comensales hambrientos, críticos gastronómicos ávidos por la nota y fotógrafos listos para captar las imágenes que terminarán en Netflix. No se escapan los banquetes de los comedores familiares tradicionales, los restaurantes de manteles largos que aparecen en las listas gastronómicas del mundo. Junto a ellos, a la vista de todos, pero bajo el sutil velo de la invisibilidad, están los locales que nos dejan encima los olores de la verdadera cocina mexicana: los de la comida corrida, los de las fonditas.Casi siempre, bajo el nombre propio de una mujer –Doña Mari, Doña Margarita, Doña…– las fonditas rotulan la autoría de aquel o aquella que con un presupuesto fijo dan color a los ingredientes de la canasta básica. Por supuesto, hay excepciones a la regla, como Don Arturo, la fondita que me alimentó por casi siete años mientras trabajaba en Polanco. La comida corrida era diariamente ofrecida por un hombre, Don Rubén, cuyos fideos con crema y su budín de pan servían para amainar las jornadas de todos los publicistas que diariamente buscábamos una dosis del hogar al que pocas veces llegábamos. El planteamiento en las fonditas es básico y por ello, magistral: un pentálogo de paradas culinarias inamovibles que llenan el estómago y la ropa con los humores de las ollas. Aunque el origen es humilde, casi siempre se localizan en las periferias de los mercados, en las zonas populares, en las avenidas con flujo proletario, mayormente alejadas del bullicio turístico.En la comida corrida se sabe que no te irás a ningún lado hasta terminar el menú de pé a pá. “El término corrida es un término español que usamos en México cuando una cosa va detrás de la otra; entonces si una persona habla de corrido es porque dice una cosa y luego otra, y otra más”, comenta el ensayista e historiador gastronómico José N. Iturriaga. Una vez que te instalas, la mesera te servirá una sopa y en seguida, el arroz o la pasta. “En el caso del platillo fuerte te van a preguntar qué quieres porque casi siempre hay opciones”, asegura Iturriaga.La estructura es una institución culinaria que apenas ha cambiado con los años: por un precio que pocas veces rebasa los cien pesos, de la cocina desfilarán una serie de platillos encaminados a saciar el hambre atroz de los estudiantes, del kinestésico trabajador, del ansioso pequeño burgués. Al centro habrá además tortillas o canastas de plástico con bolillo y salsas en cazuelitas. Y es que en la comida corrida todo está dispuesto para reproducir una escena familiar, que se escapa de la gloria celebratoria del sábado o el domingo. “La comida corrida siempre viene con un vaso de aguas frescas que puede ser una limonada o un agua de jamaica, de tamarindo, de sandía, de melón, de alguna fruta de temporada”, comenta Iturriaga. En términos culturales, como todo lo que se cuece en territorio nacional, la comida corrida es fruto del mestizaje. “El primer tiempo es casi siempre una sopa de pasta. Las pastas traídas por los españoles surgen en China algo así como dos siglos antes de la Conquista. Luego, el segundo tiempo, es un arroz que también es de origen chino y que también lo trajeron los españoles. Le pusimos “mexicano” por que tiene un color rojo del jitomate con el que se cocina. El más clásico lleva chicharitos y unos cuadritos de zanahoria.”El platillo fuerte es variable, casi siempre es un guiso y no propiamente un antojito. “No estamos hablando de platillos de mucha elaboración, ya que esos son para ocasiones más festivas. Hablamos de una carnita de puerco en salsa verde con verdolagas, tinga de res con la carnita de la falda de res deshebrada. Cuando llega a haber pescado nos darán algún filetito de mojarra o de esos que compras delgaditos para que rinda mejor”. Eso sí, casi siempre irá empanizado para que sea más llenador.Los que ofrecen opciones fuera del menú casi siempre costarán unos pesos más. Ahí está el huevo o el plátano que decorará en sabor y color al arroz. Y en el fuerte, no falta la reina de la cocina de fondita: la milanesa. “La milanesa debe su nombre a Milán, que hoy es el norte de Italia pero que, en el siglo XIX, era parte del Imperio austrohúngaro. De hecho, las milanesas más famosas del mundo son en Viena, capital de Austria”. El postre irrevocable de la comida corrida es el arroz con leche que casi siempre se cocina con canela. “Toda la canela que se consume en el mundo surge de Ceilán, una isla al sur de Sri Lanka”, completa el licenciado Iturriaga. Pero no falta la gelatina, casi siempre de colores vivos –verdes, naranjas y rojos–, los budines con el pan que se queda de otros días, el pastel de tres leches para los días especiales, como los viernes, en los que la propietaria, si está de buenas, agasajará a sus comensales. La cocina de las fonditas nos hace sentir en casa en pleno ajetreo del día. De la dueña, del encargado, terminamos por hacernos íntimos, conocernos los temperamentos, acostumbrarnos a la experiencia sápida. “Las fonditas resuelven, sobre todo a quienes diario tienen que comer fuera, ya sea que eres un oficinista o estudiante del estrato socio económico de clases medias bajas y de clases de proletarias, y es que en ellas comemos comes como en tu casa”. Hay un tesoro invisible en las ciudades al que le debemos horas periodísticas. Gracias a las sazones de Doña Mari o a Don Rubén o a la doña de nuestra confianza es que se nutren nuestros corazones de una a tres P. M. Sus guisos nos recuerdan que pertenecemos a algo más que a una corporación, que somos seres humanos aún en horario laboral.
El ajo tiene beneficios tan famosos y apreciados que datan del antiguo médico griego Hipócrates, el padre de la medicina occidental, quien recetaba ajo para tratar varias afecciones médicas. El ajo es una planta de la familia de la cebolla, por lo que está estrechamente relacionado con las cebollas, el echalote y los puerros. Este gran ingrediente de la cocina crece en muchas partes del mundo y es popular debido a su fuerte olor y delicioso sabor.En la actualidad, la ciencia moderna ha confirmado muchos de estos efectos beneficiosos para la salud, que muchas veces conocemos como remedios caseros, pero que sin duda son beneficios para la salud del ajo que están respaldados por investigaciones en humanos, como los que te mencionamos a continuación.1. El ajo contiene compuestos con potentes propiedades medicinalesA lo largo de la historia antigua, muchas civilizaciones importantes, incluidos los egipcios, babilonios, griegos, romanos y chinos han dado al ajo un uso principal por sus propiedades medicinales y para la salud.Los científicos ahora saben que la mayoría de sus beneficios para la salud son causados por compuestos de azufre que se forman cuando se pica, tritura o mastica un diente de ajo. El más famoso de ellos se conoce como alicina. Otros compuestos que pueden desempeñar un papel en los beneficios para la salud del ajo incluyen el disulfuro de dialilo y la cisteína s-alilo.Si bien los compuestos de azufre del ajo ingresan al cuerpo desde el tracto digestivo y viajan por todo el cuerpo, donde ejerce sus potentes efectos biológicos, es importante señalar que la alicina es un compuesto inestable que solo está presente brevemente en el ajo fresco después de haber sido cortado o triturado.2. El ajo es muy nutritivo y tiene pocas caloríasEl ajo es increíblemente nutritivo y tan sólo un diente de ajo crudo (de alrededor de 3 gramos) contiene:2% del valor diario recomendado de manganeso2% del valor diario recomendado de vitamina B61% del valor diario recomendado de vitamina C1% del valor diario recomendado de selenio0.06 gramos de fibraTodos estos nutrientes conllevan sólo 4.5 calorías, pero 0.2 gramos de proteína, 1 gramo de carbohidratos y cantidades decentes de calcio, cobre, potasio, fósforo, hierro y vitamina B1.3. Puede combatir enfermedades como el resfriado comúnSe sabe que los suplementos de ajo estimulan la función del sistema inmunológico, pero también un estudio encontró que una dosis alta de extracto de ajo envejecido (256 gramos por día) redujo el número de días enfermos de resfriado o gripe en 61 por ciento. Sin embargo, aún no hay evidencia sólida sobre sus beneficios contra las enfermedades, pero vale la pena agregar ajo a tu dieta si padeces gripas con frecuencia.4. Los compuestos activos del ajo pueden reducir la presión arterialLa presión arterial alta o hipertensión es uno de los impulsores más importantes enfermedades cardiovasculares y el ajo podría tener un impacto significativo en la reducción de la presión arterial en personas con presión arterial alta, de acuerdo con estudios en humanos. Por ejemplo, uno encontró que 600-1,500 mg de extracto de ajo envejecido fue tan efectivo como el medicamento Atenolol para reducir la presión arterial durante un período de 24 semanas.Las dosis de suplemento deben ser bastante altas para tener los efectos deseados y la cantidad necesaria equivale a unos cuatro dientes de ajo al día.5. El ajo mejora los niveles de colesterol, lo que puede reducir el riesgo de enfermedad cardíacaEl ajo puede reducir el colesterol total y LDL para aquellos con colesterol alto, pues los suplementos de ajo parecen hacerlo en aproximadamente un 10-15 por ciento.
Mundialmente se conocen los efectos perjudiciales para la salud que tiene el llevar una dieta con exceso de azúcar, por ejemplo, hay una relación con el consumo de ella y enfermedades como la diabetes u afectaciones a órganos vitales como el corazón, el riñón y el páncreas. Por ello, en #KiwiTeCuida compartimos recomendaciones de ingredientes y platillos que te ayuden a mantener controlados los niveles de azúcar en la sangre. Los beneficios de una alimentación sin azúcar son múltiples, pues reduce el riesgo de obesidad y síndrome metabólico, disminuye los triglicéridos en la sangre, así como la enfermedad de hígado graso no alcohólico.La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no excederse de 25 gramos de azúcar. Sin embargo, la problemática se encuentra en que por lo menos 10 de los grupos de alimentos terminaron calificados con alto contenido en azúcar (helados, galletas, cereales de desayuno, barritas de cereales, bizcochos, pasteles, postres, chocolates, mermeladas, otros dulces y golosinas).  Esto ha traído como consecuencia el aumento en enfermedades como la Diabetes Mellitus tipo 2, la Hipertensión Arterial y los triglicéridos elevados, que desencadenan sobrepeso y obesidad, síndrome metabólico, entre muchos otros. Por ello una dieta reducida en azúcar nos encamina a una vida más sana. Así en este reto quincenal de #KiwiTeCuida presentamos los beneficios de una dieta sin azúcar, con recetas llenas de sabor pero con bajos niveles de azúcar como las calabacitas rellenas de rajas poblanas y elote que preparó la chef Colibrí Jiménez, y este lunes 24 de mayo realizaremos un conversatorio con Jennifer Asencio, nutrióloga clínica, especialista en diabetes con más de 20 años de experiencia y Fernanda Balmaceda, editora adjunta de Kiwilimón, para que conozcas de primera mano todos los beneficios de iniciar una dieta baja en azúcar. ¡Te esperamos este lunes 24, a las 18 horas, en el Instagram oficial de Kiwilimón para resolver todas tus dudas!
¡Estrenamos recetario exclusivo en KiwiPro con la chef Lula Martín del Campo! Conoce más de la historia de esta increíble cocinera mexicana. Lula Martín del Campo tiene una larga y exitosa carrera gastronómica. Inició su andar en el mundo de la cocina en 1995 y, desde entonces se ha convertido en un referente de la cocina en nuestro país. Estuvo a cargo del servicio de alimentos y bebidas de hoteles como Habita, en Polanco, Deseo y Básico, en Playa del Carmen. Durante cinco años dirigió, junto con su hermano, Nico y Lula Catering y fue chef ejecutiva del comedor de directores y clientes de HSBC por más de once años.Ha dado asesoría a diversos restaurantes en la creación de menús, capacitación del personal y aperturas y ha sido invitada a varios festivales y congresos gastronómicos a nivel mundial en países como la India, Estados Unidos, España y por supuesto en varios estados de la República Mexicana. Entre otras actividades ha realizado eventos a favor de algunas fundaciones y apoya activamente asociaciones que ayudan a niños en situación de calle. Además, es creadora de una línea de filipinas que tienen como particularidad las tiras bordadas hechas por señoras bordadoras del grupo Tlatzumaque Sohuame Atla (proyecto que integra cerca de 23 mujeres nahuas que son artesanas textiles).En 2011, publicó su libro Lulachef México Contempo, donde se inspiró en las recetas de cocina mexicana que han estado presentes a lo largo de su trayectoria, que en 2012 fue galardonado como: “The Best Woman Chef Cookbook in Mexico 2011” por los Gourmand Awards. También es autora de la colección de libros “Cocina Esencial” con 11 títulos publicados y vocera de diversas marcas y ha participado en diferentes programas de cocina en televisión como “Tu Cocina”, en Canal Once, donde compartía sus anécdotas como chef en los mercados de México.  Actualmente, la chef Lula es propietaria de los restaurantes Cascabel y Marea Restaurante de Mar, ambos ubicados en la Ciudad de México, donde la chef refleja la filosofía que la ha caracterizado: Menos es Más, con propuestas gastronómicas que exaltan los sabores mexicanos a través de experiencias únicas. ¡Suscríbete a KiwiPro y disfruta las botanas y antojitos gourmet que la increíble chef Lula Martín del Campo preparó especialmente para ti! 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD