Los increíbles beneficios del té de jengibre
Te Cuida

Los increíbles beneficios del té de jengibre

Por Gretel Morales - Agosto 2021
El jengibre, una planta con un sabor y aroma muy frescos, es muy popular gracias a que puede usarse de muchas maneras: en tés, postres y platillos. Aunque es muy útil en la cocina, es aún más conocido por sus múltiples beneficios para la salud. De acuerdo con los expertos, textos provenientes de China, India y el Medio Oriente han resaltado sus grandes beneficios desde tiempos antiguos. ¡Aquí te decimos para qué ayuda el jengibre!

¿Qué contiene el jengibre?
El jengibre contiene las siguientes vitaminas y minerales:

  • Vitamina B6
  • Magnesio
  • Potasio

¿Cuáles son los beneficios del té de jengibre?
Este increíble té tiene un gran número de beneficios para la salud, los cuales han sido comprobados por diversos estudios científicos. A continuación, te platicamos para qué sirve té de jengibre.

Dile no al dolor de garganta
Consumir una taza de té de jengibre te podría ayudar a prevenir resfriados, dolor de garganta y congestión nasal. Para obtener mejores resultados, agrega un poco de miel a tu delicioso té.



Té de jengibre para adelgazar
En un estudio publicado en 2012, expertos de la Universidad de Columbia, una de las más prestigiosas en Estados Unidos, realizó un estudio para determinar si el jengibre ayudaba en la pérdida de peso. Al final se encontró que los participantes del estudio se sentían más satisfechos y tenían menos hambre tras tomar un té de jengibre.

Jengibre contra la diabetes
El jengibre es un gran aliado para las personas con diabetes, pues los expertos señalan que esta planta ayuda a mejorar el control del azúcar en sangre y a reducir los niveles de triglicéridos en pacientes con diabetes tipo 2.

¿El jengibre ayuda a prevenir el cáncer?
Algunos estudios científicos han demostrado que el jengibre podría ayudar a prevenir el cáncer, pues pelea contra las células cancerígenas.

Té de jengibre para los cólicos menstruales
Estudios recientes señalan la eficacia del jengibre sobre los cólicos menstruales, pues sus propiedades antiinflamatorias y contra el dolor podrían ayudar a aliviar los cólicos y la inflamación.

Jengibre para el corazón
Todo indica que el jengibre tiene grandes beneficios para el corazón, pues un estudio científico publicado en 2016 señala que la ingesta de esta planta podría ayudar a proteger contra las enfermedades del corazón y la presión arterial baja. Por si fuera poco, el jengibre también podría ser de ayuda para prevenir los ataques cardiacos, disminuir los niveles de colesterol y a mejorar la circulación.

No más dolor
¿Para qué es bueno el jengibre? Para aliviar el dolor. Diferentes estudios liderados por científicos han encontrado que el jengibre es muy bueno para aliviar el dolor causado por la osteoartritis. Si padeces esta enfermedad, no lo pienses más y prepárate un té de jengibre calientito, seguro te sentirás mucho mejor.
Califica este artículo
Calificaciones (5)
Mariana Ariza
15/09/2021 01:02:29
Súper esta información es muy bueno consumirlo, yo el jengibre lo rayo y luego lo exprimo en el jugo de naranja con miel le dejo solo las gotas al jugo. Muy rico y sano así no tengas gripa o hago galletas de jengibre para toda la familia que encontré en esta página https://mandolina.co/recetas/galletas-de-jengibre-el-postre-de-navidad-favorito-de-los-ninos/
Héctor Barceinas Medellin
12/09/2021 04:52:18
Exelemte informaciòn, gracias
María Elena S. Celiceo
30/08/2021 23:54:24
Gracias por la información Kiwi✅
MA Guadalupe Alvarez
23/08/2021 10:37:31
muchas gracias por pasarnos tan importante informacion
Elena Mata
20/08/2021 16:31:48
Interesante
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Es difícil imaginar una cena de Acción de Gracias sin el clásico puré de papa, el popular puré de camote, la deliciosa salsa de arándanos, el tradicional mac & cheese, el icónico pay de calabaza y, por supuesto, el característico pavo al centro de la mesa. Esta escena se repite múltiples veces en series de televisión, películas y anualmente en millones de hogares a lo largo y ancho de los Estados Unidos el cuarto jueves de noviembre. El Thanksgiving Day es tan importante en los Estados Unidos que está catalogado como la fiesta familiar más grande del país, pues moviliza a un número importante de personas que ansían reunirse con familiares o amigos para disfrutar de la tradicional cena de Acción de Gracias. Si bien, expresar el agradecimiento por las buenas cosechas es una actividad muy común en los distintos festivales que se celebran alrededor del mundo, el concepto de la cena del Día de Acción de Gracias se remonta a un festín entre peregrinos ingleses que fundaron la colonia de Plymouth—actualmente Massachusetts—y los indígenas de la tribu de los Wampanoag. Aunque no se sabe la fecha exacta de ese mítico festín, se considera que la primera cena de Día de Acción de Gracias de la historia tuvo lugar en 1621, pues el cronista peregrino Edward Winslow hizo mención de los preparativos previos en una carta: “Ya que aseguramos nuestra cosecha, nuestro gobernador envió a cuatro hombres a cazar aves para que podamos alegrarnos juntos una vez que hemos reunido los frutos de nuestro trabajo. Los cuatro mataron tantas aves en un día que, con un poco de ayuda, duraron para la compañía casi una semana.” Por si fuera poco, Edward Winslow describe más adelante lo que parece ser la primer cena de Acción de Gracias de la que se tiene registro: “En ese momento, entre otras actividades, usamos nuestras armas, muchos de los nativos vinieron con nosotros, y entre ellos estuvo su gran rey Massasoit, con unas noventa personas, a quienes entretuvimos y celebramos durante tres días, y ellos salieron y cazaron cinco venados, que trajeron a la plantación y los concedieron a nuestro gobernador, al capitán y a algunos otros. Y a pesar de que no siempre será tan abundante, por la gracia de Dios, estamos tan lejos de la necesidad que deseamos compartir con ustedes nuestra abundancia”. De acuerdo con distintos historiadores, es poco probable que el pavo fuera el única ave al centro de la mesa en los festines de fin de la cosecha, pues diferentes productos de la cosecha, venados, cisnes, gansos, patos, y otras aves pequeñas también pudieron haber sido parte del menú como lo indica el recuento de Edward Winslow. Con el paso de los años, la tradición de expresar el agradecimiento por las buenas cosechas con un banquete se convirtió en una actividad habitual en Nueva Inglaterra y su popularidad fue tal que en 1863 que el presidente Abraham Lincoln proclamo el Día de Acción de Gracias como feriado nacional anual que se celebra hasta nuestros días.
Agradecer es uno de los actos más elevados de la existencia. El poder que esconde esta sencilla acción es magia pura: nos conecta con las frecuencias divinas, con el don creador que manifiesta y le da boost a lo que agradecemos. Esto a colación de que estamos a una semana de la celebración más relevante para los norteamericanos, el Thanksgiving (los canadienses también la celebran, pero en otra fecha). Esta fiesta no tiene un día fijo en el calendario, sino que sucede el cuarto jueves de cada noviembre y, aunque conmemora un hecho histórico cuya veracidad sigue generando debates, agradecer es un acto universal y amoroso, cercano a todas las culturas.Según Philip David, hotelero y restaurantero americano residente en México, el Día de Acción de Gracias comenzó en Plymouth, Massachusetts, con los peregrinos llegados de Inglaterra, quienes al haber enfrentado escasez de alimento agradecieron la primera cosecha. Su fruto y la benevolencia de los indios wampanoag asentados en el área hicieron posible la supervivencia en el duro invierno. El Día de Acción de Gracias quedó como una celebración importante en la religión protestante y en la cultura anglosajona en general, pero se convirtió en una fiesta nacional en 1789, por iniciativa de George Washington. “Algo que no se tiene claro es que el Thanksgiving no es una fecha de consumismo –como la Navidad– sino de estar y permanecer en familia. La familia es lo importante en este día”. Es con ella y alrededor de la mesa que desfilan platos como el puré de camote, la ensalada con nueces y arándanos, el pay de nuez o el de manzana. El pavo es imprescindible. Sobre el porqué se celebra con esta proteína existe todo tipo de teorías. El guajolote es originario de Norteamérica y se cree que, con esta ave, otrora salvaje, y con ternera, se celebró en aquella primera ocasión. La familia, la comida y el agradecimiento, ¿acaso hay una mejor celebración?¿Por qué es tan bueno agradecer?Gabriel Ángel, facilitador de sanación cuántica, dice que “cuando agradeces, aumentas tus frecuencias y esto genera cambios celulares positivos en el organismo. Nuestros ancestros estaban conectados a la Tierra. Ellos agradecían todo lo que podían porque entendían que este acto era una especie de retribución al universo, a Dios, a la fuente creadora, por todo lo que recibían”.Mirar en conciencia lo que nos rodea nos hace desmenuzar su magnificencia. Cuando somos capaces de hacerlo, el agradecimiento viene con facilidad y valoramos a las personas con quienes compartimos camino, lo que hacemos, lo que somos, lo que tenemos, los frutos de nuestro trabajo y, claro, las cosechas. Hay un regalo en todo, si sabemos verlo. En esta sintonía muere el miedo a dejar de poseer porque no existen límites en la abundancia del universo. “El sistema divino es un sistema; tiene sus propias reglas, sus propias leyes. En el agradecimiento te conectas con esas leyes, con la divinidad y eso claro que genera resultados: te conviertes en una herramienta de manifestación”, asevera Gabriel Ángel. El agradecimiento que se comparte en la mesa, por ejemplo, como en el Thanksgiving, no se exime de dicho encanto. Gabriel Ángel explica que hay que agradecer el ser y el estar, el cómo llegaron nuestros alimentos a la mesa y por quienes la rodean; por la providencia que generó el momento en una maquinación perfecta. Luego lo que queda es conectarnos con el gozo en cada cucharada, cada bocado.Yo particularmente celebro la conexión que genera el dar gracias con la esperanza, con el aquí y el ahora, con la alegría de vivir. Para Gabriel Ángel, lo importante es ir hacia el corazón y apreciar. "Hay que pagar con amor lo que se recibe: agradecer es una faceta más de la energía del amor". En agradecer estar el recibir: el Día de Acción de Gracias es la oportunidad que tenemos para que, a través de la unión familiar, de la comida rica, de sabernos bendecidos, alegremos nuestro corazón para recibir más. Si ya se te antojó ponerte en la sintonía te dejo un menú delicioso que podrás compartir en familia:Pechuga de pavo con salsa de frutos rojos como plato fuerteRelleno de pavo para acompañarPuré de papa con jamón como guarnición clásicaPay de nuez o cheesecake de calabaza como postre
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD